Sunflower
First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared] 9A1qiH6
Invitado
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos Temas

STAFF
Web Master
KANON
MP | Perfil
Administradores
Akali
MP | Perfil
Inari
MP | Perfil
Moderadores
Baltazar
MP | Perfil
Náyare
MP | Perfil
Moderadores CB & Discord
Ieilael
MP | Perfil
Cotta
MP | Perfil
AFILIADOS

Hermanos
Crear foro
boton 150x60
Élite
counting ★ stars
Loving Pets
Crear foro
First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared] Image
bton 40x40
FINAL FANTASY: Zero
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento, a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.



First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared] Empty First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared]

Mensaje por Eileen Lincer el Lun Mayo 11, 2020 10:08 am

Por el día casi siempre estaba trabajando en la tienda, vendiendo o cuidando a las mascotas, y por la noche, aprovechando su tiempo libre, decidía ir a estirar las piernas y liberar tensiones después de largas horas laborando sin parar. Que eso era algo cuestionable, pues había días en los que debía ejercer de vendedora y ningún cliente llegaba a la tienda. Lo cansado era cuidar de los más pequeños. Eso sí que resultaba agotador: cachorros llenos de energía que no paran quietos y solo quieren divertirse como los niños que son. Sin embargo, los adoraba. Estaba maravillada con su trabajo a pesar del aspecto frío que pudiese llegar a mostrar en ocasiones.

Por ello, aprovechando aquella noche y que no era muy tarde, decidió encaminarse al mercado de pulgas. No acostumbraba a visitar lugares muy transcurridos, pues por temas de capacidades auditivas, el ruido resultaba más molesto que para el resto de humanos comunes. No obstante, ¿por qué no? Salir tampoco la hacía ningún daño. Vistiendo con unos ajustados vaqueros negros, unas zapatillas deportivas blancas y una holgada sudadera gris -que era, al menos, dos tallas más grande de lo que debería-, se anudó su larga cabellera azabache en una alta coleta y se adentró por las calles del mercado. ¿Qué se encontraría? Se sentía como una infante por la emoción.

Más pronto que tarde sus fosas se inundaron con el delicioso aroma de toda la comida callejera. De no ser porque sabía controlarse, casi podría decirse que estaba babeando con ganas de dar un buen bocado a cada uno de los alimentos. —¿Por dónde debería empezar? —pensó con una amplia sonrisa sin perder su toque felino, llevándose una mano al abdomen y recordando que ni siquiera había cenado. Sería su oportunidad para hacerlo. Aunque no era su estilo despilfarrar y malgastar dinero, por un día tampoco supondría un problema, ¿verdad?

Su llamativa apariencia pasaba desapercibida para tantos ojos como para los que se fijaban en ella. No era para menos; sus ostentosos cuernos de dragón que apuntaban hacia el cielo no era algo muy común de ver, y menos en aquellos considerados “amos”. Sin embargo poco la importaba a ella. Su orejas, redondas y esponjosas, se movían con cada ruido que llamaba su atención por simple acto reflejo. Sus dorados ojos, ahora destacando en sobremanera por su negra melena, se clavaron en lo que parecía ser el alimento perfecto: ¡empanadillas de atún! Su felina interior hasta pareció ronronear por ello -algo que no sucedió en realidad- y, sin dudar dos veces, ordenó amablemente tres de ellas a sabiendas que una sería muy poco.

¿Hmm...? —al terminar de pagar sus dorados orbes se desviaron por la calle. Su fino olfato había captado algo que destacaba por sobre el resto, algo que, desde su llegada a la isla, no había olido. ¿Era eso un león? Con esa pregunta en mente intentó buscar al dueño de aquel aroma, claro que con la mezcla de comida, toda la gente del lugar y otros tantos factores que la distraían, parecía ser una misión imposible. Pero no se rendiría tan fácilmente si se trataba de un familiar de su misma especie.
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared] Empty Re: First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared]

Mensaje por Yared el Miér Mayo 13, 2020 10:41 am

Seamos sinceros, una jaula no es el lugar indicado para un majestuoso león. Y, evidentemente, el caso de Yared no iba a ser menos. No, no iba a quedarse metido en ese zulo como un cachorrito bueno y formal. Podría decir que escaparse de Zomalpets fue toda una aventura, que se dedicó a esquivar guardias, que se dio a la carrera o hasta que se enfrentó a alguno de ellos, sin embargo… No, no fue el caso. Sí, las primeras veces que había salido de aquel lugar de mala muerte había sido a escondidas pero, ¿ahora? ¿Para qué? ¿Por qué molestarse en hacer todo ese esfuerzo cuando podía obtener esa libertad temporal de un modo mucho más fácil y sencillo? Es decir… Todo el mundo tiene un precio.

Y teniendo en cuenta los usos que podía darle a su poder, para Yared el dinero nunca había sido una preocupación. ¿De dónde si no iba a sacar la ropa que vestía y los accesorios que portaba? Que, en realidad, no llevaba tantos en comparación de otras ocasiones –apenas unos pendientes y unos cuantos anillos en los dedos de ambas manos–, pero no eran baratijas precisamente; él nunca se pondría algo como eso. Y el conjunto, si bien cómodo, tampoco dejaba de ser de marca. ¿Qué menos, no?

En fin, que se había dedicado a sobornar a sus carceleros para poder salir un rato y disfrutar de unas horas de libertad sin que nadie fuera a perseguirle. Aunque por si acaso, por costumbre y porque tampoco iba a dejar que nadie rozase sus orejas felinas, se dedicó a pasear por la isla aparentando ser un humano más. A excepción de esos ojos rojizos de pupilas rasgadas, cierto; pero más allá de eso nadie podría decir que no era humano. Así, en algún momento de la noche, mientras caminaba sin rumbo mezclándose entre la multitud, un maravilloso olor llegó a él. Ya había comido antes de su escapada, no obstante, para alguien que puede engullir cuarenta kilogramos de una sentada, había sabido a poco. Quería más.

Centrado en el aroma de los tan apetecibles alimentos, poco tardó en llegar al lugar y hacerse con una ración –familiar, evidentemente– de dichos tentempiés. Que a saber qué eran, porque nunca los había visto, pero olían a carne y sabían a carne; suficiente para él y para hacerlos desaparecer en apenas unos minutos. Jugueteando entonces con un pequeño zafiro amarillo, al mismo tiempo que recorría el mercado, se dedicó a pensar en qué sería lo siguiente que probaría. Estaba más que acostumbrado a las carnes que usaban los humanos –y no tan humanos– para cocinar, sin embargo, de vez en cuando, no podía evitar recordar el sabor de una buena cebra, o una tierna gacela, o… Vaya, que le entraba el hambre y la nostalgia a partes iguales. Y hablando de “casa”… ¿Qué era eso? ¿Tan ensimismado había estado con la comida que no lo había notado antes? ¿Hacía cuanto que no olía algo similar? Algo en su interior se activó; ese instinto de juntarse con alguno de los suyos.


– ¿Oh? – Habiéndola lanzado al aire, atrapó rápidamente la gema, cerrando el puño y dejando que el dorado de la piedra diera paso al dorado de aquellos orbes femeninos. Mentiría si dijera que no quedó unos segundos embobado. ¿Era ella? Debía ser ella. Ese aroma era inconfundible pero… ¿Y los cuernos? – No sabía que había gatitas por aquí. – comentó, quedando de pie frente a la fémina, ocultando esa ligera confusión por la cornamenta tras una sonrisa amplia y triunfal.
Yared
Yared
Bi


Mensajes : 28

Localización : Echando una siesta, probablemente.

Empleo /Ocio : Rey de la selva (?)

Humor : Ven y lo compruebas ;)

Grandes Felinos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2044-yared-id#12492
https://sunflower.foroactivo.mx/t2202-my-domain-relaciones#13550
https://sunflower.foroactivo.mx/t2200-everyone-has-a-price-cronologia#13548

Volver arriba Ir abajo

First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared] Empty Re: First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared]

Mensaje por Eileen Lincer el Jue Mayo 14, 2020 8:42 am

Podría ser que en pleno bosque, en el campo de girasoles, en las ruinas o en cualquier otro lugar ajeno a la ciudad, los sentidos de la felina fuesen algo a tener muy en cuenta; no por nada era una depredadora. Poco era lo que podía pasar desapercibido en lugares calmados o, lo que podría considerarse de algún modo, zonas de caza. La ciudad no era una de ellas, eso estaba claro. El bullicio molestaba a su sensible oído, la mezcla de olores confundía a su fino olfato y, con tantas luces, necesitaba un breve periodo de tiempo -apenas un par de segundos- para adaptarse a la intensidad o la falta de las mismas; espacios llenos de luz y otros en plena oscuridad; sus ojos eran buenos, pero incapaces de adaptarse en un solo parpadeo.

Por todo ello llegó a cuestionarse si acaso sería capaz de encontrar al dueño de ese aroma, y mejor aún, si realmente existía esa persona o solo había sido producto de su imaginación. Llevándose una de las empanadillas a la boca, la cuál poco duró cabe destacar, sonrió con satisfacción por el magnífico saber del atún. Y a pesar de mostrarse distraída, sus azabaches orejas no dudaron ni media fracción de segundo en girar en una dirección concreta, y siguiéndolas, la mujer hizo lo propio para quedar cara a cara con alguien de aspecto jovial, rubios cabellos como su propia melena durante el día y unos intensos ojos rojos de pupila rasgada que le delataron por completo. Era él, no había duda.

Su primera reacción fue la sorpresa, pues al tenerlo a tan poca distancia, podía oler su esencia con total claridad. No obstante, su expresión se mantuvo algo neutral, alzando una ceja al escuchar aquellas palabras. ¿Gatita? ¿En serio? Qué poco originales podían a ser todos. —Lo mismo puedo decir. No sabía que había cachorros en esta isla —podría ser más alto que ella, y eso que la fémina no era precisamente de baja estatura, pero estaba segura que por muy adulto que fuese, frente a la felina, no era más que un cachorro—. Tal vez se deba a que no nos encargamos de cuidarlos en la tienda, de lo contrario, ahora estarías durmiendo como un buen niño —su semblante cambió, mostrando una maliciosa sonrisa llena de dientes.

¿Qué podía esperarse? No es como si tuviese un cambio de personalidad muy marcado, pero durante la noche sí que se mostraba más segura de sí misma, incluso algo arrogante. Tal vez se debiese a su pasado, aquellas noches en las que no dormía y vigilaba el territorio. Quizás fuese por ello que en esa forma nocturna suya se viese algo más altanera, aunque sin llegar a lo desagradable. —¿Y qué hace un cachorrito como tú, tan solito, a estas horas tan peligrosas, en un lugar como este? —no, no era una amenaza ni de lejos. ¿Instinto maternal? ¿De manada? ¿Su propia amabilidad? A saber, pero poco o nada tardó en ofrecerle al contrario una de las dos empanadillas que aún tenía—. No están envenenadas, por si desconfías —algo que por otra parte vería lógico. No se sobrevive en plena naturaleza confiando de todo. Aún así, para verificar sus palabras, no dudó mucho en dar un mordisco a una de ellas -la que no le ofreció, obviamente-, observándole con una suave sonrisa felina—. Por cierto, soy Eileen. ¿Y tú como te llamas? Puedo estar toda la noche llamándote cachorro si lo prefieres, no me supone ningún problema —dijo en un tono algo burlesco, sin llegar a ser una mofa desagradable.
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared] Empty Re: First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared]

Mensaje por Yared el Jue Mayo 14, 2020 11:07 pm

Solía decir que no le gustaba anclarse a un lugar, que prefería ser independiente de todo y de todos, y que lo suyo era la vida de un nómada solitario; sin embargo, y si bien no era mentira, uno no puede escapar de los instintos. Que no, no le gustaba admitir que los tenía y que, a veces, se dejaba llevar por estos; pero que existían y que estaban ahí era un hecho. ¿Qué mejor ejemplo que eso que acababa de suceder? En cuanto se percató de ese familiar olor, no pudo resistirse a buscar su fuente, atraído de alguna manera.

Manteniendo esa misma sonrisa amplia y victoriosa, todavía con la gema en el interior de su puño cerrado, su primera reacción nada más escuchar las palabras ajenas fue ladear levemente la cabeza.
– ¿Cachorros? ¿Es que tengo pinta de ser uno? – preguntó entre carcajadas, tomándose aquello como una broma. ¿Qué otra cosa podía ser si no? El cuerpo de un niño precisamente no tenía y, aunque desconocía cuál era su edad –porque a saber cuánto tiempo estuvo en plena naturaleza sin hacer uso de ningún tipo de calendario–, estaba bastante claro que era un macho adulto; cualquiera con ojos en la cara podría saberlo. – Hace mucho que dejé de ser un cachorrito. – añadió, orgulloso como el que más.

¿Tienda? No pudo salvo arquear una ceja al oír eso. Ah… Debía referirse al otro lugar; al bonito. Aunque, bueno, habiendo llegado a esos “acuerdos” –llamémoslos así– con los vigilantes del sitio en el que había terminado metido, tampoco es como si le importase demasiado; podía salir prácticamente cuando se le antojase sin que fueran a perseguirle por las calles.
– ¿Dormir? ¿Ahora? ¿Cómo es que la gatita no sabe que a estas horas de hace de todo menos dormir? – Que no por nada era un animal nocturno, al fin y al cabo. El día se lo pasaba por ahí tirado, descansando y durmiendo, no obstante, cuando el sol se ponía, la cosa cambiaba. – Mis días de niño bueno quedan ya muy atrás. Voy a mi aire; ¿es que tú no? – inquirió con cierta arrogancia, alzando un poco el mentón y con una deslumbrante sonrisa de oreja a oreja. No, él ya no era ese jovencito que seguía a su manada; los había dejado y ahora actuaba a placer… Más o menos. Que, de buenas a primeras, podía no dar esa impresión, pero Yared también sabía ver más allá de su propio ombligo y, de hecho, era algo que hacía con bastante más frecuencia de la que parecía.

Iba a responder con cierta sorna a esa pregunta, sin embargo, el gesto ajeno le pilló por sorpresa; dirigiendo la mirada primero a eso que le ofrecía y después a ella, parpadeando un par de veces en el proceso. Tomó la empanadilla con la mano libre, acercándola primero hasta su nariz con tal de olfatearla con cierto detenimiento solo para, luego, observar cómo ella misma le hincaba el diente a la otra.
– Pues al parecer tomar un pequeño tentempié con una amable compañera felina. – contestó, describiendo lo que estaba sucediendo en ese instante justo antes de llevarse el aperitivo a la boca. Aunque… ¿de verdad podía referirse así a ella? Es decir, su olor era inconfundible, pero esos cuernos… Le llamaban la atención, sí; no vamos a negar lo obvio. – Yared. – respondió, tras dar un bocado y al mismo tiempo que extendía el brazo hacia ella para abrir la palma de su mano y revelar el zafiro que había estado escondiendo, ofreciéndoselo abiertamente. – Un placer.
Yared
Yared
Bi


Mensajes : 28

Localización : Echando una siesta, probablemente.

Empleo /Ocio : Rey de la selva (?)

Humor : Ven y lo compruebas ;)

Grandes Felinos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2044-yared-id#12492
https://sunflower.foroactivo.mx/t2202-my-domain-relaciones#13550
https://sunflower.foroactivo.mx/t2200-everyone-has-a-price-cronologia#13548

Volver arriba Ir abajo

First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared] Empty Re: First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared]

Mensaje por Eileen Lincer el Vie Mayo 15, 2020 8:24 am

¿Tenía pinta de ser un cachorro? La respuesta era obvia: no, tenía pinta de muchas cosas pero cachorro no era una de ellas. —¿Tengo yo pinta de ser una gatita? Al menos habla con propiedad; soy una gatita grande, demasiado grande incluso —y no mentía, porque en su forma de león sobrepasaba a cualquiera de su especie por bastante, y lo más chocante de todo, era ese aspecto de león macho que ocultaba bajo la piel de una mujer con semejante apariencia; elegante, atractiva. Que bueno, siendo sinceros, todo eso quedaba oculto bajo su ropa que, lejos de ser costosa o siquiera distinguida por alguna marca conocida, era lo más simple y cómodo que se podía encontrar alguien. Cualquiera, incluso, podría llegar a cuestionarse el nivel económico de la felina, algo que a ella claramente la importaba menos que nada, para qué engañarnos. La comodidad ante todo; uno nunca sabe cuando puede aparecer un peligro, ¿cierto?

Soltó una sutil risa por aquel comentario, cubriendo sus labios con el dorso de la mano con cierta ternura o inocencia, algo que extrañamente acostumbraba a hacer en ocasiones a pesar de no ser, dicho estrictamente, ni tierna ni inocente. Podría mostrarse como ambos, cierto, pero no es como si lo fuese por naturaleza. Eso quedó enterrado en un pasado demasiado lejano. —¿Y qué se supone que se hace en ese caso si no es dormir? —inquirió, alzando una de sus cejas antes de apartar la mano de su semblante para dejar ver una traviesa sonrisa. Muchas cosas pasaron por su mente en ese momento, pero no mencionó ninguna y esperó por una respuesta; ¿qué tipo de persona sería la que estaba allí frente a sus dorados ojos? Con las palabras que utilizase podría hacerse una ligera idea, acertada o no, pero podría comenzar a conocerle. —Así que eres un solitario, ¿eh? —casi pareció reír, consciente de que un animal de manada en solitario podría pasar por momentos difíciles—. Cuando tengo tiempo libre supongo que lo hago. A mí no me ata un alguien, sino un algo; un trabajo que no me permite hacer lo que me plazca —explicó, aunque sin necesidad alguna de hacerlo.

Poco le duró su empanadilla, y no era para menos. A saber la cantidad de comida que podía llegar a ingerir si se lo proponía. ¿He dicho ya que no solo es un león? Imaginemos las montañas de carne que se necesitarían para saciar el hambre de un dragón. Que sí, que su genética dracónica es estúpidamente reducida en comparación a la sangre de león que corre por sus venas, pero bueno, ahí estaba al fin y al cabo. —El placer es mío, Yared —obviamente recordaría el nombre después de aquel encuentro. Y lo que no es el nombre también. Ese aroma felino se había implantado muy bien en su nariz, casi como si estuviese aspirando su aroma directamente, rozando la piel ajena con su propia nariz—. En ese caso, ¿por qué no continuar? La noche no ha hecho más que empezar —pero al decir eso, sus ojos descendieron a la mano masculina y a esa piedra preciosa que mostraba.

Su cabeza se ladeó un par de centímetros con cierta confusión por ese gesto, alzando sus orbes hasta los ajenos cuestionándose si acaso debía simplemente tomarlo. ¿Pero qué había hecho ella para recibir algo así? La curiosidad pudo con ella, como un minino casero frente a lo desconocido; con cuidado cogió aquella gema para observarla con detenimiento, sorprendida cuanto menos por la belleza de la misma. ¿Y es que acaso no parecía el color de su iris? —¿Qué es esto? —preguntó, y por acto reflejo, le devolvió la gema—. No puedo aceptarlo, y no creo que debas mostrar ese tipo de cosas aquí —comentó como una advertencia—. La avaricia es un pecado horrible —pecado del que, por si no se había notado, ella carecía. Ya tuvo su momento de gloria cuando era joven y se enamoró de aquel emperador, ahora solo vivía una vida tranquila sin lujos. Trabajaba para conseguir el dinero justo y poder subsistir tranquila—. ¿Hay algo que quieras comer? Aquí hay comida deliciosa —sonrió ampliamente con cierto toque infantil, porque pensar en comida, hacía que saliese un poco de su gula.
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared] Empty Re: First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared]

Mensaje por Yared el Sáb Mayo 16, 2020 2:41 pm

Al escuchar aquella pregunta, sin borrar la amplia sonrisa dibujada en sus labios, no pudo evitar recorrerla con la mirada de arriba a abajo. ¿Tenía pinta de gatita? Pues… sí. A excepción de esos cuernos, claro. ¿Que le daban curiosidad? Sí, no vamos a mentir; sin embargo, tampoco veía muy considerado preguntar por ellos de buenas a primeras. Es decir, no se conocían de nada y… Bueno, su olor era indudablemente felino; claro que era una gatita. – Grande o no, una gatita sigue siendo una gatita. – concluyó, manteniendo el semblante divertido y hasta riendo un poco por sus siguientes palabras. – ¿Demasiado grande? A mí me parece que yo lo soy más. – Poco sabía él que en algún momento tendría que tragarse esas palabras. No obstante, no puede decirse que estuviese equivocado o que mintiese de algún modo; al menos en ese preciso instante él sí que era más alto.

– Todo lo que quieras. Pasear, correr, cazar… Cualquier cosa que no sea dormir. – contesto con toda la tranquilidad del mundo, sin quitarle los ojos de encima. – ¿No te pasa que estás más… activa durante la noche? – inquirió, manteniendo la sonrisa pero cambiándola sutilmente. Lejos de esa arrogancia o soberbia que acostumbraba a mostrar, dejó paso a una un tanto traviesa; pícara incluso. – Es lo normal estarlo, ¿no? ¿O tan especial eres? – añadió, alzando la vista a ese par de cuernos por apenas unos segundos y después regresándola a ella como si nada. – ¿Qué puedo decir? Me va mejor así. – ¿Le iba bien? Cuestionable, como poco. No, no iba a asegurar que la vida le sonreía cuando había terminado encerrado en el mercado negro, sin embargo, sus experiencias en manada… A la primera la abandonó por voluntad propia después de algunos sucesos y la segunda terminó dejándole vendido. Estando solo por lo menos tenía la certeza de que no nadie iba a traicionarle. – ¿Trabajo? – Fue imposible que no se le escapase una carcajada. – Nunca he necesitado algo como eso. – afirmó, alzando el mentón con orgullo.

Dando un par de bocados más a esa empanadilla que la contraria le había ofrecido, y haciendo su mejor esfuerzo para no engullirla de una y dar una imagen de bestia salvaje, asintió a su propuesta.
– Claro. – dijo tras tragar y todavía ofreciéndole aquella gema, a la espera de que la tomara. Su expresión risueña, no obstante, poco duró; en concreto, hasta que vio cómo se la devolvía. Acababa de… ¿rechazarlo? Perplejo como poco, parpadeó un par de veces con evidente confusión; primero mirando su mano con la joya sobre su palma y, luego, mirándola a ella. ¿Por qué? – Zafiro amarillo… – respondió con tono bajo y neutro, intentando procesar lo que acababa de ocurrir. ¿Hacía cuánto tiempo que no le decían que no a algo así? Ni lo recordaba. ¿Había pasado alguna vez, acaso? – ¿Ah? – ¿Que no debía mostrarlo? ¿Avaricia? ¿Pecado? ¿De qué estaba hablando?

– Solo es una piedra. Tú me das comida, yo te doy una piedra. Una cosa por la otra. – aseguró, como si ese intercambio fuese lo más normal del mundo. Y no es que no supiese cuál era el valor de aquello que le estaba ofreciendo tan a la ligera; de hecho, era muy consciente de ello. Sencillamente, le daba igual. – Insisto. – Se negó a cerrar la mano para ocultar la gema. – ¿No te gustan los zafiros? ¿Prefieres un rubí? ¿Esmeralda? ¿Pirita? ¿Diamante, tal vez? – No, no le entraba en la cabeza que lo hubiese rechazado. ¿Quién haría algo como eso? Nadie, claro; absolutamente nadie. Si lo hacía sería porque tendría otras preferencias, ¿verdad? Eso debía ser, sí. Tanta había sido la sorpresa para Yared, que ni siquiera se había terminado la empanadilla. Es más, no había hueco en su mente para otra cosa que no fuese aquello; si había tenido hambre en algún momento, se le había olvidado por completo.
Yared
Yared
Bi


Mensajes : 28

Localización : Echando una siesta, probablemente.

Empleo /Ocio : Rey de la selva (?)

Humor : Ven y lo compruebas ;)

Grandes Felinos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2044-yared-id#12492
https://sunflower.foroactivo.mx/t2202-my-domain-relaciones#13550
https://sunflower.foroactivo.mx/t2200-everyone-has-a-price-cronologia#13548

Volver arriba Ir abajo

First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared] Empty Re: First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared]

Mensaje por Eileen Lincer el Dom Mayo 17, 2020 8:08 am

Una más que amplia sonrisa se dibujó en su rostro al escuchar aquella afirmación. ¿Quería jugar? Adelante. Cuando en un futuro se enterase frente a quién estaba, si la luna reinaba los cielos, carcajearía hasta desencajar su mandíbula. Si el joven tenía la suerte de que, el día que se enterase de la verdad fuese el sol estuviese en lo alto de la cúspide celeste, entonces solo se limitaría a sonreír traviesa. ¿Cuál de las dos opciones sería la afortunada? Estaba ansiosa por descubrirlo—. En ese caso un cachorro sigue siendo un cachorro, por mucho que tenga cuerpo de macho adulto —y sí, dijo macho en vez de hombre. De normal no lo hubiese dicho, pero estando frente a otro animal, no supondría un problema ni la vería raro, ¿cierto?—. Oh, desde luego. Mi apariencia humana engaña bastante, ahí te doy la razón. Ahora mismo eres más grande en tamaño —recalcó muy bien ese “ahora” y “tamaño”.

Sin cambiar ese brillante semblante, asintió con ligereza frente a sus palabras. Activa era poco, aunque también debía reconocer que pasaba gran parte de las noches durmiendo por el bien de todos; no, no es que fuese mala persona, pero mejor ir a trabajar con energía que luego los cachorros pudiesen absorber, ¿o no? —Bueno, no soy tan especial, digamos que, simplemente, necesito estar descansada para poder trabajar y por ello utilizo las noches para dormir. No creo que a mi jefe le gustase verme dormir en pleno trabajo —ni el jefe ni sus compañeros, obvio. Si se pasaba las horas de sueño haciendo otras cosas era lo suficientemente adulta y madura como para acarrear con las consecuencias y, sin pegar ojo, ir a trabajar y dar lo mejor de sí misma.

Alzó la diestra lo suficiente para señalar sus propios cuernos, porque sí, fácilmente había detectado el modo en el que el otro los había mirado. —¿Esto me hace especial? Es sorprendente que solo huela a felino, ¿cierto? —casi pareció burlarse un poco de él, lejos de la realidad, solo quería dar un poco de misterio al asunto—. Soy una híbrida, aunque la genética de león es demasiado fuerte —apenas tiene porcentaje de dragón, y como nunca conoció a sus verdaderos progenitores, tampoco supo a qué se debía esa curiosa mezcla. Claro que, las siguientes afirmaciones del contrario la hicieron alzar una ceja con algo de asombro—. ¿Seguro que te va mejor? Apestas a cosas malas —con cosas malas se refería a lo que, dedujo, sería el mercado negro. Algo así como humedad o moho—. No lo necesito tampoco. Lo hago porque me gusta y para ayudar a un amigo —aclaró ese punto, porque si por ella fuese, se iba a vivir a un bosque cualquiera y sobreviviría bajo su forma animal sin necesidad alguna de trabajar.

Iba a disponerse a seguir con la ruta turística por las calles de aquel mercado o lo que fuese, pero la reacción masculina la pilló por sorpresa. ¿Había hecho algo malo? Era obvio que no iba a aceptar esa piedra, o bueno, como él dijo, zafiro amarillo. ¿Acaso no entendía el valor de esa joya? No podía simplemente aceptarla, se negaba a ello. No era esa clase de persona. Ella no tenía un precio y, de aceptarlo, no se sentiría bien consigo misma. —Claro que no. Desde luego que no es lo mismo. Una mísera empanadilla apenas te cuesta un par de monedas. ¿Sabes lo que vale eso que me estás ofreciendo? No puedo aceptarlo —aseguró, negando con firmeza y sin dar su brazo a torcer. Y por si fuese poco, cuando la atacó verbalmente con todas esas joyas que mencionaba, alzó la mano sin importarle lo más mínimo el espacio personal: dejó el índice de la diestra sobre los labios ajenos, mostrando una felina sonrisa acompañada por sonido animal, un bajo gruñido que no resultaba una amenaza, sino más bien algo amigable.

Cuando consiguió que cerrase la boca, procedió a hablar sin mover el dedo de aquellos labios. —¿Nunca te han rechazado? ¿Eres de esos? —rió un poco por ello—. Creía que eso de las joyas estaba pasado de moda —ciertos recuerdos llegaron a su memoria, apartando al final el dedo, llevando ambas manos al bolsillo central de la sudadera con cierto desinterés—. No quiero joyas —afirmó haciendo una pausa—. Si quieres pagarme por esa empanadilla hazme compañía esta noche, solo eso. ¿Te parece buen trato?
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared] Empty Re: First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared]

Mensaje por Yared el Miér Mayo 20, 2020 9:09 pm

Una carcajada abandonó su garganta al escuchar cómo se dirigía a él. Carcajada a la que, por cierto, después se unieron unas cuantas más hasta formar una divertida risa. El tono de la misma no era muy suave que digamos, no obstante, quedaba bastante claro que, dentro de todo, aunque puede que un tanto altanero, tan solo le había hecho gracia. ¿Hacía cuánto que no se referían a él de esa forma? Ni lo recordaba. Había convivido mucho tiempo con humanos y, a excepción de esos ojos de pupila rasgada, a simple vista no había nada que lo identificase como animal; claro que le atribuían género masculino igualmente, pero “macho” no solía ser una palabra que acostumbrase a oír. – Cuando quieras te demuestro que de cachorro no tengo nada. – No llegó a aclarar cómo pensaba demostrarlo; que imaginase lo que quisiera. Eso sí, la sonrisa ladina y traviesa que esbozó al decir aquello tal vez sirviese como pista. Mucho había estado aguantando sin insinuar nada; no había podido evitarlo.

– ¿Ahora mismo? – arqueó una ceja, volviendo a mirarla de arriba a abajo sin disimulo alguno. – Las gatitas son más pequeñas que los gatitos. – respondió divertido, convencido de ello por sus propias experiencias y, evidentemente, sin tener ni la menor idea que quizás aquella que tenía frente a él no era una gatita cualquiera. – Supongo que tú también tendrás que demostrar eso. – añadió, ladeando ligeramente la cabeza y con una amplia y arrogante sonrisa, seguro de aquello que había afirmado. ¿Que se terminaría tragando sus palabras? Pues sí, pero no en ese momento. Es decir, no era el lugar más indicado para ninguna transformación. – Ya… Una suerte entonces que yo no tenga uno. – A saber a dónde le terminaría llevando la vida, sin embargo y por lo pronto, dentro del mercado no tenía que hacer salvo comer, echar alguna que otra siesta y sobornar a ciertos guardias para poder salir un rato sin problemas; demasiada pereza eso de intentar escaparse por sí mismo.

Al verla señalar sus propios cuernos, volvió a alzar la vista hasta ellos. Claro que era sorprendente; si no confiara tanto en su olfato y habiéndola visto solo de humana, fácilmente podría haber asumido que era cualquier cosa menos una leona. O, bueno, habiéndose descrito a sí misma como híbrida, parcialmente leona.
– Sí, me va mejor. Infinitamente mejor. – respondió rápidamente, deshaciéndose por apenas unos instantes de su soberbio y habitual semblante. – Prefiero estar donde estoy ahora que volver a cualquiera de esos sitios. – aclaró. Que no tenía por qué explicar nada en realidad, no obstante, y si bien tampoco dejó de lado cierta ambigüedad, sintió la necesidad de decirlo. ¿Por qué? Quién sabe. Tal vez fuese por encontrarse, después de tantísimo tiempo, con alguien de su misma especie; algo parecido a ese impulso que había sentido de buscarla cuando detectó su aroma entre la multitud. – Trabajo, trabajo, trabajo… Si es lo que quieres, adelante; yo prefiero no atarme. – Y… ahí estaba otra vez esa sonrisa alegre pero con cierto toque cínico. Como si nada hubiese pasado.

– Claro que lo sé. ¿Qué importa eso? Es una cosa por la otra. Puedo tener todas las que quiera y mejores también. – No, no iba a darse por vencido así como así. En un evidente acto de cabezonería por su parte, mantuvo la mano abierta, con la joya sobre la palma, insistiendo con que la tomara. Añadiría algo más, un “¿por qué no?” quizás, sin embargo, fue interrumpido por ese gesto; haciendo que desviase la mirada, primero, a ese dedo sobre sus labios y, después, de nuevo a ella. – ¿Ah? – Más que un sonido humano, aquello casi pareció una especie de gruñido. – ¿Te parezco de los que rechazan? – preguntó una vez estuvo libre, frunciendo el ceño con notoria confusión. No, no estaba para nada acostumbrado al rechazo. Bien fuese por su aspecto o porque podía adquirir prácticamente lo que quisiera debido a su poder, no era algo que hubiese experimentado muchas veces en su vida.

– ¿Por qué no la tomas? No es difícil, ¿sabes? Solo es una piedra; no tiene nada raro. ¿Quién no querría una de estas? – Incapaz de entender la negativa contraria, puede se dejase llevar por unos instantes y afilase levemente la mirada. – Solo intento ser amable. – explicó al darse de cuenta de tal vez sus formas no estaban siendo las mejores, suavizando el tono para no dar la idea equivocada. – Hagamos una cosa: yo me quedo esta noche pero tú te llevas el zafiro. – ¿Ya tenía permiso para quedarse toda la noche por ahí a su aire? Le habían dejado salir, sí, pero… ¿Qué pasaría si se entretenía un poco por el camino y regresaba más tarde de lo que había acordado?

Off: Creo que me motivé un poco. No me odies <3 (?)
Yared
Yared
Bi


Mensajes : 28

Localización : Echando una siesta, probablemente.

Empleo /Ocio : Rey de la selva (?)

Humor : Ven y lo compruebas ;)

Grandes Felinos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2044-yared-id#12492
https://sunflower.foroactivo.mx/t2202-my-domain-relaciones#13550
https://sunflower.foroactivo.mx/t2200-everyone-has-a-price-cronologia#13548

Volver arriba Ir abajo

First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared] Empty Re: First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared]

Mensaje por Eileen Lincer el Jue Mayo 21, 2020 12:03 pm

Si algo destacaba de ella era sin lugar a dudas la paciencia, de lo contrario, no trabajaría con niños. No obstante, había sutiles diferencias entre su forma diurna y nocturna; si por el día simplemente hubiese ignorado la personalidad ajena y hubiera intentado entablar una conversación de lo más normal, ahora, siendo de noche, salía un poco de ese carácter felino que la hacía querer incordiar al otro, burlarse de él -en cierta medida, claro- y seguirle el juego por un rato. Porque sí, cuando se mostrase como la grandiosa leona que era, sabía que el otro tendría que rectificar y, para qué mentir, pensar en eso la hizo sonreír de manera ladina y algo traviesa.

Una de sus cejas se alzó, su semblante se ensanchó y una notoria risa salió de ella porque, ¿aquello no había sido un buen chiste? ¿Que la iba a demostrar que no era un cachorro? Tal vez en otro momento hubiese pensado con la más tierna de las inocencias, pero no fue así. —¿Y cómo me lo vas a demostrar? ¿Planeas cazar un ciervo tú solito o... —no, no terminó la frase, pensando bien en sus palabras antes de soltarlas, porque claro, luego tendría que cargar con las consecuencias—... qué harás para que cambie de opinión, cachorro? —y sí, al final se decidió por no decir nada de manera directa. Se acercó a él sin mucho reparo, pegando su cuerpo al contrario y dejando que notase aquellos atributos que ocultaba bajo sus holgadas prendas. Apoyó ambas manos en su pecho y alzó un poco los talones para alcanzar su oído—. Cuando quieras verlo, me llevas a un sitio más privado y te demuestro lo equivocado que estás —susurró, sin borrar esa sonrisa felina, antes de retroceder como si nada hubiese sucedido.

Podría ser simplemente la confianza que ella misma transmitía, la ajena o aquella invisible que sentía al estar con uno de su raza. No sabría decir el motivo de su actuar, porque desde luego, ella no habituaba a hacer ese tipo de actos tan a la ligera. Un poco chapada a la antigua, no es de las que busca contacto físico de buenas a primeras, y aunque recordó a cierto jovencito con el que se saltó esa regla, no haría lo mismo con el león, ¿o sí? No, nada de eso. Para bien o para mal habían coincidido por la noche, pero de día las cosas son algo diferentes. Saliendo de sus pensamientos, ladeó un poco la cabeza y casi por instinto sus orejas se bajaron un poco, claro que al ser pequeñas y redondas no era un gesto que cualquier pudiese ver con claridad. —¿Y dónde estás ahora? ¿En una jaula? —cuestionó, notándose en su tono que los temas relacionados con el mercado no la resultaban para nada agradables—. Un león no debería estar encerrado. ¿Estás bien con eso?

¿Y ella? ¿Qué hay de ella? No se quejaba en realidad de su actual vida, aunque tampoco la disgustaba viajar de un lado a otro sin rumbo fijo. Claro que, al oír al contrario decir que prefería no atarse, se cuestionó si, después de lo vivido, podría renunciar tan fácilmente a su trabajo. Al principio solo lo hizo para ayudar a su amigo, pero ahora... Esos cachorros tenían algo adictivo, por muy agotador que pudiese resultar en ocasiones. No era tanto el irse de la isla, sino el qué pasará después; si encontraría un lugar que la llenase tanto.

Mostró de nuevo esa más que amplia sonrisa felina, incluso dejando ver el resplandor de sus colmillos tras el gesto pero evitando reír. —¿No me digas que he sido la primera en rechazarte? Eso suena tan halagador —dice con su mejor tono de inocencia, bromeando y solo para molestar al contrario—. Oh, venga, ¡vamos! —al final no pudo evitar reír, pero en serio que intentó no hacerlo. Cuando recuperó el aire terminó por tomar aquel zafiro de su mano, guardándolo sin mucho interés en el bolsillo de sus negros pantalones—. ¿Contento? —lo observó con detenimiento—. Pero ni se te ocurra pensar que voy a aceptar otra, como tu dices, piedra —aclaró, agarrando su muñeca y arrastrándole a su siguiente parada—. Y ahora vamos a comer, que tengo hambre y todo huele delicioso.

Su olfato pronto detectó algo que la hizo babear, aunque no de manera literal, por suerte. —¡Pollo frito! —con velocidad, esos dorados orbes que portaba buscaron el puesto de comida—, y patatas fritas —obvio; lo uno no puede ir sin lo otro. Cuando descubrió el origen de aquel aroma, quedó plantada frente al puesto, dirigiendo la mirada a Yared y soltando su muñeca. Vaya, que se había olvidado que le había arrastrado—. ¿Quieres?
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared] Empty Re: First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared]

Mensaje por Yared el Miér Mayo 27, 2020 3:37 am

Escuchando la risa contraria y las palabras que la siguieron, como si le estuviese poniendo a prueba o retándole de alguna forma, no pudo salvo ensanchar su ya de por sí amplia y orgullosa sonrisa. Con esa misma actitud iba a aventurarse y responderla, no obstante, hubo algo que le detuvo por unos instantes, retrasando esa inminente contestación. ¿El qué? Ese repentino acercamiento, por supuesto. Que sí, era evidente a lo que se había referido pero no esperaba que fuera a reaccionar de aquella manera. Bien sea por acto reflejo, instinto o por costumbre, poco o nada tardó en dirigir ambas manos hasta la cintura ajena; solo posándolas ahí, sin hacer nada más. Y, con ello, su soberbia sonrisa se tornó ladina y traviesa, juguetona incluso, delatando así su naturaleza felina.

– Si te llevo a un sitio más privado es para demostrarte lo poco que tengo de cachorro. – Y dijo poco por no decir nada. Claro que, en ese momento, no pensaba llevársela consigo a ninguna parte; dentro de todo, estaba bastante tranquilo y relajado. O, al menos, no buscaría intimidad por iniciativa propia. Porque, seamos sinceros, si fuera la otra quien le guiara a él, no se opondría lo más mínimo. Eso sí, en cuanto retrocedió, la soltó de inmediato. Podría ser alguien que se deja llevar con bastante facilidad, pero no era de los que fuerzan las cosas; no obligaría a nadie a nada. – Tal vez en otra ocasión. – añadió con gracia; confiado y seguro, sí, aunque sobre todo y más que nada, divertido.

Su semblante dejó a un lado el usual cinismo que lo caracterizaba; no quería que se notase, sin embargo, que sentía cierta pesadez al respecto era obvio. Tal vez por estar hablando de ese tema o tal vez porque, a pesar de lo que pudiera parecer en primera instancia, Yared también sabía ver más allá de su propio ombligo y resultaba evidente que aquello también había afectado a la híbrida. ¿Cuál fue su reacción? Cambiar por completo y esconder lo que sentía tras una gran sonrisa y una sonora carcajada.
– ¿Me ves acaso en una jaula, gatita? Yo no veo barrotes por ninguna parte. – Trató de bromear al respecto y de quitarle hierro al asunto. No quería que se sintiera mal, triste, decaída, o lo que fuera. Y menos por él. Tanto fue así, que hasta alzó una de sus manos para colocarla en paralelo a su frente y fingir que buscaba esos barrotes de los que había hablado. – Estoy mejor de lo que estaba antes. – repitió, con una sutil sonrisa, en un intento de no afirmar ni desmentir nada.

– No, no has sido la primera. – Después de todo, el rechazo hacia su primera manada era mutuo, no algo unilateral. Y cuando por fin tomó el zafiro de su mano, la expresión de su rostro se relajó al instante por varios segundos, pareciendo de lo más apacible y tranquila. No obstante, acto seguido, esta dejó paso a una victoriosa y triunfal, algo más normal en él. – Puedo hacerte la mujer más rica de toda la isla si se me antoja; no me tientes. – advirtió, claramente a modo de broma. Un zafiro a cambio de una empanadilla –que, por cierto, después del shock inicial, zampó de un solo bocado– estaba bien; pero tampoco iba a bañarla en diamantes así como así. Esas cosas las reservaba para sí mismo.

Cuando le tomó de la muñeca para guiarle por el mercado, no pudo evitar echarse a reír. Lejos de toda la arrogancia que pudiera haber demostrado anteriormente, habiéndose salido con la suya, esta fue una risa alegre y simpática; al final iba a resultar que la gatita era hasta divertida y todo.
– Claro que quiero. – afirmó una vez frente a aquel puesto del que la felina parecía haberse encaprichado, volviendo a ser el Yared de siempre; alzando el mentón con una falsa superioridad y una juguetona sonrisa dibujada en los labios. – Tú te quedas con las patatas y yo con el pollo. – decidió en voz alta y con tono jocoso, queriendo picarla un poco y adelantándose para ser él quien pagara esta vez. Eso sí: ración familiar de ambas cosas; no era negociable. – Tus patatas. – dijo, extendiéndoselas tras haber pagado. Todo, por supuesto, dentro de la broma y mientras él se quedaba con el resto.
Yared
Yared
Bi


Mensajes : 28

Localización : Echando una siesta, probablemente.

Empleo /Ocio : Rey de la selva (?)

Humor : Ven y lo compruebas ;)

Grandes Felinos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2044-yared-id#12492
https://sunflower.foroactivo.mx/t2202-my-domain-relaciones#13550
https://sunflower.foroactivo.mx/t2200-everyone-has-a-price-cronologia#13548

Volver arriba Ir abajo

First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared] Empty Re: First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared]

Mensaje por Eileen Lincer el Jue Mayo 28, 2020 9:28 am

Había dejado muy claro que no se iba a mostrar tímida en lo absoluto, claro que, de ahí a llegar al siguiente nivel era otra historia. No era de las que se llevaba a la cama a cualquiera -cama o donde tuviesen un mínimo de privacidad-. Nada de eso. Con un pensamiento algo más tradicional y arcaico, podía simplemente resultar coqueta pero no por ello pensaba ir más allá. Quería divertirse, sí, y la compañía parecía buena; pero no todo gira en torno al sexo a pesar de tener ese pensamiento muy en mente, porque, sinceramente, con los años se había dado cuenta de lo rápido que cambia todo. Si su preciado emperador estuviese junto a ella, seguro que también se sorprendía. Irónico, pues vivió en una época bastante liberal.

Así que el cachorro muestra los dientes, ¿eh? —y no lo decía porque la hubiese amenazado. Nada de eso. Pero que la siguiese el juego la resultaba gracioso—. ¿Pero vas a ser capaz de demostrarme que me equivoco? —le provocó un poco, todo ello, claro, desde la simple diversión y sin intenciones de atacarlo realmente. De quererlo hubiese sido fría y cortante, pero no era el caso. Se estaba entreteniendo y no lo negaría. Era obvio que el otro no era un cachorro, eso lo tenía muy claro, y por gestos como los que mostraba, las inexistentes dudas se despejarían. ¿Qué clase de cachorro lleva las manos a la cintura de una fémina con tanta seguridad sin dudar lo más mínimo. Eso le delataba como un adulto, y uno que sabe lo que quiere—. Esperaré por esa ocasión.

Hablar del mercado, aunque no fuese directamente, era algo que la apagaba de algún modo. Solo con imaginar lo que sería de todas aquellas tiernas criaturas que vivían en la tienda si acabasen en el mercado lograba que su piel se erizase. No obstante, a pesar de ello y al ver la reacción ajena, decidió simplemente no pensar en ello y no arruinar la noche. Una pequeña risa se escapó de entre sus labios antes de responder. —No, no veo barrotes ni una jaula. ¿Y sabes lo que tampoco veo? Un collar en tu cuello. Me sorprende que un felino tan peligroso se pueda pasear sin alguien que le mantenga atado corto —se burló de él un poco—. Te compraré uno para la próxima, ya sabes, por el bien de todos. Me encargaré de mantenerte bajo control —mostró una más que amplia sonrisa felina que dejó ver el resplandor de sus potentes colmillos.

Se llevó una mano al pecho y se encogió un poco sobre sí misma, actuando y dramatizando como si aquella afirmación la hubiese dolido tanto o más que una daga directa al corazón. —Y yo que quería ser la primera... Qué decepción —recuperó su postura de siempre. Alzó una de sus cejas antes de soltar una carcajada, realmente divertida por lo que había escuchado—. Qué tierno —dijo en primer lugar—. ¿Para qué querría ser yo la mujer más rica de la isla? —cuestionó con curiosidad, sin perder ese brillante semblante y la seguridad que desprendía tras él—. Me gusta la vida humilde que llevo. Eso de tener joyas quedó muy atrás —en algún punto de su pasado que, sin importar el tiempo, siempre recordaría.

Frente a aquel puesto, prácticamente estaba babeando viendo la comida y deleitándose con el maravilloso aroma que impregnada por completo su sentido del olfato. Tan ensimismada se había quedado que ni vio al otro pagar y apenas logró escucharlo, y cuando volvió a plantar los pies en la Tierra dejando su propio mundo, clavó los dorados ojos en los carmines orbes del joven. —¿Qué? —sacudió la cabeza, tomando las patatas antes de negar—. ¡Eh, eh, eh, eh! ¡¿Qué te crees que haces?! —exclamó, y sin mucha dificultad, le arrebató el pollo y se alejó de él con paso ligero—. ¡Gracias por la invitación, Yared! —sí, toda la comida para ella. Así aprenderá a no meterse con quién no debe ese cachorro.

¿Irse? Nada de eso. Ni se esforzó en correr. Quería que el contrario la siguiese, porque de haber querido lo contrario, hubiese actuado de otro modo. Utilizando su olfato, su oído y su vista a su máxima capacidad fue esquivando gente hasta llegar a un lugar un poco más vacío; había varias mesas y bancos de madera para poder sentarse y comer. Allí dejó las patatas junto con el pollo frito, sentándose con una enorme sonrisa felina y esperando a su acompañante.— Vamos, que no he corrido mucho —rió por lo bajo—. Adelante, come cuanto quieras; debes crecer al fin y al cabo —añadió, eso último, solo para molestar. Y con ello, se llevó una patata a la boca sin cambiar su expresión.
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared] Empty Re: First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared]

Mensaje por Yared Ayer a las 8:28 am

– Oh, podría mostrarte muchas cosas, gatita. – respondió tras una leve y alegre risa. Eso sí, por mucho que se viera cómodo y relajado con todo aquello, si bien divertido y ciertamente juguetón, no perdió su semblante orgulloso en ningún momento. ¿Que qué cosas? Eso no lo dijo. Que se imaginase lo que quisiera, que preguntara si tanta curiosidad tenía o, sencillamente, que dejase el tiempo pasar hasta que llegase esa ocasión de la que había hablado antes. – Ya lo creo que sí. – comentó con gracia, siguiéndole el juego e imitando su mismo tono de voz… Hasta que decidió que no era suficiente y, antes de soltarla, aprovechándose de la cercanía de sus cuerpos, se inclinó un poco para poder susurrarle al oído: – Todas las veces que quieras. – Y ahora sí, separó sus manos de la cintura ajena y la dejó ir con total naturalidad. – Supongo que ya sabes dónde encontrarme. – añadió, manteniendo la misma sonrisa de siempre.

No lo habían nombrado directamente, pero ese lugar ya había salido en su conversación antes; ambos debían saber a qué sitio se estaba refiriendo. Aunque, para qué mentir, Yared no era de los que aguataban enjaulados mucho tiempo, y menos pudiendo comprar a algún que otro guardia y… Bueno, salir a tomar el aire con la calma que supone saber que no serás perseguido y que nadie intentará darte caza, al menos por un rato.

Ahora bien, las siguientes palabras que llegaron a sus oídos le hicieron arquear una ceja, habiendo despertado todo su interés y ganándose toda su atención. De hecho, si en vez de aparentar ser un humano cualquiera hubiese dejado ver sus orejas felinas, estas, sin lugar a dudas, se habrían movido y posicionado en dirección a la fémina.
– ¿Un collar? – preguntó con tono bastante neutro, queriendo asegurarse de que había entendido correctamente. – Claro, adelante. Lo quiero dorado, elegante; que realce mis facciones. Y, si puede ser, con pendientes a juego también. Me gusta combinar los complementos, ¿sabes? Llevar solo una cosa me parece muy pobre. – habló tranquilo y sereno, con cierto tinte arrogante quizás, pero nada fuera de lo normal para lo que había venido demostrando. Es más, alzó una de sus manos y se apartó algunos mechones para dejar ver los que llevaba; dorados también, finos, y adornados con algunas gemas moradas aquí y allá. Por supuesto, con ese sencillo gesto, también mostró los anillos que portaba; a juego con el resto de accesorios, evidentemente.

– En ese caso, lamento informarte de que no me quedan muchas primeras veces por experimentar. Mala suerte, supongo. – se burló un poco siguiendo todo aquel falso dramatismo, alzando un poco el mentón incluso y dibujando una sonrisa amplia y triunfal, altivo y casi hasta presumiendo de aquello. Ahí tenía otro motivo más por el que no era un cachorro. – Para haber quedado muy atrás, ahora tienes un zafiro. – continuó de la misma manera, refiriéndose a esa “piedra” que, al final, después de tanta insistencia, había terminado por aceptar.

Tampoco se resistió demasiado cuando la otra le arrebató la comida de las manos, limitándose a poco más que echarse a reír divertido y, al cabo de unos segundos, comenzando a seguirla a varios pasos de distancia, sin preocuparse demasiado por a dónde pudiera estar llevándole. Que, a ver, no se conocían de nada, lo suyo habría sido dudar un poco o mostrarse mínimamente precavido; sin embargo, y si bien el león no era de los que pecan de confiados, negar que se sentía cómodo con bastante rapidez al juntarse con otros animales sería, no solo una estupidez, sino también mentira. Porque sí, por muy híbrida que hubiese dicho ser, a sus ojos, ella seguía siendo un animal como él.
– ¿Yo? ¿Segura? Mucho llamarme a mí cachorro, ¿pero quién es la cachorrita ahora, eh? – Volvió a reír mientras se sentaba frente a ella en aquellos asientos, sin quitarle los ojos de encima y tomando una pieza de pollo para llevársela a la boca. Y, dicho sea de paso, poco de altanera tenía esa risa, siendo más bien suave y agradable; le había parecido un gesto de lo más tierno, algo digno de un cachorro, efectivamente.
Yared
Yared
Bi


Mensajes : 28

Localización : Echando una siesta, probablemente.

Empleo /Ocio : Rey de la selva (?)

Humor : Ven y lo compruebas ;)

Grandes Felinos
https://sunflower.foroactivo.mx/t2044-yared-id#12492
https://sunflower.foroactivo.mx/t2202-my-domain-relaciones#13550
https://sunflower.foroactivo.mx/t2200-everyone-has-a-price-cronologia#13548

Volver arriba Ir abajo

First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared] Empty Re: First meet. Hi, big cat~ [Priv. Yared]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.