Sunflower
[Privado] Let's blow a hole in this town [Priv. Xayah] 9A1qiH6
LINKS RÁPIDOS
GRUPO DE DISCORDRECICLAJE DE TEMAS LIBRES Y ABANDONADOSDebilidades/Habilidades/Poderes y sus Limites.CIERRE DE TEMASPETICIÓN DE HOGARESREGISTRO DE GIFS PERSONALIZADOS

Servidor de Discord
Invitado
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 10 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 10 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 80 durante el Vie Sep 25, 2020 10:57 am
Últimos Temas

STAFF
Web Master
KANON
MP | Perfil
Administradores
Akali
MP | Perfil
Nanashi
MP | Perfil
Baltazar
MP | Perfil
Moderadores
Náyare
MP | Perfil
Cotta
MP | Perfil
Moderadores CB & Discord
Jun'Ichi
MP | Perfil
Ieilael
MP | Perfil
AFILIADOS

Hermanos
Crear foro
boton 150x60
Élite
counting ★ stars
Loving Pets
[Privado] Let's blow a hole in this town [Priv. Xayah] VsVsPET
[Privado] Let's blow a hole in this town [Priv. Xayah] OOFAPg8
NEON PARADISE
Sunflower
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento, a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.



[Privado] Let's blow a hole in this town [Priv. Xayah]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Privado] Let's blow a hole in this town [Priv. Xayah] Empty [Privado] Let's blow a hole in this town [Priv. Xayah]

Mensaje por Margaret Wilfried el Sáb Mayo 30, 2020 1:44 am

Iba a empapelar toda esa jodida isla, no importaba cuanto esfuerzo le llevara.

Ese era el pensamiento que le había impulsado los últimos días a llenar de carteles las calles de la ínsula británica como si fuera la más eficiente agente de marketing de la historia, salvo el pequeño detalle de que su intención era la más lejana a ello.
No está de más mencionar que a parte de eficiente, era dedicada. A pesar de que ya había anochecido desde hace rato, no parecía tener intenciones de terminar con su labor. Iba con una bicicleta alquilada cuyo canasto aún tenía un gran pilón de hojas que aguardaba por pegar y un rollo de cinta adhesiva considerablemente grande.
Curiosamente, comparando con el tipo de personas que habitualmente harían ese tipo de trabajos, aquella -de aspecto bastante andrógino por cierto- vestía con ropa que sin duda no se vería como la más indicada para andar todo el día de un lado a otro, demasiado cubierta y formal, con ese gorro que tampoco parecía el más práctico a la hora de conducir y ni mencionar que las botas que traía tenían unos tacones considerablemente altos que tampoco serían muy útiles al pedalear. Más bien daba la impresión de una persona que trabajaría en una oficina o algo mucho más tranquilo, y que se andaría por barrios más elegantes, seguro, no cenando una hamburguesa de dudosa calidad que había comprado en un pequeño negocio de comida rápida que seguía abierto, en medio de la calle, apoyando la espalda en una pared no muy limpia y con su bicicleta de apariencia algo maltratada al lado, como estaba haciendo ahora por ejemplo. Lo peor es que incluso el clima era pésimo para ello, era una noche nublada y ventosa, no muy bonita para comer afuera.

Entonces, si, digamos que estaba dando un perfil bastante peculiar, para las otras personas, demasiado ocupadas e inmersas en sus propias vidas, no podía ser destacable, obviamente, pero a quién fuera que se encuentre leyendo toda esta descripción, seguramente le entren un par de dudas, que serían fáciles de resolver a decir verdad, solo hacía falta fijarse en lo que había estado repartiendo:

Todos aquellos empapelados del tamaño de una hoja A4 eran avisos de búsqueda, que mostraban la foto de un joven de unos 20 años, de tez clara y de cabello turquesa, con un cuerno blanco y espiralado en su frente conjunto con su nombre “Simon Wilfried”, acompañado de ciertos datos básicos como por ejemplo la última fecha de avistamiento y un número de contacto en caso de encontrarlo o poseer información sobre su paradero, datos que (y se aclaraba muy bien) de ser verídicos tendrían una recompensa monetaria.
Estaban pegados en postes, árboles, paredes, en las vidrieras de algunos negocios a los que había pedido permiso de pegarlos, paradas de autobús, entre otros sitios algo más impensados.

Si... no es que fuera a poner una pezuña en la cochina Inglaterra por nada, o por nadie, menos por trabajo, porque llegar a ser parte del equipo médico de uno de los hospitales más prestigiosos de Dublín era suficiente excusa para jamás buscar otras alternativas y mantenerse en ese estado de confort. Pero tenía problemas muchos más importantes que ameritaban que lo dejara por un tiempo, como podrán notar ya aclarado todo esto.
Ni siquiera se terminó la hamburguesa, diríamos que porque no estaba de ánimos pero realmente siempre era así de quisquillosa, solo había recurrido a ese tipo de comida que le parecía tan vulgar para ahorrar tiempo y calmar su necesidad de masticar algo.
Lo que hizo fue tomar un cigarrillo de limón del bolsillo de su chaqueta negra y comenzar a fumar en simultaneo que revisaba su celular, esperando que hubiera algún mensaje o llamada, pero nada, la casilla estaba vacía. Reconocía que lo que estaba haciendo podía ser una idiotez, que puede que tuviera más posibilidades de no funcionar, y que había comenzado hace poco, aun así no podía evitar revisar el móvil de manera obsesiva. Le hacía sentirse como una verdadera imbécil, y aunque por su apariencia exterior completamente tranquila y recta no se dejaba ver, se estaba desesperando, con razones de sobra ¿Qué más iba a hacer? No iba a depositar ni un ápice de confianza en la policía, que parecía tener asuntos de mayor relevancia que buscar a una posible víctima de trata de personas, claro…Por otro lado, apenas conocía Sunflower, ni siquiera había escuchado hablar de ella hace un año atrás, y sin embargo ahí se encontraba, intentando calcular cuánto tiempo más tendría que quedarse, o si debería buscar un empleo temporal ahí antes de quedarse sin ahorros ¿Llegaría a esos extremos? Ya no sabía que creer, estaba en un limbo de incertidumbre, mas tenía por seguro que debía ser precavida y considerar todas las alternativas en las que esto podía terminar… la mayoría no le gustaban para nada, claramente, por no decir que serían desastrosas.
Margaret Wilfried
Margaret Wilfried
Demi


Mensajes : 5

Unicornio Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] Let's blow a hole in this town [Priv. Xayah] Empty Re: [Privado] Let's blow a hole in this town [Priv. Xayah]

Mensaje por Xayah Connor el Dom Jun 07, 2020 6:37 am


Por sorprendente que pueda ser y aunque este sea mi primer tema es el primero en el que hablamos de Xayah en la actualidad, si la Xayah del siglo XIX. Antes de proseguir pediré mis disculpas si me extiendo demasiado, al ser el primero de todos los temas en la propia isla de Sunflower quizá me tome mi tiempo para hablar del contexto de mi bruja.

Edad, llegados a este año, tomando como “este año” el actual y catastrófico 2020 Xayah ya llegaba a los quinientos cuarenta y ocho años de esas, lo que vienen a ser unos poquitos. A diferencia de los comportamientos algo más asustadizos o torpes vistos de ella en otros temas aquí es tona una señora, y con señora quiero decir señora, ya había estado casada varias veces, había enviudado y con la posibilidad de tener sus propio y legitimo patrimonio como mujer así lo había hecho, durante años viviendo en Inglaterra había conseguido capital para una vida llena de lujos, tanto que incluso podía vivir a base de pequeñas inversiones, como sería la que haría en Sunflower.

Tras enterarse de la cruel y esperpentica realidad que se vivía en esa isla no le tomó mucho más de un mes organizar una mudanza, pasando de vivir en aquella capital anglosajona para pasar a vivir en la isla que estaba en boca de todos. Una vez allí y como había dicho hizo su pequeña inversión en su caso lo que mejor se le daba una escuela de danza bajo la que evidentemente se encontraría el cuartel general de la propia resistencia, grupo que aunque prematuro estaba por formar para ir en contra de aquel sistema de pets y amos de la isla, especialmente de aquellos relacionados con la trata de esclavos.

Y sin enrollarme más con el contexto de todo pasemos a hoy, a lo que estaba ocurriendo. Apenas tras unas semanas en la isla Xayah había tenido sus contactos, contactos que con permiso tomo años conseguirlos, pero ahí estaban especialmente el de uno al que llamaremos npc de la resistencia nº15, ese varón era el encargado de recopilar información de los pets a la venta en la tienda, de aquel catalogo donde aparecían y desaparecían pets según sus disponibilidad. Y aquí es donde comienza el enlace con este tema. Un día en el que Xayah estaba paseando como cualquier otro ciudadano de a pie se topo con algo extraño, o quizá no tan extraño dada la afición de aquellos dos tiranos por el secuestro y la caza de su mercancía, alguien había desaparecido. La bruja se paró frente uno de esos papeles, y siendo sinceros, solo con la foto ya sabía de quien se trataba. No tenía memoria fotográfica, no era ninguna prodigio, pero si que sufría y se compadecía con cada pet que desaparecía del catalogo y aquel Simon Wilfried era uno de esos desafortunados que había sido vendido.(O como era el caso terminado como una de las propias pets de uno de los mandamases de la tienda, algo de lo que Xayah no tenía información por el momento).

Como era de esperar Xayah había tomado el número de los propios carteles, pero no llamo, ni si quiera mando un mensaje, reflexionaba sobre ello. Sin duda la española quería ayudar, pero dudaba si dar esperanzas o si involucrar a alguien a quien des conocía entre sus propios conocimientos era apropiado ¿Y si aquellos carteles eran fruto de un retorcido plan que pretendía “pescar” a quienes espiaban a esa deleznable tienda? Xayah no podía arriesgarse, quizá era mal pensar en exceso, quizá era pasarse de precavida, pero si de algo sabía Xayah era del disimulo, el perfil bajo y la precaución. Puede que pretendiese ser una heroína, pero no era del tipo de heroína que se plantaría en la puerta de la casa de Apofis o Akali para exponerla su desacuerdo con su negocio. Y ya que hacemos mención de estas dos personajes hablemos también del profundo desprecio que Xayah tenía por ambos. Esas personas que dicen que no se debe juzgar a un libro por su portada no han conocido a estos dos engendros estos a los que Xayah dentro de su pacifica religiosidad deseaba los peores de los castigos y ojo no se confundan que no les deseaba la muerte, eso es algo que la bruja no desearía a nadie, pero si un castigo inofensivo pero insoportable para ellos, como por ejemplo despojaros de aquellos poderes que en parte los mantenían en aquella posición, arrancarles esa parte de si mismos que les hacían poderosos, temibles invencibles.

Tomémonos un pequeño párrafo para describir como iba vestida nuestra rebelde, pues aunque muchas veces iba como una mujer adinerada y elegante no era el caso, en esta ocasión vestía como una persona más, especialmente como lo que era una aficionada al baile, casi se podría decir que iba con la misma ropa con la que en algunas de las disciplinas que enseñaba llevaban (Pues con la variedad de bailes que enseñaba el atuendo variaba mucho y hay algunos que no serían adecuados para salir a la calle). En esta ocasión llevaba una blusa celeste, unos pantalones oscuros especialmente cómodos y una zapatillas negras (Unas “converse” de toda la vida). Soporte gráfico

Xayah que no era muy aficionada a la comida rápida se había comprado un delicioso zumo de piña que tomaba con su pajita*1. Y mientras la mujer caminaba entre la gente con su bebida oh dramático giro de los acontecimientos que se topo con un alma desesperada. Xayah sensible a las emociones ajenas no pudo ignorar aquella sensación y mirar a de quien provenía, dándose la casualidad de que se trataba de quien había estado distribuyendo aquellos carteles.
¿Y que hizo Xayah? Lo normal sería, nada, lo típico de una heroína acercarse y asegurar que encontraría el desaparecido, lo que hizo ella ninguna de estas cosas. Como haría una persona curiosa y un poco preocupada se acercó con una sonrisa gentil. (Y con ella aquella especie de “aura” calmante y agradable que ella solía emitir).-¿Necesitas una mano? Parece como si necesitases una compañera para terminar de distribuir todo eso-comentó señalando con su mano libre el cesto de la bicicleta.-¡Oh! Mis modales...Soy Xayah Connor-se presentó sin miedo usando de nuevo su mano libre (pues la otra sujetaba su zumito) para tenderla a la contaría a modo de saludo.





Como tengo entendido que esta palabra varía mucho según el país dejo la definición.
*1 Utensilio utilizado para transferir un líquido de un lugar a otro, usualmente usado en bebidas, como para transferir líquidos de un vaso a la boca.
Xayah Connor
Xayah Connor
Demi


Mensajes : 29

Localización : En su escuela de baile.

Empleo /Ocio : Lider Rebeldes/Profesora de Danza.

Humor : Añorando su patria.

Elfo Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2180-ficha-xayah-lider-de-los-rebeldes#13417

Volver arriba Ir abajo

[Privado] Let's blow a hole in this town [Priv. Xayah] Empty Re: [Privado] Let's blow a hole in this town [Priv. Xayah]

Mensaje por Margaret Wilfried el Mar Jun 16, 2020 3:58 am

Oyó una voz, e inmediatamente levantó la vista de la pantalla de su móvil.
La miró, con una expresión que demostraba desinterés casi completo, algo así como si le dijera con los ojos “No te conozco, no me molestes” pero lo que pasaba por su cabeza difería un poco del exterior.

La analizó por completo en esos breves segundos que la tuvo en frente suyo, y lo primero en lo que retuvo su atención fue en que no era humana. Claro, muchos, o se atrevería a decir la gran mayoría de la población de esa isla, no estaba conformada con humanos, pero todavía se dejaba sorprender cada que se cruzaba con personas que no lo eran, en especial cuando tenían rasgos un poco animales, como no pudo evitar centrarse en esas grandes orejas peludas, las cuales, si no se preocupara por disimular y no ahuyentarla, se quedaría viendo un buen rato o incluso le gustaría tocarlas, ya que le parecían extremadamente adorables y tenían pinta de ser muy agradables al tacto…(No es que fuera una acosadora potencial, solo le gusta acariciar cosas suaves, le producía la misma sensación que nos daría a nosotros si vemos un perrito o un gatito en la calle) En fin, no parecería un dato muy relevante, pero en realidad debido a eso, no se pondría tan a la defensiva como estaba a punto de hacerlo si esa mujer que le estaba “importunando” en tal momento de estrés como lo era aquel tenía rasgos más humanos.
Otro detalle al que le puso especial atención, fue esa energía que transmitía. Margaret, similar a Xayah, también podía detectar los sentimientos o energías de quienes le rodeaba, y había algo anormal en aquella señorita de orejas felpudas. No algo malo, precisamente, solo le parecía medianamente peculiar el tipo de vibras que ella desprendía, no sabía explicar muy bien porqué, pero difería de la de las demás personas ¿Tal vez eran más positivas de lo que comúnmente percibía?
También se fijaba en su expresión, en la manera en la que le hablaba con tanta confianza, tan simpática, como si fuera a ser una nueva compañera de trabajo, ignorando la realidad de que esta presentación tan cálida se estaba dando en dichas calles frías.  Tenía claro que todo eso último se podía fingir si se tenía la suficiente habilidad, pero dicho comportamiento coincidía con sus emociones perfectamente.

Bueno, no sabía por qué esa extraña le estaba ofreciendo ayuda, dedujo que vio los carteles, la vio a ella, y le tuvo lástima…Odiaba dar lastima, pero las intenciones nobles le enternecían…un tanto.


Bloqueó la pantalla del celular y lo guardó en un bolsillo de su abrigo.
Divagó unos instantes, mas finalmente, luego de probablemente haberle dado una fuerte sensación a la contraria de que su ayuda sería rechazada, estrechó su mano.
Lo hizo con firmeza, como si de la más fina dama de la alta alcurnia… Bueno, quitemos lo de fina, lo de dama, y solo un poco lo de alta alcurnia, porque lo hizo de una manera... brusca, para lo que se esperaría del estereotipo y percepción patriarcal de lo que sería una dama, si de por sí su aspecto no denotaba que ella no encajaba en eso. Se asemejaba más a como imaginaríamos que un empresario frío y calculador lo haría...Y ahora que estamos en eso, si, también tenía las manos muy frías.

—Wilfried. —

Se presentó a secas, tan solo diciendo su apellido, no sin antes, con su mano libre, haber quitado el cigarrillo de limón que estaba entre sus labios y haber liberado un poco de humo hacia un costado para que no le diera directamente en el rostro a Xayah, no obstante a esa cercanía aquella si estuvo expuesta a inhalar ese intenso aroma a cítrico que emanaba.

Volvió a poner el cigarro en su boca y tomó la bicicleta por los manubrios, comenzando a caminar llevando ésta al lado, dejando a Xayah un poco…como…colgada, por decirlo de alguna forma, como si esas hubieran sido las primeras y últimas palabras que cruzarían, para luego no verse nunca más… Pero otra vez, las apariencias engañaban.

— ¿Tienes asma o alguna insuficiencia respiratoria, Connor? —  

Habló nuevamente con ese tonito apático una vez estuvo a unos pasos de distancia de ella, dándole la espalda, pero invitándola indirectamente a que le siguiera el ritmo con aquella pregunta, con la cual también evaluaba si debía apagar su cigarrillo o no estando en su compañía, prestaba atención especial a esos detalles, después de todo era doctora, se iba a arruinar la salud a sí misma, pero no a alguien más… en teoría.

Admitía no poseer una razón muy lógica para acceder al ofrecimiento de Xayah…más que… un trozo de fe en la humanidad que estaba tratando de no perder, y que tal vez hablar con ella podría ayudarle a aclarar algunas dudas sobre aquella isla, tenía sospechas…no muy alentadoras, que debería confirmar con lo que pensaba era una inglesa oriunda… bastante agradable para supuestamente ser una inglesa, le costaba un poco creérselo con todos los prejuicios que les tenía... ¿Esta de más mencionar que es un poquito nacionalista?
Margaret Wilfried
Margaret Wilfried
Demi


Mensajes : 5

Unicornio Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] Let's blow a hole in this town [Priv. Xayah] Empty Re: [Privado] Let's blow a hole in this town [Priv. Xayah]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.