Sunflower
Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] 9A1qiH6
LINKS RÁPIDOS
GRUPO DE DISCORDRECICLAJE DE TEMAS LIBRES Y ABANDONADOSDebilidades/Habilidades/Poderes y sus Limites.CIERRE DE TEMASPETICIÓN DE HOGARESREGISTRO DE GIFS PERSONALIZADOS

Invitado
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos Temas

Últimos temas
» [Mini juego] ¿Qué escuchas en éste momento?
por Ieilael Hoy a las 12:03 pm

» And now... What? [Priv. Ji Ahn Kyŏng] [+18]
por Araxiel Hoy a las 11:49 am

» Can’t wait to fall again [Priv. Jun'ichi Hōjō]
por Ieilael Hoy a las 11:47 am

» [Afiliación] Neon Paradise — Élite
por Invitado Hoy a las 3:04 am

» [Privado] Harmful Agent [Priv L. Wanheda]
por Alik Xаос Hoy a las 12:37 am

» [Privado] Don't eat the sheep [Taekyung]
por Corey Hoy a las 12:15 am

» This is my life [Álbum]
por Karan Ayer a las 12:31 pm

» Pure chance [ Priv Maximus ]
por Maximus Ayer a las 10:05 am

» I don't bite, cutie [Priv. Fei]
por Naja Ayer a las 10:02 am

» Fatal Karma |+18|Priv.Karan|
por Loki Laufeyson Ayer a las 4:59 am

STAFF
Web Master
KANON
MP | Perfil
Administradores
Akali
MP | Perfil
Nanashi
MP | Perfil
Moderadores
Baltazar
MP | Perfil
Náyare
MP | Perfil
Moderadores CB & Discord
Ieilael
MP | Perfil
Cotta
MP | Perfil
AFILIADOS

Hermanos
Crear foro
boton 150x60
Élite
counting ★ stars
Loving Pets
Crear foro
Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Image
bton 40x40
FINAL FANTASY: Zero
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento, a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.



Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Ji Ahn Kyŏng el Jue Jul 02, 2020 6:07 pm

¿Qué había pasado desde aquel último encuentro en esa cafetería? ¿Días? ¿Semanas? No estaba seguro y, honestamente, tampoco es como si importase mucho en realidad. El caso es que, desde aquel día, desde esa última vez que le vio, no había podido sacárselo de la cabeza. ¿A quién? A ese que ahora se suponía que era uno más de sus compañeros de trabajo, por supuesto. Araxiel; el mismo. Y por suerte para él, sus pensamientos y sus emociones eran única y exclusivamente suyos; Hivvah no tenía acceso a ellos. Todo cuanto compartían era el cuerpo, nada más. Que sí, después de algo más de una década juntos día y noche, las veinticuatro horas del día, podían intuir si cualquier cosa le sucedía al otro pero en eso se quedaba, en una intuición; no podían saberlo a ciencia cierta.

¿Y por qué esta fijación? Sencillo: porque no esperaba reencontrarse, de pronto y de la nada, con el mismo chico con el que había compartido aquel maravilloso verano de hacía doce años; su último verano en solitario. ¿Cómo debía sentirse al respecto? No estaba seguro. En aquel entonces le dolió la partida del muchacho y, bueno, que después de tanto tiempo seguía exactamente con el mismo aspecto; podía no saber qué era, pero que no se trataba del humano que él creyó en su momento era un hecho. De no estar viviendo en aquella isla, probablemente esto último le hubiese chocado más, o incluso puede que hubiese llegado a pensar que se trataba de un extraño curiosamente similar al joven de sus memorias, sin embargo, después de algunos meses en la isla, ya le había quedado claro que podía no ser el caso.

El caso es que, con ese recurrente pensamiento volviendo a su mente y tras largos instantes de indecisión, terminó decidiéndose a enviarle un mensaje de texto. Porque no, eso de llamarle directamente le quedaba aún muy grande. Mucho le estaba costando ya escribir aquello desde su móvil como para armarse de un valor que no tenía y ponerse a hacer una llamada para escuchar su voz. Es decir, el otro ni siquiera le recordaba… Que, con todo lo que había cambiado desde la adolescencia era obvio que no le reconocería así como así pero… Tanto había tardado en decidir si dar el paso o no que, si bien tampoco es que fuese de noche, sí que estaba bien entrada la tarde.
“¿Qué tal? ¿Estás ocupado ahora? Si no tienes nada que hacer, ando por la costa. ¿Te apetece tomar algo por aquí?” Y… enviar. Mentiría si dijera que no esperaba una respuesta con un cierto nerviosismo, no obstante, no había podido resistirse. ¿Cómo no iba a traerle recuerdos de aquel verano, de él, ese lugar? ¿Qué hay más veraniego que la playa, al fin y al cabo?

¿Que qué hacía él en ese sitio, si apenas solía salir de casa? Pintar. En efecto, se había llevado consigo, en una mochila, un pequeño bloc de notas de un papel algo grueso y una caja de acuarelas. ¿Qué puedo decir? Le gustaba la luz reflejada sobre el agua marina a aquellas horas y, sumándole a eso la nostalgia de aquel lejano verano… Que no, tampoco estaba sentado sobre la arena; no se había adentrado tanto. En su lugar, se había quedado al límite, sentándose en el muro que separaba el paseo de la playa propiamente dicha. ¿Y Hivvah? ¿Qué hacía mientras tanto? Observar como siempre, haciendo algún que otro comentario esporádico pero reservándose su opinión respecto a que su humano hubiese decidido, por sí mismo, contactar al niño. Curioso que, habiéndole ofrecido su juguete, fuera este quien buscase activamente al hijo de su amigo.
Ji Ahn Kyŏng
Ji Ahn Kyŏng
Bi


Mensajes : 120

Empleo /Ocio : Bombero

Humor : ¿El suyo o el mío?

Clase X Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1883-i-m-drawn-to-you-and-you-belong-to-me-ahn-id#11252
https://sunflower.foroactivo.mx/t1924-rise-hell-and-turn-it-up-relaciones#11624
https://sunflower.foroactivo.mx/t1915-don-t-threaten-me-with-a-good-time-cronologia#11576

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Araxiel el Vie Jul 03, 2020 9:59 am

Ser bombero era el trabajo soñado para cualquiera, ¿no creéis? Trabajas un día y descansas cuatro. El demonio, por su parte, aprovechaba esos días libres para hacer cosas de su agrado, como buscar nuevos establecimientos donde poder disfrutar de un agradable café, o de un delicioso té; de librerías y bibliotecas donde poder leer tranquilamente también, incluso de tiendas de música donde podía admirar las habilidades de otros a la hora de tocar instrumentos musicales. Sin embargo, lo que más le gustaba sin lugar a dudas, era salir a la montaña a pasear.

¿Y teniendo tantos gustos que pensáis que estaba haciendo aquella tarde? Pues nada de eso. Un ex-compañero de trabajo, de esa época en la que su único oficio era ser modelo, le había contactado para que fuese con él a una sesión veraniega con una nueva línea de bañadores. El demonio, al no tener tampoco nada mejor que hacer, aceptó la invitación y allí que fue, a una fabulosa casa cerca de la playa que dejaría con la boca abierta a más de uno. Claro que no iban a estar solos. La casa estaba llena de gente, entre tantos, un total de siete jóvenes modelos; hermosos, como si los mismísimos dioses los hubiesen creado. —¡Pero mira quién se deja ver ese pelo cenizo! —exclamó uno de los fotógrafos—. Hacía tiempo que no te veía, Araxiel. Sigues igual que siempre.

La sesión se alargó gran parte de la tarde, haciendo alguna parada para comer y... Entre tú y yo, para divertirse en la piscina. ¡Eh, que las fotos quedaron increíbles! El director de todo aquello dio por finalizado el trabajo después de una pequeña reunión con los fotógrafos para determinar si con el material obtenido era suficiente, y como no, para decidir si era de buena calidad. —Habéis hecho un trabajo excelente. Ya podéis recuperar vuestra vida —bromeó. Araxiel se cambió de ropa, recuperando su atuendo de aquel día; blancas zapatillas deportivas, claros vaqueros cortos por encima de la rodilla, una camiseta de mangas cortas en un tono azul marino y una mochila negra. ¿Lo mejor? Pues aquellos dos bañadores que le regalaron en la sesión.

Apenas salió de la casa con ese compañero que le invitó cuando su móvil sonó. Ladeó un poco la cabeza al ver el nombre del remitente, y por un momento, se tensó al recordar el último encuentro con un Ahn que resultó no ser Ahn. —Eh, ¿te vienes a celebrar el final de jornada? —propuso el contrario—. ¿Celebrar? Solo es una excusa para salir a beber, no mientas —rió al descubrir esa clara intención por parte de los modelos—. Lo siento, otro día será. Me ha surgido algo —tras disculparse, con toda la amabilidad posible y una sonrisa, se despidió del resto y se encaminó hacia la playa. Sobra decir que estaba literalmente al lado, ¿verdad? Eso sí, decidió avisar primero. "Estoy de camino". Directo y sin escribir demasiado.

¿Cuánto tardó? ¿Diez o quince minutos? Más o menos. Bueno, ahora la cosa era encontrar al susodicho. Paseando entre la gente su celeste mirada recorría a cada individuo de la zona en busca del humano, cuestionándose en realidad si se trataría de él o de Hivvah. Aunque, si lo pensaba más a fondo, ¿por qué el demonio hablaría siquiera al albino? No le encontraba mucho sentido, cierto, pero después de escuchar que esa garrapata lo iba a proteger ya se esperaba cualquier sorpresa. Una pintoresca sonrisa se dibujó en su rostro, deshaciéndose de esos pensamientos cuando, a lo lejos, descubrió unos cabellos teñidos que ya conocía. Poco o nada necesitó para quedar tras él, inclinándose un poco con cierta maldad. —¿Qué hace un chico como tú tan solito en un lugar como este? —comentó, claramente, con la diversión bien impregnada en sus palabras—. Buenas tardes —mantuvo su semblante, tomando asiento a su lado y mirando el mar—. Justo estaba por la zona, así que no me he extendido demasiado con el mensaje —explicó haciendo una pequeña pausa, rotando los ojos hasta el contrario—. ¿Todo bien?
Araxiel
Araxiel
Bi


Mensajes : 72

Localización : Aquí, allí, más allá... Depende.

Empleo /Ocio : Bombero, ocasionalmente modelo.

Humor : Angelical para un demonio.

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2143-my-father-sin-s-son-araxiel-id#13269
https://sunflower.foroactivo.mx/t2152-relaciones-de-araxiel#13334
https://sunflower.foroactivo.mx/t2153-cronologia-de-araxiel#13336

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Ji Ahn Kyŏng el Sáb Jul 04, 2020 10:42 am

Bueno, con el mensaje enviado, ya solo le tocaba esperar por la respuesta. ¿Aceptaría? ¿Lo rechazaría? No es que tuviera grandes expectativas, seamos sinceros. Que, a ver, le había propuesto ese plan de manera muy espontánea y de la nada y, quién sabe, tal vez el muchacho tenía cosas que hacer o estaba ocupado con algo. O puede que estuviese con alguien más. Tampoco pretendía que dejase nada de lado para estar con él. Porque sí, puede que hubiesen compartido un verano en algún punto de sus vidas, pero ni siquiera le recordaba o, al menos, no parecía saber que el adolescente de aquel entonces era él mismo; eso intuyó en su anterior y casual encuentro, vamos. ¿De mientras? Se dedicó a seguir con aquellas pinturas sencillas y rápidas, sin entrar tampoco en demasiados detalles que, en fin, no es como si se hubiera traído consigo un estudio entero; tenía los materiales que tenía y ya está.

Y ahí estaba; el teléfono acababa de vibrar. ¿Era él? Era él. ¿Ya venía? ¿Tan rápido? Vaya… Podía haberse esperado muchas cosas –rechazos en su mayoría, la verdad; no vamos a mentir– sin embargo, que fuese a aceptar tan velozmente no era una de las posibilidades que contemplaba esa cabecita suya. Y no nos engañemos, que encontrarse de nuevo con él le hacía ilusión, pero eso no quitaba la sorpresa que se había llevado al recibir el mensaje.
“¿Tan buenos amigos sois? ¿Qué me he perdido?” preguntó el otro desde el interior de su propia mente, burlón y orgulloso, sintiéndose superior al humano a pesar de no poseer el control del cuerpo a placer. Claro que, ¿no era eso lo que tan divertido se le hacía y lo que le había hecho quedarse con el mortal, en primer lugar? “¿Te gusta?” cuestionó sin venir a cuento, convencido de que ambos chicos solo se conocían de un amigable encuentro en una cafetería; algo más serio.

Porque, recordemos, si dejaba de atenderle a él, si dejaba de hacerle caso, si le privaba del cuerpo o si se atrevía siquiera a dejarle de lado… No, el resultado no sería bueno. No, no mataría a Ahn y tampoco tocaría al niño única y exclusivamente por respeto a su amigo, no obstante, eso no quería decir que no pudiese tomarla con alguien más, alguien a quien el humano le tuviese aprecio igualmente. Ya lo había hecho una vez; hacerlo una segunda no era ningún problema. Es más, resultaba hasta divertido.
“Te entiendo; está de buen ver. Deberías mirar mientras estamos en vestuarios o en las duchas. Te pierdes mucho.” Añadió con gracia tras algunas cínicas carcajadas; en efecto, con el único fin de molestarle. ¿Y Ahn? Apartó las acuarelas de inmediato, no queriendo armar un desastre ahora que esos bocetos tenían una cierta forma. – ¿Eh? Claro que no. No… No quiero ver nada. – murmuró, casi para sí mismo, contestando a ese demonio que poca o ninguna idea tenía de que, ese cuerpo ajeno del que hablaba, él ya lo conocía.

Al escuchar la voz contraria, aunque sorprendido por sus palabras, giró un poco el rostro, apenas lo suficiente para poder observarle detenidamente por un par de segundos. ¿Sus reacciones? Bueno, Hivvah solo se echó a reír por esa especie de saludo que casi parecía una de esas frases cutres que se sueltan al ligar; Ahn, por su parte... Directamente no supo cómo reaccionar, quedando en silencio por unos cortos instantes que, desde su perspectiva, se hicieron eternos.
– H-Hola. – Genial. Estupendo. Le invitaba a pasar un rato con él y lo primero que hacía era ponerse tímido y nervioso. Maravillosa jugada. – ¿Estabas por aquí? Ah… Si… Si tenías algo que hacer no era necesario que vinieses ni nada solo… Se me ocurrió que podría estar bien si estabas libre. – comentó, tratando de mostrarse lo más tranquilo posible y ahorrándose esa parte en la que le había atacado la nostalgia al recordar esos lejanos días. – Todo bien, sí. Tú… ¿qué tal? – preguntó con una pequeña sonrisa.
Ji Ahn Kyŏng
Ji Ahn Kyŏng
Bi


Mensajes : 120

Empleo /Ocio : Bombero

Humor : ¿El suyo o el mío?

Clase X Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1883-i-m-drawn-to-you-and-you-belong-to-me-ahn-id#11252
https://sunflower.foroactivo.mx/t1924-rise-hell-and-turn-it-up-relaciones#11624
https://sunflower.foroactivo.mx/t1915-don-t-threaten-me-with-a-good-time-cronologia#11576

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Araxiel el Dom Jul 05, 2020 7:47 am

Se le hizo un poco curiosa la situación. Es decir, de todos los lugares posibles para estar, ¿qué hacía el humano en la playa solo? Claro que se fijó en el cuaderno de dibujo, y aunque a punto estuvo de soltar algún comentario adulador por lo que había plasmado, se lo ahorró porque conociendo la personalidad tímida del otro a lo mejor no era buena idea avergonzarle desde tan temprano.  Bueno, temprano... Iniciando el encuentro, que el realidad en pocas horas llegaría la noche, pero ya me entendéis.

Sin cambiar el semblante, manteniendo la sonrisa, asintió a aquella primera pregunta. —¿Ah? ¡No, nada de eso! —soltó con cierta risilla amigable—. No estaba haciendo nada en particular. De hecho justo había terminado de hacer unas cosas —no entró en muchos detalles por el momento. Nunca le había dicho al contrario lo que hacía antes de formarse para ser bombero, y no es como si le avergonzase en realidad pero... ¿Estaba bien decirlo de todos modos? Tampoco es como si fuese aquí un modelo súper famoso que es incapaz de salir a la calle. Sus fotos estarían por algunas revistas de lo más variadas y poco más. Ahora bien, que esas imágenes le daban para vivir la buena vida, pues también es verdad—. Estaba libre, en serio. No pienses tanto —finalizó manteniendo su sonrisa amable y brillante.

Estiró los brazos por encima de su cabeza plácidamente, haciendo crujir su cuello para aliviar tensiones y soltando un largo suspiro mientras que sus ojos se perdían en la inmensidad de mar. —Todo bien —asintió, haciendo una pequeña pausa—. La verdad es que acabo de salir de un trabajo. Ha sido un día largo pero no por ello agotador. Al revés, se me han pasado las horas volando y no me he dado ni cuenta —contó con la felicidad bien impresa en su rostro. Porque sí, si de normal ya era buena gente, sociable y sonriente, ahora que estaba de buen humor todavía más—. ¿Alguna vez has estado en una fiesta en la playa? Más concretamente en una casa de playa —cuestionó con curiosidad—. Digamos que vengo de eso, de una fiesta. Que era trabajo, pero no lo parecía —rió con ligereza.

Con el sentimiento de que ya había hablado demasiado, desvió los celestes ojos al contrario, eso sí, siempre manteniendo su rostro sonriente y accesible. —¿Qué hay de ti? ¿Por qué has venido aquí solo? —preguntó, y aunque quiso aguantar por más tiempo, terminó por sucumbir a la tentación; qué esperar de un demonio, ¿cierto? Bajando la mirada al cuaderno y subiéndola de nuevo hasta el contrario, se decidió a hablar—. ¿Has venido a dibujar? —podría ser una posibilidad muy válida, porque pasear precisamente como que no lo estaba haciendo—. Lo haces muy bien por cierto —soltó, siendo obvio que había mirado. ¡Y en serio que no quería decirlo!, aún así... No decía nada malo, así que no debería haber problema. Si se sonrojaba, pues bueno, luego se le pasaría.
Araxiel
Araxiel
Bi


Mensajes : 72

Localización : Aquí, allí, más allá... Depende.

Empleo /Ocio : Bombero, ocasionalmente modelo.

Humor : Angelical para un demonio.

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2143-my-father-sin-s-son-araxiel-id#13269
https://sunflower.foroactivo.mx/t2152-relaciones-de-araxiel#13334
https://sunflower.foroactivo.mx/t2153-cronologia-de-araxiel#13336

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Ji Ahn Kyŏng el Lun Jul 06, 2020 3:32 pm

¿Que mientras Hivvah reía en el interior de su cabeza, él se había puesto algo nervioso sin venir a cuento? Sí. ¿Que eso le impidió terminar esbozando una pequeña sonrisa al escuchar esa risa ajena que tan buenos recuerdos le traía? En absoluto. No es como si no lo supiese ya a raíz de su anterior encuentro, sin embargo, ver que seguía siendo el mismo chico alegre que en sus memorias era un tanto tranquilizador. Bueno, el mismo, sí, a excepción de que en aquel entonces estaba convencido de que era tan humano como cualquier otro y que apenas le sacaba unos pocos años. Ahora no sabía ni su edad ni su raza, cierto, y si bien Hivvah tampoco había abierto la boca al respecto, que no era como creyó en su día parecía ser un hecho. Es decir… No había cambiado nada en doce años… – Está bien, está bien. – Habría añadido algo más, algo como que le alegraba verle pero, claro, ¿alegrarle por qué? Si en teoría apenas se conocían, ¿no? No quería empezar a sonar extraño desde tan pronto; al menos, no pudiendo ahorrárselo.

– ¿Un trabajo? – Parpadeó un par de veces al escuchar aquello, algo perdido. Por lo que a él respecta, el contrario tan solo era un bombero, uno de sus muchos compañeros del cuerpo. Bueno, de Hivvah; él apenas hacía nada en la estación, no vamos a mentir. – C-Creía que nuestros turnos eran parecidos… – añadió, todavía pensando en aquel como su único trabajo. A lo cual, dicho sea de paso, ese en el interior de su cabeza no hizo más que soltar una grandiosa carcajada, haciendo que Ahn desviase la mirada por apenas un par de segundos Al fin y al cabo, por mucho que usara su nombre, esos turnos eran del demonio y no de él. No obstante, las palabras que siguieron a aquellas no pudieron confundirle más. ¿Una fiesta? – Ah… Yo no… No soy muy de fiestas, la verdad. No sabía que eso era un trabajo. – bromeó un poco, riendo ligeramente tras ello. Y bueno, que eso de que le hubieran invitado a algún tipo de fiesta, sabiendo cómo era, no resultaba nada raro; tenía una personalidad alegre y amigable, y… Vaya, que hasta Hivvah había reconocido que era agradable a la vista. ¿Quién no querría tenerle en una fiesta?

Ahora bien, ante esa cuestión no pudo salvo quedar en silencio por unos breves instantes. No, no estaba solo. Nunca estaba solo. Sin embargo, sin saber sobre la relación entre ambos demonios y de aquel encuentro en el gimnasio, no podía decir nada al respecto. Aquella criatura con la que convivía odiaba que contara nada referente a él, incluyendo, evidentemente, su presencia allí.
– Pensé que quedaría bien por la forma en la que la luz se refleja sobre el agua a estas horas y… – Y se calló de inmediato al oír ese halago, no queriéndolo pero dejando que, inevitablemente, un sutil sonrojo hiciera acto de presencia por sus mejillas. – G-Gracias. – respondió, haciendo una pequeña pausa. – Siempre me ha gustado; s-supongo que solo es la práctica. – agregó, con una suave sonrisa, comprobando que las pinturas ya estaban secas y, acto seguido, guardándolas para poder centrarse en el contrario. Porque, a ver, no le había invitado para que se quedase ahí mirándole colorear.

De esta manera, poniéndose en pie de un pequeño salto y quitándose tanto los zapatos como la camiseta para una mayor comodidad, terminó con esta última sobre los hombros y los pies sobre la arena de la playa.
– Hay algunos puestos por esa zona; – Señaló con el índice de una de sus manos. – podemos dar un paseo hasta allí y… Tomar algo. – propuso, poniéndose la mochila a espaldas, sobre uno de sus hombros junto a aquella prenda y tendiéndole la mano para que se levantase también. Todo ello, claro, con una pequeña sonrisa adornando su rostro. “¿Y esto? ¿Ahora eres tú el que quiere ligar?” preguntó aquel parásito, con una cierta gracia aunque un tanto extrañado de que su humano hubiera decidido, por sí mismo, desprenderse tan rápido de la camiseta. Después de todo, era un chico tímido y no acostumbraba a dejar al descubierto y a la vista de todos ese escultural cuerpo; o parte de él, como en este caso. ¿Y Ahn qué hizo? Aclarar su voz y poco más, intentando disimular y fingir que no había escuchado nada.
Ji Ahn Kyŏng
Ji Ahn Kyŏng
Bi


Mensajes : 120

Empleo /Ocio : Bombero

Humor : ¿El suyo o el mío?

Clase X Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1883-i-m-drawn-to-you-and-you-belong-to-me-ahn-id#11252
https://sunflower.foroactivo.mx/t1924-rise-hell-and-turn-it-up-relaciones#11624
https://sunflower.foroactivo.mx/t1915-don-t-threaten-me-with-a-good-time-cronologia#11576

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Araxiel el Mar Jul 07, 2020 8:42 am

De entre sus ya de por sí curvados labios, porque rara vez perdía la sonrisa, se dejaron escuchar una sutiles carcajadas de lo más divertido al ver la reacción ajena. No, no se estaba riendo de él, pero sí de la inocencia que mostraba. Porque recordemos su último encuentro con "Ahn". Averiguar que el humano no era tan humano como parecía y que, peor aún, en su interior habitaba un parásito al que conocía del pasado... No es plato de buen gusto para nadie. La diferencia entre ambos ahora era más que clara. Estaba casi seguro de poder diferenciar a uno del otro, y por algún motivo, empezaba a pensar que todas las veces -o la mayoría de ellas- que se lo ha cruzado en el trabajo no era el humano sino el demonio. Eso, de algún modo, comenzaba a molestarle. Que Hivvah hubiese tratado al joven como un juguete, y sabiendo lo posesivo que era, ¿cómo se tomaría todo eso? A pesar de esos pensamientos, ocultaba todo bajo su angelical rostro amigable.

Tenemos turnos muy similares, sí —asintió dándole la razón—, pero antes de decidirme por trabajar como bombero, por casualidades de la vida, trabajé como modelo. Ya no es lo que hago principalmente, pero en ocasiones realizo sesiones; como hoy —explicó con amabilidad, queriendo dejar claro ese punto porque, sí, se había divertido diciendo eso de una fiesta y viendo la confusión en el otro, pero hasta ahí. Las bromas mejor que fuesen con un tiempo limitado o terminarían pareciendo torturas—. Ahora ya sabes que una fiesta puede ser un trabajo —rió levemente—. Es gracioso ver a ocho modelos en bañador jugando como críos en una piscina —añadió, de lo más sonriente y con cierto toque pícaro—. La peor parte creo que es tener que cambiarte como diez veces el traje de baño —encogió un poco los hombros, eso sí, sin dejar de lado el tono que había estado utilizando hasta el momento y que seguro seguiría utilizando.

Aunque no de manera directa, más bien de soslayo, se fijó en cómo el contrario comenzaba a guardar todos aquellos materiales de dibujo. Por su parte se limitó a escuchar y poco más, aún sorprendido de que el joven tuviese esa habilidad para pintar. Es decir, ¿las acuarelas no son difíciles porque se mezclan los colores? Que no es el más indicado para dar lecciones del tema, porque de eso sabe poco, pero así es lo que le parece a él; algo difícil y que, sin duda alguna, el crearía un estropicio de colores que terminaría pareciendo algo horrible más que un hermoso paisaje. —Práctica o talento, me gusta igual —sentenció con su amplio semblante. Al menos no parecía habérselo tomado a malas, ni se había puesto tímido a extremos insospechado. Eso era todo un logro—. ¿Me enseñarías? —cuestionó—. Soy una criatura curiosa —agregó, de nuevo, con esa picardía.

Cuando el otro se puso en pie y se separó de aquel muro donde habían estado sentados, iba a hacer lo propio, imitarle y caminar a donde quiera que fuese... Pero no. Ver cómo se quitaba la camiseta con tantísima naturalidad le dejó paralizado por unos segundos, apenas dos o tres, pero suficientes para haberle hecho mil perversiones en sus pensamientos. Claro, que al ser consciente de eso y de cómo se lo estaba comiendo con la mirada, rodó los ojos a cualquier otro punto concentrándose en lo que debía. ¿Hambre? No, no tenía en realidad. Y venía de una casa con otros siete jóvenes de muy buen ver. Tampoco es como si fuese la primera vez que lo veía, que en las duchas uno mira porque sí y punto; cosas de íncubo y de personas que tienen ojos en la cara, fin.

E-Eh... Sí, claro —miró en la dirección señalada, aceptando esa mano para bajar sin mucho problema. ¿Quitarse él la ropa? Nada de eso. Bastante había enseñado ya en esa casa como para hacerlo ahora. A saber si se había quemado al sol. Espera, ¿acaso puede quemarse él tomando el sol? Porque su piel es bastante blanca y no recuerda haberse puesto moreno nunca... Qué importa. Mejor pasar desapercibido y dejar al íncubo tranquilo, durmiendo y sin molestar. No quería crear aquí un escándalo. Ya era mayorcito para saber controlarse.

Había mil cosas que quería preguntarle, no nos engañemos, pero no podía mencionar ni una sola de las cuestiones. Todas involucraban al amigo de su padre, y como es de suponer, como que no era buena idea que el otro diese información porque, de ser así, él mismo tendría que terminar por hablar de un pasado que no quiere. Bastante tenso fue aquel encuentro en el gimnasio como para repetirlo, y eso que Hivvah parecía de buen humor -o que le daba igual, mejor dicho-. No, mejor no meterse donde no debía. Eso, solo disfrutaría de aquella tarde con el humano, a quien quería acercarse en un primer momento... ¿Para qué exactamente? Por pena, por creer que su vida sería un infierno con semejante ser en su interior.

Tan distraído y en su propio mundo había estado que cuando quiso darse cuenta observó al contrario con cierta curiosidad. —¿Mañana trabajas? No me gustaría ser el culpable de que llegases tarde —porque si el humano era joven, la noche todavía más. A ver, irse de fiesta tampoco es lo que tenía en mente y menos conociendo al otro, pero vamos, que alargarse un poco en aquel encuentro tampoco iba a suponer un problema, ¿o sí?—. ¿Planeas beber? Si lo prefieres te invito a un zumito de piña para que sigas cuidándote —bromeó un poco. En efecto, él para su cuerpo iba a meter el alcohol que hubiese ingerido de haberse quedado con sus compañeros, y esos, precisamente poco no beben.
Araxiel
Araxiel
Bi


Mensajes : 72

Localización : Aquí, allí, más allá... Depende.

Empleo /Ocio : Bombero, ocasionalmente modelo.

Humor : Angelical para un demonio.

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2143-my-father-sin-s-son-araxiel-id#13269
https://sunflower.foroactivo.mx/t2152-relaciones-de-araxiel#13334
https://sunflower.foroactivo.mx/t2153-cronologia-de-araxiel#13336

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Ji Ahn Kyŏng el Mar Jul 07, 2020 7:00 pm

¿Modelo? Quiso evitarlo, pero la sorpresa en su rostro era más que evidente. Parpadeando un par de veces, entre confundido y asombrado de que pudiera mantener dos trabajos, por muy ocasional que pudiera ser el segundo de ellos, poco o nada tardó en recorrerle con la mirada, como buscando, de alguna manera, una confirmación a lo que acababa de escuchar. Que, si bien iba vestido, entre lo que alcanzaba a ver, lo que podía imaginar y lo que recordaba que se escondía debajo de aquellas prendas pues… Sí, tenía sentido. Trató de ser lo más disimulado posible y que no se notara demasiado lo que pretendía, sin embargo… Digamos que tampoco hacía falta ser un genio para darse cuenta de ello.

– E-Entiendo… Y… ¿Llevas mucho tiempo como modelo? – Quiso saber, curioso, cuanto menos. Y sí, por si las dudas, aquella pregunta iba un poco encaminada a saber qué era realmente de su vida en aquel pasado común que los unía a ambos porque, a ver, en ese entonces estaba convencido de que el otro apenas era un muchacho de dieciocho años, probablemente recién graduado y si no hubiera estado a punto de meterse en algún tipo de estudios superiores o algo del estilo, de algo sencillo tendría que haber estado trabajando, ¿no? No es que le importase a estas alturas cuál hubiera sido la verdad de aquel momento; había pasado demasiado tiempo como darle tal relevancia, pero no nos engañemos, si no quedase nada de esos días, si le diese completamente igual, ni habría aceptado ese primer encuentro para tomar algo, ni le hubiera invitado a unirse a él en este segundo, y mucho menos hubiera estado dándole vueltas al asunto desde entonces.

Riendo con suavidad, asintió a sus siguientes palabras por algunos instantes hasta que, bueno, nombró esa parte de un montón de modelos pasándoselo bien en una piscina.
– Ah… No lo sé. Supongo que todo eso, en general, debe ser una experiencia… – hizo una pequeña pausa, tratando de buscar una expresión más o menos adecuada. – interesante. – ¿Era lo que buscaba? No, no obstante, tampoco iba a describir en detalle las cosas que había imaginado. Por favor, que uno, por mucho poder que pudiera tener, no dejaba de ser humano y… vaya, que ocho modelos… en una piscina… No hace falta decir más, ¿verdad?

– Solo son bocetos rápidos. Tengo cosas mejores en casa. – respondió, todavía manteniendo esa sutil pero simpática curvatura en sus labios, halagado, por mucho que creyera que, eso que el otro había podido ver, no era nada del otro mundo. Sin embargo, lo que vino después de eso volvió a tomarle por sorpresa, completamente desprevenido e incapaz de haberlo visto venir. – ¿E-Enseñarte? – repitió, solo para asegurarse de que había escuchado bien y su mente no le estaba jugando una mala pasada. – Eh… Sí, claro. C-Cuando quieras. ¿Te… interesa alguna técnica en concreto? ¿O… tienes preferencia por un estilo? – Porque puestos a hacer de profesor, qué menos que enfocarlo todo un poco acorde a los gustos contrarios, ¿no?

Ahora bien, viendo cómo le miraba y la reacción que había tenido a su propuesta, él tampoco tardó mucho en desviar la vista, algo avergonzado. No necesariamente de haberse desprendido de la ropa que cubría su torso porque, en fin, que era bien consciente de que ese cuerpo que Hivvah había tomado y trabajado tanto como para dejarlo a su gusto era, como poco, agradable a cualquiera que tuviera ojos en la cara. Entonces, ¿por qué? No sabría explicarlo, pero no estaba acostumbrado a enseñar su piel tan gratuitamente y mucho menos que centrasen su atención en él; tal vez solo fuera eso.
–Ah… – Ante esa repentina pregunta, calló por apenas unos segundos, esperando a que ese demonio en su interior diera algún tipo de respuesta que, finalmente, terminó por ser negativa. – No, mañana es día libre también. – contestó tras esos momentos de silencio, absteniéndose de usar la primera persona al articular dicha frase. Después de todo, él no trabajaba; esos días libres, esos turnos, no eran suyos.

“Ni se te ocurra.” Le advirtió desde el interior de su cabeza ante la propuesta ajena de beber algo. Y sí, aunque autoritario y agresivo con esas palabras, aquello no dejaba de ser una advertencia. Porque otra cosa no, pero Hivvah estaba prácticamente obsesionado con ese cuerpo y con mantenerlo en plena forma; bastantes libertades le daba ya permitiéndole que fumara. – Y-Ya veremos. – Articuló, todavía debatiéndose en si tomar un poco de alcohol junto al contrario o si complacer a ese parásito que no le abandonaba. – No suelo beber… Normalmente. – confesó, seguido de unas sutiles carcajadas, ligeramente nervioso mientras caminaba en dirección a esos puestos que antes había señalado, los típicos de playa, vamos. – ¿Tú sí? – inquirió, cayendo en la cuenta de algo más mientras, poco a poco, se iban acercando. – No hace falta que me invites a nada. – añadió, pensando en que, si esa idea se le cruzaba por la mente, la siguiente rondara iría, por supuesto, a su cuenta.
Ji Ahn Kyŏng
Ji Ahn Kyŏng
Bi


Mensajes : 120

Empleo /Ocio : Bombero

Humor : ¿El suyo o el mío?

Clase X Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1883-i-m-drawn-to-you-and-you-belong-to-me-ahn-id#11252
https://sunflower.foroactivo.mx/t1924-rise-hell-and-turn-it-up-relaciones#11624
https://sunflower.foroactivo.mx/t1915-don-t-threaten-me-with-a-good-time-cronologia#11576

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Araxiel el Miér Jul 08, 2020 12:02 pm

La pregunta en sí no era una sorpresa, de hecho, se la podía esperar como era común después de semejante revelación, sin embargo, para responderla tenía que viajar un par de meses en el pasado y ahí es dónde residía la curiosidad de todo. ¿Cuánto llevaba en la isla? Llevaría cosa de ocho meses. Vale, partiendo de esa base, recapitulemos; el primer mes fue de adaptación, y de ahí le contrataron como modelo, ejerciendo un par de meses como único trabajo antes de encapricharse por ser bombero. Con eso en mente, se aventuró a responder. —Solo fui modelo por cuatro meses antes de ejercer como bombero, y apenas llevo más de medio año en la isla así que... No, no llevo mucho —o no en la isla como ha dejado bien claro. De alguna manera tenía que buscarse la vida mientras viajaba, así que sí, hacerse un par de fotos y que le pagasen era un trabajo ocasional desde que pisó el plano terrestre por primera vez -o desde que hacerse fotos se hizo una profesión más bien-.

Y si se paraba a pensar, en realidad no sabía ni cuánto tiempo llevaba el contrario en la isla o ejerciendo su profesión. Sabía su edad, así que podría hacer un rango de unos siete años más o menos, ¿no? ¿O a qué edad se va un joven de casa? Bueno, que en su caso, se mudaría desde Corea, ¿cierto? Un viaje tan distante no sería algo que un niño hiciese. —Seguro que si te viesen te contrataban de inmediato —aseguró sin un ápice de duda. No hay que ser un lince para darse cuenta del escultural cuerpo que tiene; y su cara también es agraciada. Sí, perfectamente podría ser modelo—. Si algún día quieres un dinero extra por algo sencillo, te llevo a una sesión —hizo una pausa señalando su mochila colgada a la espalda—. Y consigues un buen fondo de armario gratis —porque si ser modelo era el trabajo soñado debido a esa flexibilidad de horario, ser modelo ya era otro nivel. Claro que no es lo mismo un modelo casual que sale en una revista a ser un modelo de pasarela por el que marcas famosas se pelean para contratarlo.

¿En serio solo era un boceto? —parpadeó un par de veces con la confusión y asombro pasmados en su rostro—. ¿Eres artista y me acabo de enterar? Puedo pagar por ver tus obras, como si fuese un museo o algo —bromeó, aunque si tuviese que hacerlo, lo haría sin problema en realidad. A su cuestión asintió de lo más sonriente, y ahora, emocionado; con un brillante rostro propio de un infante al que están a punto de consentir algún capricho—. Espera... ¿Técnica? ¿Estilo? —no esperaba nada como eso, así que, esos conceptos se escapan de su mente por unos segundos hasta que deciden regresar—. Ah, ya... Bueno, verás, cómo decirlo sin quedar yo ahora como un inútil —empezó, dando a entender por dónde se iba a encaminar su siguiente comentario—. ¿Alguna vez has visto el típico dibujo de niño de cinco años que no sabes si está dibujando un perro o un alien? Bien, pues ese es mi nivel —soltó sin vergüenza alguna—. Pero, me gustan los retratos en blanco y negro por algún motivo. ¿Eso sirve? —alzó una ceja con curiosidad.

¿Había sido descarado al mirarle? Sí. ¿Se arrepentía? No, ni un poco. Claro que solo fue la primera impresión, tampoco tardó mucho en desviar la mirada para no incomodar más de lo que ya hizo. En fin, cosas que pasan; eso que se llevaba para el recuerdo. Su pintoresca sonrisa se amplió con diversión al escuchar la respuesta. —Genial. Entonces no habrá problema si llegas a casa más tarde de las doce, ¿cierto? —para nada una simple referencia a cierto cuento infantil que, casualmente, televisaron hace poco y ahí estaba el niño grande para verla. Diría que es cosa de recordar infancia, pero la verdad es que le pilló bastante mayor la primera vez que vio dicha película.

Sin embargo, a lo siguiente se dedicó a encoger un poco los hombros como primera respuesta. A ver, que no era un alcohólico, aunque puestos a beber, pues lo hacía bien. ¿Afectarle? Depende de cuánto ingiriese. No sabría decir si es por su raza o no, pero por algún motivo tenía muy buena tolerancia comparado con un simple humano promedio. —No te voy a obligar a ello —aseguró—. No a todo el mundo le gusta —hizo una pequeña pausa antes de proseguir con lo siguiente, sin borrar la sonrisa aunque tornándose esta un poco, burlona y picaresca—. La verdad es que no, no suelo hacerlo; al menos sin motivos —admitió, añadiendo eso último con ese tono con el que su semblante se había pintado. Y no nos engañemos, que estamos hablando de alguien que tiene una barra de bar en su casa. Sí, podía beber. No, no lo hacía a menos que tuviese motivos; buenos o malos.

Como quieras —respondió sin más llegando a uno de esos puestecitos, uno cualquiera y al azar; ese en el que pudo ver una especie de pizarra con una larga lista de cócteles para tomar. Su celeste mirada recorrió cada palabra con asombro. Algunos los reconoció, otros eran un misterio. ¿Por qué tomar una simple cerveza estando en medio de la playa? Se decidió entonces por un cóctel, y echando un rápido vistazo a su acompañante, señaló una mesa vacía donde poder sentarse, eso sí, quedándose en el propio puesto para pedir primero—. ¿Qué vas a querer tomar? —porque él ya lo había decidido—. Buenas tardes —sonrió en primer lugar a aquel joven que los atendió—. Para mí un cosmopolitan, por favor. Y para él... —le dejó hablar, que leer mentes de momento no era su poder.


Bebida pija que se le ha antojado al bebé.
Araxiel
Araxiel
Bi


Mensajes : 72

Localización : Aquí, allí, más allá... Depende.

Empleo /Ocio : Bombero, ocasionalmente modelo.

Humor : Angelical para un demonio.

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2143-my-father-sin-s-son-araxiel-id#13269
https://sunflower.foroactivo.mx/t2152-relaciones-de-araxiel#13334
https://sunflower.foroactivo.mx/t2153-cronologia-de-araxiel#13336

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Ji Ahn Kyŏng el Vie Jul 10, 2020 12:04 pm

Curioso como el que más, escuchó atento cada palabra de aquella repuesta a la pregunta que le había lanzado en un intento indirecto de saber algo más del chico que solía conocer. ¿Consiguió sacar algo? La verdad es que no; apenas habló de su profesión en el tiempo que llevaba en la isla y, bueno, sobra explicar que el pasado que les unía ambos era bastante más lejano. – Y-Ya veo… Yo tampoco llevo mucho más de medio año por aquí. – comentó, ofreciendo algo más de información sobre sí mismo ya que el contrario había hecho lo propio. Qué menos, ¿no? – Me trasladaron. – agregó, dando a entender que, donde quiera que hubiese vivido antes, también había mantenido el mismo empleo. Que realmente nunca había suyo; de eso se encargaba Hivvah pero, claro, pensando que el otro no sabía nada al respecto, no iba a abrir la boca y arriesgarse a enfadar a ese monstruo que tenía metido en la cabeza.

– ¿E-Eh? – No supo cómo reaccionar a lo siguiente que llegó a sus oídos. ¿Él… de modelo? No, no, no. Definitivamente no. No podía. Él no… No estaba hecho para eso. Tantos focos, cámaras y ojos puestos en él… No. Ni hablar. ¿Y si alguien le reconocía por la calle de algún trabajo? ¿Y si le miraban? ¿Y si le paraban? Demasiado estrés; no. Mucha ansiedad tenía ya en su vida como añadir algo que le provocara todavía más. – Ah… N-No creo que yo… N-No me veo de modelo, lo siento. – ¿Lo sentía? ¿El qué sentía? No, no sentía nada y no tenía nada por lo que disculparse. ¿A qué había venido eso? Serían los nervios jugándole una mala pasada, en fin. Claro que, escuchando esa parte del dinero extra… Mentiría si dijera que no se le hizo un poco tentador. Después de todo, por algún motivo que, honestamente, prefería no conocer, no hacía mucho que le había llegado la factura de un lavabo que, al parecer, ese supuesto amigo del demonio que tenía dentro había roto. Y sí, supuesto. Porque eso que presenció en la bañera aquella vez no podía considerarlo amistad de ningún modo.

– No, no. – Gesticuló con las manos al tiempo que negaba con la cabeza nada más escuchar su pregunta y posterior comentario. – No soy nada de eso; solo lo hago porque me gusta. Si alguna vez te apetece, puedes venir a casa y te enseño lo que quieras. – respondió, bastante inocente a pesar de todo y sin caer en la cuenta de lo ambiguo que había sonado aquello. Es decir, si no tuviera un contexto… ¿Acaso solo le estaba invitando a ver algunos dibujos y unas cuantas pinturas o había algo más? No obstante, y aunque estaba dispuesto a aclarar cuáles habían sido sus intenciones con lo anterior, lo que vino después no pudo salvo arrancarle una alegre y simpática risa; divertido y lejos de toda burla. – Entiendo, entiendo. Bueno, la práctica hace al maestro, ¿no? Eso dicen. – afirmó cuando consiguió que esas carcajadas que se le habían escapado se calmasen un poco. – Los retratos son complicados… – murmuró, pensativo. – Pero puede ser un buen reto. – terminó por concluir, sonriente y dispuesto a ayudarle con aquello si realmente tenía la intención de aprender.

Por un momento, casi pareció dispuesto a abrir la boca y contestar con una cierta gracia diciendo que no había nadie que fuese a estar esperándole para echarle la bronca por llegar tarde, sin embargo, y aunque a veces bien podía parecerlo, ahora ya no vivía solo con Hivvah. Que no, dudaba mucho que, de encontrarse allí, aquel ángel fuera a decirle nada al respecto de la hora pero… Su recuerdo fue suficiente como para que se ahorrase el seguir con la broma y responder más humildemente.
– No, no creo que a mi… – Hizo una pequeña pausa, planteándose de qué manera referirse al susodicho. Porque claramente no era su amigo y tampoco estaba muy por la labor de referirse a otra persona como mascota. Que, seamos honestos, con ese carácter que tenía, casi que quien parecía la mascota era el mortal y el amo el caído. “¿Tu qué? A ver cómo describes a mi perro.” Habló el otro, desafiante y queriendo imponerse. Sí, sería su humano y, a su manera, podría gustarle todo lo que quisiera y más, no obstante, no por ello iba a permitirle que se dirigiera a su amigo de cualquier forma. – c-compañero le importe. – ¿Y ante esto? Hivvah solo rio a carcajada limpia, como si fuese lo más gracioso que hubiera escuchado nunca.

– No es que no me guste. – se apresuró a contestar, queriendo aclarar el punto. – Solo… Bueno, solo soy un humano; tengo que cuidarme. – añadió, como una verdad a medias. ¿Por qué? Pues bien, no, no solía beber, sin embargo, sí que acostumbraba a fumar; y eso de humano… Técnicamente era uno; uno que traía letra pequeña, pero sí, en principio se le podría catalogar así. – ¿Tienes motivos para hacerlo? ¿Estamos celebrando algo? – preguntó, curioso. Porque, vaya, que si era por eso… Una copa no haría daño, ¿no? ¿Y qué tenía él para celebrar? El reencuentro con un viejo amigo, por supuesto; por mucho que fuese unilateral. Cuando llegaron al que era su destino, de inmediato volteó para ver esa mesa que el contrario señalaba. De acuerdo; esa misma estaba bien. – Yo… – Rodó la vista por aquella pizarra y los nombres que en ella había escritos solo para, justo después, dirigir la mirada hacia su amigo por algunos segundos, casi como si buscase en él la determinación que le faltaba para hacer caso omiso a Hivvah por primera vez en mucho tiempo. – Un Mai Tai… por favor. – Sí, al final bebería algo. Ya vería luego si le había merecido la pena o si se arrepentía de haberle llevado la contraria al otro.

Bebida que le va a alegrar la noche al humano (?)
Ji Ahn Kyŏng
Ji Ahn Kyŏng
Bi


Mensajes : 120

Empleo /Ocio : Bombero

Humor : ¿El suyo o el mío?

Clase X Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1883-i-m-drawn-to-you-and-you-belong-to-me-ahn-id#11252
https://sunflower.foroactivo.mx/t1924-rise-hell-and-turn-it-up-relaciones#11624
https://sunflower.foroactivo.mx/t1915-don-t-threaten-me-with-a-good-time-cronologia#11576

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Araxiel el Sáb Jul 11, 2020 10:18 am

Los ojos celestes del albino se posaron con cierta curiosidad sobre el contrario cuando mencionó sobre su traslado. —¿Llevas mucho tiempo trabajando como bombero? —cuestionó como un cachorrito curioso, con cierto asombro porque, bueno, él había vivido toda su vida haciendo esto y aquello, pero nunca había trabajado por mucho tiempo propiamente dicho. Y mucho menos había trabajado como lo hacía hoy en día, como bombero. Apenas tuvo trabajos de modelo o de artista callejero con suerte. Tenía sus propios métodos para conseguir dinero, pero viajando constantemente de un lado a otro, no salía muy rentable tener un trabajo a largo plazo. Mejor trabajillos de pocos meses.

Una nueva y suave risa se escapó de entre sus labios por la reacción ajena, negando levemente con la cabeza y restando importancia al asunto. —Está bien, está bien —habló dejando de reír, enternecido de algún modo. Debía ser de las pocas personas que rechazaba semejante oferta, y ojo, que no le importaba en realidad. Era libre de hacer lo que quisiera. Claro, que la respuesta tampoco le sorprendió mucho viendo su personalidad tímida e introvertida; no obstante, había tenido el valor de deshacerse de la camiseta sin dudarlo dos veces. Tal vez por ello pudo llegar a creer que sería una idea mencionarlo, pero bueno, ya con la negativa tampoco iba a insistir—. No hay nada que sentir —añadió—. Yo lo hago porque me divierte, pero entiendo que no sea algo fácil para cualquiera —comentó manteniendo su sonrisa amigable.

Vaya, pues para no ser un artista sí que tenía arte el chico. Sin embargo, con bastante inocencia para la poca que suele mostrar él de manera natural, sintió levemente a lo que propuso con un brillante semblante lleno de emoción. —Desde luego, ¿por qué no? Diría que llevaré mis mejores obras, pero no nos engañemos —hizo una pequeña pausa, poniendo la zurda frente a su boca como si aquello que fuese a decir se tratase de alguna especie de secreto—, yo no tengo de eso —rió levemente, como un infante que acababa de realizar una broma o algo—. Eso dicen. Tendré que esforzarme para superar al maestro, ¿no crees? ¿O eso suena muy competitivo? —preguntó con una ladeada sonrisa que desbordaba seguridad en sí mismo. No era alguien competitivo en realidad, pero bueno, puestos a hacer algo por qué no intentar que fuese mejor que solo bueno. Pero fue cuando una idea pasó por su mente, desviando la mirada al contrario con el mismo entusiasmo—. No son pinturas, aunque puedo enseñarte algo de música. No te imagines una guitarra ni una batería, solo algo más modesto y que no muchos conocen.

Al mencionar el contrario sobre un compañero, sus ojos se abrieron como platos y casi pareció mostrarse nervioso por algún motivo. ¡Lo había olvidado! A ver, no es que tuviese que dar explicaciones a nadie, pero no quería que su nuevo amigo -porque no le iba a llamar mascota- se preocupase o algo similar. Por ello, con bastante velocidad, sacó el móvil del bolsillo en busca del contacto indicado, mandándole un mensaje y avisando de que llegaría tarde. Que se lo podría ahorrar, pero prefería avisar por si acaso. —Gracias, lo había olvidado por completo —sacó la lengua de manera infantil, en un gesto avergonzado, antes de guardar de nuevo el teléfono—. Así que tienes un compañero de piso, ¿eh? —lo miró con curiosidad—. ¿Sois amigos o solo alguien con quien convives? —preguntó—. Bueno, tampoco tienes por qué decirme nada, así que solo puedes ignorarme —decidió añadir aquello porque, bueno, ¿quién es el al fin y al cabo para saber esas cosas? Apenas eran compañeros de trabajo, ¿cierto? ¿O podía considerarle un amigo? Incluso siendo así, no tenía por qué saber todo lo que pasa con su vida.

¿Ah? —no pudo evitar reír de nuevo con la misma sutileza de antes—. ¿Acaso los que no son humanos no se cuidan? —alzó una ceja al preguntar aquello, con cierta picardía en su tono. No es como si la gente conociese su raza, pero era obvio que los compañeros de trabajo conocían que, fuera lo que fuese, no era un humano ordinario. Es decir, con semejante fuerza bruta, ¿qué tipo de humano sería el albino? Nada de eso, pero tampoco había mencionado en ningún momento que fuese un demonio, solo por precaución. Sabiendo la fama de su raza, y viniendo a su mente cierto demonio concreto que reafirmaba esa mala reputación, ¿para qué arriesgarse? Que la gente creyese que era un angelito si eso les hacía felices, no le importaba.

En fin, que volvió a centrarse en lo que debía antes de asentir de manera leve. —No sé tú, pero yo estoy celebrando el simple hecho de que un compañero de trabajo me haya mandado un mensaje para tomar algo. ¿No es suficiente motivo? —divertido, cuando su bebida estuvo preparada, se dirigió a la solitaria mesa tomando asiento y dejando la mochila en el suelo, entre sus piernas para que no molestase a nadie que pudiese caminar cerca—. Al final te has decidido por algo delicioso —no es como si lo hubiese probado, pero al leer todo en la pizarra, había visto de qué estaba compuesto ese cóctel. Soltó una largo suspiro sin cambiar su expresión, relajado y complacido de la compañía—. Si te emborrachas prometo llevarte a mi casa —y sí, recalcó que sería a su casa—. Tranquilo, prometo ser bueno y no hacerte nada. Solo dormirás en una espaciosa habitación sin que nadie te moleste, y cuando se te pase la borrachera al día siguiente, podrás volver a tu hogar —comentó con naturalidad—. A menos que quieras que te lleve a tu casa y molestemos a ese compañero tuyo, claro.
Araxiel
Araxiel
Bi


Mensajes : 72

Localización : Aquí, allí, más allá... Depende.

Empleo /Ocio : Bombero, ocasionalmente modelo.

Humor : Angelical para un demonio.

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2143-my-father-sin-s-son-araxiel-id#13269
https://sunflower.foroactivo.mx/t2152-relaciones-de-araxiel#13334
https://sunflower.foroactivo.mx/t2153-cronologia-de-araxiel#13336

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Ji Ahn Kyŏng el Dom Jul 12, 2020 9:54 pm

– Unos cuántos años, sí. – contestó sin ofrecer demasiados detalles, sintiendo que, por mucho que quisiera añadir algo más, no podía. ¿Por qué? Porque enseguida podría darse cuenta de que no tenía demasiada idea de ese empleo que se suponía que tenía y, claro, a ver cómo explicaba eso sin meter a Hivvah de por medio. Que, por cierto, hablando del rey de Roma, no os vayáis a creer que se quedó calladito escuchando hablar a los niños. “¿No te cansas de mentir? Aquí quien ha trabajado siempre he sido yo.” Y esta vez, a diferencia de las anteriores, en lugar de sonar autoritario, fue todo lo contrario; habló en un susurro, cercano y hasta agradable, confiado. ¿Qué sería de ese humano sin él? Nada, absolutamente nada. Y eso era algo que ambos sabían a la perfección.

¿Cuál fue su reacción, entonces? Agachar levemente la cabeza y fijar la vista en el suelo por unos instantes, habiendo borrado la sonrisa por completo. ¿Cuánto duró ese gesto? Pues no mucho; apenas un par de segundos, terminando por volver a curvar muy sutilmente sus labios al escuchar la voz ajena diciendo que estaba bien. Era obvio que no se refería a lo que se le pasaba por la cabeza, sin embargo, resultaba igualmente reconfortante escucharlo por parte de alguien que le importaba y a quien consideraba un amigo. ¿Se lo creía? No; honestamente no. Ahora bien, eso no quitaba que fuese algo agradable de oír y que no lo agradeciese.
– Ni siquiera me gusta verme en esos calendarios… – Porque no nos engañemos, era obvio que él iba a ser uno de los que elegían año tras año para aparecer en alguna de las fotografías que los componían. “¿De qué te quejas? El que aparece no eres tú. Deja de compadecerte a ti mismo; es patético.” Y Hivvah tenía razón; no era él quien posaba, pero no dejaba de ser su cuerpo.

– No, no. No tienes que traer nada; tengo material de sobra en casa. Puedo dejarte lo que necesites. – respondió, ampliando una vez más esa suave sonrisa al escuchar la risa contraria; exactamente igual a como la recordaba. No obstante, a lo que siguió a aquello no pudo salvo parpadear ligeramente confuso. ¿Era una competición? – Ah… Bueno, yo solo lo hago porque me gusta. Supongo que si te pones a ello podrías superarme sin problema… – murmuró como un pensamiento en voz alta. Aunque, en fin, que estaba claro que humano no era y no envejecía como uno. ¿Su edad? Un misterio. Pero no sería nada presuntuoso asumir que tendría tiempo de sobra para convertirse en un experto de lo que quisiera, ¿no? ¿O sí? – ¿Música? – preguntó, algo sorprendido y ladeando inocentemente la cabeza como muestra de ello; como un pequeño cachorrito, en efecto. – No sabía que tocases. – comentó con total naturalidad. Claro que, si para el otro solo eran compañeros de trabajo, no era un dato que cuyo desconocimiento debiera llamarle la atención, ¿cierto?

En silenció, se limitó a poco más que observarle sacar el móvil, continuando con su camino y sin pararse a mirar qué hacía o qué dejaba de hacer que, a fin de cuentas, eso no era asunto suyo.
– ¿De… De nada? – ¿Acaso debía avisar a alguien? Sin estar seguro de ello, era lo que había podido intuir por el contexto. Al menos indirectamente había realizado una buena acción; ya era algo. – Eh… P-Pues… – calló por unos largos instantes, meditando sobré qué contestar a eso; por supuesto, haciendo su mejor esfuerzo para ignorar la risa de Hivvah quien, por cierto, se estaba divirtiendo de lo lindo viendo a su mortal sufrir de ese modo. ¿Lo mejor? Que Ahn no tenía ni idea de que el susodicho “compañero” era el padre de ese muchacho que tenía junto a él. Maravilloso. No podía esperar a que lo descubriese. – N-Nos estamos conociendo. – Y sí, al decir aquello, terminó desviando la mirada, visiblemente nervioso por el tema.

Negó de inmediato cuando ese interrogante llegó a sus oídos, tanto con la cabeza como con las manos.
– No, no, no. No he dicho eso. S-Solo… Ah… ¿Cómo… Cómo decirlo? A comparación sois más… Más… ¿Fuertes? ¿Resistentes? – trató de explicarse de la mejor forma posible, expresando abiertamente que no creía que fuese humano pero ahorrándose los motivos que le habían llevado a tal conclusión. “¿Quieres saber lo que es?” Habló tentador, sugestivo, queriendo provocarle como el buen demonio que recientemente había descubierto que era. Claro. Hivvah debía saberlo; él solía saber esas cosas. Sin embargo, ¿era algo que quisiera conocer si el otro no se lo decía? – No importa. – No, no quería. Ser consciente de la raza ajena o no serlo no cambiaría nada. Convencido de ello, ese par de palabras, por mucho que las pronunciara en alto, no iban dirigidas hacia aquel de celeste mirada.

– No lo sé. ¿Lo es? – preguntó, con una pequeña pero simpática risa, tomando su bebida cuando ya estuvo preparada y dirigiéndose hacia la mesa bajo la cual dejó la mochila con la que cargaba, sentándose en una de las sillas a su alrededor. – ¿Eh? ¿T-Tu casa? – Por si las dudas, sí; pensó cosas que no debía. Bueno, lo pensó hasta que escuchó el resto de la explicación. ¿Cómo culparle por ello si, de haber sido el caso, no sería la primera vez que tenían… ese tipo de encuentro? Diría que se sintió aliviado al saber que no eran sus intenciones, no obstante, tampoco fue exactamente así; no estaba seguro de cómo debía sentirse al respecto. ¿Hubiera rechazado un acercamiento de esa índole por parte contraria? ¿Lo hubiera aceptado? No, no le había invitado para eso. Por favor, que no tenía quince años. Y como adulto que era, dio un sorbo a su bebida. Uno bastante largo por lo que vendría a continuación. – No, no, no, no. A él no. No sé ni si estará en casa pero es… Es alguien complicado. – Por decirlo de alguna forma bonita. ¿Y Hivvah? ¿Qué hizo ante esa nueva mención a su amigo? No mucho, la verdad; se limitó, sospechosamente, a guardar silencio.
Ji Ahn Kyŏng
Ji Ahn Kyŏng
Bi


Mensajes : 120

Empleo /Ocio : Bombero

Humor : ¿El suyo o el mío?

Clase X Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1883-i-m-drawn-to-you-and-you-belong-to-me-ahn-id#11252
https://sunflower.foroactivo.mx/t1924-rise-hell-and-turn-it-up-relaciones#11624
https://sunflower.foroactivo.mx/t1915-don-t-threaten-me-with-a-good-time-cronologia#11576

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Araxiel el Lun Jul 13, 2020 8:07 am

Para ser sinceros aquella no era la respuesta esperada. Había sido muy ambigua, demasiado incluso. Tampoco es como si hubiese esperado algo más concreto, pero para qué mentir, un número exacto o al menos aproximado hubiese saciado mucho más su curiosidad que solo esas palabras recibidas. Pero no penséis que dijo algo al respecto. No tenía nada que decir frente a eso. Si no quería hablar estaba en su derecho, ¿y quién era él para obligarle? Excluyendo la parte de que, para alguien, no era más que la decepción de toda la raza por su carácter tranquilo. Y sí, tal vez de ser otro, o de encontrarse algunos cientos de años en el pasado, hubiera exigido por una respuesta mucho más acertada aunque eso significase usar la fuerza. ¿Ahora? Nada de eso. Solo lo dejó pasar sin más.

Sin embargo, con respecto al tema de los calendarios sí que tenía algo que decir. Acertado o no, sería su opinión al fin y al cabo. —Como llevo poco tiempo nunca lo he hecho —se sinceró en primer lugar—. Si no te gusta, ¿no puedes simplemente negarte? —cuestionó con bastante inocencia, porque en serio, al no haberlo vivido no sabía si acaso podría rechazarlo o no—. ¿Podré hacerlo este año? —se preguntó, más bien como un pensamiento en voz alta que como algo dirigido al contrario—. Tienes un cuerpo increíble Ahn, es normal que quieran que salgas —sonrió ampliamente, y al darse cuenta de lo directo que fue su comentario, decidió añadir algo más en un intento de suavizar la situación que, seguro, iba a ser de lo más vergonzosa para el otro—. Quiero decir... En comparación yo soy más bien delgado y eso. Creo que nadie se creería que soy bombero —se llevó una mano, la diestra, a la parte posterior de la cabeza rascándose la misma con cierto toque infantil. ¿Avergonzado de sus propias palabras? Para ser sinceros no. En realidad así es como lo veía él. Tenía asumido que, sin importar la fuerza que pudiese tener, su constitución era más bien delgada aunque hubiese logrado tonificar un poco. Nada muy exagerado. Se veía que estaban ahí, pero vamos, que estaba muy lejos de cuerpos como podría ser el de Ahn. Era consciente pero no le molestaba ni lo más mínimo.

Volvió a reír con cierta ligereza, divertido por las imágenes que pasaban por su mente al imaginarse a sí mismo dibujando cualquier cosa. —Con un lápiz y un folio tengo de sobra para crear un bonito desastre al que llamaré arte y fingiremos que es bonito de ver. Y tranquilo, que solo bromeaba. No soy competitivo, creo —vale, sí; no estaba del todo seguro. ¿Acaso no todos son competitivos en mayor o menos medida? En el caso del albino no, no pretendía ser un artista y si aceptaba que el otro le enseñase no era porque tuviese verdaderas intenciones de aprender, sino solo para pasar tiempo con él. Porque, para sorpresa de nadie, le gustaba pasar tiempo con otras personas y más si estas resultaban ser agradables, no como el invasor del cuerpo ajeno. Observó al humano con una radiante sonrisa dejando a un lado ese pensamiento negativo—. Hay muchas cosas de mí que no sabes, ¿pero no es lógico? Tampoco nos conocemos mucho de todos modos. Aún así, estoy dispuesto a saciar todas tus dudas, como por ejemplo, esta —hizo una pausa—. Sí, sé algo de música, aunque nada que puedas aprender en una escuela —más bien hizo referencia a un conservatorio, pero la palabra no le salió en ese momento—. Solo escucho y busco los sonidos similares para recrear la melodía —explicó—. Toco la ocarina. Es... como una especie de flauta —no sabía muy bien como describirla, pero vaya, que no todos sabían de la existencia de ese maravilloso instrumento de viento—. Mi padre me enseñó —habló con cierta nostalgia en su tono. Habían sido buenos tiempos, aunque no siempre resultaron agradables.

En cuanto al tema de los compañeros de piso, si bien había estado algo disperso, por ese recuerdo de su pasado y el anterior recordatorio de que Hivvah estaba en esa cabecita humana, cayó en la cuenta de algo. Retrocedió un poco en sus memorias, haría un par de días atrás, tal vez semanas, dos como mucho. Recordó aquel encuentro en el gimnasio, y unas palabras en concreto que no podía dejar pasar, y es que, con total claridad, recordó como Hivvah se dirigía al ángel caído como su perro, como una simple mascota frente a la que él era su amo. Teniendo en cuenta que aquello no fuese algún tipo de juego de ese par de enfermos -que por otro lado no le sorprendería-, eso significaba que su padre era el pet de ellos, y por ende, el compañero de piso del que había mencionado tan poco el joven. Entonces fue que palideció y su expresión cambió, desviando la mirada a ningún punto concreto con cierta seriedad en el rostro. —Entiendo. Espero que os llevéis bien —mencionó, ¿pero qué más podía decir? A ver, que la familia no se elige y él no tenía culpa de ser el hijo de semejante condenado, pero aún así, no sería plato de buen gusto soltarlo tan a la ligera. No sabía cómo podría reaccionar el humano, no se hacía ni una idea por ligera o remota que fuese.

Ladeó un poco la cabeza con cierta sorpresa. Es decir, ¿cómo sabía el contrario que no era un humano? No había hecho nada fuera de lo común más allá de levantar el doble de su peso en el gimnasio, pero eso tampoco era algo raro; un humano bien entrenado podría hacerlo. Curioso se dedicó a observarle atendiendo a su explicación, en parte divertido incluso. —No sé cómo sentirme al saber que me acabas de catalogar como alguien no humano —murmuró, lejos de estar ofendido, más bien solo actuando y haciéndose un poco el loco—. ¿Acaso sabes lo que soy para decir que somos más fuertes o resistentes? No tengo problema en decirlo si me preguntan, pero seamos sinceros —hizo una pequeña pausa antes de mostrar una maliciosa sonrisa—, los demonios no tenemos buena reputación —dijo sin más, sin rodeos, bastante directo—. Somos crueles, despiadados, tramposos, mentirosos, manipuladores... ¿O tal vez te esté mintiendo y sea un simple angelito? —alzó una ceja con curiosidad por la reacción que pudiese tener—. Tengo cara de ángel, pero dime, ¿qué crees que soy realmente después de todo? —porque no todos se creían que fuese un demonio. Solo hay que verle para darse cuenta que es la antítesis de lo que se considera un demonio: comenzando por su aspecto físico y terminando por su bondadosa personalidad. ¿No parecía más bien un ángel? Por favor, si podría ser más ángel que su padre.

Lo es para mí —asintió, llevándose a los labios la copa de la que bebió un corto sorbo para saborear aquella mezcla de licores y zumos. No pudo salvo reír de manera sutil por la reacción ajena. ¿Había sido atrevido y directo por su parte? Bueno, había dejado claro que lo haría en caso de que se emborrachase, y porque no se iba a ir dejándole tirado sin titubear. No es como si hubiese ofrecido algo más. Medio íncubo sí, pero no un desesperado que busca acostarse con cualquiera y menos si no tenía hambre. ¿Que antes tuvo un momento de duda al ver cómo se quitaba la camiseta? Cierto, pero se supo controlar y diferenciar la simple lujuria del hambre, porque vamos a ver, que tiene ojos en la cara y el niño es atractivo, punto—. Si tan complicado es la oferta seguirá en pie —y aunque al decir eso sonrió, su gesto se tornó algo forzado. No quería pensar que alguien tan bueno como Ahn tuviese que vivir con dos monstruos como le había tocado. Era, simplemente, horrible; como una pesadilla de la que desearía poder despertar al humano y decirle que solo había sido un mal sueño. Pero no, él no podía hacer nada y lo sabía. Tenía cierta ventaja sobre su padre, cierto, pero no es como si fuese a buscar problemas con él. La cosa ya estaba bastante tensa desde que decidió alejarse de su lado como para meter el dedo en la herida y hurgar en ella. Mejor no meterse en peleas innecesarias de las que, por obvios motivos, saldría perdiendo—. Ahora que lo pienso... ¿Has venido en coche? Estamos muy lejos de todo —comentó cayendo en la cuenta de eso—. Mi casa está alejada, así que tener que caminar hasta ella va a ser una tarea compleja si nos pasamos bebiendo —se incluyó en la frase, pero era muy consciente que eso no iba a pasar solo por una copa. Estaría tan fresco como una lechuga.
Araxiel
Araxiel
Bi


Mensajes : 72

Localización : Aquí, allí, más allá... Depende.

Empleo /Ocio : Bombero, ocasionalmente modelo.

Humor : Angelical para un demonio.

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2143-my-father-sin-s-son-araxiel-id#13269
https://sunflower.foroactivo.mx/t2152-relaciones-de-araxiel#13334
https://sunflower.foroactivo.mx/t2153-cronologia-de-araxiel#13336

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Ji Ahn Kyŏng el Miér Jul 15, 2020 7:59 am

Ah, los calendarios. ¿En qué momento se le había ocurrido nombrar semejante cosa? Ahora tendría que hablar sobre algo que tampoco hacía; estupendo. Porque no, el que se prestaba para esas fotografías no era él; era ese otro que, de vez en cuando, usurpaba su cuerpo. ¿Cómo debía responder a lo que planteaba sin dar explicaciones de más ni mencionar a Hivvah de ningún modo? Sabía lo que sucedería si se atrevía siquiera a insinuar su presencia allí; no podía hacerlo. Siempre había sido de esa forma; no le gustaba que otros tuviesen información sobre él y, vaya, que tanto era así que, hasta que el caído no se lo había dicho, Ahn no sabía ni qué clase de criatura era esa con la que convivía desde hacía algo más de una década. – Ah… No. O sea… No es que me importe hacerlo… – mintió. No quería, no obstante, no le quedaba más remedio. Vamos a ver, estaba claro que al contrario le llamarían para que formase parte de esa sesión también y, en fin, que Hivvah no iba a rechazar la oportunidad de fardar de cuerpo; no podía decir que no le agradaba todo aquello y que luego se lo encontrase posando encantado frente a las cámaras. – Solo… No me gusta verme en ellos. – Sonaba demasiado extraño y contradictorio, ¿pero qué otra cosa podía decir?

Iba a aventurarse a responder a esa otra pregunta, sin embargo, hubo algo que le impidió articular palabra alguna. ¿El qué? Ese halago seguido de esa deslumbrante sonrisa. Terminó por desviar la mirada, avergonzado y sin realmente saber qué contestar o, al menos, no hasta que no añadió algo más, impidiendo que el silencio reinase entre ellos.
– Seguro que te llaman a ti también; tienes buen cuerp… Quiero decir… Eres… Tú… Eh… – Maravilloso; fantástico todo. Buen trabajo, Ahn. Si antes solo había rodado los ojos hacia algún otro punto, ahora resultó imposible que un sutil rubor no comenzara a hacerse presente por sus mejillas. “¿Tanto te cuesta decir que está bueno? Si no voy a poder tirármelo yo, al menos hazlo tú. Ni que fueras nuevo en esto.” Y vaya, que sin que fuera consciente de lo que provocaría con un par de frases, fue Hivvah el que terminó de hacer que el rostro del coreano se encendiera por completo, haciéndole incluso toser un poco. Porque él no lo sabía, pero eso de lo que hablaba en realidad ya había pasado. – N-No creas que te miro cuando… Y-Yo no… No hago… – No, con sus recuerdos tenía suficiente para saber lo que se escondía bajo esa ropa. Irónicamente, era Hivvah quien, como bien le había comentado en el gimnasio, se fijaba en él en los vestuarios y en las duchas.

– Con un lápiz no puedes hacer gran cosa; yo suelo usar entre cuatro y seis distintos. – explicó, quizás metido más de la cuenta en aquel tema y yendo algo más allá de la simple broma. Que era evidente que por la parte contraria lo era, pero no había podido evitar hacer esa pequeña corrección, por llamarlo de alguna manera. – No, supongo que no. – respondió respecto a que no se conocían demasiado. Solían hacerlo hace años, sí, no obstante y siendo completamente sinceros, ¿qué quedaba de aquello? Por su parte, el Araxiel que tenía frente a él no distaba mucho de aquel en sus memorias, sin embargo, ¿qué sabía sobre si había cambiado algo o no en otros aspectos? Y en fin, que el otro ni sabía de quién se trataba; o bien no le recordaba, o bien no le reconocía. Eso ya dice mucho por sí mismo. – Entiendo… Creo que nunca he escuchado una. ¿También suena como una flauta, más o menos? – Porque si eran instrumentos parecidos, la lógica le decía que también tenían que sonar de manera similar, pero mejor preguntar para asegurarse. Ahora bien, ese cambio al nombrar a su supuesto compañero no pasó desapercibido; no pudo simplemente dejarlo estar. – Sí… ¿E-Estás bien? ¿Pasa algo? – Quiso saber, con una cierta preocupación. Que puede que no fuese nada y solo su mente jugándole una mala pasada pero… Le recordaba alegre y sonriente, no serio.

Negó con la cabeza y una de sus manos de inmediato; ni sabía lo que era, ni creía que no ser humano fuese algo necesariamente malo. Tampoco necesariamente bueno, cierto, no obstante, suponía que habría de todo que, al fin y al cabo, los humanos tampoco eran todos iguales; ¿por qué el resto tenía que serlo? Sin embargo, no, no abrió la boca hasta que el contrario no terminó de hablar, bastante sorprendido porque lo primero con lo que se identificara fuera un demonio; más aún tras esa breve descripción de su posible raza, bastante acertada para Hivvah pero… No para él.
– No sé lo que eres. – confirmó, por si no era obvio. Y por si acaso, decidió añadir algo más: – Tampoco me importa lo que seas. – Era amable y atento, una buena persona se mirase por donde se mirase; y eso era más que suficiente para el humano. Si quería desvelar su especie, adelante, pero él no le instaría ni le obligaría a ello; no era un dato que necesitase ni que fuese a cambiar la relación de ambos lo más mínimo. – No lo sé, pero no creo que seas ningún ángel. – comentó, con una divertida y alegre risa al recordar algunas cosas. “Muy seguro estás tú de eso, ¿no?” ¿Cómo no iba a estarlo? ¿Qué ángel se acostaría con un niño de quince años? No podía ser uno. Definitivamente no.

Dando un nuevo trago a aquella refrescante bebida, que con el calor del verano era de agradecer, se limitó a poco más que sonreírle, olvidándose por unos momentos de la extrañamente silenciosa presencia de Hivvah.
– Ah… Gracias. Aunque no creo que llegue a ponerme tan mal. – Y sí, creía. Porque, si bien es cierto que por constitución y tamaño, tomar algo no tendría que suponerle ningún problema, no acostumbraba a ello y a saber cómo reaccionaba su organismo al alcohol. No obstante, vaya, que mejor tener esa posibilidad que andar molestando al ángel, si es que estaba en casa en primer lugar; era lo último que quería. – He venido en tren; aparcar por esta zona es una pesadilla. – contestó para, justo después, hacer una pequeña pausa y llevar de nuevo el vaso hasta su boca, aprovechando el gesto para disimular esos leves nervios que le entraban solo de pensar que podrían acabar en la misma casa. Que no, ya había quedado claro que no pasaría nada pero… Sabiendo que ya había sucedido una vez… – No tenemos por qué pasarnos tampoco, ¿no? ¿O piensas beber mucho? – preguntó, cuestionándose si al final sería él quien tuviera que cuidar del otro o si, siquiera, estaría él en condiciones de hacerlo.
Ji Ahn Kyŏng
Ji Ahn Kyŏng
Bi


Mensajes : 120

Empleo /Ocio : Bombero

Humor : ¿El suyo o el mío?

Clase X Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1883-i-m-drawn-to-you-and-you-belong-to-me-ahn-id#11252
https://sunflower.foroactivo.mx/t1924-rise-hell-and-turn-it-up-relaciones#11624
https://sunflower.foroactivo.mx/t1915-don-t-threaten-me-with-a-good-time-cronologia#11576

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Araxiel el Miér Jul 15, 2020 1:09 pm

Alzó una de sus cejas con ligereza atendiendo a esa escueta y simple explicación; tampoco la necesitaba, pero la agradecía... ¿La agradecía? Había resultado un tanto extraña, para qué mentir. ¿Cómo era eso posible? Es decir, no lo terminaba de entender. No le importaba hacerlo pero luego no le gustaba verse en esos calendarios, entonces, ¿por qué no simplemente negarse? Algo le parecía raro, y sin embargo, se limitó a poco más que asentir sin añadir mucho más al asunto. —Entiendo. Bueno, eres libre de hacer lo que quieras después de todo —habló con esa sonrisa suya de nueva puesta en los labios, no queriendo dar más vueltas al asunto porque no llegaría a nada. Eso, y que el contrario parecía nervioso por algún motivo o algo por el estilo, no estaba seguro de cómo definirlo.

Espera, espera, espera... Espera. Parpadeó un par de veces con cierto asombro y un lejano atisbo de confusión al fijarse en cómo el contrario... ¿Se había avergonzado? Eso le pareció bastante tierno, y no por nada en especial, solo que, bueno, ver a alguien de semejante aspecto actuar de esa manera tan adorable pues le ablandó un poco el corazón; más aún teniendo en cuenta ese último encuentro en el gimnasio. No es como si la actitud de Hivvah quedase a la perfección con el cuerpo, pero esa arrogancia podía imaginarla con más facilidad que ver a semejante hombre avergonzado. Y, espera, ¿ahora se sonrojaba por completo? Vale, ya está, en definitiva; demasiado para el medio íncubo. —Está bien, lo he entendido —rió con ligereza—. Tú no miras, captado —amplió su sonrisa con cierta malicia—. Lamento no poder decir lo mismo —y no debería ser una sorpresa teniendo en cuenta cómo le había mirado cuando se ha quitado la camiseta. No se lo esperaba para nada, pero vaya, que le ha alegrado las vistas es un hecho indiscutible.

¿Cómo...? ¿Seis? ¿Qué se supone que haces con seis lápices distintos? ¿No son todos iguales? —cuestionó desde su más tierna ignorancia. El resumen sería que nunca se ha parado a mirar esas cosas. Si de casualidad ha llegado a comprar material de ese estilo, no se había fijado en que los había de diferentes durezas, por ejemplos. Para él todos eran visualmente iguales, por ende, en su lógica todos debían ser la misma cosa. En serio, que por mucho que uno lleve impreso 2H o 2B, para el demonio albino, es el mismo lápiz con diferente letra—. Sí, más o menos —le dio la razón—. Es como una flauta dulce, ya sabes, estas que llevan los niños al colegio —no era el más indicado para decir esas cosas, pero tonto no era y había vivido muchos años en el plano terrestre como para saber algo así—. Solo se toca de manera un poco diferente, pero por el resto son muy parecidos ambos instrumentos —explicó sin cambiar demasiado su semblante sonriente.

No obstante, a pesar de ello, fue las siguientes dos sencillas cuestiones las que lo sacaron de sus pensamientos, percatándose de que, tal vez, se había notado demasiado su cambio—. Oh, no es nada —negó con suavidad—. Solo había recordado un tiempo en el que tuve un compañero de piso algo problemático, eso es todo —mintió, pero no de manera muy descarada. Aunque sus palabras no eran las más acertadas, no diría la verdad así como así. Se estaba refiriendo claramente a su padre y a la temporada que estuvieron viviendo juntos. Pensaba que, quizás, tardó demasiado en separarse de él. También pensaba que el pobre humano debía estar sufriendo el mismo infierno, aunque mucho peor porque, a fin de cuentas, solo era eso; un simple humano. ¿Cómo podría defenderse de esos dos seres? Aunque no ganaba nada con ser sincero, solo crearía controversias innecesarias.

Se llevó la copa a los labios, bebiendo un nuevo trago algo largo, no demasiado ya que el contenido no era excesivo; debía administrarlo bien mientras aún estuviese fresco, eso sí. Al separar un poco el cristal de su boca, una siniestra sonrisa se dibujó en sus labios quedando parcialmente oculta, la cual pronto sustituyó por un rostro de intriga. —¿Por qué estás tan seguro de que no lo soy? —preguntó de manera directa, un poco desconcertado por esa seguridad mostrada. No, estaba seguro de que no había hecho nada que lo delatase, entonces, ¿cómo era posible?—. En realidad lo sabes; te lo acabo de decir. Otra cosa es que quieras creerlo —aseguró—. Si no tengo pinta de ángel, ¿no seré ese demonio embustero que describía antes? —inquirió, con un tono de voz muy tentador que invitaba al pecado, a que dudase—. No me digas; soy demasiado bueno para ser un demonio, ¿cierto? —casi pareció reírse de ello—. Eso dijo alguien una vez. Es más, aún a día de hoy me sigue tachando como la deshonra de la raza por ser alguien amable —no tendría ni que dar explicaciones, pero ya que se lo había revelado, por qué no dejar ciertos detalles más sobre la realidad—. Así que, sintiéndolo mucho, sí; estás frente a un demonio. Pero estás de suerte, ahora soy un demonio reformado que solo vive su vida sin buscar problemas y sin crearlos —ahora sí, rió con más ganas volviendo a beber de su copa.

Divertido por lo que acababa de decir, y divertido también por las palabras ajenas, se acomodó en esa silla dejando salir un largo suspiro, manteniendo su sonrisa y aguantando una nueva carcajada. —¿No crees? Eso no suena muy convincente —comentó, dejando su bebida sobre la mesa y perdiéndose por nos momentos en el color rojizo de la misma. Algo que, por cierto, duró poco, pues al escucharle de nuevo alzó la mirada para poder verle y prestarle atención, dándole la razón otra vez—. Cierto, es horrible aparcar en ciertos lugares —habló con tranquilidad, desviando la celeste mirada a los alrededores. Había bastante gente, tal vez porque ahora el calor no resultaba abrasador y era agradable pasear por la playa o, como ellos estaba haciendo, sentarse a tomar algo en buena compañía—. Bueno, diría que eres lo suficientemente adulto para saber si excederte o no, ¿verdad? —preguntó, más como una broma que como un comentario serio—. Por mi parte no, no voy a pasarme. Sé controlarme y este simple vaso no me sirve ni para empezar a sentirme mínimamente contento —confesó, dando a entender que tenía buen aguante frente a esas cosas.
Araxiel
Araxiel
Bi


Mensajes : 72

Localización : Aquí, allí, más allá... Depende.

Empleo /Ocio : Bombero, ocasionalmente modelo.

Humor : Angelical para un demonio.

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2143-my-father-sin-s-son-araxiel-id#13269
https://sunflower.foroactivo.mx/t2152-relaciones-de-araxiel#13334
https://sunflower.foroactivo.mx/t2153-cronologia-de-araxiel#13336

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Ji Ahn Kyŏng el Vie Jul 17, 2020 5:03 pm

¿Que lo entendía? ¿Cómo iba a entenderlo? No tenía ni el menor de los sentidos. Y aun así, no podía decir la verdad. No, definitivamente no. Ya no solo por las represalias que pudiera sufrir él mismo, sino porque veía a Hivvah perfectamente capaz de poner en el punto de mira a Araxiel y eso no iba a permitirlo. “No, no eres libre; eres mío. Sabes que solo lo dice para quedar bien.” En silencio, el humano tan solo asintió. Y aunque pareciera que lo hacía hacia el de celeste mirada, lo cierto es que ese gesto iba dirigido a esa tercera presencia. – ¿E-Eh? Ah… – ¿Y ahora qué? ¿Qué debía contestar a eso? ¿Cómo debía sentirse? ¿Halagado? ¿Molesto? ¿Avergonzado? ¿Preferiría que no le mirase o…? ¿Quería que lo hiciera? No era una persona cualquiera y tampoco es como si nunca antes le hubiese visto pero... Habían pasado demasiadas cosas y había habido demasiados cambios desde la última vez que se vieron doce años atrás. ¿Cuál hubiera sido su reacción si el contrario también hubiese decidido deshacerse de su camiseta? Le hubiese mirado. Es más, por mucho que acabase de decir lo opuesto, le hubiese recorrido con la mirada como aquella primera vez.

“Si te lo quieres llevar a casa, déjamelo a mí. Cuando le tenga en la cama hacemos el cambio y te lo dejo para que te diviertas un rato.” Propuso con una cierta diversión, sospechosamente tranquilo y dispuesto a echar un cable. No sería la primera vez que le ayudaba en algo, no obstante, después de tantos años de convivencia, no se fiaba; algo debía estar planeando para ofrecerse tan amablmente a echar una mano. Que no es como si sus intenciones fueran tener algo con el otro, sin embargo… Esa actitud por parte de Hivvah no era la habitual. ¿Qué planeaba? Nada en concreto pero… ¿Que no sería divertido llevárselo a casa y que el padre de la criatura se los encontrase pasándoselo bien? ¿Qué cara pondría el mortal al enterarse? Por favor, que se había sonrojado al ver el cuerpo desnudo del progenitor de ese en el que ahora se había fijado… Si es que las risas estaban aseguradas se mirase por donde se mirase. Es más, ¿y lo que podría salir a partir de aquello? Los amigos comparten sus juguetes, ¿no? ¿Qué tal obligarle a decidir quién era mejor, si el padre o el hijo? Ah… Tantas posibilidades… De poder, hubiera sonreído y todo solo con pensarlo.

¿Al final? Poco más que silencio por parte de Ahn; tan solo una risa ligeramente nerviosa ante lo que les había escuchado decir al uno y al otro. Por suerte para él, el siguiente tema en la conversación era más calmado y sobre algo que controlaba bastante. Y menos mal; no quería pasarse lo que quedase de tarde y posterior noche entre avergonzado y nervioso.
– ¿Nunca te has fijado en el número y la letra que llevan? Eso es lo que los hace distintos. – comenzó, más tranquilo y con una seguridad que, hasta entonces, bien podría decirse que había brillado por su ausencia. – Los hay H y los hay B. Los H son más duros y más claros; esos están bien para dibujo técnico y todas esas cosas. Los B son más blandos pero también tienen tonos más oscuros; esos se usan más para ilustración. – explicó, dibujándose, poco a poco una sutil sonrisa en sus labios. – Los hay del uno al nueve y… Bueno, también hay algunos intermedios como los HB y el F. Yo suelo bocetar con un H o un 2H y después me paso a los intermedios y los blandos para dar volumen, definir y… – Hizo una breve pausa. ¿Demasiada información de golpe? Teniendo en cuenta que el otro no parecía saber las diferencias básicas entre unos y otros… Sí, era perfectamente posible. – Perdón, perdón. Solo… Eh… Sí, son diferentes.

Así que era como una de esas flautas… Sí, recordaba haber tenido que tocar –o intentarlo, porque dotes musicales no tenía demasiadas– una de esas en su infancia. No habría sido una explicación muy detallada, no obstante, para hacerse una ligera idea servía. – A mí nunca se me dio bien tocar. – confesó, con una sutil risa antes de continuar: – Estaría encantado de escuchar… Si quisieras. – añadió, dejándole a él la posibilidad de aceptar o de negarse a ello si así lo prefería que, al fin y al cabo, no era quien para obligar a nadie a hacer nada. – Entiendo… Supongo que… ¿Ya no estás con ese compañero? Ah… Espero que te vaya todo bien ahora. – Le sonrió con amabilidad, deseando realmente que así fuese. Era un buen chico, no se merecía tener que cargar con problemas a sus espaldas. Ahora bien, ya sentados y con las bebidas, poco o nada tardó en dar un nuevo sorbo. Tal vez sería mejor dejar algo más de tiempo entre trago y trago pero, si bien el calor no era excesivo a aquellas horas, el cuerpo agradecía la ingesta de algo fresco y de buen sabor como lo era aquella bebida.

– Intuición. – Y mentira no era que, después de todo, él ni idea de otras razas; sin embargo, era la conclusión a la que había llegado con las pruebas que tenía. – No es que no tengas pinta de ángel… – Porque sí, que tenía una carita angelical y que su personalidad iba bastante acorde a ella no podía negarlo. – Solo no creo que seas uno. – aclaró. – Conozco a un demonio… – Hivvah, para ser exactos. – No os parecéis. – Dicho esto, volvió a llevarse el vaso a la boca, que falta le hacía después de nombrar indirectamente al susodicho. – Eres alguien muy amable, así que no me importa lo que seas. Yo… – Ya que le había contado sobre su persona, ¿por qué no hacer lo mismo? Por decirle su raza no habría inconvenientes, ¿verdad? – Solo soy humano. Pero no uno de los normales. – Y con el valor que el alcohol le otorgaba al empezar a hacer efecto en su organismo, alzó levemente una de sus manos, dejando que unas débiles chispas emergieran de su dedo índice por unos segundos. – No me gusta usarlo. – agregó, bajando un poco la vista y cesando inmediatamente con la electricidad antes de que ocurriese cualquier desgracia.

– Tampoco estoy muy convencido. – rio alegre, siguiendo con aquello y creyendo que todavía se encontraba en perfectas condiciones. No, no se encontraba mal, no obstante, resultaba evidente que estaba más… Simpático, abierto, menos tímido. Que, a ver, veinte grados de alcohol para alguien que no suele beber, sin haber comido antes y sin esperar demasiado entre trago y trago… Pues no se podía esperar otra cosa. – Claro, ya no soy ningún niño. – bromeó, removiendo lo que quedase de aquel líquido; sobre la mitad del contenido total, más o menos. – Eso está bien. Me gustaría poder acordarme mañana de todo lo que pase; no quisiera hacer ninguna tontería. – comentó con el mismo tono jocoso y jovial de antes. En serio que no quería hacer nada, tan solo divertirse un rato con un buen amigo al que recordaba con cariño y… En fin, quién sabe cómo terminarían las cosas. ¿No dicen que los niños y los borrachos siempre dicen la verdad? – ¿Debería pedir otra cuando termine esta? – cuestionó, pensativo. "Adelante."
Ji Ahn Kyŏng
Ji Ahn Kyŏng
Bi


Mensajes : 120

Empleo /Ocio : Bombero

Humor : ¿El suyo o el mío?

Clase X Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1883-i-m-drawn-to-you-and-you-belong-to-me-ahn-id#11252
https://sunflower.foroactivo.mx/t1924-rise-hell-and-turn-it-up-relaciones#11624
https://sunflower.foroactivo.mx/t1915-don-t-threaten-me-with-a-good-time-cronologia#11576

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Araxiel el Sáb Jul 18, 2020 10:16 am

Aquel atardecer parecía estar siendo de lo más agradable, aunque en algún momento, la conversación pareció atascarse por completo. Sí, el albino lo había notado, era imposible no hacerlo de todos modos. Tal vez podría haber dicho algo, tal vez podría haber intentado relajar el ambiente; o tal vez podría haberse dado cuenta que, quizás, el humano también estaba atendiendo a más cosas que no fuese solo el aquí y ahora. Claro, que el demonio no tenía ni idea de cómo funcionaba esa posesión del cuerpo, si podían cambiar a placer, si el que no controlaba veía y escuchaba. Él no sabía absolutamente nada de eso, por lo tanto, quería creer que Hivvah solo estaba ausente hasta que obtenía el control del cuerpo, es decir, cuando trabajaba. Inocente de él, ¿verdad?

Dando un nuevo trago a su bebida, atendió a las explicaciones de los lápices intentando que su mueca no se desfigurase demasiado, porque si bien estaba entendiendo cada palabra y el contexto en general, en realidad no terminaba de comprenderlo. ¿Tanta diferencia solo por un número y una letra? Quería asimilar toda esa nueva información y no parecer un inculto que no sabía de nada; que el tema del arte no estaba dentro de sus conocimientos más amplios, pero al menos conocía lo básico para saber defenderse. Claro, que tanto de golpe le saturó por un momento. —A ver que yo me entere... ¿Entonces esas letras y números en serio que sirven para diferenciarlos? Yo creí que solo estaban ahí de adorno —se sinceró. Genial, porque quedar de inculto era quedarse corto, mejor soltar ese comentario—. ¿Dar volumen? ¿Definir? —cuestionó, porque si hasta el momento había entendido más o menos todo, en esa última parte se perdió por completo—. ¿Qué es dar volumen a un dibujo? ¿Hacer sombras? —preguntó, y si hacía el ridículo por no saber algo que los humanos sí, ya no podía importarle menos—. No te disculpes, en serio que me interesa —añadió en un intento de que recuperase su confianza y siguiese explicando.

Por mucho que sus conocimientos estuviesen más centrados en otras cosas, la verdad es que la música tampoco era uno de ellos. Es decir, sabía de instrumentos, canciones, partituras... Pero si tenía que hablar de manera técnica o dar clases pues volvía a ser un cero a la izquierda, como con el tema del dibujo. —¿En serio estarías dispuesto a escuchar? —se sorprendió un poco, porque bueno, no a todos les gusta la música clásica teniendo cientos de estilos de los más variados. Eso como que sonaba ya algo anticuado, y tal vez por ese mismo motivo le gustaba al demonio; tenía ciertos años por mucho que no lo aparentase—. Sí, claro. Por mí no hay problema. Normalmente no toco para nadie pero... ¿Por qué no? —asintió levemente. Y si no tocaba para nadie es porque tampoco tenía para quién hacerlo. Ahora sí, tenía a su nuevo amigo pelirrosa, pero tampoco es como si fuese por toda la casa tocando; prefería hacerlo en la intimidad de su cuarto para no molestar a nadie—. Oh, ya no estoy con él y me va todo perfecto —sonrió, asegurando que, en efecto, todo estaba bien.

¿Intuición? ¿Qué clase de respuesta era esa? Tal vez... ¿Hivvah se lo había dicho? No podía estar seguro, y de todas formas, qué importaba si ya lo había confesado el mismo. Del otro dependía creer en su palabra o no. —Tal vez te arrepientas de esas palabras cuando sepas más sobre mi raza —y no por la parte de demonio, sino más bien por la de íncubo. ¿O es que el otro podría estar tranquilo sabiendo que en cualquier momento podría caer en los embrujos de una criatura que se alimentaba del sexo? Qué humano más valiente si decidía quedarse a pesar de saber algo como eso, ¿cierto? Eso sí, su vista pronto se centró en esa mano y esas chispas que emanaron de ella, frunciendo el ceño por un momento y quedando algo pensativo. Había oído hablar de humanos con poderes. Espera... Se llevó la copa a los labios para volver a beber, tan centrado en sus cosas que ni se dio cuenta de que se terminó el contenido. Ahora todo tenía sentido. Por eso el amigo de su padre estaba en ese cuerpo; ese debía ser el motivo, el poder del humano—. No lo hagas en ese caso. Yo tampoco suelo usar los míos; uno porque te mata al instante y el otro... Bueno, ese es solo el último recurso para conseguir lo que quiero —dijo, sin entrar en muchos detalles al respecto de ninguno.

Dejó el vaso vacío sobre la mesa, percatándose de la felicidad ajena y descendiendo la celeste mirada a ese recipiente prácticamente vacío. —No, no deberías pedir más si quieres acordarte de lo que hagas y, sobre todo, si no quieres hacer tonterías —comentó con cierta preocupación. Si no acostumbraba a beber no podía ser bueno que se hubiese tomado su cóctel tan rápido. Claro que, por otro lado, seguía sin ser nadie para prohibirle algo al otro. Solo era un consejo después de todo, una simple opinión; luego que hiciese lo que se le antojase. Por su parte, con su cóctel ya tomado, no bebería más; no porque no aguantase, solo que por una noche ya había sido suficiente, y de querer más, podría simplemente tomar en su casa.
Araxiel
Araxiel
Bi


Mensajes : 72

Localización : Aquí, allí, más allá... Depende.

Empleo /Ocio : Bombero, ocasionalmente modelo.

Humor : Angelical para un demonio.

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2143-my-father-sin-s-son-araxiel-id#13269
https://sunflower.foroactivo.mx/t2152-relaciones-de-araxiel#13334
https://sunflower.foroactivo.mx/t2153-cronologia-de-araxiel#13336

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Ji Ahn Kyŏng el Dom Jul 19, 2020 6:00 am

Con una gran sonrisa intentó, como buenamente pudo ahora que el alcohol empezaba a hacer efecto, no reír. Sí, reír. Que sería una risa sutil y simpática, lo sabía; era perfectamente consciente de que se notaría a kilómetros que se reía con él y no de él pero… No, tenía que aguantar. Es que ya no era solo que le resultase graciosa la inocencia ajena, es que también se le hacía tierna. Que, en realidad, no tenía por qué saber nada de lo que le había explicado y, sin embargo, para él era tan lógico y básico que… Vaya, que al final tuvo que llevarse una mano a la boca por simple precaución. – Si quisieran adornarlos… ¿No crees que les pondrían algo más bonito? – preguntó, divertido y todavía escondiendo medio rostro tras la palma de su mano. De hecho, únicamente se separó de su extremidad para dar un nuevo sorbo. – Sí, más o menos. El volumen se consigue haciendo contrastes de sombras y claros. Es bastante fácil. – No obstante, se ahorró que, dependiendo de la técnica, del estilo y del resultado que se quisiera conseguir, podría ser un proceso bastante largo.

– ¡Claro! – exclamó con una cierta emoción, evidenciando esa nueva soltura y ese valor que, normalmente, no solían acompañarle. Que, de nuevo, no, no se encontraba mal; de querer hacerlo, podría levantarse y caminar en perfectas condiciones. Es más, por la mañana recordaría todo lo sucedido sin problema. – No se me da bien, pero me gusta la música. En casa siempre estoy escuchando alguna cosa; no me gusta el silencio. – Después de más de una década con alguien metido en la cabeza, estaba más que acostumbrado a tener ruido a todas horas; no tenerlo, a estas alturas, casi que podría considerarse una tortura. No, la presencia de ese otro demonio no le agradaba en absoluto; nada le gustaría más que no depender de él y tener su propia vida para sí mismo, sin embargo, para su desgracia, ese no era el caso. – Entonces toca para mí un día. – ¿Ordenó? ¿Pidió? Fuera lo que fuese aquello, lo hizo tras dar otro trago y con una deslumbrante y sincera sonrisa. – Cuando quieras. – añadió, no queriendo presionarle a pesar de todo. – Me alegro. – murmuró, bajando la mirada por apenas una fracción de segundo, preguntándose si, algún día, en algún lugar, él también podría llegar a decir lo mismo.

¿Arrepentirse? ¿De qué, exactamente? Confuso, parpadeó un par de veces, incapaz de comprender a lo que se refería con aquellas palabras.
– Eres amable; me da igual lo que seas. Humano, demonio, o… cualquier otra cosa, da lo mismo. ¿Tengo que arrepentirme de eso? No creo que lo haga. – habló, una vez más, sin mencionar los motivos que le llevaban a tal conclusión. Es decir, habían pasado doce años y, no solo no había cambiado físicamente sino que, por lo que había visto, seguía teniendo la misma personalidad de ese entonces. Si no se había arrepentido en tanto tiempo, ¿por qué hacerlo ahora? – No te pareces al que conozco, pero no es como si tuvieras que hacerlo, ¿no? O sea… No todos los humanos somos iguales… Vosotros tampoco tenéis por qué serlo. – aseguró, convencido y, en el fondo, sin tener ni la menor de las ideas sobre lo que estaba afirmando. “Se parece más a mí de lo que tú te crees.” Comentó ese tercero, imaginando cuál sería la reacción del mortal de saber la verdad y, sobre todo, planteándose en qué momento debería desvelarla. – No, no se parece. – respondió en voz alta, sin pararse a pensar en lo extraño que habría sonado aquello desde fuera.

Sobrio nunca habría hecho semejante tontería, y menos aún hubiera seguido como si nada, acercando el vaso a su boca para volver a beber; ¿pero ahora? Bueno, lo hecho, hecho estaba; y tampoco parecía darle mucha importancia. ¿Y qué hay de Hivvah? Lejos de enfadarse, solo se rio.
“Dile que estoy aquí. Dile que Hivvah está viendo.” Le instó, tentándole a que descubriera su presencia allí o, mejor dicho, a que la confirmase. – No le voy a decir eso. Luego te enfadas. – contestó a quien le usaba como recipiente, ignorando por completo lo que el otro hubiese dicho sobre cualquiera de sus poderes. No por gusto o por conveniencia; tan solo no era capaz de prestar atención a tantas cosas de a una con alcohol encima. Sin él, pues puede que hubiese podido manejarse más o menos; quién sabe. Por lo pronto, no pensando en ninguna de las consecuencias que sus acciones pudieran tener, se limitó a poco más que seguir con la poca bebida que le quedase. ¿Y el demonio en su interior? Ese solo volvió a carcajear, pasándoselo en grande con la estupidez humana.

– ¡Oh, vamos! ¡Solo uno más! – insistió, terminándose aquello y dejando el vaso sobre la mesa, relamiéndose, satisfecho y gustoso por el refrescante sabor. – ¿Y un chupito antes de irnos? ¿Eso te apetecería más? Invito yo. – No dudó en ofrecerse, girándose desde su asiento para contemplar aquella pizarra de antes, la misma que contenía el listado de bebidas. Ahora bien, sin gafas ni lentillas no es que viese demasiado a esa distancia, obligándose a entrecerrar los ojos con la esperanza de poder distinguir algo mejor las cosas. Y entonces, cayó en la cuenta de algo más, volteando de inmediato para fijar su oscura mirada en la celeste contraria. – Ah… ¿Hay algo que quieras hacer ahora? Podemos dar una vuelta por la playa si te parece bien. No es tan tarde, ¿no? – ¿O sí lo era y su percepción del tiempo también se había visto alterada? Vaya, que todavía no quería regresar. ¿Cómo culparle? Pasar tiempo con un viejo amigo era un plan más que bueno y agradable; más aún si tenemos en cuenta lo que le esperaba al llegar a casa.
Ji Ahn Kyŏng
Ji Ahn Kyŏng
Bi


Mensajes : 120

Empleo /Ocio : Bombero

Humor : ¿El suyo o el mío?

Clase X Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1883-i-m-drawn-to-you-and-you-belong-to-me-ahn-id#11252
https://sunflower.foroactivo.mx/t1924-rise-hell-and-turn-it-up-relaciones#11624
https://sunflower.foroactivo.mx/t1915-don-t-threaten-me-with-a-good-time-cronologia#11576

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Araxiel el Dom Jul 19, 2020 9:10 am

Sí. Ahí debía darle la razón al contrario, pero no le daría el gusto porque tampoco terminaba de estar conforme con esa frase. ¿Qué era algo bonito al fin y al cabo? —Es posible, pero la belleza es muy relativa. Las cosas simples también pueden ser bonitas —comentó, con una suave sonrisa y desviando por unos instantes la mirada hacia el mar que estaba a tan pocos metros de ellos. Era algo simple, una sencilla playa, y sin embargo, resultaba realmente hermoso, ¿cierto? No necesitaba ser un laborioso jarrón con mil y un detalles pequeños, complejos, para que al demonio le resultase bonito—. Así que contrastes de sombras y claros... —tomó una nota mental, recuperando la atención y centrándose nuevamente en su compañero y... ¿Amigo? Bueno, estaban actuando como tal, pero no sabía cómo se sentiría el otro al respecto.

Podía no llegar a entender algunas situaciones o cosas del mundo humano y de los propios humanos, eso es cierto, pero no por ello era alguien estúpido. Por muy relajado que se mostrase, por muy sonriente que estuviese, estaba consciente de cómo el contrario bebía sin filtro y cómo poco a poco se iba soltando más y más. Tenía sentimientos encontrados al respecto: le gustaba la gente extrovertida, divertida y capaz de hablar con soltura de cualquier tema, pero si para llegar a eso tienes que beber, teniendo en cuenta que el alcohol no es bueno y menos para alguien que no acostumbra a hacerlo, casi que prefería al chico tímido del comienzo.

Tan ensimismado había estado focalizándose en esos detalles que por unos momentos perdió el hilo de la conversación, recuperándolo a la mitad pero logrando atar cabos para saber qué debía responder. —Eh... Claro, sí. Sin problema... Tampoco es que haga mucho así que tengo bastante tiempo libre cuando no trabajo —hizo una pequeña pausa—. Podría enseñarte si quisieras, una canción simple y relajante; la primera que aprendí —que le enseñaron más bien, pero se ahorró eso para no volver a la nostalgia de los buenos tiempos, porque estos enseguida se enturbian con los malos años y los peores actos que cometió de los cuales, con el pasar del tiempo y la adquisición de conocimientos junto a la propia madurez, se arrepiente.

Atendió a sus palabras en silencio, dejándole hablar hasta que vio oportuno puntualizar algo. —Es cierto que soy amable, ¿pero y si solo es una fachada para ganarme la confianza de la gente? —cuestionó con cierta curiosidad—. Eso somos los demonios después de todo; mentirosos manipuladores—y aunque el otro no lo fuese a comprender de buenas a primeras, técnicamente sí, era amable, pero no siempre fue así y había dos personas en la isla capaces de sacar lo peor de él con unas pocas palabras, por mucho que quisiera negarlo. Por otro lado, ya se hacía una idea del demonio al que podía referirse, sin embargo, no quería pensar en ello; o así fue hasta que escuchó esa última frase y no la comprendió.

Con la confusión, y observando como seguía bebiendo, llegó otra frase que no tenía sentido alguno a la conversación que estaban manteniendo. ¿Luego te enfadas? No... Sus ojos se abrieron como platos en un primer momento, pero rápidamente apartó la mirada a cualquier otro punto que no fuese el contrario. Sus pupilas disminuyeron su tamaño mostrando ese desagrado que había sentido por un momento, pero no podía simplemente dejarse llevar por un impulso. Dejó caer los párpados por unos instantes y respiró de manera profunda intentando no hacer ni pensar en cosas que no debe. ¿En serio eran capaces de escuchar todo aún cuando no controlaban el cuerpo? En ese caso el humano debía saber todo lo que hablaron Hivvah y él en el gimnasio, no obstante, parecía desconocer esos datos. Se sentía de lo más extraño.

Sacudió la cabeza centrándose de nuevo en el presente, viendo el vaso vacío del contrario y ascendiendo su celeste mirada a la contraria. —¿Estás en condiciones de seguir bebiendo? Aunque solo sea un chupito, no creo que sea buena idea —murmuró, arqueando una ceja por lo siguiente y quedando en silencio unos momentos. No había nada en concreto que quisiera hacer, pero viendo su estado, que si bien no parecía muy borracho sí lo suficientemente contento, caminar no parecía una mala opción. Tomó su mochila del suelo y se la colocó sobre uno de los hombros, acercándose a la barra donde había pedido para pagar. Y sí, por mucho que el joven dijo que no le invitase, lo hizo igual. Sonriente, como si no hubiese hecho nada, esperó al contrario para caminar sobre la arena, pero esta vez, quitándose al menos las zapatillas y calcetines. Vaya, estaba oscureciendo y aún así la arena se sentía caliente; qué sorpresa para el albino—. Que te de el aire un poco y luego me encargaré de llevarte a casa —aunque tendría que estar pendiente de la hora, porque si perdían el último tren por hacerse muy tarde tocaría ir andando. Bueno, que eso no supone un problema para el demonio, pero... Estaban lejos de todo, y con un hombre feliz a saber si la cosa no se alargaba mucho.
Araxiel
Araxiel
Bi


Mensajes : 72

Localización : Aquí, allí, más allá... Depende.

Empleo /Ocio : Bombero, ocasionalmente modelo.

Humor : Angelical para un demonio.

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2143-my-father-sin-s-son-araxiel-id#13269
https://sunflower.foroactivo.mx/t2152-relaciones-de-araxiel#13334
https://sunflower.foroactivo.mx/t2153-cronologia-de-araxiel#13336

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Ji Ahn Kyŏng el Dom Jul 19, 2020 7:28 pm

Al escuchar esas primeras palabras, no pudo salvo quedar pensativo por unos largos segundos, dándole vueltas a aquella idea que el otro acababa de plantear y… Sí, bueno, razón tenía. Para gustos los colores, ¿no? Aunque, ¿por qué adornar unos lápices con un par de letras y unos números del uno al nueve? ¿Que no había decoraciones más originales? – Pueden serlo, pero… ¿Tú les pondrías letras aleatorias para decorarlos? ¿No te gustaría algo más colorido? Ya sabes, algún estampado, o dibujito, o algo así. – Que, siendo estrictos con el tema, las letras no eran al azar en absoluto y los números mucho menos, no obstante, sin saber nada del tema como parecía ser el caso contrario, podía entender que se viera de ese modo. ¿Y a lo siguiente? Se limitó a poco más que asentir. ¿Qué otra cosa podía hacer? De eso se trataba y no había mucho más que rascar ahí; ya le había dicho antes que si quería podía enseñarle y, en fin, que la oferta seguía en pie.

Le hubiera gustado poder decir lo mismo; que cuando no trabajaba tenía todo el tiempo del mundo para él y para dedicarlo a lo que se le antojase, sin embargo, demasiados motivos lo impedían. Primeramente, porque ni siquiera era él quien trabajaba y, después, porque su tiempo tampoco era suyo. Eran dos personas en un mismo cuerpo y, por ende, se iban turnando, lo cual, ya de entrada, le restaba bastantes oportunidades para poder hacer lo que quisiera. Y a eso había que sumarle, claro está, que Hivvah nunca le dejaba solo; siempre estaba ahí, observándolo y escuchándolo todo.
– Ah… Apenas sabía tocar la flauta cuando iba al colegio… No sé si se me dará muy bien. Lo siento, no puedo prometer ser un buen alumno. – Es más, si no metía la pata y no le dejaba sordo o algo similar, hasta lo consideraría una victoria. Está bien, puede que no tan exagerado, pero si llevaban ese plan acabo en algún momento, estaba convencido de que pronto quedaría claro que sus dotes musicales eran nulas.

– No creo que solo sea fachada. – afirmó, tajante y seguro; demasiado para ese joven tímido que solía ser. De nuevo, todo por culpa del –o gracias al– alcohol. Y sí, en efecto, volvió a callarse lo que le hacía pensar de esa forma. ¿Si volvía a preguntarle? Intuición, la vieja confiable. – ¿Todos los demonios son iguales? – cuestionó, ya estando convencido de lo contrario. – Si los humanos no lo somos, ¿por qué el resto sí tiene que serlo? – añadió, guiándose por la lógica más pura y más sencilla de todas; la única a la que podía acceder en ese ligero estado de embriaguez. ¿Sus respuestas, las de ambos, mortal y demonio, a esa reacción ajena a esas frases aparentemente inconexas con respecto a lo que estaban tratando? Ahn no le dio mayor importancia, continuando con la bebida hasta terminarla, creyendo, erróneamente, que no había dicho nada fuera de lo normal; y Hivvah, por su parte, hizo poco más que reírse, siendo bien consciente de ese gesto de incomodidad y desagrado. Por ser quien era, no le haría nada y le protegería si algo llegase a suceder, sí, no obstante, eso no quería decir que no pudiese divertirse un poco tocándole la moral al niño.

– ¿No lo es? – preguntó, con una cierta curiosidad; ladeando incluso la cabeza en el proceso, replanteándose aquello de tomar algo más o marchar directamente. “Claro que lo es. Vamos, sigue.” Le invitó aquella tercera presencia, hablando con tono suave, buscando convencerle. ¿Por qué, si siempre le prohibía hacer este tipo de cosas para cuidar el cuerpo? Porque verle seguir metiendo la pata se le hacía de lo más entretenido. ¿Qué más soltaría por esa boquita si se daba un poco más al alcohol? Es decir, ya le había delatado sin darse cuenta, ¿qué sería lo siguiente? – Está bien. – asintió al muchacho frente a él, viéndole cargar con su mochila e imitando el gesto; descalzo para caminar con mayor comodidad por la playa. Sin haberse percatado de que el otro había pagado por ambos –porque, de haberlo hecho, no se quedaría así la cosa–, se dispuso a seguirle con la arena bajo sus pies. – Puedo volver solo; estoy perfectamente. – aseguró, riendo un poco, alegre y feliz, alejándose de aquel lugar.

Y, vaya, que ahí podría haberse quedado la cosa, en una simple y sencilla conversación entre dos amigos que pasean a orillas del mar mientras el sol se pone de fondo pero… No. Aquello hubiera podido ser de no haber sido por el alcohol o, al menos, de haberlo tomado en unas condiciones distintas; menos grados, más calma, con algo en el estómago… ¿Y qué pasó entonces? Nada raro, nada grave, nada por lo que preocuparse; solo un chico dejándose llevar un poco más de la cuenta por esa valentía que no era suya. Suena muy ambiguo, ¿verdad? Pues bien, siendo más concretos, en algún punto de aquel relajante paseo, el humano, sin venir a cuento de nada, perdiéndose en cualquiera que estuviera siendo el tema de conversación, pareciéndole lo más divertido del mundo y con una sutil risa, como si de un juego se tratase, tomó una de las manos ajenas con las suyas propias para dejarse caer sobre la arena como si nada y llevándose al contrario consigo en un rápido movimiento.

En el suelo, con el otro prácticamente encima por la caída, poco o nada tardó en alzar una de sus propias extremidades hasta una de las mejillas contrarias, tomándola suavemente y aprovechándose de aquello para terminar de reducir distancias en un corto beso. Diría que como aquellos de ese pasado común, sin embargo, no sería cierto. No, no iba con segundas intenciones y, no obstante, tampoco era inocente; bastante lejos quedaba ya esa inseguridad e inexperiencia adolescente de la que pudo haber hecho gala en su día.
– No has cambiado nada. – murmuró con gracia al separarse apenas lo suficiente, dejando que sus palabras chocasen contra los labios ajenos; esos cuyo sabor recordaba como si todo hubiese sucedido ayer y no doce años atrás. “¿Qué?” Los críos no se conocían de nada más que de un simple café; nunca había pasado nada entre ellos. Que sí, sabía que, con alcohol en sangre el coreano haría alguna estupidez de la que acabaría arrepintiéndose pero… ¿esto? ¿Qué sentido tenía?
Ji Ahn Kyŏng
Ji Ahn Kyŏng
Bi


Mensajes : 120

Empleo /Ocio : Bombero

Humor : ¿El suyo o el mío?

Clase X Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1883-i-m-drawn-to-you-and-you-belong-to-me-ahn-id#11252
https://sunflower.foroactivo.mx/t1924-rise-hell-and-turn-it-up-relaciones#11624
https://sunflower.foroactivo.mx/t1915-don-t-threaten-me-with-a-good-time-cronologia#11576

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Araxiel el Lun Jul 20, 2020 8:44 am

¿Alguna vez habéis escuchado la frase "nunca te acostarás sin saber algo nuevo"? Bueno, técnicamente el demonio no necesita dormir, pero para el caso sirve; ahora sabía el por qué de los números y las letras en los lapiceros. Algo a lo que nunca había dado importancia porque lo suyo no es dibujar, se le da peor que mal y el pobre humano lo descubriría si llegase el día en el que, realmente, quisiera enseñarle. En fin, que le sangrarían los ojos al ver sus dotes artísticas de niño de tres o cinco años. Y eso solo con lápices, que ni entrar en temas de colores quería, que de esos ha visto mil tonos de azules y todos le parecían idénticos, al igual que tampoco entendía los diferentes tipos de hojas que hay. En resumen, que sabe de todo y en realidad no sabe nada de arte. Él prefiere pasearse por un museo un rato, ver las obras y luego volver a su vida como si tal cosa. —Supongo que tienes razón —concluyó.

Si tal vez se había mostrado un poco serio, o más bien distraído, reflexionando sobre el tema del arte, cuando escuchó al contrario decir aquellas palabras no pudo salvo reír con ligereza, negando con la cabeza de manera suave y algo divertida. —Podría decir lo mismo; me esforzaré en aprender a dibujar, pero tampoco puedo prometer nada —hizo una pequeña pausa—. Aún así puedes rechazar la oferta si no te sientes convencido de ello. Tocaré para ti de igual modo —en eso no tenía ningún problema. No acostumbraba a hacerlo, cierto, pero tampoco le parecía algo problemático. Que disfrutase o no del sonido ya era otra historia; no a todos les gusta la misma música y los mismos instrumentos, era consciente de ello. Por él hubiese aprendido a tocar el piano también ya que ese sonido le resulta de lo más relajante, pero viajando de manera constante sin saber cuánto tiempo vas a quedarte en un mismo lugar... Tienes tiempo de sobra que acabas desperdiciando en no hacer nada.

No, desde luego que no —dijo, y sin embargo, tenía algo más que añadir—, cada uno tiene su propia personalidad, pero en mayor o menor medida, todos nos parecemos —comentó antes de hacer una pausa, quizás, algo larga—. Te ves muy convencido de tus palabras. ¿A qué se debe? ¿Por haber tomado un café y ahora estar aquí ya crees que soy amable? —preguntó con curiosidad, tanta que incluso ladeó un poco la cabeza como un infante haría al no comprender algo—. Mi naturaleza sigue siendo esa, la de una criatura nacida para hacer el mal —¿qué intentaba con todo eso? ¿Asustarle? Más bien solo informarle de la realidad, porque lo que una vez fue puede regresar a él en cualquier momento. Y no, estaba lejos de ser una persona amable con todo el mundo. También tenía su paciencia, como todos, y cuando esta se agotaba podía no ser tan agradable como se mostraba de manera habitual.

Claro que desde su propia perspectiva no era buena idea que el contrario siguiese bebiendo. Al estar en la barra para pagar se percató con mayor detenimiento en el cóctel que había tomado y la mezcla de bebidas alcohólicas que llevaba. Si bien de lápices podía no saber, de alcohol tenía bastante conocimientos a pesar de no ser alguien fiestero o que bebiese de manera habitual. En fin, que menuda mezcla se había tomado el contrario, eso es lo que le había quedado claro. Guardó la cartera de nuevo en la mochila y se la colocó correctamente en la espalda, colgada de los dos hombros cuando vio al otro acercarse—. ¿Perfectamente? Yo te veo extrañamente feliz —y de extraño no tenía nada, todo era por el cóctel, claro. Pero quedaba más bonito decirlo de esa manera que llamarle borracho a la cara, ¿cierto?

Por suerte el paseo no fue en silencio. No había un tema concreto tampoco, solo cosas cotidianas, hablar de esto y aquello. Por su parte, el albino seguía un poco molesto al saber que cierto demonio estaba ahí de lo más presente. ¿Que no sabe lo que significa dejar intimidad? Tendría que medir aún más sus palabras de aquí a un futuro. Y así, perdido en sus cosas, cuando quiso darse cuenta de la situación, el humano le había agarrado una mano y había perdido por completo el equilibrio al verse arrastrado de ese modo. Vaya, que si no terminó comiendo arena fue por una suerte... Infernal; las cosas divinas le dan dolor de cabeza. Como era de suponer, si no esperaba ese movimiento, mucho menos vio venir ese beso con el que se quedó tan petrificado como una estatua, con los ojos bastante abiertos y sin entender absolutamente nada. —¿E-Eh? —intentó centrarse, pero estando en esa posición en la que se encontraba, con el otro hablando tan cerca y con la felicidad que llevaba en el cuerpo no era muy capaz de procesar las cosas—. ¿Qué has dicho? —cuestionó confuso—. Claro que no he cambiado nada, ¿cómo voy a hacerlo en un par de semanas? —porque para él su primer y último encuentro fue en una cafetería, y por ende, si había cambiado desde entonces era de ropa y poco más—. Creo que el alcohol te ha afectado demasiado —murmuró, pero bien que se mantuvo quieto sin moverse, que incómodo no era; pero se debía más bien a que seguía intentando procesar lo sucedido.
Araxiel
Araxiel
Bi


Mensajes : 72

Localización : Aquí, allí, más allá... Depende.

Empleo /Ocio : Bombero, ocasionalmente modelo.

Humor : Angelical para un demonio.

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2143-my-father-sin-s-son-araxiel-id#13269
https://sunflower.foroactivo.mx/t2152-relaciones-de-araxiel#13334
https://sunflower.foroactivo.mx/t2153-cronologia-de-araxiel#13336

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Ji Ahn Kyŏng el Lun Jul 20, 2020 3:05 pm

Siguiendo con esa suave risa ajena, no pudo salvo imitarla al escucharle. Tampoco pensaba que pudiese ser buen profesor, la verdad. Es decir, ¿cómo explicar lo que hacía, cómo lo hacía, o lo que le llevaba a tomar unas decisiones en vez de otras sobre el papel, lienzo, o lo que quiera que estuviese usando en el momento? No sabía hacer nada de eso; él solo hacía lo que le apetecía y lo que intuía; no se paraba a pensar todas esas cosas así que… No, seguramente como profesor también dejase bastante que desear. – No, no; no me importa intentarlo. Puede estar bien, solo… Espero no hacer que te sangren los oídos. – bromeó. ¿O no? Porque, a ver, alegre por el alcohol y eso sí, pero en serio que no quería dejar sordo a nadie por tocar una mala nota. Aunque, eh, que había dicho que tocaría para él de todas formas; eso que se llevaba, al menos.

– ¿Seguro? ¿Todos? – Y si bien preguntó, al mismo tiempo también negó con la cabeza, como si se estuviese respondiendo él solo. –No, no os parecéis. – concluyó, basándose en lo que había podido ver de ambos, Araxiel y Hivvah; en realidad, sin tener ni idea de nada. “Hasta hace dos días no sabías ni lo que yo era, ¿y ahora vas de experto en demonios? Muy pretencioso para un mortal como tú, ¿no crees?” Cuestionó el otro, condescendiente, tomando esa posición de superioridad que creía suya y dejando al humano como la criatura inferior que, desde su punto de vista, era. Que sí, le gustaría, le cuidaría y todo lo que quisiera, sin embargo, no dejaba de verle como a una pertenencia más, con juguete con el que divertirse hasta que se rompiera. – Solo es intuición. – les respondió al ambos a la vez, repitiéndose y bajando un poco la mirada por esas palabras que había recibido. Sí, era perfectamente consciente de que había dicho lo mismo que minutos atrás, no obstante, se haría el loco al respecto y se escudaría en el alcohol. – ¿Entonces eres un rebelde? Nunca te he visto hacer nada malo. – aseguró, riendo un poco ante la absurda idea de que llevar a cabo buenas acciones pudiera considerarse algún tipo de acto de rebeldía.

En fin, que algo disperso y sin caer en la cuenta de que el contrario había pagado por los dos, descalzo y cargando con la mochila sobre uno de sus hombros, un par de simpáticas y alegres carcajadas volvieron a escapar de su garganta al oír el comentario ajeno.
– ¿Y eso no es estar perfectamente? ¿Ahora ser feliz es malo? ¿Desde cuándo? – lanzó pregunta tras pregunta con una cierta gracia, ladeando incluso la sonrisa. Pero fuera de esa desinhibición que se había apoderado de él, siendo completamente sinceros, sí, se encontraba bien; andaba perfectamente, hablaba con normalidad, era más o menos consciente de las cosas que hacía y, sobre todo y más importante, al día siguiente se acordaría de todo. ¿Que se arrepentiría de aquello que vino después, cuando se dejó caer sobre la arena y arrastró al demonio consigo? Pues puede ser, quién sabe. Sin embargo, en ese momento le parecía de lo más apropiado.

Un poco más y casi podría decir que había reído en esa tarde más que en todo lo que llevaba de año. Ah, ahí estaban las carcajadas otra vez.
– Un par de semanas… – repitió, intentando dejar de reír para poder responder y explicar todo con la mayor normalidad posible. – Han sido doce años. ¿No te acuerdas? Ahn. Soy Ahn. Ese Ahn. Ese chico nuevo que acababa de mudarse y todavía tenía un acento un poco raro. – Cosa que, por cierto, había solucionado con el tiempo; en la actualidad gozaba de un perfecto acento británico cuando hablaba inglés. – Ah… Es verdad, en ese entonces no me teñía… – Como si ese hubiera sido el único cambio por el que había pasado y a eso se debiera que no le hubiese reconocido. – Fuiste mi primer amigo en Londres. Tú… Te invité a casa; – empezó, contando algo más concreto por si, o bien no le era suficiente aún, o bien no se lo creía. Porque de ese modo estaba reaccionando Hivvah, intentando comprender de qué narices estaba hablando su humano. – mi padre no estaba. Sabía que no iba a estar, por eso te invité. – admitió. – Me besaste, te besé, fue… – Hizo una breve pausa, muy a sabiendas de lo que parecía que iba a decir. – Fue un buen verano. – concluyó, separando su mano de la mejilla ajena y dejándola también sobre la arena en paralelo a la otra. – Soy Ahn. Ese Ahn. – Le sonrió, con la esperanza de que, ahora sí, le reconociese.
Ji Ahn Kyŏng
Ji Ahn Kyŏng
Bi


Mensajes : 120

Empleo /Ocio : Bombero

Humor : ¿El suyo o el mío?

Clase X Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1883-i-m-drawn-to-you-and-you-belong-to-me-ahn-id#11252
https://sunflower.foroactivo.mx/t1924-rise-hell-and-turn-it-up-relaciones#11624
https://sunflower.foroactivo.mx/t1915-don-t-threaten-me-with-a-good-time-cronologia#11576

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Araxiel el Lun Jul 20, 2020 5:46 pm

Sin poder evitarlo simplemente dejó que esa risa saliese de entre sus labios por aquel comentario, desde su perspectiva, de lo más divertido. Parecía que cada uno tenía las virtudes que al otro le faltaban. —Tranquilo, no creo que sea para tanto —le restó importancia. A lo siguiente asintió, convencido de algún modo. Por muy bueno que él fuese, juntándose con las personas que no debía, terminaba saliendo lo peor de sí mismo; lo sabía, conocía a ese demonio que habitaba en su interior, y era muy consciente de que en una época llegó a disfrutar de las torturas. Que ahora fuese diferente es obvio, sería absurdo negarlo, ¿pero y si volvía a lo que un día fue? Dejaría de ser el demonio amable que ahora se mostraba.

¿Rebelde? —arqueó una ceja y de seguido mostró una ladina sonrisa algo traviesa—. ¿A qué le consideras ser un rebelde? ¿A fumar e ir contra las normas de la sociedad? Esas cosas mundanas no van conmigo —reconoció, y de manera muy sincera. Pero eso no es todo lo que tenía por decir—. Ahora bien... ¿Asesinar lo consideras de rebeldes o eso está a otro nivel para la mente humana? Más que rebelde tal vez sea un asesino —lo soltó sin miedo alguno, porque al parecer, por mucho que se estuviese sincerando, el otro parecía no creer en su palabra por esa imagen idealizada que tenía, como si fuese un angelito que nunca había roto un plato—. No lo has visto y no planeo que lo hagas —añadió. No quería hacer cosas malas, simplemente, pero si por algún motivo llegaba a hacerlas, prefería que nadie estuviese presente.

Dejó escapar un pequeño suspiro, negando con ligereza pero sin borrar la sonrisa del rostro. —Ser feliz no es malo —reconoció—. Solo me preocupo, eso es todo —porque se preocupaba, ¿cierto? Es decir, si nunca bebía lo que se había metido al cuerpo podía sentarle mal. Que sí, que ahora todo era felicidad y eso, pero sabía que era debido al alcohol. Seguro que cuando se le pasase el efecto volvía a ser el mismo chico tímido de siempre y se avergonzaba de lo que estaba haciendo; como ese beso tumbados en la arena, por ejemplo. Cosa que, dicho sea de paso, aún intentada procesar el demonio.

Al escuchar las carcajadas ajenas se quedó un tanto extrañado; frustrado incluso. No lo entendía, no sabía el por qué de ese repentino acto, de que ahora estuviesen ahí tirados, de que le hubiese besado, de lo que había dicho... No entendía nada. Al menos, así fue hasta que el joven comenzó a hablar. Se silenció por completo, escuchando todo lo que tuviese que decir, y por extraño que pareciese, mostrando una expresión de lo más neutral a media que iba obteniendo información. Los recuerdos en su memoria iban llegando poco a poco, de esa casa llena de cajas por la reciente mudanza, de ese joven adolescente al que conoció de casualidad y, en general, de esos tres meses de verano que pasó en Londres con él.

Ahn... —murmuró, empezando a reaccionar. Cuando fue más consciente de todo, de inmediato se separó de él, sentándose en la arena, a su lado, con el rostro algo pálido a pesar de su claro tono natural. Sí, sí que lo recordaba ahora; y una parte de él quería que fuese una broma. Porque rememoró con muchos detalles aquella tarde que fue a casa del, por ese entonces, adolescente de quince años. Las ganas de alimentarse le controlaron demasiado aquel día, con un menor. Que en ese momento no le importó demasiado, pero ahora... ¿No debería arrepentirse de ello? En efecto, un poco sí que lo hacía; por las formas que tuvo de actuar, por dejarse guiar por algo como fue el hambre. Era un niño, no debió hacerlo... Por cosas así es que no tenía dudas de que, después de todo, era un demonio—. H-Has cambiado mucho —comentó, intentando no pensar en lo que no debe—. Estás enorme —tanto que le supera en altura por varios centímetros, que si bien no es algo muy exagerado, se nota quién es el alto de los dos.

¿Y ahora qué se supone que debía hacer o decir? Todo se estaba desordenando en su cabeza. Hace doce años... Ahí todavía era un niño como cualquier otro. No había ni rastro de Hivvah. Pero, excluyendo eso... ¿Cómo se supone que debía mirarlo después de lo que hizo? Y no solo que mantuviese relaciones con un menor y fuese demasiado ilegal, sino por el hecho de que se fue un día sin decir absolutamente nada. —¿Me odias? —preguntó con ciertas dudas. No quería ser odiado por alguien como el joven, y sin embargo, de ser así simplemente lo aceptaría; se lo merecía después de todo—. Yo... Me fui sin despedirme siquiera —hizo una pequeña pausa—. ¿Ves? Los demonios son malvados —intentó bromear, pero por su tono y su expresión con una sonrisa algo pesada se notaba que no estaba del todo bien.
Araxiel
Araxiel
Bi


Mensajes : 72

Localización : Aquí, allí, más allá... Depende.

Empleo /Ocio : Bombero, ocasionalmente modelo.

Humor : Angelical para un demonio.

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2143-my-father-sin-s-son-araxiel-id#13269
https://sunflower.foroactivo.mx/t2152-relaciones-de-araxiel#13334
https://sunflower.foroactivo.mx/t2153-cronologia-de-araxiel#13336

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Ji Ahn Kyŏng el Miér Jul 22, 2020 1:47 pm

Rio un poco con esas primeras frases y esas iniciales preguntas que el otro lanzó sobre qué consideraba realmente rebeldía. Rebeldía podían ser muchas cosas, incluidas fumar y todas aquellas que habían salido de los labios ajenos, hacia los cuales, dicho sea de paso, desvió la mirada por apenas unos cortos instantes, recordando algunos momentos de su adolescencia que, sin ser consciente de ello, terminaron por arrancarle una pequeña y nostálgica sonrisa. Todo estuvo bien ese verano que se conocieron pero, como todo, tuvo su final. Y aquí estaban ahora otra vez, reunidos doce años después. – No me considero ningún rebelde por fumar, aunque empecé bastante joven. – Más que nada, por el estrés que acompañó a tanto cambio tan repentino; nuevo país, nuevo instituto, nueva lengua, la partida contraria y la llegada de ese otro demonio que se negaba a abandonarle… Demasiadas cosas.

Claro que, con la siguiente parte, aquella sobre el asesinato, se silenció. ¿Qué decir a eso? Podría haber soltado cualquier cosa, sin embargo, si bien es cierto que estaba algo disperso y más suelto que de normal, no se encontraba lo suficientemente ebrio como para algo así.
– Ah… No me refería eso. Quería decir que… Si ser un rebelde es no obedecer y los demonios se supone que son malvados y todo eso… Si eres uno y eres amable… ¿No estarías siendo un rebelde? – cuestionó, todavía divertido por esa absurda idea de que ser agradable y, en general, buena persona, pudiera considerarse rebeldía en algún contexto; eso sí, con lo anterior aún presente, pasó de reírse. En vez de eso, se limitó a poco más que dibujar una leve sonrisa. – He visto algunas cosas. – soltó de pronto. – Pero no de ti. – añadió justo después de una brevísima pausa. Al fin y al cabo, si solía ausentarse cuando Hivvah tomaba el control del cuerpo era por algo, ¿no? Dejémoslo en que tenía bien aprendida la lección y, la última vez que se mantuvo ahí, viendo y escuchando, casi vio morir a alguien su propia bañera. Alguien a quien, encima, se suponía que el otro consideraba un amigo. Si era así con sus amigos, no quería ni imaginar lo que podría llegar a hacerles a quienes odiase.

– ¡No hay nada de lo que preocuparse! – respondió con alegría, olvidándose momentáneamente de que no estaban ellos dos solos en aquella playa; y no solo por quienes, como ambos, pudieran estar paseando por allí. No, eso era lo de menos. Los transeúntes que pudieran haber le daban igual; quería olvidarse de lo que tenía en casa y, bueno, en la cabeza. “¿Qué no? Tú diviértete mientras puedas.” Comentó en rey de Roma, seguro, orgulloso, soberbio y entre alguna que otra carcajada. ¿Qué estaría planeando? A saber. No quería darle vueltas a eso, no quería tener nada que ver con lo que quiera que se le estuviera pasando por la mente a ese monstruo; solo quería pasar un buen rato con un viejo amigo y ya está. No pedía mucho, ¿verdad? Y sí, al principio, cuando se dejó caer sobre la arena y se llevó al contrario consigo, cuando le besó y cuando recibió esas reacciones por parte de los dos demonios, se divirtió; fue gracioso.

– Claro que cambiado. Han pasado muchas cosas desde entonces. – afirmó, fijando la vista en el cielo, en ningún punto concreto, solo permaneciendo ahí tirado. – Sería raro si un humano no creciese en doce años… – Volvió a reír, despreocupado. “Es una broma.” Murmuró ese tercero que les acompañaba, incrédulo, procesando que su mortal y el hijo de su amigo hubieran podido conocerse de antemano. Vaya, que la vida está llena de casualidades de lo más curiosas. No obstante, toda la alegría que pudiera sentir cesó con aquella sencilla pregunta. En silencio, abriendo los ojos y alzando las cejas, sorprendido porque le planteara algo así, no dudó en incorporarse también hasta quedar sentado. – ¿Odiarte? No podría odiarte. – Negó con la cabeza sin salir de su asombro. – Me diste el mejor verano que recuerdo. – agregó, seguro. – Es verdad que me dolió que te fueras… – reconoció, acercándose a él e inclinándose en su dirección, sin apartar su oscura mirada de la celeste contraria. – Pero hace mucho tiempo de eso. Ya no importa. – Que, a ver, por mucho que hubiese podido afectarle su partida, habían pasado doce años. Y, ¡sorpresa! Eso para un humano es mucho tiempo; era algo que tenía más que superado.

Percatándose de esa expresión en el rostro ajeno, sin dudarlo ni un instante, aprovechándose de la cercanía entre ambos, posó una de sus manos sobre otra de las contrarias en un suave toque, sin quitarle los ojos de encima y… Diría que sosteniéndole la mirada pero, no nos engañemos, que a tan poca distancia y con alcohol en sangre, por mucho que lo intentara, terminó desviando la vista hasta sus labios una vez más. En esta ocasión, sin embargo, no hizo nada, no fue más allá.
– Te reconocí desde el primer segundo. No has cambiado nada. – susurró a apenas unos pocos centímetros, con una sutil pero sincera y cálida sonrisa. Y aunque su impulso era el opuesto, después de esas palabras, tan solo apartó el rostro, echándose un poco hacia atrás y dejándole su espacio, quedándose con las ganas. Porque ebrio sí, pero egoísta no; no quería incomodarle. A nadie en realidad, pero mucho menos a alguien a quien recordaba con cariño; alguien como él.
Ji Ahn Kyŏng
Ji Ahn Kyŏng
Bi


Mensajes : 120

Empleo /Ocio : Bombero

Humor : ¿El suyo o el mío?

Clase X Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1883-i-m-drawn-to-you-and-you-belong-to-me-ahn-id#11252
https://sunflower.foroactivo.mx/t1924-rise-hell-and-turn-it-up-relaciones#11624
https://sunflower.foroactivo.mx/t1915-don-t-threaten-me-with-a-good-time-cronologia#11576

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Araxiel el Miér Jul 22, 2020 3:39 pm

Alzó con ligereza una de sus cejas, averiguando algo nuevo que antes no sabía. Así que el contrario fumaba, ¿eh? Si ya de por sí la vida de un humano es corta, que se la acortase aún más por algo semejante lograba molestarle de algún modo, y al mismo tiempo, podía llegar a entenderlo. Vivir la vida como si fuese el último día, o simplemente, como le sucedía a él en ocasiones, querer desquitarse de algún modo. Porque sí, el albino no era dado a beber o fumar, no obstante, lo hacía cuando tenía motivos. ¿Drogas? Nunca son sus favoritas, pero también ha consumido aunque sin alcanzar los efectos que provocan en el cuerpo humano. En fin, que teniendo en la cabeza a quien tiene y en su casa al otro... No le sorprendería tanto, aunque siguiese siendo algo malo para su salud.

Pero de nuevo volvemos a lo mismo de antes. ¿Qué te hace pensar que solo soy un buen tipo? —indagó de lo más curioso, sin entender esa insistencia en catalogarlo como alguien amable. Ojo, que tampoco buscaba que le tachase de ser un asesino, y al mismo tiempo, sus manos estaban manchadas de sangre por lo que no se quejaría. Solo buscaba mostrarle la realidad y que las apariencias pueden engañar—. No sé lo que se consideraría para un demonio ser rebelde —reconoció ese primer punto para, seguidamente, añadir—, pero a mí hay quienes me consideran una deshonra y una vergüenza para toda la raza demoníaca —confesó, y para sorpresa de cualquiera, sin darle importancia alguna. Sí, le dolían, pero no por las palabras en sí, sino por la persona que lo dijo en primer lugar.

¿Qué añadir? ¿Algo que le diese miedo o simplemente silenciarse? Al final optó por la segunda opción. Si siendo tan joven había visto cosas, ¿qué no habría visto el demonio? Y peor aún, ¿qué no habría hecho? Pero esa es otra historia. Ha visto torturas y masacres indiscriminadas; ha torturado y masacrado indiscriminadamente. ¿A dónde busca llegar? Que a día de hoy no lo haría, y de hacerlo, se aseguraría de que nadie lo viese, o al menos, nadie incapaz de soportarlo. Dirigió la mirada al contrario cuando exclamó aquello. Cuestionable eso de que no había nada de lo que preocuparse, porque ahora mismo, el albino tenía bastantes cosas en la cabeza que resultaban más molestas que una mosca tras la oreja. El joven era una de sus preocupaciones en realidad aunque lo quisiera negar. No tendría que haberle dejado beber, por mucho que asegurase estar bien.

No, obviamente que él no le reconoció. Es decir, ¿cómo podría? Si viajaba en sus memorias recordaba a un jovencito más bajo que él, de pelo moreno, acento bastante adorable, con preocupaciones típicas de su edad... ¿Pero ahora? Parecía otra persona completamente diferente. Vaya, que de no ser por la confesión el demonio seguramente no lo hubiese averiguado en ningún momento. Solo era una casualidad que pudiesen tener el mismo nombre, al fin y al cabo, todos los nombres se repetían a lo largo y ancho del planeta. Cuando le vio acercarse de ese modo su cordura le dijo que retrocediese, y sin embargo, allí se mantuvo firme, sosteniéndole la mirada y perdiéndose en esos oscuros ojos, escuchando todo lo que tuviese que decir.

Y es que, por su parte, no sabía qué palabras utilizar, qué hacer... Era todo un poco confuso, y tenerle tan cerca no resultaba de mucha ayuda tampoco. —No lo hagas. No lo hagas. No lo hagas —pensó con frustración, pero por suerte, manteniendo el rostro sin crear mueca alguna que delatase sus pensamientos—. Lo raro es que cambiase a estas alturas —murmuró, suspirando de manera muy leve cuando recuperó las distancias, sintiendo cierto alivio. No, no podía hacerlo. Si se marchó en su momento fue por algo. ¿De qué serviría quedarse ahora? Debía mantenerse como hasta la fecha, sin crear lazos profundos con los humanos. Sus vidas eran cortas, ¿y después qué le quedaría? Más sufrimiento. Se negaba a ello.

Su celeste mirada se desvió hacia el contrario, mordiendo su labio inferior con un nervioso movimiento en uno de los dedos de la mano chocando sobre la arena. —No lo hagas —volvió a pensar, pero cuando quiso darse cuenta, al sentirse vacío por ese beso que nunca llegó por parte del otro, se vio a sí mismo rodeando el cuello ajeno con la diestra, dejándola reposar en la nuca y deshaciéndose de cualquier tipo de distancia para volver a besarle—. Mierda —no, no interrumpió el beso, dejó que fuese natural y terminase cuando debiese pero, una vez finalizado, bajó la mirada de golpe, se separó y se llevó las manos a la cara dejando salir un largo suspiro—. Genial —pensó de nuevo, negando con suavidad antes de volver a mirarlo—. Lo siento; no debería hacer esto... —que quería hacerlo, desde luego, pero sabiendo todo lo que sabe veía demasiados problemas, como por ejemplo; una garrapata, un ángel caído, y una vida corta.
Araxiel
Araxiel
Bi


Mensajes : 72

Localización : Aquí, allí, más allá... Depende.

Empleo /Ocio : Bombero, ocasionalmente modelo.

Humor : Angelical para un demonio.

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2143-my-father-sin-s-son-araxiel-id#13269
https://sunflower.foroactivo.mx/t2152-relaciones-de-araxiel#13334
https://sunflower.foroactivo.mx/t2153-cronologia-de-araxiel#13336

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Ji Ahn Kyŏng el Jue Jul 23, 2020 2:25 pm

¿Que por qué insistía tanto en verle como alguien amable? ¿Cómo debía contestar a eso? – ¿Por qué debería pensar que no lo eres? Nunca te he visto hacer nada malo; todo lo contrario. – A falta de una mejor respuesta, le devolvió la pregunta. No podía ser malvado, se negaba a creer en algo así. Fuera o no un demonio, daba lo mismo. – No seré una vergüenza para la raza humana, pero también estoy acostumbrado a escuchar que soy patético y cosas así. – Y no hace falta ni decir por parte de quién solía recibir esas palabras tan bonitas, ¿verdad? “Solo describo lo que veo. Si te llamo de ese modo es porque lo eres. Que no hagas nada para dejar de ser un inútil y sigas como siempre es cosa tuya, no mía.” Le recordó, de nuevo, desde esa posición de superioridad que ambos, humano y demonio, le otorgaban de manera sistemática. ¿Y qué hizo ante eso? Nada en absoluto. Sin cambiar el semblante, apenas bajó la mirada por unos segundos, sintiéndose incapaz de rebatirle.

En fin, que sobre la arena de la playa, todavía manteniendo esa corta distancia entre sus rostros y con toda su atención puesta en él, no pudo salvo soltar una leve risa al escucharle; divertido, cuanto menos. ¿Que sería raro que cambiase a esas alturas? ¿Qué se supone que significaba eso?
– Bueno, algo has cambiado. – contestó, con una pequeña sonrisa antes de separarse un poco para dejarle su espacio. Que no, no quería apartarse. No era eso lo que deseaba y, sin embargo, mucho se había aventurado ya con ese primer beso; no haría nada más. Que había estado bien, pero no quería incomodarle. – Entonces pensaba que eras un muchacho de dieciocho años y… ahora me entero de que eres un demonio. – ¿Echarle en cara que no le hubiera dicho la verdad al conocerse? ¿Para qué? Hablaba con una cierta gracia; después de todo, ni que él mismo hubiese sido sincero del todo. Sí, era humano, no obstante, no, no era de los normales y ese detalle acababa de salir de su boca.

Y Hivvah… Bueno, ese estaba intentando juntar las piezas del rompecabezas para comprender la situación; de hecho, de no ser por la reacción del otro demonio, hubiera pensado que se trataba de una broma. Aunque, por otro lado, dudaba que Ahn tuviese el valor para hacer algo así en primer lugar, pero con el alcohol… Que esa era otra. Primero le desobedecía con su prohibición y ahora le salía con esto… Ninguna gracia le hacía. ¿Qué era eso de plantarle cara? ¿Qué era eso de ser tan cercano con alguien más? No, de eso nada. No le podía importar menos si tenía un poco de diversión momentánea, como había creído al principio que era el caso pero… ¿Esto? No, no iba a quedarse así. Era su humano. Le pertenecía. Vaya, que ahora comprendía esa fijación del mortal con el otro y, de no ser hijo de quien era... A cualquier otro podría amenazarle y torturarle cuanto le viniera en gana por acercarse más de la cuenta lo que era suyo, sin embargo… ¿A Araxiel? No podía. ¿Entonces…?
"Está bien." No pasa nada; todo controlado.

De cualquier manera, tan centrado estaba Ahn en el contrario, que aquellos leves gestos no pasaron desapercibidos. ¿Sucedía algo? ¿No debió haberse lanzado? ¿No debió haber dicho nada? Demasiado silencio.
– ¿Ara…? – No terminó ni de pronunciar su nombre; no le dio tiempo. Cuando quiso darse cuenta, aquellos labios que tan bien conocía, ya volvían a fundirse con los suyos propios. Sin oponer resistencia alguna, simplemente se dejó llevar, cerrando los ojos y correspondiendo el beso. Y al finalizar… ¿Cómo que no debía hacerlo? – No… – No tenía nada de malo. Solo era un beso. Un par de besos. Tres. Tres besos, sí. Sin acabar la frase, tomó las manos contrarias, apartándolas para tener vía libre, queriendo sentir ese contacto de la piel ajena contra la suya propia; y así, buscó sus labios una vez más. – ¿Por qué no? – preguntó tras ello, en un susurro y afianzando un poco ese agarre por apenas una fracción de segundo solo para, inmediatamente después, al darse cuenta de lo que hacía, soltarle.
Ji Ahn Kyŏng
Ji Ahn Kyŏng
Bi


Mensajes : 120

Empleo /Ocio : Bombero

Humor : ¿El suyo o el mío?

Clase X Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1883-i-m-drawn-to-you-and-you-belong-to-me-ahn-id#11252
https://sunflower.foroactivo.mx/t1924-rise-hell-and-turn-it-up-relaciones#11624
https://sunflower.foroactivo.mx/t1915-don-t-threaten-me-with-a-good-time-cronologia#11576

Volver arriba Ir abajo

Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel] Empty Re: Does it almost feel like nothing changed at all? [Priv. Araxiel]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.