Sunflower
¡Por fin te encuentro! [Compra #83] 9A1qiH6
Invitado
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos Temas

STAFF
Web Master
KANON
MP | Perfil
Administradores
Akali
MP | Perfil
Inari
MP | Perfil
Moderadores
Baltazar
MP | Perfil
Náyare
MP | Perfil
Moderadores CB & Discord
Ieilael
MP | Perfil
Cotta
MP | Perfil
AFILIADOS

Hermanos
Crear foro
boton 150x60
Élite
counting ★ stars
Loving Pets
Crear foro
¡Por fin te encuentro! [Compra #83] Image
bton 40x40
FINAL FANTASY: Zero
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento, a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.



¡Por fin te encuentro! [Compra #83]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Por fin te encuentro! [Compra #83] Empty ¡Por fin te encuentro! [Compra #83]

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 14, 2020 7:15 pm

¿Era verdad lo que le dijeron? ¿Estaban en lo cierto? La información que corría por las calles era variada pero había aceptado el trabajo de cazador con el único objetivo de dar con ella. Al parecer la información que había llegado a sus oídos era proveniente de un viejo cazador que había dicho que la chica que buscaba, o una similar, había llegado al Mercado Negro de la isla por lo que ese fue su destino de entre todos los posibles lugares como primer objetivo.

¿Dónde estará Zomalpets? — Tanjiro no conocía en realidad mucho de la ciudad por lo que tenía que rendirse ante la idea de seguir sus propios instintos o, en su última constancia, pedir consejos a quien tuviera apariencia de ser conocedor. Lo bueno es que tenía un olfato excesivamente desarrollado por lo que tampoco es que requiriese algo más que intentar encontrar el aroma de ella. ¿Suena loco, no? Pero necesitaba tan solo concentrarse para poder darse a la idea de hacer eso, de poder distinguir el que pertenecía a aquella chica demonio en particular. ¿Sería capaz? Eso era algo que estaría dispuesto a averiguar en unos momentos, porque en caso de fallar entonces no habría vuelta atrás: debería de recurrir a preguntar a las personas, algo que estaba tratando de evitar.

Un sonido a inhalación se hizo presente, raspando lentamente sus labios, su boca, su garganta. Una tenue ola de su propio aliento terminaba escapando por la comisura de sus labios. Sus ojos se apagaron durante un momento y pudo concentrarse casi al triple en lo que era el sentido olfativo. Era capaz de distinguir su aroma, aunque tal vez tardó unos dos minutos en lograrlo, y casi como un aura roja tan solo se dispuso a seguirla a paso veloz.

Primero fue por la izquierda, luego por la derecha, seguir recto quizás dos o tres cuadras hasta tener que volver hacia la izquierda. Sin siquiera darse cuenta había llegado a una fachada un tanto particular, alejada de lo que cualquiera consideraría fuera una tienda de, bueno, personas o criaturas. Sea lo que fuese, estaba allí, o esa era la información que tenía así que solo dispuso a entrar a la tienda como tal para poder inspeccionar allí dentro. Poco a poco su respiración iba regresando a la normalidad y las venas de su cuerpo regresando a su tamaño cotidiano. La sangre de su cuerpo al final comenzó a fluir una vez más con naturalidad, abandonando aquél exceso para regresar sus sentidos al estado base.

Su objetivo no fue sino llegar al mostrador que había allí, ignorando la presencia de quien fuera que estuviere para atenderlo. Lo que le interesaba era un libro bastante grande que había allí rezando ‘mercancías’. Comenzar a verlo fue quizás triste para él porque ver a tantas criaturas, personas en términos generales, era algo que realmente no podía ser considerado legal ¿o es que acaso sí lo era? Bueno, él tendría que trabajar tarde o temprano para ellos así que tampoco es como su  pudiera tomar cartas en el asunto. Pasó hoja por hoja con velocidad sin prestar mucha atención hasta que llegó a una impar, donde finalmente no pudo sino perderse en los ojos de aquella fémina de cabellera que tanto conocía.

¡NEZUKO! — ¡Ahí estaba! Sus ojos se agrandaron de par en par en consecuencia de lo que veía y sus labios ampliaron una sonrisa impresionante. Era su hermanita después de todo y por eso mismo los ojos de Tanjiro no tardaron en dirigirse hacia la figura que parecía ser quien estaba dispuesto a venderle a su hermana. Eso le desagradó, realmente tener que comprar a la menor de su familia era algo que en realidad no veía ni siquiera aceptable, pero tampoco era permisible dejarla ahí mucho rato más. Buscó por doquier hasta encontrarse con lo que era el papel de compra, un formulario bastante inquietante. Dado que no encontró ningún tipo de bolígrafo a mano y no estaba dispuesto a esperar tampoco terminó haciendo crecer una de sus uñas de demonio para poder escribir con su propia sangre.

Luego de dejar el formulario no dudó en tomar el dinero que había entre las prendas que llevaba, uno de los bolsillos de su traje negro de cazador. Las monedas para contar los centavos fueron dejadas a un lado, estas manchadas con la sangre de su dedo índice.

Nombre: Nezuko
Raza: Demonio
Número: #83
Invitado
Anonymous

Volver arriba Ir abajo

¡Por fin te encuentro! [Compra #83] Empty Re: ¡Por fin te encuentro! [Compra #83]

Mensaje por Edgard Morcef el Vie Mayo 15, 2020 10:34 pm

limpiando la tienda cuando una interesante venta aparece:

Un cargamento nuevo había llegado al mercado negro y de nuevo ahí se encontraba Edgard haciendo diferentes cosas en la tienda, acababa de agregar la nueva mercancía al catalogo y de nuevo limpiaba, recogía uno que otro juguete de Harley y los acomodaba en un baúl con un letrero grafiteado que decía baúl de la diversión, un par de pistolas de juguete, unas de verdad un martillo de sonido entre otras cosas, escucho la puerta abrirse y enseguida pudo ver las mariposas de mana rodear a un...."chico" entrar a la tienda; el movimiento de las mariposas le daban a entender que podía ser un demonio mas sin embargo siguió con lo suyo mas si lo atendería en un momento.

Un grito de excitación hizo que un su rostro mostrara una malisiosa y juguetona sonrisa ya conocía esa clase de clientes...conocía a la pet... se cerro el baúl  y acomodo su capa para girarse al mostrador atrayendo mas mariposas de mana dorada hacia el, quería ver si aquel joven podría verlas.- perdone no le escuche entrar limpiaba un poco este lugar...- su voz era calmada y calida aclaro su garganta y continuo- bienvenido a Zomalpets donde los sueños y las fantasías se tornan realidad...- vio como marcaba con sangre el formulario y dejaba unas cuantas monedas enfrente de el...-

Interesante que se vea interesado en esa pet nos acaba de llegar así que no conoce muy bien lo que es este lugar....-saco un pañuelo y limpio las monedas manchadas de sangre y las apilo enfrente de el- dígame.... que es lo que le le interesa de ella...- señalo la foto en el catalogo la cual iba removiendo, su voz era calmada aun pero se notaba que algo ocultaba al hablar- su juventud... su expresión... su raza?...- sabía perfectamente que era lo que le interesaba, le conocía y quería sacarla de ahí; empezó a jugar y contar el dinero enfrente de el, el tono de su voz se hizo frio y algo seco en ese momento- o quizás su sangre... muchos buscan la sangre de demonio para rituales...-

El peso de la Sangre:

Sonrió de manera diabólica mientras  olía el pañuelo lleno de sangre que limpio de las monedas, las mariposas se alejaron de el, dejando solo un aura peligrosa saliendo detrás del mostrador- o quizás  esa sangre ya la tiene recorriendo su propio cuerpo...-tomo el dinero, un objeto y lo puso en una pequeña bolsa enfrente de el de manera que parecía no importarle este, su voz cambio por completo a ese momento era igual calmada pero se escuchaba un sadismo en ella a la ves se podía escuchar que algo ocultaba en sus palabras- hahaha es gracioso he visto muchos de tu clase llegar buscando a un ser querido... me encanta ayudarlos ver lo profundo de sus almas saber hasta donde pueden llegar por recuperar lo perdido...- estaba haciendo mas espectáculo del que normalmente hacía pero quería ver a este joven bien se veía que podría ser una pieza que podría usar después de ser necesario-

Así que digame...joven....-espero un momento por su nombre en ningún momento ni con esa actitud perdía la elegancia o el estilo que lo destacaban - que esta dispuesto a ofrecer por ella por que aquí el vendedor soy yo y si el precio no me convence ella no sale de aquí....- quería presionarlo un poco mas quizás el ver a la hermana le apretaría el corazón aun mas quería ver esa desesperación que todo ser poseía, presiono un botón en el teléfono y una voz se escucho del otro lado- señor todo bien?- Edgard hablo calmado sin alejar un segundo los ojos de aquel joven enfrente de el el ambiente era pesado bastante fuerte y las mariposas se acercaban al joven Tanjiro alejándose lo mas posible de Edgard- Trae Nezuko Kamado....- la voz del guardia mostraba un poco de incertidumbre- ...señor?- Edgard se sabía los nombres de cada pet en ese lugar era el único que hacía eso hasta donde sabía les guardaba ese respeto ya que un nombre siempre carga un fuerte poder con ellos- la numero 83 y la quiero sin ningún rasguño...-

Movió su capa ondeándola con fuerza a la ves que mostraba una sonrisa que enseñaba sus ligeros colmillos de demonio los cuales se estiraban un poco al emocionarse como en  ese momento- entonces que vale para ti la libertad de tu....- lo analizo un momento y sonrió de nuevo su voz se calmo un poco pero el aura de aquel lugar no- hermana ?

~~~~~~~~~
off: pet avisada
Edgard Morcef
Edgard Morcef
Hetero


Mensajes : 16

Empleo /Ocio : Vendedor en Zomalpets

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/t1655-edgard-morcef

Volver arriba Ir abajo

¡Por fin te encuentro! [Compra #83] Empty Re: ¡Por fin te encuentro! [Compra #83]

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 16, 2020 5:03 pm

¿Cuando fue la ultima vez que habia visto el exterior, o mas bien a su hermano? Si bien sabia su unico familiar que le habia quedado. Tenia aun vivos recuerdos de lo que habia pasado con el resto de su familia. Y sobretodo como olvidarlo, si ese mismo dia se habia convertido en un demonio. La unica razon por la que no ingeria sangre humana o carne humana era por una vieja promesa de su hermano, su unico hermano que le quedaba con vida. O quien sabe...
No lo habia visto ya desde hace mucho tiempo y no... Estaba muy animada como para salir al exterior sin que lo tuviera a el cerca, ademas, era una ciudad totalmente desconocida a pesar de llevar ya un tiempo ahi, no lo suficiente como para decir que ya era un residente "viejo".  Pero ya era... tal vez ¿Un mes, dos meses?

No podia recordar bien el tiempo que llevaba ahi solo, habia pasado sus dias dentro de su caja que habia sido custodiada por el mercado negro. Que fue a donde llego a parar, sin su hermano. Estaba sola, tenia un poco de miedo y estaba insegura con salir sabiendo que habian otros aromas, y voces sobretodo  que la verdad, le daban... "escalosfrios" ya que esas voces muy en variadas veces se trataban de gritos. No queria si quiera salir a averiguar de que se trataba. Sobretodo por que el aroma a sangre innundaba ese lugar.

Solo pensaba en esa persona, dia tras dias, semanas... Meses... ¿Como era posible que pudiera encontrarla o siquiera ella encontrarle si estaba encerrada en ese lugar? Aun que tuviera las posibilidades de salir, escapando, o con cierto permiso si bien habia escuchado, no se atrevia a poner un pie fuera del mercado negro, en un mundo que pudiera ser inclusive peligroso para ella misma sin compañía.
Aun que no quisiera siquiera salir de su caja una vez, tocaron a esta. Se mantenia oculta en ella, no hubo respeuestap or parte de ella, y solo escucho la voz que provenia del otro lado "Hey... pequeña si estas ahi... Fuiste comprada... Vamos, debes ir a la recepcion". Aun que la voz fuera amable ella no tenia cierta confianza en un desconocido mas viniendo de alguien de tan "perturbador" lugar. Aun que solo por dentro balbuseaba, ya que aun conservaba aquella bara de bambu para morder y evitar cierta... Tentacion.  

Levantaron su caja sin mucho esfuerzo con ella en el interior, Nezuko podia modificar su cuerpo para caber en esta, y asi entonces ser transportada. No tenia idea si era de dia... un poco mas tarde o de noche... Aun que la luz podia soportarla. Pero preferia permanecer dentro de la caja durante esas horas, y salir mas cuando era de  noche o cuando estaba  bajo techo.  
Cuando se detuvo el sujeto que la llevaba desde su caja, dio unos golpesitos en la puerta. Dandole el aviso que habia venido a dejarla en la recepcion. Aun que permanecio unos segundos dentros antes de dejar que la puerta de aquella caja se abriera lentamente. Tenia cierta curiosidad de saber quien le habia comprado. ¿Quien y por que si no era su hermano?

Aun que para su mayor sorpresa cuando se asomo un poco y mirar a su al rededor pudo reconocer aquella figura masculina de quien, no era nada mas ni nada menos que su hermano Tanjiro. En quien tanto estaba pensando desde su llegada a Sunflower. Sus ojos brillaron intensamente ante ese reencuentro,  e inevitablemente, salio completamente de la caja volviendo a su estatura normal, acercandose de inmediatamente hacia aquel muchacho y abrazarlo mientras frotaba parte de su rostro contra su hombro, se aferro contra el, no estaba soñando. Le habia extrañado.
Invitado
Anonymous

Volver arriba Ir abajo

¡Por fin te encuentro! [Compra #83] Empty Re: ¡Por fin te encuentro! [Compra #83]

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 16, 2020 9:12 pm

¿Qué no... salía de allí? ¿Qué más quería? ¿El dinero no era suficiente, dijo? — ¿¡ENTONCES QUE!? — se abalanzó sobre el mostrador casi que saltando, apoyando una de sus manos en éste para sostenerse y el otro en dirección al individuo. ¿Qué más quería? ¿Qué más hacía falta? Los ojos de desesperación del chico eran razonables, después de todo; había estado viajando mucho, mucho tiempo para poder dar con la menor de su familia y aquél individuo, sin más, ¿le objetaba con tales palabras? Su corazón casi que era apretado, esa sensación de vacío que invade a una persona cuando llega al punto de la desolación casi que absoluta. Estaba allí, tan cerca, y al parecer a la vez tan lejos. No, era su hermana, su Nezuko, ¿cómo podía simplemente dejarla ir? ¿Perderla aún si realmente no había hecho nada para obtenerla en esos momentos? Las heridas de su cuerpo comenzaron a doler, cada una de ellas, cada una de las que habían sido provocadas por los demonios que habían tomado tal autoridad en sus vidas; ¿acaso era normal? No, ni tampoco era racional. — Q-qué... ¿Q-qué más necesito...?

Pero en el momento en que el hombre tomó el teléfono y dijo aquellas palabras la calma regresó al masculino de cabellera bicolor. Sí, ahora podía respirar, aunque en ningún momento había dejado de hacerlo; ahora era simplemente que podía apaciguar el rostro de miedo y abandonar la penumbra que lo había envuelto. Estaba dispuesto a pelear si era necesario, no tenía ni la más mínima intención de irse de allí sin la pequeña.

Las bromas de ese tipo no le gustaban, en lo más mínimo a decir verdad. ¿Qué clase de basura era capaz de jugar con los lazos familiares tan intensos como los suyos? Aquella idea le dolía, le pesaba; pero al menos todo había salido bien, al menos dentro de todo, porque el hombre había cedido a llamar sin proponer nada más. La mano a la altura de su pecho daba a entender que su propia respiración estaba reconciliándose con el ritmo de las agujas del reloj, con el paso del tiempo incluso parecía hasta tornarse mucho más calmo que estas. Su propio aliento regresaba, la voz dejaba de temblar y las lágrimas de sus ojos ahora no eran por tristeza, sino por felicidad; sí, felicidad como la que había invadido a su persona en el momento en que aquella caja fue dejada justamente en el centro de la habitación.

¿Nezuko...? — los ojos del masculino miraron con atención la caja mientras la misma se abría, viendo a la figura pequeña de la contraria aparecer casi con cierto temor. Sus labios esbozaron una sonrisa radiante, completamente llena en consecuencia. Felicidad, nostalgia, alegría, todos los buenos sentimientos que alguna vez habían formado parte de su persona ahora estaban de regreso, especialmente cuando pudo notar como el cuerpo de la pequeña regresaba a la normalidad y se abalanzaba sobre el propio. — Ya estoy aquí, Nezuko. — sus labios se encontraban cerca del oído femenino pero casi no se articulaban. Su brazo izquierdo terminó rodeando el cuerpo de la chica y se apoyó en la zona media de su espalda con la intención de apretarla a su anatomía; su haori se movió apenas en consecuencia, pero eso realmente no le importaba. Su mano derecha al final no dudó en apoyarse sobre la cabellera de la joven pelinegra, acariciando de forma lenta la parte posterior de su cráneo casi como una atención dulce; era su hermana, después de todo, y el haberla encontrado le había cambiado su mundo.

Los ojos del chico no tardaron en cerrarse un momento para poder inhalar profundamente. Era su aroma, innegable e indudablemente, era el aroma que gritaba Nezuko por donde se lo pudiera apreciar. Eso era un alivio, era una bendición, era... sin duda era lo único que necesitaba. Buscó separarse lentamente de ella para poder dirigirse hacia donde la caja, tomando la misma por una de las cuerdas y colocándosela en la espalda como de costumbre siempre lo había hecho. Sus ojos volvieron en dirección hacia la puerta y le ofreció la mano, no quería que volviese allí dentro, no ahora, no en esos momentos. — Nos vamos a casa, Nezuko. — sus palabras fueron acompañadas de una suave y amable sonrisa, pura, simplemente irradiando el reencuentro entre ambos hermanos.
Invitado
Anonymous

Volver arriba Ir abajo

¡Por fin te encuentro! [Compra #83] Empty Re: ¡Por fin te encuentro! [Compra #83]

Mensaje por Edgard Morcef el Vie Mayo 22, 2020 2:15 pm

Pudo ver eso que esperaba esa desesperaciónen la mirada del joven, en cuanto apareció la pet ambos se miraron como si aquello fuera un sueño el había visto eso varias veces pero no muchas saco un cheque lo lleno y lo guardo junto con los papeles de compra y todo referente a ella espero a que el guardia se fuera para continuar hablando-... es interesante ver cosas asi...- apoyo el codo en el mostrador y recargo su mejilla en su puño  mientras los veía- pero bueno ya me aburrí de nuevo procuren tener cuidado en estas calles...- agarro la bolsa donde puso el dinero de Tanjiro y se la arrojo al joven- tomen tampoco necesito un pago ya me encargue de eso yo...

Solía ofrecer un juego a sus compradores entre el control del collar de choques o la llave para quitarlo en este caso sabia perfectamente cuál escogería el joven asi que le coloco la llave en la bolsa de dinero, al parecer había hecho su buena acción del año, le hubiera gustado ver mas como ofrecía todo el joven pero se veía bastante sencillo en su forma de pensar- pasen buen día y espero su estadía en Zomalpets fuera agradable- su sarcasmo en esas palabras eran mas que obvias mas sin embargo se despidió con una cálida y maliciosa sonrisa como solía ser el, agitando la mano desde atras del mostrador-
Edgard Morcef
Edgard Morcef
Hetero


Mensajes : 16

Empleo /Ocio : Vendedor en Zomalpets

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/t1655-edgard-morcef

Volver arriba Ir abajo

¡Por fin te encuentro! [Compra #83] Empty Re: ¡Por fin te encuentro! [Compra #83]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.