Sunflower
[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] 9A1qiH6
LINKS RÁPIDOS
GRUPO DE DISCORDRECICLAJE DE TEMAS LIBRES Y ABANDONADOSDebilidades/Habilidades/Poderes y sus Limites.CIERRE DE TEMASPETICIÓN DE HOGARESREGISTRO DE GIFS PERSONALIZADOS

Servidor de Discord
Invitado
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 14 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 13 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ji Ahn Kyŏng

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 80 durante el Vie Sep 25, 2020 10:57 am
Últimos Temas

STAFF
Web Master
KANON
MP | Perfil
Administradores
Akali
MP | Perfil
Nanashi
MP | Perfil
Baltazar
MP | Perfil
Moderadores
Náyare
MP | Perfil
Cotta
MP | Perfil
Moderadores CB & Discord
Jun'Ichi
MP | Perfil
Ieilael
MP | Perfil
AFILIADOS

Hermanos
Crear foro
boton 150x60
Élite
counting ★ stars
Loving Pets
[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] VsVsPET
[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] OOFAPg8
NEON PARADISE
Sunflower
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento, a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.



[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Apofis Misr el Lun Mayo 18, 2020 7:20 am

Llevaba Apofis unos maravillosos días de cacerías exitosas, victorias constantes en el campo de batalla que era la caza y amansando más y más mercancía que podía colocar en su radio de protección como lo que nunca habían dejado de ser: mera ceniza que Dios volvería a convertir una vez y otra en azufre simplemente por diversión, capricho propio. Y sin embargo, él se sentía vacío. Desde hacía unos días, su cabeza había comenzado a maquinar un nuevo plan, una técnica con la que suponía que podría eliminar… Digamos que a cierta molestia que unos meses atrás tuvo su cargo actual y que le resultaba una humillación al verla libre tan siquiera. Nayare era el nombre de la mujer, por lo que sus fuentes le comunicaron, y se había obsesionado con encontrarla y cazarla tras descubrir que había vuelto a la ciudad. Solo tenía que convencer a Akali de que le concediera el permiso… Y podría abalanzarse sobre esa mujer como si fuera un ratoncillo. Él había hecho un trabajo exquisito, de todas formas, así pues, de momento podía permitirse premios de vez en cuando, trofeos de caza, por llamarlo de alguna forma.

Y sabía que al local habían llegado una mujer que recientemente se había declarado a sí misma en concurso de acreedores de tal forma que lo único que podía pagar la deuda era venderse a sí misma. Y eso, por cierto, era una situación muy común. Pero no tan común era saber que era además una antigua cantante, una mujer que perteneció al sector de las artes escénicas y cuya deslumbrante belleza había fascinado a más de un guardia. Idol, deseada y cara. ¿Qué más podía faltar para que fuera del deseo de Apofis? Ah, sí. Se comentaba que tenía un trasero maravilloso. Y a ese mezquino hombre una hembra con unos glúteos duros y bien levantados le parecía una bendición divina. Iba a ser suya, y no es que lo estuviera diciendo por nada. Es que nada más se enteró, a los pocos días de que llegara, ya la había reservado para sí mismo. Ella podría notarlo porque del día a la noche se la trataría… Mucho mejor durante lo que le quedara en ese lugar. Una habitación más grande, mayores raciones de comida, y una advertencia de que todos esos gastos corrían a cuenta del hombre que había decidido comprarla, así que más le valía estar agradecida y cuando vinieran a recogerla no… Oponerse demasiado.

¿Pero acaso el amo de la tienda necesitaba pasar por toda esa burocracia para llevarse a su propio producto? En contabilidad, eso se añadiría a la cuenta de “titular de la explotación” y ya está. No iba a rellenar más papel que el necesario para dejar constancia de que se la llevaría. Podría utilizar su despacho para ese escenario, pero prefería el coche. Sus trabajadores ya tenían orden de colocarle ese práctico collar prácticamente indestructible, fruto de años y años de experiencia en el sector que tenían los propietarios del local, y que reducía al portador a un ser prácticamente indefenso en lo que a poderes se refería. Y su fuerza (sabía) bastaba para contener a una mujer, por muy fuerte que esta creyera ser.

La esperaría en su coche, sentado en el asiento trasero, con un no-muerto cualquiera que había invocado para ello. El vehículo, un modelo deportivo de Mercedes de flamante color negro y tapicería ligeramente más clara, se encontraba con la puerta en la que se tendría que sentar su nueva hembra abierta. No había mucho más que comentar. Estaba simplemente esperando, vestido con un traje totalmente negro (y sin corbata esta vez). Se la llevaría rápido, ya que prefería que la vieran lo menos posible antes de decidir cuál sería el trato que brindaría (aunque hasta ese momento, había pagado verdaderas delicias a la fémina para que comenzara a cogerle cariño. Digamos que alguna mujer en su celda había caído a la hora de comer también, con un tatuaje en la espalda en el que en perfecta caligrafía había escrito alguna frase. “Un regalo de tu futuro amo”. “Para que abras el apetito antes de ir a tu nuevo hogar”. Esas cosas.

Y ahora, simplemente tenía que esperar a que se la trajeran. Si todo salía bien, eso pasaría en menos de diez minutos. Quería ser lo más cortés posible hasta que decidiera qué hacer con ella, porque también había escuchado que era… Peligrosa. Pero él decidiría cuán peligrosa verdaderamente era. Lo único que sabía era el nombre, que era una hermosura, que sus fotografías eran codiciadas como el oro y que iba a ser suya. Kaisa, por desgracia, había llamado la atención demasiado pronto. Pero quién sabe. Se encontraba especialmente magnánimo, quizá, ella podía apelar a la esperanza y acabar por ser del agrado de Apofis a tal punto que se coronara como algo más que una juguete.

-Venga, mi nueva cachorrita… Ven conmigo. Papi te va a cuidar con mucho amor.


Última edición por Apofis Misr el Vie Jun 05, 2020 1:38 am, editado 1 vez
Apofis Misr
Apofis Misr
Demi


Mensajes : 109

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty Re: [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Kaisa el Lun Mayo 18, 2020 8:51 am



Había tenido un tiempo mas o menos entretenido, por lo visto alguien importante tenía su atención puesta en mi, lo bastante como para comenzar a mimarme a distancia y de antemano, y como era natural algo asi suscitaba mi interés y curiosidad, asi que no había tardado mucho en camelarme a los empleados que me traían las cosas...y las chicas, para obtener una buena cantidad de información sobre el hombre en cuestión, alguien con quien por lo visto sería mejor que tuviera bastante cuidado, tendría que ser precavida si quería salir beneficiada de todo aquello, al menos ya no tendía que preocuparme por las deudas, pero no era un trozo de carne para el uso de cualquiera que pagara, para eso estaban las putas, aunque no me importara acostarme con alguien por beneficio eso no significaba que me iba a dejar tratar cual objeto, pero de momento...tendría que ser dócil, o al menos aparentarlo. Había salido de mi celda, con mis buenas ropas ceñidas, pantalones de látex que me hacían un culo increíble y un top corto que dejaba ver mi clara piel y mis exuberantes atributos. También llevaba un collar, uno que se suponía que sellaba mis poderes...aunque no lo hacía, porque el collar de verdad me había encargado de que nunca llegase a mi, al fin y al cabo aunque los hombres que me vigilaban parecieran mis guardias, habían sido mis dulces esclavos desde el día que llegue, habría sido algo mas complicado si no fuera porque mantenía mis capacidades fuera de la luz, por lo que el mercado sabía, yo solo podía controlar la sangre. Así pues el collar que mi cuello lucía, aunque idéntico en apariencia al real, no sellaba en absoluto mis capacidades, como ya había comprobado antes de salir, aunque seguía sin gustarme llevar collar, eso desde luego, pero de momento, portémonos bien, al menos hasta salir de aquí.


Pero claro mi definición de portarme bien tampoco era exactamente ser sumisa como una ovejita, cuando salí afuera, y me acerque al auto abrazando el aire nocturno, me moví hacia el coche con la elegancia de una modelo en una pasarela, sonriendo y observando a través de la ventanilla al hombre sentado en la parte trasera. -Supongo que tu eres quien me mando los mensajes, la espalda de una mujer es un curioso lugar para colocarlos, si quieres mi opinión, pero también interesante y- me relamí -bastante delicioso, aprecié el gesto, parece que tienes bastante interés en mi, pese a que creo, si es que no me equivoco, que esta es la primera vez que te veo-. Añadí haciendo como que no sabía absolutamente nada sobre el. -Me presentaría, pero estoy segura de que ya sabes mi nombre-. Añadí manteniendo un tono suave, aterciopelado, nada asustado y bastante relajado, como si tuviera pleno control de la situación, pero sin mostrarme conflictiva. -¿Vas a llevarme ahora a un nuevo hogar o piensas parar a jugar por el camino?-. Comenté mientras me inclinaba hacia la puerta con la intención de entrar al auto y sentarme junto a el, cerca de el de hecho, lo bastante para tener contacto. también lo evalué con la mirada, porque aunque si había obtenido información sobre el, no sabía de antemano cual era su aspecto, era algo que no me había molestado en averiguar particularmente. No era el hombre mas atractivo del mundo, peor no era alguien feo tampoco, asi que al menos no tendría que soportar a algún bastardo desagradable y oloroso, si ese hubiera sido el caso, a la mierda la cautela, habría hecho explotar el coche y me habría largado a la mayor velocidad posible, podía soportar que me manoseara algún productor feucho, pero no ser propiedad de alguien asi, eso desde luego. -Espero que me trates bien de ahora en adelante-. Finalice mirándole a los ojos con una media sonrisa, no use mi encanto, ni ninguna de mis capacidades, como es lógico, se suponía que mis poderes estaban sellados y actuaría en consecuencia, al menos de momento mientras no sucediera nada demasiado insoportable para tolerarlo.

Kaisa
Kaisa
Bi


Mensajes : 10

Vampiros Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty Re: [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Apofis Misr el Lun Mayo 18, 2020 12:02 pm

No tuvo que esperar demasiado antes de que apareciera aquella hermosa silueta femenina que tanto había estado esperando. Nada más apareció, sus ojos se posaron con delicadeza sobre los de la contraria, mirándola con interés por unos momentos. Esa era la mujer a la que había alimentado con tanto cariño, y visto lo visto, la inversión había salido totalmente rentable. Parecía fuerte, y por cómo estaba comportándose, sabía que no iba a causar en primera instancia demasiados problemas. Quizá, hasta le quitaría el collar si la veía de fiar. Pero primero, vamos a analizar ese cuerpo que se había puesto frente a él.

Primero, esos pantalones ceñidos, que eran una segunda piel, invitando a la imaginación a hacer sus delicias (lo cual era bueno, porque insinuar es mil veces mejor que enseñar), y mostrando unas piernas muy atléticas, fuertes, con una cadera prominente y que por lo poco que podía haber visto, mostraba ese mismo culo maravilloso que le habían prometido. Un pecho nada despechable, aunque eso a su parecer fuera secundario, cuyo top permitía ver un vientre duro y plano. Sería una perfecta concubina, y parecía ser capaz de aguantarle, si era cierto que era una vampiresa como tenía entendido. La había escuchado hablar, y al menos, parecía sincera y extremadamente fuerte. Es decir, que tendría que jugar con ella con mucho cariño, aunque ya sabía él para qué quería utilizarla.

Digamos que hacía un tiempo, una de sus criadas, a la que había tratado como a su hija y a la que adoraba poder arrebatar la dignidad pecando con ella y aun así tratándola como si fuera fruto de su sangre. Es decir, un juego en el que ella fingía ser hija suya, él la trataba como tal y luego en el lecho retozaban de forma inquietante… Había desaparecido, y se había quedado sin ese juguete en concreto. Una niña que a parte cuidó con todo su cariño. Y sí, ese era el reemplazo que se había buscado, y visto lo visto, no se iba a arrepentir. Ella misma había sido la que había tomado la iniciativa al acercarse de más hacia él, y por supuesto, antes tan siquiera de dirigir una palabra, deslizó sus manos por el hombro ajeno, pegándola un poco más a él. Cómo reaccionara en esos primeros momentos la muchacha sería crucial para acabar por determinar si la encerraba, ataba y no dejaba salir jamás o la convertía en su pequeña joya. Cuanto más valiente pero pasiva se mantuviera, mejor. Y es que así en ese estado de valentía pero pasividad le estaba agradando demasiado.

-Obviamente, vamos a jugar tú y yo un rato antes de ir a tu nuevo hogar. Hay que asegurarse que el producto no esté defectuoso. He pagado mucho por ti como para romperte tan rápido
-mintió, por supuesto, intentando generar la imagen de un hombre de negocios o quizá un político, alguien que en definitiva era de fiar. Coche caro, alemán, acento árabe… ¿No daba el pego de un hombre de negocios extranjero?- Sin duda, vales cada dólar que me has costado y te mereces cada regalo que te he dado. La transacción ha traspasado todas tus deudas hacia a mí, así que por cierto, ahora no es que seas más libre. Es que eres mía. Pero no quiero usar esos términos todavía, no hasta que estemos en la cama. -y ahora, descendió poco a poco la mano, llevándola a la cintura ajena- Me llamo Apofis, Apofis Misr. Soy el segundo al mando en este lugar. -y ya que ahí estaba, posó su mano con firmeza sobre el vientre, con tal de inspeccionar la dureza del mismo. Y así era, más duro de lo que normalmente veía, lo cual era totalmente de su agrado- ¿Me permites que siga halagando a mi carísima nueva joya? Francamente se lo merece. -la otra mano la atrapó por el mentón, con tal de mantenerla mirándole fijamente- Vamos primero de todo a conocernos un poco aquí, y me refiero a conocer de hablar, Kaisa. -y sí, en efecto, se conocía aquel nombre- Sé que eras una cantante, y que tu culito se endeudó demasiado. Así que para pagar tu deuda te vendieron, como a un producto. Una vampiresa en el mercado negro…. En fin, sois mercancía muy deseada. Y he querido que se te tratara muy bien. ¿Te han gustado esas vírgenes? Pues vas a tener muchas más. Solo sé fiel a mí, obedece, y te convertiré en la envida de esta ciudad.
Apofis Misr
Apofis Misr
Demi


Mensajes : 109

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty Re: [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Kaisa el Lun Mayo 18, 2020 3:23 pm



-Hey, no hay forma de que este defectuosa lo sabes-. Ronroneé pegada a el y depositando un suave beso en el cuello ajeno, rozando su piel con los colmillos pero sin clavárselos. -no hay forma de que tengamos espacio suficiente aquí dentro- lo provoque entretenida, y disfrutando de los cumplidos como siempre. -Así que Apofis-. Dije ronroneando de nuevo y presionando mis pechos contra su costado, sabía usar bien mis armas como mujer, también sabía que no iba a salir de esta sin que me tocasen, así que mejor que resistirme era tomar el control del ritmo de la situación siendo mas asertiva, no obstante, había cosas que mi ego no permitía admitir con facilidad precisamente. -estaré encantada de acompañarte pero no soy tuya solo porque hayas pagado por mi-. lo observe sin mostrar el mas mínimo ápice de temor por decir aquello en voz alta. -El dinero no se ganara mi admiración ni mi respeto, mucho menos mi obediencia, se que eres poderoso- rebela sonriente -descubrí algunas cosas de ti preguntando, también se que eres alguien peligroso, pero no vas a hacerme daño, me necesitas de una pieza, porque yo puedo darte algo que las demás no pueden, compartir tus intereses-. sonreí ladeando el rostro, la trampa estaba puesta, si había cometido un solo error en mi análisis de la información, seguramente me intentaría violar ahí mismo contra el asiento y de forma violenta, pero tenía confianza en mi misma y mi valor, para pensar que todo iría bien.


No obstante el valor no es lo mismo que la estupidez, y estaba preparada para reaccionar si era necesario, mi cuerpo estaba relajado pero mis nervios a flor de piel, preparados para el caos en que necesitara saltar atrás, la mano de el sobre mi abdomen la acaricie con suavidad y la lleve mas arriba, a una zona mas privada, para mantenerlo contento, depositandola encima de uno de mis pechos. -Puedo hacer muchas cosas por ti, no solo darte una dulce compañía, prometo que no te arrepentirás de darme una oportunidad, aunque sabes de mi pasado y mi talento, seguramente no sepas de otras cosas que puedo hacer, incluso tu no has debido tener muchos vampiros en tus manos, y todos son diversos, seguramente sabes que soy como un cofre del tesoro, puedes quedarte el cofre y perder el oro, o puedes tomarlo todo con el tiempo, es tu decisión, pero alguien tan poderoso no se mantiene arriba si no sabe tomar buenas decisiones-.

Kaisa
Kaisa
Bi


Mensajes : 10

Vampiros Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty Re: [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Apofis Misr el Mar Mayo 19, 2020 7:17 am

Visto lo visto, aquella vampiresa sabía tratar situaciones así perfectamente, pues poco había tardado en acomodarse de aquella traviesa forma cerca de él, deleitando a Apofis con unos movimientos que si bien sutiles, despertaban completamente su interés en Kaisa. Solo con pegarse un poco a él, demostró que jugaba bien sus cartas, y con aquel sutil y valiente beso se ganó por completo su atención, así pues, en efecto, escuchó las demandas de la joven (porque sí, para él, no era más que una cría), mientras su mano bajaba un poco más, dirigiéndose justo a ese hermoso glúteo que había sido el único motivo real por el que se había interesado por ella y dejando ahí su mano, apretando ligeramente para ir tanteando el terreno que por supuesto iba a volver suyo en cuanto terminaran aquella conversación. La tela era bastante ajustada, notando él así el frío tacto del látex pero también perfectamente esa silueta bien trabajada y fuerte. Quizá esa palabra podía describir perfectamente a su compañera, por la valentía y altivez con la que se expresaba. Ella era fuerte, y especialmente estoica si se había mantenido así a pesar de estar en el mercado durante tanto tiempo.

Y parecía querer ascender demasiado rápido. Se estaba precipitando, quería ganarse su favor cuando tan siquiera había comenzado a obtener simpatía por parte de Apofis, que sonrió al verla suplicar de esa forma, como si estuviera insinuando ser tratada como una mujer de más importancia, o lo que era todavía más cómico, para pedirle trabajar en ese mismo mercado que acababa de abandonar. Sabía que las vampiresas disponían de ciertas habilidades francamente interesantes, pero estaba prácticamente inmunizado ante ellas. Y sí, esa muestra de colaboracionismo era algo a tener en cuenta, pero no todavía. Si de verdad quería ganarse a Apofis, debía pasar por todas las etapas, de ser una mera esclava sexual a ir ganando más y más confianza. Y quizá algún día hasta la veía como una digna sicaria, pero para eso quedaban… Años como poco. A ojos de la serpiente, esa misma serpiente que con su poder podría perfectamente hacer sucumbir a sus rivales, aplastados por un manto de negra muerte y oscuridad, lo que tenía delante solo era una niña envalentonada que tenía mucho que conocer antes de poder tener derecho a que sus palabras fueran tan siquiera valoradas (era árabe. También era reacio en primera instancia por influencias culturales a tomar en cuenta a una mujer si no mostraba su valía antes) o ser usadas como objeto de la reflexión del demonio. Él también era un erudito, un erudito cuya mano seguía puesta en una nalga de la niña mientras la otra había decidido posarse en el vientre ajeno, recorriéndolo con su mano en vista de que a ella le interesaba también mantenerse servil.

O ahí estuvo la mano hasta que la contraria fue propiamente la que decidió dejarle tocar ese prominente pecho, al que por supuesto, comenzó a masajear nada más tenerlo en mano, posando su pulgar en el punto donde estaría el pezón para comenzar a hacer que este dedo se moviera en forma circular, poco a poco, apretando ligeramente por puro gusto a ello. Antes de responder, había acercado sus labios hacia el lóbulo ajeno, dejándole en él un pequeño mordisco, seguido de una también pequeña lamida, como si quisiera masajearlo entre sus labios, aprovechando también para comenzar a catar el sabor de ese cuerpo.

-Si tanto quieres eso que dices... Cállate hasta que yo diga lo contrario. -fue lo único que dijo al separarse poco a poco, firme, pero con un tono curiosamente relajado- Quieras o no, vas a ser mi pequeña cachorrita. Y las cachorritas no tienen que hacer nada para contentar a su papi. Llámame así, por cierto. No tienes aparente edad para tener que estudiar ni nada de eso, pero aun así, voy a dedicarme a darte clases y ver hasta dónde llega tu potencial antes de hacer nada contigo. De momento… Vas a dormir conmigo, me vas a seguir, y si alguien te pregunta, solo eres mi pequeña protegida, ¿entendido? -siguió masajeando el pecho ajeno, ahora deslizando su otra mano al que quedaba libre y pegándola un poco más a él, aprovechando que ninguno llevaba cinturón, como si quisiera sentarla encima de sus piernas para poder tener todavía más exceso a ese hermoso cuerpo- Menudas tetas tienes. Creo que ya sabes lo que vas a acabar teniendo entre ellas esta noche, ¿no? Quizá así decida abrir el cofre antes y ver lo que guardas para mí… Así que más te vale comportarte, cachorrita.
Apofis Misr
Apofis Misr
Demi


Mensajes : 109

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty Re: [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Kaisa el Mar Mayo 26, 2020 5:23 pm



Obviamente al contrario le gustaba mi actitud, pues claro que lo hacía, tenía mucha experiencia con esas cosas, era facil provocar, estimular, excitar a los hombres, eran...sin lugar a dudas mas fáciles de interpretar y manipular que la mayoría de las mujeres, pero también sabía cuando jugaba con fuego, si el hubiera sido una persona normal, no me lo habría tomado con tanta calma, lo habría tentado y después lo hubiera convertido en mi suplemento de sangre personal y fuente de dinero. Pero Me había comprado un demonio, y uno poderoso por lo que sabía, no podía usar mis poderes en el sin saber si funcionarían, porque si no lo hacían perdería toda la posibilidad de ganarme su confianza, y intentaría usarme como un juguete desechable de una noche, eso no iba a permitirlo...Pero no era idiota, sabía reconocer cuando era mejor dejarme llevar parcialmente por la corriente. No mostré sumisión, mi rostro permaneció sonriente, y mis gestos, aunque sensuales, se mantenían elegantes y orgullosos, pero si que me mostré obediente, pues eso es lo que el querría, obediencia. Así que no hable, como el me pidió, y me deje llevar, subiéndome yo misma a su regazo, rodeando su cintura con mis piernas tomándome ciertas libertades que por otro lado iba a ser muy agradables para el contrario, a quien deje manosear mis pechos a gusto, jugar con mis pezones. Mentiría si dijera que incluso no lo disfrute un poco, no soy alguien que desaproveche el placer gratis, siempre y cuando no me de asco, asi que incluso le deje escuchar un par de suaves gemidos, una amable servicio, podía sentirse afortunado, aunque estaba segura de que iba a gemir mucha mas esa noche, intencional, y no intencionalmente también.


Aunque no podía hablar había otras formas de comunicarme, como sonreirle de forma provocativa y relamer mis labios lentamente, deslizando uno de mis dedos por los suyos, recorrer su cuello con mi otra mano acariciándolo y apretando mi cuerpo contra el suyo, aunque no demasiado, para permitir que siguiera manoseando mis pechos a gusto, sabía lo que hacía, aunque seguí sin contestar a sus palabras, no eran una pregunta directa, ni un permiso para hablar, yo no tomaba riesgos absurdos por una suposición, sin un permiso explicito el silencio era mi mejor aliado, quitando los suaves gemidos ocasionales, por supuesto. Con todo estar callado eran...restrictivo, me habría gustado seguir hablando, después de todo hacia mucho que no hablaba con nadie que no la tratara como si fuera una diosa, embobado y hipnotizado, no eran conversaciones demasiado interesantes después de todo, pero seguramente habría tiempo de hablar mas adelante, de momento...seguiría comprobando si aquel hombre era digno de llamarse mi propietario, al menos, de momento.
Por lo menos me había dado en cierto permiso para usar su autoridad para protegerme a mi misma, lo que no estaba mal, unas palabras tan sencillas eran algo a lo que yo podía dar mucho uso si lo necesitaba.

Kaisa
Kaisa
Bi


Mensajes : 10

Vampiros Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty Re: [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Apofis Misr el Miér Mayo 27, 2020 12:03 pm

Y parecía que aquella niña era extremadamente servil, a un punto que le resultaba misterioso, sospechoso también por lo demasiado bien que parecía aceptar su destino como mascota. Y no podía ser ninguna infiltrada o espía, pues de ser así no hubiera tomado el humillante camino de venderse en el mercado negro. Sería tentar demasiado a la suerte, intentar que la diosa Fortuna te brindara de un destino que no siempre era bueno. ¿De verdad aquella vampiresa era tan extremadamente confiada y sensual por naturaleza? Entonces se llevarían extremadamente bien. Él seguía acariciándola, dedicando toda su atención a aquel no exageradamente prominente pero sí extremadamente bien formado y proporcionado busto, cariñoso y buscando también estudiar lo que hacía que Kaisa emitiera aquellos ocasionales gemidos para memorizarlo y saber cuándo utilizarlo. Obviamente, no todo iba a ser crueldad. Los sonidos de placer también le agradaban, eso era evidente, y producirlos lo veía como un buen ejercicio de empatía.

Lo que sí que hizo, por el momento, fue cambiar la posición de sus manos, ahora que ya había tanteado suficiente terreno por delante, deslizándolas por el vientre ajeno poco a poco para acabar en aquellas dos apretadas, duras, y prácticamente perfectas nalgas, apoderándose de ellas otra vez y dejando ahí clavadas sus manos, pues definitivamente, y ya que la otra seguía demasiado pegada a él como para que estar en otro mano le fuera incómodo, ese era el mejor lado donde podían encontrarse. Seguía disfrutando de las texturas, analizando esa belleza como lo que no dejaba de ser, una obra de arte que iba a consumir día tras días.

-Está bien, Kaisa. Puedes seguir hablando, eres una buena niña. -comentó, todavía con sus manos ahí, moviendo su cadera de tal forma que esta chocara con la entrepierna de aquella mujer, de nuevo. Los cristales estaban suficientemente oscurecidos para que no se les viera, y el conductor… Digamos que a un nomuerto no le interesa demasiado lo que hiciera su conjurador. Así que sí, iban a estar así mientras el coche fuera camino a su nueva casa- Una muchacha que va a tener una habitación muy bonita y nueva comida cuando llegue a su nuevo hogar. -pareció que eso sirvió para que el chófer arrancara. ¿Qué? Aun si se dieran un golpe, sabía que ni el uno ni el otro sufrirían la colisión más que por alguna molestia si era exageradamente grave- Veo que estás delgada, pero eres atlética, fuerte, y sé que me vas a tolerar en la cama. Y a cambio de lo que se te viene encima… Mira, esto es un pequeño adelanto.

Al final, acabó por apartar sus manos, de momento, dirigiéndolas hacia su americana y sacando de ella su cartera. Por supuesto, ya había preparado todo para ese día, y ya tenía en ella algunas cosas que sabía que agradarían a Kaisa. Como por ejemplo, una tarjeta negra que sacó de su bolsillo. Su densidad, forma y demás características dejaban claro que se trataba de aquellas que servían para realizar tan ansiadas transacciones como lo eran las monetarias. De color completamente negro, en ella estaba su nombre grabado en letras doradas, “Apofis Misr”. Pues bien, de momento, la dejaría en el pantalón ajeno, en su vientre, de tal forma que la ropa la dejara colgando y quieta en ese sitio.

-Tendrás un dinerillo que gastar cada semana, mucho en concreto, y será más si te portas bien. De momento, vas a ser mi niña mimada, ¿entendido? Luego… Ya podrás trabajar si de verdad lo deseas. Hasta entonces, eres totalmente dependiente de mí. Yo diré lo que vas a comer, lo que vas a gastar, y cuándo lo harás. Y siempre que te mantengas…
-le metió un pequeño pellizco en la nalga, solo por inercia, y por no perder costumbres, por supuesto- Vas a ser mi pequeña, Kaisa. Una pequeña que va a tener todo lo que quiera y más si se porta bien. Ahora bien, si de verdad tienes interés en ayudar a papá en su trabajo… Tendrás que aprender algunas cosas antes. Por muy bella que seas, está claro que tienes mucho que aprender para poder trabajar en el mercado… -suspiró, pensativo por unos segundos, todavía con ella encima, y sus ojos por supuesto, dedicando toda su atención hacia cómo el pecho ajeno se pegaba sobre sus disimulados pectorales. Porque sí, Apofis podía ser ligeramente desagradable a la vista, pero cinco mil años de entrenamiento marcial acababan haciendo que uno desarrollase cierta musculatura- Este es mi trato. De momento, limítate a seguir órdenes, y a cambio, yo te daré instrucción en los secretos que alberga nuestra institución. Una vez me demuestres fidelidad… Podrás unirte a ella.
Apofis Misr
Apofis Misr
Demi


Mensajes : 109

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty Re: [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Kaisa el Miér Jun 03, 2020 6:27 am



Seguí dejándome tocar, mas complacida que sumisa, no se le daba mal, así que simplemente me deje hacer soltando mas suaves gemidos y disfrutando de la sensación, hacia tiempo que no lo hacía con alguien a quien no hubiera lavado el cerebro, en cierto modo tenía ganas de aquella noche, el sexo como es debido era algo que llevaba un tiempo sin tener, y aunque violar a chicas no estaba mal, cuando eran marionetas no siempre era entretenido, sugestionarlas a medias era mejor, pero no podía hacer eso en el mercado, habría sido un riesgo, así que llevaba mucho sin hacerlo con alguien que no fuera un robot. -No lo soy-. Dije sonriendole. -Y tu no quieres una niña buena-. Añadí con una connotación muy clara en mis palabras. -Espero que esa habitación tenga una cama bien grande-. Acerque mis labios a su oreja y la lamí con suavidad. -La vamos a necesitar- Le ronronee apretando mis pechos mas contra el ahora que sus manos estaban en otro sitio. Disfrute nuevos elogios sin ocultar lo mucho que estos me agradaban sonriendo complacida al escucharlos y recibí la tarjeta observándola, momento en que mis ojos brillaron, pero no con la esperada codicia, ni la alegría, no, una emoción distinta brillo en estos, ambición, el pensamiento y decisión de llegar a tener algún día algo asi con mi nombre en el.


-Espero que pueda gastar en ropa, y ya que hablamos del tema, espero que tengas alguna preparada, de poder ser, ligera, corta, ceñida y fácil de quitar para lo que vamos a hacer mas tarde-. No ocultaba en absoluto mi lujuria por supuesto, sabía que a el le gustaría, de hecho comencé a pasar mi lengua por su garganta de nuevo dejando en un par de ocasiones que mis colmillos le rozaran la piel sin clavarse en ella, y acaricie el otro lado de su garganta mientras enroscaba mi otro brazo en su cintura para pegarme aun mas a el. -Espero que me enseñes muchas cosas, tanto dentro como fuera de la cama-. Apreté mis piernas en torno a la cadera ajena presionando mi entrepierna contra la zona de la suya, provocar se me daba bien, aunque igual si me pasaba iba a acabar haciéndolo en el coche, debería controlarme, pero controlarme si que no se me daba nada bien. -Estoy segura de que te seré de mucha utilidad, al punto de sorprenderte, ya lo veras, todos te envidiaran por tener a una chica tan hermosa y excelente a tu lado, haré lo que dices, pero no dejare de ser quien soy, si me pides algo que no me guste, voy a decírtelo, podrías obligarme, por supuesto, pero eres libre de elegir si quieres un juguete mas que romper en la cama, o una mujer maravillosa que tener a tu lado, estoy segura de que ya te aburriste de lo primero, y también, no creo que nada de lo que me pidas no me vaya a gustar-. Clave mis ojos en los suyos, sin ápice de miedo, aunque el pudiera ser una amenaza clara a mi integridad física en aquellos momentos, solo sonriendo, no confiada, sino segura de mi misma. -Y si me equivoco, entonces eso solo significa que no valía la pena-. Mis palabras podían interpretarse como que yo sería quien no valdría al pena, pero en realidad yo me refería a que sería ir con el lo que no valdría la pena, y entonces tendría que dejarlo y ir por mi cuenta de nuevo, tal vez dejar la isla, por un lugar mas interesante, podría empezar de nuevo y poner a los humanos a mis pies con mi música, pero prefería no tener que hacerlo, sunflower era un lugar mucho mas interesante para vivir, asi que esperaba que el no me decepcionara.

Kaisa
Kaisa
Bi


Mensajes : 10

Vampiros Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty Re: [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Apofis Misr el Jue Jun 04, 2020 2:43 pm

Parecía totalmente satisfecho con la personalidad y el carácter ajeno. Había sido, indudablemente, una exquisita adquisición, de belleza y calidad claramente muy superiores a lo que normalmente entraba o salía del mercado. Parecía también contentarse con su situación, o al menos, actuar como que le agradaba encontrarse ahí. Solo con esas cosas, se estaba ganando el favor de Apofis, manteniéndose como una buena cachorra que sabía que para ganar el premio, tenía que dar la patita antes y obedecer. En caso de seguir por aquel camino, en caso de mantenerse fiel y servil, tendría lo que quisiera y más. Quizá hasta añadiera un par de cientos de dólares más en aquella tarjeta, o libras esterlinas, para ser preciso, solo para mostrar su satisfacción con el servicio y los movimientos que esta le estaba brindando.

-Tenía pensado comprarte algo que me pusiera más caliente de lo que ya estoy, pero… Me gusta demasiado lo que llevas -comentó, relamiéndose por unos segundos los labios mientras sus dedos recorrían aquel delgado y fibrado cuerpo, desde las nalgas hasta la cintura, y luego volviendo ahí abajo, como le agradaba- Creo que lo vamos a hacer contigo llevando esto, cariño. Solo… Intentaré no romperte estos pantalones, porque te quiero ver con ellos más de una vez. -confesó, admitiendo así sus gustos por la ropa ajustada o quizá por cómo esta favorecía el cuerpo de la vampiresa- Me alegra que aceptes tan rápido tu nueva posición, cachorrita.

Y ahora, se dedicó a mirar por la ventana por unos segundos, pues tras aquellos oscurecidos cristales se encontraba esa ciudad que dominaba tras las sombras, ese lugar en el que las almas de quienes moraban en él habían firmado de forma inconsciente un contrato de total subordinación hacia la mafia y todo lo que la organización representaba. Si él quería, podía conseguir lo que quisiera, por mucho que la policía intentara evitarlo o el gobierno estuviera menos o más de acuerdo. Era innegable que la ciudad estaba sometida, primero, a la voluntad de la mafia. Justo en ese momento, pasaron por delante de un edificio relativamente alto, de esos que una empresa bien asentada en el mercado adquiría como muestra de poder.

-¿Ves eso, pequeña mía? -sí, iba a comenzar ya a referirse a la contraria como una menor, para que fuera adaptándose la vampiresa (o al menos, si era suficientemente perspicaz, se percatara) al juego que quería tener con ella, ese juego en el que ella sería su princesita e hija y él podría enorgullecerse de tener esa hembra en su cama noche tras noche- Tú podrías tener mucho más que un mero edificio. Ellos son ricos, pero su riqueza solo se basa en acumular inmovilizado y billetes. -señaló despectivo ese edificio, chasqueando los dedos para hacer que un extraño fulgor negro brillara en él antes de extinguirse. Posiblemente, algún trabajador del lugar recibiera un hermoso y fulminante estoque en el centro de su pecho, pero poco se podía hacer para contener las voluntades de Apofis- Ese poder es efímero, y se extingue tan rápido como pasa el tiempo. Solo la fuerza da poder, solo la mano de hierro prevalece en las altas esferas. Y por supuesto, quienes contenten al caudillo que posea ese poder, saldrán bien parados. Podría volverte una CEO de alguna compañía como regalo si me demuestras fidelidad. ¿No te gustaría? Ir vestida con una falda ajustada, americana, y mirar con desdén la ciudad desde lo alto de un despacho, con algún muchacho atado con una correa en tu mano y una copa de cava en la otra. -la atrapó por el mentón- Tienes cara de ser una mujer responsable, suficiente como para ofrecerte a trabajar en la mafia y que se tenga en cuenta tu propuesta. Eso me gusta. Esa es la actitud, pero como he dicho, tienes que empezar desde abajo. Y desde abajo… Es… Desde aquí abajo.

Por supuesto, sostenerla desde ahí tenía una intención, con la otra mano tal y como estaba todavía en la nalga ajena. Comenzó a mover el cuerpo ajeno, como si quisiera llevarla al espacio que quedaba entre su asiento y el delantero, de tal forma que quedara de rodillas frente a él. No hace falta describir mucho la libido con la que lo hizo, o el deseo con el que lo hizo.

-¿Entiendes lo que quiero? Una mamada en un coche en marcha… Creo que nunca he tenido esa experiencia. Claro que si lo prefieres, solo con quedarte ahí y calentarme un poco más de lo que ya está haciendo tu carita de niña mala me conformo. Pero… Luego será peor, por supuesto. Vamos, sé una niña buena. -añadió, irónico ante el comentario que ella había dicho antes, respecto a si él no quería de eso- Tienes hasta que el coche llegue a su destino para demostrarme que mereces trabajar para mí o relegarte a ser una esclava. Contenta a tu papi, Kaisa.  
Apofis Misr
Apofis Misr
Demi


Mensajes : 109

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty Re: [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Kaisa el Jue Jun 04, 2020 3:36 pm



-Pues claro que te gusta, lo escogí yo, pero no es lo mas cómodo o practico para la cama, sobre todo si no quieres romperlo y al mismo tiempo disfrutarlo, si lo abres y bajas para hacerlo se aflojara y no marcara como lo hace ahora, y si no tendrás que romperlo para ir mas lejos de la parte de arriba, aunque por supuesto puedes hacerlo con la ropa que prefieras, solo pensé que tendrías alguna en mente, pareces un hombre preparado-. No parecí mostrar mucha atención a aquel discurso, ni siquiera había mirado dos veces al edificio, las empresas no me interesaban, no quería tener que cargar con algo que podía derrumbarse, ni mucho menos dependes de estúpidos accionistas que no tendrían un uno por ciento de mi capacidad intelectual, yo quería brillar de nuevo, el poder para mi era otra cosa. -Poder es doblegar a otros, no por que eres mas fuerte, sino porque desean seguirte, someterse, hacer que otros quieran ser tus esclavos es el poder de verdad, que te alaben como su dios, ese es el tipo de poder que aprecio, todo el dinero del mundo no significa nada, el dinero se gana y se pierde, pero no te representa-. Amplié mi sonrisa. -El dinero es poder otorgado, yo prefiero el poder inherente. A menudo se dice que el segundo es inferior, porque el otorgado, también llamado adquirido, aunque viene de otras cosas, tiene una escala mucho mayor, pero yo creo que es tan sencillo como lograr que el poder personal alcance esas escalas, no tengo interés en un poder que alguien pueda quitarme-. Tome su rostro y lo bese en la boca, un beso lento, muy muy lento, pero bastante profundo, con mi lengua recorriendo con mucha lentitud cada rincón de su boca antes de separarme. -Por ejemplo-. Apoye mi mano en su entrepierna. -Hacer aquello que quiero hacer, es el poder mas fuerte que existe, todo lo demas no importa si no puedes hacer lo que deseas al final, ningún poder vale ese precio-.


Lleve mis manos a mi cabeza y solté mi cabello, algo que hacía en pocas ocasiones, dejando que cayera en torno a mi cuerpo, largo casi hasta mis pies, pese a mi propia y destacada altura, y por supuesto estando sentada este tocaba el suelo del auto de hecho, y envolvía mi cuerpo como un velo fragante, retire mi top despacio, de forma excitante y provocativa, cual streaper profesional, dejándolo a un lado con suavidad en lugar de arrojarlo de forma vulgar, y me agache en el suelo, entre sus piernas sonriendo de nuevo, en lugar de de rodillas como había querido ponerme el, estaba mas bien medio recostada, con parte de mi cuerpo descansando entre sus piernas mientras abría su cierre del pantalón, y tiraba de la ropa interior para dejar que su miembro saliera fuera, después recorrí mis propias manos con la lengua, de forma lenta, excitante, hasta cubrirlas bien con mi propia saliva y extender esta por mis pechos desnudos, también con lentitud, provocandole, después si me incline hacia su cosa y la envolví en mis exuberantes pechos, y comencé a masajearla entre estos, agachando la cabeza para depositar suaves besos en el glande, deteniendo estos sobre este para darle caricias con mis labios en el, lentas, suaves, abriendo mis labios muy poco a poco para que aquella cosa entrara muy lentamente en mi boca hasta tener su miembro sumergido en mis pechos y su glande dentro de mi boca, donde mi lengua lo recorrió lentamente en círculos con buena técnica, estimulándolo, mis colmillos habían desaparecido, obviamente no iba a tenerlos fuera cuando hacia algo asi a menos que la persona me cayera muy mal, los movimientos de mis pechos continuaron, no eran particularmente rápidos, eran lentos y meditados, pero muy precisos en estimular el miembro, de forma que el desde arriba pudiera apreciar cada movimiento de mis labios, mi lengua, y mis pechos envolviendo su miembro, no tenía ningún reparo en hacer eso, no era algo que considerara particularmente humillante como otras, de hecho tener sexo en si era algo mas personal para mi y aun asi no se trataría de lo mas privado, para mi había algo mas allá, y eso no iba a dejárselo hacer aun, desde luego, asi que continué, terminando por acelerar un poco, solo un poco, los movimientos para mayor estimulante, y durante todo ese acto, pese a lo preciso y por asi decirlo profesional que era, mis ojos no bajaron un solo momento de los suyos, con un brillo divertido, provocativo y coqueto en ellos, no deje escapar un solo sonido de mi garganta, a parte del motor del coche solo se oían los húmedos sonidos del acto en si, al final de este, cuando le sintiera palpitar, empujaría mi rostro hacia delante para engullir profundamente hasta mi garganta su cosa y dejarle descargar en ella, tragándome hasta la ultima gota sin que el semen llegase a tocar el interior de mi boca, no porque no quisiera su sabor en ella, sino para que si el quería besarme otra vez no hubiera restos de dicho sabor en mi lengua. Sonreí y lo observe soltando una suave risa. -Y no hay forma de que no hayas hecho esto antes, seguramente mas de cien veces te lo han hecho en un coche en marcha, pero mi pregunta es, ¿ha sido esta la mejor?-.

Kaisa
Kaisa
Bi


Mensajes : 10

Vampiros Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty Re: [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Apofis Misr el Sáb Jun 06, 2020 1:41 pm

Sería quizá conveniente para este momento explicar cómo había acabado Apofis interesándose tanto por Kaisa, pues no todo es rumor, también hay una segunda parte en esa historia, haría unas dos semanas. Mientras la otra comenzaba a desabrocharle la bragueta, él cerró los ojos, atrapándola por el cabello por pura inercia con su mano derecha, y relajando la cadera por el efecto casi inmediato que parecieron tener las caricias ajenas en su cuerpo, soltando una especie de ronroneo que demostraba su placer en la situación, y su cabeza decidía recordar cómo fue la primera vez que la vio.

Tan ineptos eran sus propios subordinados, que se habían demostrado incapaces de mantener un horario entre sí para atender al público, para vergüenza de su persona y para desgracia de quienes tuvieran que estar ahí en lugar de él, en la recepción, pues en cuanto descubriera el nombre de aquellos que habían osado romper con el perfecto horario laboral que les había dictaminado, posiblemente, esos pobres seres acabarían como un producto más del catálogo que descansaba a un lado de la mesa, en el que publicitaban las diversas mascotas que estaban actualmente a la venta. En ese contexto, como no podía ser de otra forma, se las vio utilizando el ordenador portátil (que Simon se encargó de enviar hacía unos días al lugar donde fueran a parar las máquinas una vez un unicornio las pateaba) que le había acompañado durante bastante tiempo, revisando los diversos documentos correspondientes a la contabilidad de la empresa, que por supuesto controlaba él. Pocos parecían conocer lo que era el método de partida doble en esa isla, o cómo se evadían impuestos (que era lo importante a fin de cuentas, porque no pensaba permitir que ni una sola libra de su bolsillo fuera dedicada a la construcción de ningún hospital), así pues, quién mejor que un reputado economista para ello. Un economista que por cierto, tenía poca paciencia y todavía menos escrúpulos.

Solo una cosa no le agradaba. Para el procedimiento de la cuenta 436 (clientes de dudoso cobro), se necesita un complejísimo asiento a realizar. Sirve, básicamente, para que en caso de duda sobre el cobro de algún recibo, se tenga constancia de que esto pasar, y que la empresa no cuente con ese dinero como algo seguro. Y había una cantidad bastante grande que supuestamente iba a pasar de clientes de dudoso cobro a la cuenta 650, es decir, las pérdidas incobrables, normalmente por concurso de acreedores o la declaración de quiebra del acreedor (¿por qué el narrador sabe con este grado de detalle cómo funciona la contabilidad? Ojalá él lo supiera. Quizá es solo un truco para seguir haciéndote leer algo que definitivamente no es lo que esperabas al ver el +18 del título). Una mujer, Kaisa. De todas formas, endeudarse con cualquier sucursal o empresa afiliada al mercado de esclavas solo podía tener como resultado un destino, y era pagar la deuda con el propio cuerpo. Fue en ese entonces, mientras dejaba constancia de tal asunto a tratar, que le dio por investigar un poco de su nueva acreedora. Y por qué negarse, solo con ver de qué se trataba, decidió hacer que las cosas se movieran a su favor.

Y parecía haberlo hecho bastante bien, por cómo había acabado con ella entre sus piernas (que sí, calma, que ya llegamos a la parte que interesa), dejándole a él la simple tarea de sostenerle la cabeza para llevarla un poco más hacia él y dejarse hacer hasta que no viera nada que no le molestara. Y la verdad, por cómo esa lengua se movía por su miembro, solo sabía que la vampiresa tenía cierta experiencia al respecto. Eso era algo interesante, y que no parecía desagradarle por aquel sonido de placer que constantemente emitía. Podría haber hecho mucho más, por supuesto, podría agarrarla violentamente si no le gustaba el ritmo a ir mucho más rápido, pero Kaisa parecía adaptarse bien a los tiempos de la serpiente. Sentía lo estrecha que era la boca ajena una vez cerrada, y cómo aquellos bastante bien formados pechos se pegaban contra las partes más inferiores de su (cabe decir de importante tamaño) miembro, haciéndolo así sentirse mucho más apretado, estrecho, pegado a ese cuerpo mientras movía su cadera poco a poco para facilitar un poco la faena.

Y al final, simplemente, cerró los ojos, entregándose al placer y guiándose solamente por el tacto que sentía, por la humedad de los labios ajenos o la presión y fricción que el pecho ejercía sobre su miembro. Vamos a ahorrarnos que no hizo absolutamente nada más, por pura pereza, y porque solo quería ver cuanta maestría tenía la contraria en eso que quería hacer con ella. Tras unos quince minutos, más o menos, en los que simplemente terminó de deshacerse y relajarse por completo, comenzó de forma instintiva a clavar las uñas contra la tapicería (rompiéndola al instante, por supuesto), notando como algo comenzaba a revolverse ahí abajo. Los movimientos ajenos eran demasiado expertos, demasiado juguetones y demasiado invasivos, suficiente para hacer que hasta un hombre como él tuviera que morderse los labios. Casi le daban ganas de terminar con aquello, agarrarla del cabello con más fuerza y montarla en ese mismo lugar, pero… No tuvo tiempo.

Simplemente, acabó por ceder. De momento, quedó suficientemente complacido como para dejarla en paz unas horas. Suspiró, para luego jadear ligeramente. Ni tan siquiera había dudado en tragarlo todo, para su propio gusto, que simplemente era el de ver a sus pequeñas tragarse todo lo que les regalaba sin más. Se reincorporó poco a poco, en completo silencio, sonriente y claramente satisfecho, mientras como buenamente podía volvía a guardar el arma. La iba a volver a usar… Y no se iba a estar tan quieto la próxima vez.

-Muy bien, cachorrita -felicitó, todavía jadeando un poco- Papá está satisfecho. Y no, no creo que me hayan hecho esto en un coche nunca. Algunas cosas mejores sí, ¿pero una mamada? Creo que eres la primera que me hace correrme antes de las dos horas, así que… Sí, te felicito, eres toda una experta. Solo por esto, te voy a poner a tu servicio a un criado personal. -ahora, la intentó volver a tomar, por donde pudo, para volver a sentarla sobre sus piernas, de una forma ligeramente más cariñosa y cálida de lo que hizo segundos atrás- Falta poco para que lleguemos. ¿Qué más cosas necesita esta niñita que le pueda comprar Papá? Díselo, anda, no te cortes. Tenemos unos minutos antes de que… Me recargue. Así que disfruta antes de que sea amable.
Apofis Misr
Apofis Misr
Demi


Mensajes : 109

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty Re: [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Kaisa el Dom Jun 07, 2020 11:06 am



-Naturalmente que estas satisfecho, he sido yo quien lo ha hecho-. Dije sin ninguna falta modestia relamiendome los labios y llevándome dos dedos a estos en un gesto satisfecho y lascivo. Aun no creía que nadie se lo hubiera hecho honestamente, pero tampoco tenía muchas ganas de discutirle, tal vez fuera cierto por típicas que fueran esas cosas, desde luego, no era mi primera vez al menos. -Criada-. Dije con una amplia sonrisa, si alguien iba a atenderme quería que fuera una mujer. -Una criada "bien" vestida-. Ronronee y me deje subir, pegándome a el de nuevo y dándole un beso en el cuello. Me colgué de su cuello y puse tono de niña mimada con expresión divertida. -Uhm, ¿que tal si papa me da permiso para salir a jugar de noche?-. Me acurruque contra el y volví a besar su cuello de nuevo. -He oído que a papa le gusta buscar juguetes nuevos el mismo, a mi también me gusta, ¿me dejaras hacerlo algún día?-. Ronronee recorriéndole la piel de la garganta con la punta de la lengua. -Estaré en casa para la hora del desayuno-. Bromee haciendo referencia a que al salir de noche iba a ser pasada la cena. -Papa puede quedarse los juguetes de los que me aburra, venga "papi", deja salir a tu niña a pasear, no es bueno estar encerrada en casa-.


Me preguntaba si penaba hacérmelo en un coche en marcha, ¿acaso su paciencia no daba hasta que llegáramos a nuestro destino? Aunque sería entendible, estábamos hablando de mi, por supuesto que contenerse no era sencillo, del mismo modo que cuando compras una barra de pan recién hecho te sientes tentado a probar el extremo antes de llegar a casa, sin duda probarme debía ser muy tentador, ¿podría el aguantar? No, seguramente no, una pena, no había mucho espacio ahí dentro.
Recordando de pronto que mi pecho estaba descubierto tome el top de nuevo, volviéndomelo a poner, no me molestaba estar desnuda pero, aquellas ropas me favorecían mucho, la desnudes era algo vulgar y simple comparado a la ropa adecuada, y solo la elegía cuando necesitaba esa parte de mi cuerpo desnuda.


mientras esperaba su respuesta tome la tarjeta que aun seguía firme en mi vientre y la saque del borde de la prenda, mi ropa era sexy pero no tenía bolsillos, ni donde guardarla. -Ahora que lo pienso, no estaría de mas que papi me compre un bolso-. bromee con una suave risa y acabe por meter la tarjeta en el bolsillo que todas las mujeres tienen...bueno, no todas, solo las bien dotadas. Después rodee su cintura con mis piernas, su cuello con los brazos y sin decir mas lo bese, con suavidad, acariciando sus labios con los míos y sin meterle la lengua ni nada, solo un sensual acercamiento, aunque mis labios estaban entreabiertos en todo momento, invitándole a el, si quería, a entrar por su cuenta.

Kaisa
Kaisa
Bi


Mensajes : 10

Vampiros Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty Re: [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Apofis Misr el Dom Jun 14, 2020 2:35 pm

También parecía que aquella mujer era consciente de sobra de sus propias habilidades. Por el momento, le permitiría mantenerse arrogante, porque se lo merecía. Estaba satisfecho más que de sobra con aquella rápida felación que había tenido lugar ahí, e incluso se podría decir que lo había contentado por lo “rápido” que había estallado en comparación a cuando eran otros u otras los que intentaban provocarle el orgasmo tan rápido.

Pero ahora estaba sonriente, sosegado, acariciando el largo cabello de la vampiresa mientras esta hablaba. Su habitualmente nula respiración se mantenía ahora ligeramente alterada. Vio cómo se recolocaba la ropa, y por lo que pudo deducir, más o menos, se dio cuenta de que posiblemente se llevarían bien en más de una cosa. Parecía haber entendido sin mucho problema qué clase de juegos le gustaban seguir a él, y en menos de unos segundos, había adoptado una faceta que si bien notaba que era totalmente teatralizada, no volvía aquello menos adorable o excitante. Algo en su interior le pedía simplemente aceptar los caprichos de la “joven” por el mero hecho de cómo lo estaba pidiendo. ¿Qué clase de mal padre sería de negarle aquellos pequeños deseos a Kaisa?

Simplemente sonrió, apretándole los mofletes por unos segundos para dejarle los labios ligeramente más apretujados, como siempre hacía para que estos quedaran ligeramente salidos hacia afuera y poder dejarle un castizo beso en ellos, cual padre haría con su pequeña.

-Está bien, Kaisa. Después de que me prepares una cena en condiciones, podrás salir a pasear. Siempre y cuando vuelvas, por supuesto. -no esperaba una condición diferente. Podía localizarla fácilmente, pero aun con esas, ella podría deducir que le salía más rentable volver a la mansión de Apofis y recibir ese “amor” por su parte, que también se vería reflejado en más y más ceros a la derecha de la cuenta corriente- Quizá puedes buscar tú misma esa mujer a la que quieras usar de criada. Has vivido en el mercado un tiempo, seguro que viste alguna cachorra que fuera más de tu agrado que otras. -dulcemente, siguió apretando aquellos mofletes, mientras que su otra mano estaba tomándola por la cintura, firme, con tal de mantenerla en esa posición y evitar que se cayera por el movimiento del coche, solo por si acaso- Puedes darte una vuelta y elegir esta noche. Te dejaré las llaves un rato para que puedas ir probando las que te sean más apetecibles.

¿No era acaso el padre más cariñoso que pudiera tener aquella joven? Era innegable, ¿verdad? ¿Qué padre le regalaba a su pequeña todo un banquete de hermosas almas que catar sin que se resistan? ¿Verdad que a ti nunca lo hubieran hecho? Nadie era mejor que Apofis, sin duda. ¿Lo de Honey y Simon? No, eso no importa, ¿qué haces teniendo en cuenta eso? ¿No ves que ahora está siendo amable, eh? Solo llévale la contraria una vez y habrá sangre. El tema es que ahora se mantenía cordial y conciliador, como quien mima a su mascota. Una mascota bastante peligrosa e inusual, si se le permitía decirlo.

-Para comprarte un bolso, tienes tu tarjeta de crédito. Gestiona el dinero, es parte de ser una adulta responsable, ¿no? ¿O prefieres que papá te mime y decida todo por ti? -preguntó, con un tono claramente burlón, y así se intentó mantener hasta que la otra volvió a tener una buena idea. Durante unos segundos, quedó impactado por el beso, dejándola hacer antes de tomar la iniciativa e intentar penetrar poco a poco por los labios ajenos, tomando más y más la iniciativa poco a poco, hasta acabar por marcar el ritmo con su lengua y gestos. Su mano siguió ahora en la cintura, mientras que la otra se colocaba sobre el muslo ajeno, pues era de lo poco que todavía no había tocado- Creo que eres más autónoma que eso. Y no te preocupes, tenía pensado prepararte un bonito recibimiento en casa. ¿Alguna vez has comido sushi sobre una mujer desnuda? Seguro que te va a encantar.
Apofis Misr
Apofis Misr
Demi


Mensajes : 109

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty Re: [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Kaisa el Miér Jun 17, 2020 1:21 pm



Correspondí al beso, por supuesto, le deje entrar libremente a mi boca y entre ne la suya, ladee mi rostro ligeramente, acaricie su cuello y pecho con las yemas de los dedos y baile una danza húmeda in sensual con mis labios y los suyos, presione mis pechos contra el un poco, solo lo bastante para que los sintiera, y al final del beso le lamí el mentón antes de separarme con una sonrisa felina. -Claro que puedo comprarlo, pero tenia curiosidad por tus gustos, si vas a tenerme a tu lado estoy segura de que sería conveniente conocerlos, aunque a juzgar por como disfrutar tocarme ahí abajo, deben de ser similares a los míos- Ronronee y al cabo de un momento puse una expresión pensativa. -Y no, lo cierto es que ninguna de las niñas del mercado me interesan, ¿como decirlo? Si ya están atadas no las quiero-. Mi sonrisa se volvió entre picara y sádica. -Si vas a ponerme a alguien debe ser una mujer, y no debe querer hacerlo, o de lo contrario sera aburrida, pero si vas a dejarme pasear esta noche, entonces la encontrare por mi cuenta, no debería ser difícil, solo lamento decir que aunque nunca he comida sushi de esa forma, no es algo tentador para mi, por decirlo de una forma, temo que dejare la comida a un lado y me comeré los platos-. Me relamí sonriente y mostrando mis colmillos para recordarle mi condición. -Aunque puedo comerlos, no tengo demasiado interés en alimentos sólidos, aunque por supuesto, haré un esfuerzo si tu quieres, puedo incluso ser el plato algún día si tanto te gusta a ti, pero temo que seguiré mordiendo la vajilla inevitablemente-.


Entonces suspire y puse expresión ligeramente lujuriosa, con un pequeño tinte de impaciencia y adornada con curiosidad, toda una obra de arte de expresión la verdad. -¿Vamos a tardar mucho mas? El coche esta bien pero no hay mucho espacio, la niña quiere jugar con papi en un lugar mas amplio-. Ronronee pegándome a el de nuevo y le mordí la oreja, sin colmillos, usando dientes humanos y con suavidad, deslice mi lengua dentro de su oreja, la pase por la linea de su mandíbula y descendí por su cuello, donde volví a morderla un par de veces con suavidad, usando solo mis incisivos humanos, antes de retirarme y darme la vuelta, apoyando mi espalda en su pecho, sentándome encima suya con expresión provocativa, tome su mano y la puse en mi vientre, asegurándome de dejar las yemas de sus dedos encima del cierre de mi ajustado pantalón. -Si vamos a tardar mucho habrá que entretenerse un poco, ¿que le apetece hacer a papi con su niña?-. Aunque dije eso era claro que era a la niña a la que le apetecía que papi le hiciera algo, solté mis zapatos entre si para quedar descalza y acaricie con los dedos de los pies sus tobillos. -¿O debería probar a usar estos para que papi lo disfrute de nuevo? Eso a lo mejor si que no lo hiciste nunca-.

Kaisa
Kaisa
Bi


Mensajes : 10

Vampiros Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty Re: [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Apofis Misr el Jue Jun 18, 2020 11:36 am

-Por supuesto, debes entender que el sushi no es más que una excusa para morder a la muchacha. -aclaró en cuanto la otra terminó de hablar, intentando recordarle así que él también era de esas criaturas que consideraban que la carne a catar solo era decente si venía de un cuerpo todavía vivo. Él era esa clase de hombre que mantenía en su hogar vivas a diversas hembras solo para ir devorándolas noche tras noche, o a varones, aunque a esos prefiriera mantenerlos de sirvientes- No soy un humano, querida, por si no te ha quedado claro. Comemos de la misma forma, y si en parte te he comprado… -agarró con una mano la larga cabellera de la contraria, arrastrándolo hacia atrás para forzarla a mover la cabeza a esa dirección y que su cuello quedara expuesto, de tal forma que sus dedos pudieran posarse sobre el mismo y acariciarlo en la zona donde debía estar la yugular- Es para disfrutar de tu carne también. Vas a ser mi cena, mi comida y vas a servirme, cada día, o al menos, así harás si de verdad quieres volverte una vendedora del mercado o una mujer libre.

Puesto a que sí, en efecto, si aquella mujer se mostraba como una cachorra fiel y que sabía servir a su amo, quizá le compensara con eso último que había asegurado. Podía hacerlo, ella era una vampiresa, no tendría problemas, y quizá, a cambio de ir a visitarlo un rato cada día, Kaisa pudiera disfrutar de un harén completo de criados o lo que fuera que quisiera ella misma. De momento, y ante las insistencias que estas mantenía, acercó poco a poco sus dientes hacia aquel hermoso y delicado (al menos a su parecer) cuello, dejándole un pequeño beso, para luego pegar sus labios más, y que el beso se convirtiera en una lenta succión, clavando ligeramente sus dientes sobre la piel de la vampiresa con tal de dejarle una pequeña marca.

Aquellos últimos comentarios le recordaban a lo que un niño diría cuando llevaba demasiado dentro de un coche, y por qué negarlo, teniendo en cuenta la estética infantil con la que quería dotar a los apelativos que debían darse el uno al otro, era perfecto. Tras unos segundos más en aquella especie de mordisco, se apartó poco a poco, mostrando una mirada cansada, la mirada que en definitiva le dedicaría un padre a su niño tras haber repetido aquellas palabras una vez y otra.

-Oh, de verdad, pequeña mía, eres muy mala. Voy a tener que castigarte por ser una niña tan traviesa.
-su voz, firme pero bastante amable, sonaba perfecta para la situación. No tenían espacio, en efecto, pero conociendo ya él lo poco de camino que quedaba, sabía que solo tenía que contenerse unos minutos más. Solo unos minutos antes de poder cumplir sus palabras- Papá va a disfrutar mucho contigo sin que tengas que hacer eso. Sé paciente.

Y tras eso, dejaremos a Papá e hija besarse o hacer lo que fuera que quisieran hacer los pocos minutos que quedaban para llegar a la Sublime Puerta, el hogar de Apofis. Una estructura que intentaba imitar las formas del Palacio de Topkapi, con toda su majestuosidad y lujo. De la decoración hasta los arcos orientales, todo mostraba el altísimo nivel adquisitivo del varón. Por supuesto, no dejó que aquellos descalzos pies se mancillaran del jardín donde aparcaron hasta la puerta, y la llevó entre sus brazos, usando su magia para abrir las puertas que se cruzaran en su camino.

En todo palacio de un califa o sultán, había una sala exclusiva para las mujeres, la sala del harén. Ahí todas convivían, a la espera de que el sultán las tomara, y ahí pensaba dejar que vivieran todas sus mascotas femeninas hasta nueva orden. No se podrían quejar. El lugar era hermoso, ricamente decorado, poseía comodidades más que de sobra y lo único que podrían lamentar es que no gozarían de la intimidad que disfrutaban los concubinos, al disfrutar cada uno de un cuarto para sí. Pero no, ellas dormirían todas juntas entre cómodos cojines y la una cerca de la otra. Para incentivar la creación de vínculos, por supuesto. Y el lesbianismo, también, por supuesto.

Y ahí fue donde la llevó, dejándola en el sofá. La disposición de la sala, si bien simple y bastante sobria, destacaba porque en el centro se encontraba un sofá en el que posiblemente se encontrase el monarca cuando estuviera de visita, y en el que ahora estaría Kaisa, de momento, mientras Apofis se sentaba a un lado y acariciaba los muslos ajenos, agarrándolos simplemente para asegurarse de su dureza.

-Muy bien, pequeña, pero te recuerdo que tenías un castigo pendiente
. -a medida que decía eso, iba arrodillándose frente a ella, todavía forzándola a mantenerse abierta de piernas mientras acercaba su rostro hacia la intimidad ajena, aunque fuera por encima de la ropa, para luego, con su lengua, recorrerla por encima de la tela, acercándose más y más a medida que lo hacía para que al final acabara con la cabeza entre las piernas de la vampiresa por completo- Y creo que sé qué castigo será.

Recordemos que Apofis tenía un especial fetiche con las cuerdas, las ataduras, notar que estaba sometiendo a la otra persona, por no decir que era lo único que verdaderamente le excitaba. Es por ello que lo primero que hizo mientras comenzaba con su trabajo fue chasquear los dedos, haciendo que de sus manos, que se mantenían peligrosamente cerca de las ingles de la mujer, brotaran oscuras y finas líneas de oscuridad, que se desplazarían por toda la pierna, comenzando a rodearla hasta formar dos sólidas cuerdas, que entrelazándose a la altura de la cintura, la mantendrían con las piernas completamente abiertas, sujetándose en el aire para mantenerla además un poco suspendida en el aire, lo suficiente para llegar él a esa altura y que ella pudiera sostenerse igualmente (por comodidad) en el sofá, con libertad total de brazos de momento. Esto estaba pensado además, para poder girarla en cualquier momento y dejar su trasero totalmente a su merced.

Siguió con sus cercanías, aprovechando para oler, para acariciar con la yema de su dedo por la cercanía, saboreando cada minúsculo detalle antes de hacer lo más mínimo. Cómo no hacerlo con aquel jovial cuerpo, tan repleto de vida como energía.

-Se cambian los planes. Hoy nos quedamos aquí hasta la noche, que es cuando te dejaré salir. -
sentenció, mientras que con la mano que no estaba utilizando para pasearse por la intimidad ajena le pegaba una pequeña palmadita en la nalga- ¿Sabes lo que me encantaría hacer ahora mismo? Violarte, pero sé que haga lo que haga vas a querer, porque no puedes decir que no a papi, ¿verdad? Así que tendrás otro castigo.

Y ahora, a modo de masaje, separó sus labios y boca de ahí para dejarle más espacio a las manos, que comenzarían a acariciar el perineo de la mujer (supondremos que la ropa era suficientemente ajustada para que ella pudiera sentirlo al menos), al igual que rozaban los labios inferiores que tanto deseaba llevarse a la boca. Pensaba dejarla a base de masajes al borde del orgasmo antes de simplemente dejarla ahí suspendida durante unas horas, sin llegar a dejarla culminar mientras miraba el espectáculo, y cada vez que la viera sentirse un poco más relajada, volvería a excitarla solo para dejarla en la misma situación.

-¿Cuál crees que será ese castigo, Kaisa? Díselo a papi, venga, dile a papi que eres una chica mala y te mereces lo que te va a hacer.
Apofis Misr
Apofis Misr
Demi


Mensajes : 109

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty Re: [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Kaisa el Jue Ago 27, 2020 7:01 pm



Dedique el resto del viaje, al cual no le quedaba mucho, a mantener una actitud sensual y provocativa pero sin llegar a hacer nada casi, salvo rozar labios algunas veces, o dejarme tocar aquí o allá un poco, restregué mis cuerpo con el suyo, si, deje que mi aliento rozara su garganta, también, pero no termine de dejarme meter mano ahí abajo desde luego, ni volví a bajarme el top para exponer mis pechos de nuevo, tenía que estar minimamente presentable al llegar a la casa, puede que legalmente fuese una esclava pero en mi corazón jamas dejaría de ser una reina, y una reina tenia sus apariencias que mantener, aunque que me llevaran cual princesa a la casa tampoco es que estuviera del todo mal, lo daría por valido, pensé con una sonrisa, aunque al final, no llegamos a ningún dormitorio, probablemente el estaba demasiado impaciente y...?como culparlo? Se trataba de mi después de todo, si asi me lo proponía quien no acabaría impaciente, aunque parecía que el quería seguir con el juego bdsm a continuación, y podía dejarle, siempre que no fuera demasiado lejos, no importaba si podía curarme fácilmente, no me gustaba que marcaran mi piel con heridas demasiado y iba a enfadarme si ocurría, por otro lado el parecía mas bien querer ir por el juego de la humillación, y eso era mas divertido...porque tenía confianza en aguantarle tanto como para humillarlo un poco a el, no directamente, pues lo enfadaría conmigo, sino simplemente de forma natural, para enfadarlo con sigo mismo estaba jugando con fuego pero también necesitaba conocer los limites, tanto o mas como lo que me estaba permitido era importante saber lo que no debía hacer.


Así que ahí estaba el, pensando que podía estimularme fácilmente sin siquiera quitarme la ropa de cuero, tal vez tenía tanta confianza en sus habilidades como yo tenia en las mías, no importaba, vería lo que podía hacer por mi misma, asi que le dedique una sonrisa confiada y tranquila y...me senté en el aire, por asi decirlo, por supuesto hacia falta fuerza y mucho equilibrio para hacer eso solo con los muslos usando de punto de apoyo ataduras como aquellas pero a mi me sobraba talento, el equilibrio era clave si querías llegar a ser una idol top, y yo me había parado en la cima mucho tiempo, ademas, odiaba perder. -Me muero de ganas de saber que tiene papi preparado para esta niña mala, porque si esto es todo a lo mejor debo portarme peor para ver si la cosa mejora, temo que podría acabar dormida de otra forma-. Fingí un bostezo, y cuando digo fingí no me refiero a esa exagerada y obviamente falsa forma de bostezar habitual sino a en verdad fingir a la perfección un bostezo somnoliento y aburrido, y teniendo en cuenta que era de noche y yo una vampiresa, mostrar sueño era algo un poco humillante para mi compañero, pero también algo que debía hacer para probar los limites de la forma menos peligrosa posible.

Kaisa
Kaisa
Bi


Mensajes : 10

Vampiros Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18] Empty Re: [Privado] A new toy [Priv. Kaisa] [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.