Sunflower
[Privado] A new life [Priv. Riven] 9A1qiH6
Invitado
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos Temas

STAFF
Web Master
KANON
MP | Perfil
Administradores
Akali
MP | Perfil
Inari
MP | Perfil
Moderadores
Baltazar
MP | Perfil
Náyare
MP | Perfil
Moderadores CB & Discord
Ieilael
MP | Perfil
Cotta
MP | Perfil
AFILIADOS

Hermanos
Crear foro
boton 150x60
Élite
counting ★ stars
Loving Pets
Crear foro
[Privado] A new life [Priv. Riven] Image
bton 40x40
FINAL FANTASY: Zero
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento, a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.



[Privado] A new life [Priv. Riven]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Privado] A new life [Priv. Riven] Empty [Privado] A new life [Priv. Riven]

Mensaje por Alessandro Farnese el Dom Mayo 03, 2020 12:16 pm

Cuán rápido había cambiado su vida de un día para otro. Tal y como se esperó en el primer momento, aquella mujer era de todo menos un elemento peligroso. Demasiado joven y tranquila como para haber desarrollado la maldad a la que los habitantes de Sunflower solían sucumbir por una razón u otra. Riven, en cambio, era sin duda alguna una pequeña luz en aquella vorágine de sombras, una chispa de vida entre tantos que solo deseaban fundirse en la violencia, aun cuando en apariencia eran sociables con quienes les rodeaban. El mercado negro había trastocado mucho la forma de ver la sociedad del pequeño de los Farnese, sin duda, pero estaba a gusto con aquella mujer.

Una policía, tal y como él había ansiado ser. Y bastante humilde, también, que a pesar de su humilde salario parecía mantenerse de una forma bastante correcta. Que sí, que aquel piso era quizá demasiado pequeño, pero al menos tenían una cama y un sofá en el que ir turnándose, aunque él prefiriera el sofá porque en parte, le haría sentir culpable dormir en un lecho cuando ella por la mañana tendría que salir a trabajar en una profesión que era de todo menos agradecida, y que si Baltazar dirigía tal y como lo hizo con las clases que le dedicó en Italia, sería bastante más exigente de lo que un humano podría aguantar. Que aquel hombre era su ídolo, sin duda, y que su amabilidad parecía sacada de un cuento de hadas, pero como maestro era implacable. Y suponía que como jefe, mucho más.

Pero si algo quería, era alegrarle un poco las mañanas a Riven, lo poco que se vieran. Se comportaba dócil con ella, limpiaba la casa, hacía todas las tareas del hogar con puntualidad y una perfección solo alcanzable para alguien como él. Por supuesto, todo esto lo hacía, pero complementado con pequeñas escapadas cuando la otra trabajaba para salir a explorar la ciudad. ¿Qué? Llevaba un año encerrado, era obvio que desearía con toda su alma explorar todo lo que no pudo hacer durante los primeros años en los que estuvo ahí, y si terminaba todo lo que veía que necesitaba aquel pequeño piso antes de que llegara, se daba a sí mismo vía libre para poder hacer lo que quisiera por aquella ciudad.

Pero el tiempo había pasado relativamente rápido, y antes de que se diera cuenta, aquel sería el primer fin de semana que pasarían juntos, tras haber configurado aquella relación de amo y siervo más bien como la que tendrían dos compañeros de piso de similar edad, y ya se había encargado de implorarle que no hablara de él ante Baltazar. La deshonra que supondría tener que reencontrarse con él no sería algo a lo que el joven híbrido creía poder hacer frente en el corto plazo. Quizá, con el tiempo, se reencontraría con su “tío”, y podría hablarle de lo forzado que estuvo a abandonar la virtuosa forma de vida que él había intentado darle. De momento, aquellos supuestos casos tan alejados del presente no eran del interés de Alessandro, que prefería centrarse en cosas más tangibles y cercanas.

Como en lo que prepararía ese sábado a Riven para que desayunara. Sabía que lo dulce no era demasiado del agrado de la contraria, en vista de su total negación a echar azúcar al café tan siquiera. Quizá algo más sólido sí, como unas tostadas, aunque no sabía ni si ella tenía algo en la cocina tan siquiera, porque si hasta ese momento había estado viviendo sola y se mataba con aquel demasiado extendido horario como lo hacía… Igual era de las que tiraban demasiado de comida rápida. Pero también era cierto que el cuerpo ajeno denostaba de todo menos aquello. ¿Qué? ¿Se creía alguien que no iba a mirar ese cuerpazo semi-amazónico con el que compartía piso? Alessandro tenía veinte años, ojos, y muchos fetiches. En especial de eso último tenía un excedente interesante.

Al final, se decidió por algo que sabía perfectamente que mezclaba perfectamente dulce con salubre. Una opción arriesgada, pero a duras penas conocía a la contraria como para saber si iba a rechazarla o repudiarla. Tostadas con mermelada (nada de mantequilla) y un vaso de café sin nada de azúcar a sabiendas de los gustos que esta tenía. Y ya que quería regalarle más de un sabor, se decidió por vestirse con especial esmero para la ocasión, de una forma ligeramente “picante”.

Ya se sabe que Alessandro prefiere la ropa ajustada o muy holgada, y ya se sabe que lo primero suele favorecer su cuerpo muchísimo más. Una camiseta blanca, de manga corta, pantalones vaqueros muy, muy ajustados del mismo color, lo típico. Ah, y un cinturón que no haría falta pero que quedaba siempre de una forma maravillosa.

Era pronto, y lo había planeado con suficiente paciencia como para que la contraria no se despertara antes de tiempo. Tras colocarlo todo en una bandeja, comenzó a caminar sigilosamente hacia el cuarto de Riven. Y ahí la encontró, todavía dormida cual princesita en su pequeña y angosta cama. Se colocó de rodillas frente a ella, dejando la bandeja sobre la cómoda que tuviera la policía antes de dedicarse a mirarla por unos segundos. En efecto, era una belleza, a la que quizá podría acabar por llevar a sus redes con un poco de paciencia. Lo primero era lo primero, y esto empezó en forma de un pequeño beso en la frente de Riven, para luego mecerla con su mano un poco con tal de intentar despertarla de la forma más sosegada que pudo.

-Princesita, tienes el desayuno.
-susurró, mientras acercaba la bandeja con el plato y la taza ya dispuestos para que la otra pudiera comerlo sin ensuciarse demasiado- Luego limpiaré yo la cama de migas, así que no te cortes y… Disfruta de unas buenas vistas mientras desayunas.
Alessandro Farnese
Alessandro Farnese
Mensajes : 11

Hibrido Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new life [Priv. Riven] Empty Re: [Privado] A new life [Priv. Riven]

Mensaje por Riven Leisser el Dom Mayo 10, 2020 11:14 am

A New Life
SohoMañanaSabadoParcialmente NubladoPrivado

Siempre había sabido que no era “mala”, si, suena a algo infantil pero nadie tomaría de la misma manera a alguien que niega actuar con maldad que quien afirma estar lleno de bondad, en mi caso no expresaba con palabra ninguna de estas dos afirmaciones. Como humana claro que pensaba sobre mi misma sobre el tono que tendría mi gris, si sería un gris más cercano al negro que al blanco, o si era un blanco puro que aun no había sido manchado, esto ultimo imposible, tanto para bien como para mal había nacido manchada por la propia imagen de mis padres, especialmente por Alexander Leisser.

Como muchas otras motivaciones la extraña necesidad por limpiar cualquier tipo de mancha gris en mi misma me levantaba temprano y volvía tan tarde como podía, como si trabajar fuese mi mayor obsesión, quizá lo era, o más que una obsesión era lo único que me hacía sentir estar haciendo algo de provecho ahora, y de una forma algo improvisada tenía algo más en mi vida que mi trabajo, una pet, o como a mi me gustaba llamarlo un compañero de piso. Al que por fin, después de días en los que apenas había tenido tiempo de intercambiar palabras le dedicaría algo más de tiempo gracias a la llegada del fin de semana.

Mi opinión hasta ahora era más que positiva, no había tenido tiempo de hablar sobre ello ni de agradecer debidamente con parte del tiempo que el mismo me había dado, puede que lo pareciera por la eficiencia que Alessandro había demostrado, pero estaba claro que la casa no se estaba limpiando sola, no iba a atribuirle ese a trabajo a gnomos nocturnos y caritativos. Y quería agradecerselo, claro que me gustaría, pero no había tenido tiempo ni aun sabía bien sus gustos y como podría hacerselo, puede que con unas palabras bastara pero quizá merecía algo más que una frase amable.

Con el paso de los años cualquiera se acostumbra a despertarse con el sonido del despertador, y  es que es lo normal, si alguien se despierta con algo más agradable que ese pitido o melodía a elección sería todo un afortunado, el caso, mi caso era que esperaba a que el sonido de mi despertador rompiera el silencio para dar por finalizado mi tiempo de sueño. Sin embargo, esa mañana no fue así, no había olvidado  ponerla, ni si quiera había olvidado poner a cargar el móvil para asegurarme de que no se apagaba por falta de batería, lo que me despertó fue algo que se adelanto al ruidoso aparato. Una suave presión sobre mi frente me despertó, la ultima vez que me había despertado algo así fue hace muchos años. Por un momento pensé que fuera mi propio padre, pero no, mi padre ya no vivía conmigo, al abrir los ojos por un momento pensé que era otra persona a la que apreciaba. Tan solo tras escuchar su voz y parpadear un par de veces recordé y entendí de quien se trataba, aun necesitaba algo más de tiempo para acostumbrarme a la compañía de Alessandro, y más aun si aquel trato tan atento y agradable se iba a convertir en costumbre.

-Buenos...Buenos días-respondí aun algo adormilada mientras me incorporaba para sentarme, viendo poco después lo que había preparado para mi, el desayuno. Y lo mire como si dudara de lo que mis ojos estaban contemplando. Claro que el desayuno no era lo único “bonito” que podía contemplar, al mirarle a él, bueno...
No, no soy el tipo de mujer que se enamora o se encapricha con cualquiera cara bonita con la que divertirse, pero tampoco soy ciega, e independiente de mir propios conflictos emocionales o mis posibles sentimientos hacía alguien que estaba ante un joven de mi edad más apetecible que esas tostadas era un hecho, no iba a negarlo, pero tampoco a manifestarlo en voz alta.

¿Celebramos algo en especial?-pregunte mientras esbozaba una sonrisa sutil tras lo que hice un gesto con la mano para que se sentara a mi lado.-¿Tu ya desayunaste? Se me va ha hacer muy raro desayunar mientras tan solo me miras. Bueno ya de por si me resulta bastante raro no desayunar sola- Si estaba siendo amable, como solía hacer con casi cualquiera, en su caso...¿Cómo debía tratar con él? Bueno viendo que parecía tener interés en cuidarme aunque no fuera necesario ni se lo hubiera pedido no podía evitar sacar ese amabilidad innata y mientras no me diera motivos para no hacerlo así sería.-Muchas gracias. No era necesario todo esto.-claro que que no fuera necesario no quitaba que fuese a disfrutarlo, así tome un primer sorvito de café, calentito , amargo y sin azúcar. Sin duda el tipo de cosas que me hacían sentirme de buen humor.

Emme's Codes
Riven Leisser
Riven Leisser
Bi


Femenino
Mensajes : 158

Localización : Trabajando o tomando un cafecito

Empleo /Ocio : Oficial de Policia

Humor : Seria

Clase X Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1485-riven-leisser-id#8565
https://sunflower.foroactivo.mx/t1510-chichudi-cafe-los-demas-y-el-ultimo-mi-padre-relaciones#8697
https://sunflower.foroactivo.mx/t1509-riven-leisser-cronologia

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new life [Priv. Riven] Empty Re: [Privado] A new life [Priv. Riven]

Mensaje por Alessandro Farnese el Sáb Mayo 16, 2020 2:48 pm

Sonrió con gentileza a su “ama”, posando sus manos sobre el colchón y luego colocando la cabeza sobre ellas, quedándose de cuclillas a la espera de que esta despertase del todo y pudiera entablar conversación de una forma un poco más estructurada que aquellos balbuceos que los recién levantados solían emitir, en especial cuando eran despertados de una forma tan brusca. Él la intentó acariciar de forma discreta por encima de la manta, a la altura de la rodilla, mientras tanto, intentando parecer lo más calmado y alegre que pudo. Con eso y ese trajecito que llevaba y era simplemente delicioso (ego tenía Alessandro de sobra, así que posiblemente luego se dedicara a posar y sacarse fotos para disfrutar a posterior de su propia belleza. Y no malpensemos, por favor), seguramente, Riven podría disfrutar de un desayuno más que agradable teniendo en cuenta el día en el que se encontraban.

En una semana, se había esforzado también en aprender y comprender todo lo que pudo de aquella mujer. También memorizar asuntos importantes (sobre por ejemplo quién era su superior, lo cual le impresionó quizá demasiado más que nada porque pensaba que ese pobre hombre que era tío-abuelo suyo, más o menos, se merecía jubilarse de una vez), así pues, había calculado también con mucha precisión el día.

-Celebramos que ya eres una vieja, Riven. Feliz cumpleaños. Tampoco nos conocemos de mucho, pero me apetecía ser amable contigo en un día así -y sí, lo era. Al menos, estaba claro que el esfuerzo por tenerla contenta y satisfecha con el producto que había comprado estaba ahí, y Alessandro daba todo lo que podía por ser lo que normalmente se consideraría un buen pet. Sabía, y estaba claro que lo habían acordado, que su condición no era tanto la de un esclavo como un compañero, pero él quería seguir siendo lo más agradable y servil que pudiera como agradecimiento- Si quieres, puedes alegrarte un poco. Tenía pensado prepararte una tarta, pero esto es más sano. Y tampoco sé si te gusta el chocolate, pero viendo tus gustos con el café, he supuesto que no. No te preocupes, por cierto. He intentado evitar el azúcar a toda costa, así que no vas a sentir ni una pizca de eso en tu boca. -obviamente, tal comentario no tenía la intención de ser lo más mínimo hiriente, solo cómico, hasta ligeramente irónico y burlesco, pero sin buscar ofender. Y esperemos que Riven no tenga la piel tan fina como para ofenderse con algo así- Ya he desayunado mientras preparaba el tuyo. ¿Te molesta que esté aquí? Y yo que me he puesto guapo para ti y todo… -fingió durante unos segundos ofenderse, antes de reírse y volver a sentarse a un lado de la cama, aun a sabiendas de que posiblemente, Riven iba a saltar y decir que tenían que hacer cosas antes de que pudiera avanzar lo más mínimo o socializar de verdad. Ella era así, eso lo había deducido en menos de una semana de convivencia. Trabajadora hasta decir basta, y en ese sentido, francamente admirable si se tenía en cuenta que con solamente su sueldo tenía que mantener todo aquel lugar que ahora compartía con ella (y que tal vez por eso ahora se dedicaba a cuidar con tanto mimo por muy pequeña que fuera y por mucho que hubiera más de un pasillo por el que si se daba la casualidad que ambos intentaban pasar, posiblemente eso acabaría en un momento pegajoso que quizá le gustaba, pero incómodo sería seguramente- No sé mucho de tus aficiones, así que no he podido preparar mucha cosa más. ¡Pero eh, si quieres un polvo aquí estoy! O podemos salir a dar una vuelta, no sé. Seguro que algo divertido se puede hacer en esta ciudad, ¿no?
Alessandro Farnese
Alessandro Farnese
Mensajes : 11

Hibrido Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new life [Priv. Riven] Empty Re: [Privado] A new life [Priv. Riven]

Mensaje por Riven Leisser el Lun Mayo 18, 2020 11:25 am

A New Life
SohoMañanaSabadoParcialmente NubladoPrivado


Siempre había sido de esas personas, si de esas que celebran su cumpleaños y no había dejado de hacerlo hasta que...bueno, paso aquello. No me había olvidado, pero tampoco quería recordar, era normal recibir algunas felicitaciones quizá algún regalo, esta vez pensaba que sería diferente, ni si quiera yo misma había buscado compartir esa fecha con nadie, no porque fuera un secreto o algo parecido, para cualquiera cercano a mi le era muy fácil de averiguar, puede que tan solo si me preguntasen lo dijese, pero prefería no hablar de ello.

En el caso de Alessandro fue algo que averiguó por su cuenta, no me esperaba que lo supiera, y ni si quiera yo misma caí en la cuenta de que día era hasta que el mismo me felicito. La sutil sorpresa en mi rostro al escuchar aquellas palabras; “Feliz Cumpleaños” ya dieron a entender que ni si quiera era consciente por mi parte de que justo ese día era mi aniversario de nacimiento.-Gracias- Si solo eso, se podría decir que es la respuesta más ingeniosa que puedes dar cuando alguien hace algo bonito por tu cumpleaños, genial Riven, te estas coronando.

Escuché sus palabras mientras empezaba con el desayuno, tostadas, café...sin ninguna queja, y menos queja cuando era algo que me había preparado otra persona, no es como si fuera a decirle que la cantidad de café y leche no era mi favorita o si me gustaban las tostadas más hechas o menos,  en un caso como este (Y probablemente en cualquiera en el que te preparen el desayuno, era perfecto.-No es que no me guste, me gusta el chocolate y el azúcar. Solo lo evito, intento mantener buenos hábitos alimenticios, no tengo ningún problema si por la tarde quieres que te invite a una porción de tarta en alguna cafetería.- Respondí con la misma amabilidad que estaba recibiendo por su parte claro. También aclarar que cuando decía “alguna cafetería” me refería a mi cafetería preferida de las que había cerca, que no eran pocas, pero tras meses de investigación ya sabía cual era la mejor de todas las cafeterías del barrio, lo normal.

Mis siguientes palabras salieron casi como automáticas, en el momento en que preguntó sobre su presencia.-No, no me molestas.-Era un hecho, aunque no todo fuera perfecto no podía más que agradecer su compañía, pues a diferencia de lo que alguien más reacio a su condición dependiente de alguien había demostrado amabilidad hasta el punto de tomar tareas que ni si quiera estaba obligado a hacer.-
Mirando más detenidamente el conjunto de ropa que se había puesto volví a centrarme en disfrutar del desayuno, intentando disimular la mirada con la que me había fijado en él.-Una persona que es guapa no necesita “ponerse guapo”.-deje caer con una sinceridad quizá algo excesiva sobre el tema, claro que cualquiera podría pensar que estaba ¿Flirteando? Podría ser el caso, pero no lo era por algo muy sencillo, no tenía la menor idea de como se hacía exactamente algo como eso, ese comentario no fue más que una opinión sincera que consideré oportuna comentar.

Amable, incluso mostrando alguna que otra sonrisa amable, era a lo que me había acostumbrado, sin embargo Alessandro se merecía más que eso, algo que no podía darle, honestidad. Y no es que no confiara en el o no quisiera conocerlo mejor, estábamos viviendo juntos era lo mínimo que debía hacer. Puede falta de costumbre, manía en ser desconfiada o puede que simplemente falta de tiempo, no sabría decir cual de todas estas cosas era pero era un hecho que había una especie de barrera invisible que me hacía actuar como...bueno como casi siempre era, de ser por mi terminaría aquello lo antes posible y me metería de lleno en mi escritorio a lo de siempre, trabajo. Y mentiría si negara que esa era mi intención, casi como si fuera una especie de autómata que solo se dedicaba a lo que sabía hacer, con el añadido humano de de vez en cuando mostrar amabilidad o alguna pizca de mis emociones.

Dije como sería, pero no como fue, mis planes de hacer lo mismo de siempre y por supuesto evitar a Alessandro tanto como pudiera, evitando socializar más de lo necesario se fueron a pique. Escuchar aquellas palabras casi terminan por hacer un desastre sobre la colcha, de haber estado bebiendo café habría salido disparado como si fuera un aspersor, por suerte estaba masticando, así que solo me atragante...solo, fue inevitable toser un poco y necesitar beber el resto del café para calmar aquel picor en mi garganta. Y en la que aquella molesta se alivio no puede aguantarme más-Nada de polvos, no.-respondí entre una carcajada bastante impropia de mi. ¿Cuando fue la ultima vez que me reía así pro una broma tan “tonta”? Mejor dicho...¿Cuando fue la ultima vez que me reí?

-Me se la isla de memoria, podemos ir a donde nos apetezca. Puede que sea mi cumpleaños, pero siendo sinceros, si me dejas elegir probablemente termine eligiendo un lugar que estuviera indirectamente relacionado con el trabajo. Llevo años sin necesitar pensar en mucho más que eso.-
Emme's Codes
Riven Leisser
Riven Leisser
Bi


Femenino
Mensajes : 158

Localización : Trabajando o tomando un cafecito

Empleo /Ocio : Oficial de Policia

Humor : Seria

Clase X Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1485-riven-leisser-id#8565
https://sunflower.foroactivo.mx/t1510-chichudi-cafe-los-demas-y-el-ultimo-mi-padre-relaciones#8697
https://sunflower.foroactivo.mx/t1509-riven-leisser-cronologia

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new life [Priv. Riven] Empty Re: [Privado] A new life [Priv. Riven]

Mensaje por Alessandro Farnese el Vie Mayo 22, 2020 10:59 am

Curiosamente, no lo había tomado con la frialdad que se esperaba. Vio cómo esa habitualmente gélida mujer (o al menos así parecía en primera instancia) comenzaba a reír con gracilidad. Parece que ahora ese simple hecho de mover los labios de aquella forma la volvía todavía más atractiva a su parecer, demostrando que la oficial no era ninguna clase de indómito paladín como quería aparentar, sino una persona humana con sus más y sus menos, sus desperfectos y sus manías personales, demasiado enfocadas a su parecer al trabajo y lo amargo. ¡Un poco de azúcar no le iría mal a la señora, que conste en acta! Ni que fuera a engordar con ese atlético cuerpo que tenía por azucarar el café. Pero él no la iba a criticar, pues la apreciaba. Ella le había sacado de su infierno personal y había demostrado ser a todos los efectos una persona que entendía bastante bien el concepto de derechos y el deber policial, suficiente como para tratarle como un compañero más que una mascota. Así pues, nada era de su desagrado en ese lugar, ni tan siquiera cuando ella le mostraba esa obstinación por mantenerse distante que parece venir de familia, aun cuando para ello se enclaustraban en el trabajo.

Pero hoy parecía que podría intentar mover sus fichas con tal de llegar a conocerla un poco mejor, y ver cómo seguir con su (muy, muy obvio, si se le permitía decirlo, pero es que es verdad) intento de coqueteo de una forma más acertada a posterior. ¿Qué? Lo repito otra vez, tiene ojos en la cara, y es un hombre que convive con una mujer de su misma edad en un espacio francamente apretado y angosto. Pero la había hecho reír, y con eso, por el momento, le bastaba. Simplemente correspondió con dulzura a la risa de Riven con otra breve carcajada, antes de levantarse poco a poco y levantar la persiana, o la cortina, o lo que fuera que tuviera ella en esa habitación, con tal de que entrara un poco más de luz solar. Su compañera podría haberse desvelado con el tiempo que había tardado en empezar a comer, así pues, un poco de luz natural no la dañaría en exceso, ¿no? Bueno, Riven, tú eres la que te conviertes en animales, él necesita un poco de iluminación para sentirse cómodo en un contexto sea cual este sea.

Pero visto lo visto podría convencerla para ir juntos a algún lado más fácilmente de lo que se esperaría. Quizá pasear servía para quitarle ese rostro casi gélido, para ver aflorar nuevas emociones en aquella mujer que parecía anclada a las reminiscencias de lo que hubiera pasado que hiciera que se mantuviera tan fría. ¿Y cómo sabía él eso? Pues porque era un Farnese, y porque el aura que por consecuencia emitía a duras penas parecía afectarle, quizá por su inexperiencia en el uso de la misma, para el que todavía le quedaba… Mucho, sin duda, pero podría acabar por hacerlo con el tiempo, y poder forzarla a confesarse para saber exactamente por qué le había costado tanto hasta ese momento poder socializar.  

¿Me has llamado guapo? -preguntó, coqueto, llevando hacia atrás su cabello para recolocarlo al escucharla, para luego guiñarle el ojo otra vez- Gracias, gracias, preciosa, pero tú eres definitivamente mucho más atractiva. Te agradezco el piropo de todas formas, si algún día se te antoja ese polvo que te he dicho, dímelo y yo te ayudo a conseguirlo rapidito -por supuesto, siempre bromeaba, ahora más, pues había visto que ella no se lo tomaba tan mal como al principio se esperaba que haría- Pero si quieres, podemos ir juntos a algún lado. Tengo un dinerillo ahorrado, así que seguro que puedo regalarte alguna tontería si quieres.
Alessandro Farnese
Alessandro Farnese
Mensajes : 11

Hibrido Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new life [Priv. Riven] Empty Re: [Privado] A new life [Priv. Riven]

Mensaje por Riven Leisser el Jue Mayo 28, 2020 5:09 pm

A New Life
SohoMañanaSabadoParcialmente NubladoPrivado

Trastar con una persona como Alessandro era todo un mundo, y no es que no supiera como tratar con las personas, todo lo contrario, venga estaba claro que me había entrnado para tratar con cualquier tipo de persona. ¿Cómo no iba a ser capaz de tratar con alguien amable de mi edad? Si bueno, quizá ese era el problema, que llevaba tantos años sin tratar con alguien de mi edad como amigos que aquello no solo me parecía dificily raro, tambien desconocido. Hasta ahora (y así habría sido de no haber puesto de su parte para cambiarlo) fui tan fría y distante como acosumbraba, no por su culpa, no claro que no simplemente no estaba acostumbrada a eso, a ser sincera. Quitando la excepción que era a veces mi madre y aquellas charlas con Baltazar creo que me había acostumbrado a omitir mis sentimientos o puede que hubeora caido en la pereza de intentar expresarlos, te ahorras problemas y el riesgo aunque tambien pierdas esa oportunidad de compartir los sentimientos con alguien más claro.

Por muy seria que fuera, y solia serlo no podía tomarme a mal unas palabras como las suyas o al menos viniendo de el, quizá unas palabras similares venidas del criminal de turno que se cria humorista le habrian sacado una de mis miradas más frias, una llena de desdén, pero tratandose de Alessandro...había demostrado que aun siendo apenas unos conocidos me respetaba, no podía tomarme de mala manera bromas tan inocentes como aquellas y menos aun despues de aquel desayuno en la cama, esa forma de despertarme y...Por un momento la sonrisa se borró de mi cara, de nuevo pensando una de esas cosas que prefería no recordar. Hubiera seguido pensando en ello mientras miraba aquella tostadita de no ser por la luz. Puede parecer una tontería pero verlo subir la persiana y parpadear hasta acostumbrarme a la luz fue suficiente distracción para dejar de pensar en algo que preferia evitar. (Y vaya distracción).


-Si te lo he llamado-y sin ningún tipo de pudor confirme lo que había escuchado, no era necesario decirlo pero tampoco ocultarlo, bueno hasta ahora no lo había dicho, simplemente no me paré a comentar mi opinión sobre su aspecto, eso y que...decirle eso a alguien a quien acabas de comprar puede llevar a muchos malentendido.-Gracias a ti tambien pero no, por el momento nada de conseguirme polvos. Estoy bien con...bueno con todo ese asunto-genial Riven acabas de decir que no te interesa tener un polvo remarcando tus pocas ganas de tener sexo con alguien, sigue así y terminaras oliendo a virgen a kilometros. Algo que para que mentir no solía preocuparme y no me preocuparía de no estar tratando con alquien que vivía conmigo y que probablemente ya habría notado que no tenía pareja formas ni parecía juntarme con amiguitos o amiguitas varias. ¿Porqué me estaba preocupando por eso ahora? Puede que me preocupara un poco que el propio Alessandro me juzgara por mi forma de vivir y mi exagerada falta de interés por el sexo.

Mientras me comía la cabeza con aquellas ideas tambien me termine las tostaditas y tras eso termine el restó del café, podría decirse que tras tomarme aquella bebida tan apreciada por un Leisser ya era "más persona".-
-Se me ocurren...se me ocurren muchos sitios a los que me gustaría ir un día como hoy, claro que tampoco vería bien arrastrarte conmigo a sitios a los que no te apeteciera ir...Y...bueno no es necesario que gastes nada en mi, tu compañía ya resulta algo fuera de lo normal. Si te parece podríamos ir a...algún lugar tranquilo...¿La playa quizá?-Quizá un lugar muy generico viviendo en una isla pero estando yo sola directamente trabajaría y entrenaría como si nada, puede que pasara un rato con mi madre tomando un café y...poco más. Pensar en mi madre parece que de nuevo me cambió la cara, casi como si de una obligación se tratase tome el telefono movil para...si hacer algo que todos tienen la extraña obligación hoy en día de hacer, revisar sus mensajes con ellos muchos genericos de familiares un bonito de mi madre y...uno que parecía volver a ensombrecer mi expresión casi como si de nuevo durante unos segundos se me olvidara como se sonrie, creo que hasta se me olvido que más iba a decirle a Alessandro, pues claramente le quería decir más.

Casi como si fuera la única manera de volver a relajar un poco mi rostro dejé de nuevo el movil en la mesita y de nuevo sonreí esta vez haciendo un pequeño esfuerzo en ello.-¿A que lugar te gustaría ir a ti?-



Emme's Codes
Riven Leisser
Riven Leisser
Bi


Femenino
Mensajes : 158

Localización : Trabajando o tomando un cafecito

Empleo /Ocio : Oficial de Policia

Humor : Seria

Clase X Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1485-riven-leisser-id#8565
https://sunflower.foroactivo.mx/t1510-chichudi-cafe-los-demas-y-el-ultimo-mi-padre-relaciones#8697
https://sunflower.foroactivo.mx/t1509-riven-leisser-cronologia

Volver arriba Ir abajo

[Privado] A new life [Priv. Riven] Empty Re: [Privado] A new life [Priv. Riven]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.