Sunflower
[Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver 9A1qiH6
Invitado
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos Temas

STAFF
Web Master
KANON
MP | Perfil
Administradores
Akali
MP | Perfil
Inari
MP | Perfil
Moderadores
Baltazar
MP | Perfil
Náyare
MP | Perfil
Moderadores CB & Discord
Ieilael
MP | Perfil
Cotta
MP | Perfil
AFILIADOS

Hermanos
Crear foro
boton 150x60
Élite
counting ★ stars
Loving Pets
Crear foro
[Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver Image
bton 40x40
FINAL FANTASY: Zero
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento, a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.



[Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver Empty [Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver

Mensaje por Invitado el Dom Abr 19, 2020 2:40 pm

RECEPCIÓN | TIENDA DE MASCOTAS SUNFLOWER | HORA 11:21 AM

Cuando madre me informó me había inscrito en un prestigioso programa matchmaking debo admitir que mi primer sentimiento no fue de emoción. ¿Abandonar el confort de mi hogar (con sus sabanas de seda, sirvientes a la orden y un guardarropa envidiable) por la posibilidad de conseguirme un marido para que me consienta lo mismo? Sencillamente, no veía cual era la ganancia. ¿Qué acaso no estaba ya disfrutando de la bella vita, como dicen los franceses?

Pero cuando madre me explico las ventajas de tener marido rico comprendí que su gesto era de cariño y con la mejor intención. Así, con mi propio benefactor, ya no habría necesidad de pasar por un intermediario para hacer cumplir mis deseos. ¡No es que madre se oponga a mis anhelos! Al contrario, madre siempre ha tenido ambición para mi futuro después de todo, y encontrarme un marido propio es, sin duda, la última expresión de su afecto; pero a veces una quiere tener cierta independencia, sentirse como una reina y no solo una princesa -aunque también a veces uno prefiere lo opuesto.

Y así, heme aquí. Tras un largo viaje en avión, hecho agradable gracias a los mimos que madre específico para mí cuando compro mi boleto en primera clase, he llegado a la prestigiosa institución. Aunque de prestigiosa no tiene mucho, si soy honesta.

¿Dónde está el Palacio de Versalles que imaginaba en mis sueños? Juzgando por su apariencia, no me parece que los jardines etéreos cubiertos de rosas, jazmines y lavandas, donde me cortejará mi futuro billonario, se encuentren escondidos detrás del edificio. Y no es que el instituto de matchmaking -¿cuál era su nombre otra vez? ¡Ah, si! - Tienda de Mascotas Sunflower no sea agradable a la vista, pero está muy por debajo de los estándares que esperaba para un lugar que promete -¿cómo leía el panfleto que me mostró mamá?- ¡ah, si!

"ayudarte a perder el tiempo con gente común, emparejándote con alguien que tiene experiencia y éxito, porque ¡la vida no tiene que ser difícil!.”

También el nombre deja mucho que desear. No es que sea yo criticona, pero elegir el nombre de una flor de tan sencilla procedencia suena a un error de mercadotécnica. ¿Y es eso de utilizar “mascotas” como cariñosos apodos? Entiendo que decir “mujeres en busca de hombres ricos” no sea la mejor estrategia promocional pero la palabra suena tacky y no me gusta -aunque me haya explicado mi madre que solo significa “esposa” en el idioma nativo de los isleños.

¿Qué pasa si mi futuro benefactor me pasa por una gata de bajo linaje y poca educación?  

Tendré que decirle a madre que me envíe algo de dinero extra para compensar por la pobre decoración del lugar: quizá comprarme un par de vestidos extra, el cielo sabe cuánto me pesa no haberme podido traer más vestidos por políticas de la aerolínea ; y asegurarme que mínimo mi cuarto luzca a la altura de mi pedigrí, no vaya a ser que en un momento de candente locura mi futuro benefactor se desencante al verme viviendo entre lo corriente.

Y ni mencionar el servicio… Más de cinco minutos esperando en recepción a ser atendida. ¡Hasta tuve que cargar mis propias maletas del taxi a la puerta! Me mantengo tranquila tan solo porque no sé si esto sea algún ejercicio de evaluación o una prueba, en cuyo caso no quisiera que se me evaluara bajo en paciencia, pero confieso que cada vez me resulta más y más difícil creer que “Tienda de Mascotas Sunflower” realmente sea un instituto de prestigio. ¡Capaz y le vieron la cara a madre! El cielo sabe que no es muy lista la pobre…

Escucho pasos acercarse.

No quiero denotar ansiedad, por lo que abro aleatoriamente la revista socialité que compré a mi llegada. La imagen en la que aterrizo es de un hombre alto y apuesto, y no podría ser más oportuno. He de demostrar interés por la sociedad de alcurnia que habita la isla de Sun Flower, dar a entender que vengo a codearme con la crème de la crème y para eso mi madre está pagando una fortuna.

Cuando los pasos se detienen junto a mi pretendo estar absorta en mi lectura, aunque mis ojos ya se han aburrido de repasar las mismas facciones de aquel hombre -en realidad, no es tan enigmático como el texto lo describe.

No es sino hasta que se dirigen a mí que decido responder.
Invitado
Anonymous

Volver arriba Ir abajo

[Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver Empty Re: [Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver

Mensaje por Elias Ulver el Lun Abr 20, 2020 3:23 pm

Primer Día En El Prestigioso Programa De Matchmaking
Veronicat & Elias Ulver

Elias había pasado casi un semestre como habitante de esta isla, y finalmente, tras trabajar en la Tienda de Mascotas en más de una ocasión, y tras llegar a conocer a los mandamases de la misma, le dieron un trabajo fijo que complementara sus propios encargos como guardaespaldas. Puede que no trabajara exclusivamente para la tienda, pero al menos se aseguraba un sueldo fijo que no dependiera tanto de un ahorro premeditado para evitar el más mínimo problema con los gastos. Puede que Elias no estuviera muy familiarizado con el gestión del capital, pero no era ningún necio que gastara todo su dinero llegando más que justo a fin de mes.

Como muchos otros días fue a la tienda de mascotas para ejercer su nuevo trabajo, normalmente se limitaba a agente de ventas, esta vez sin embargo, sería el guía de una nueva pet que llegaría a la tienda esa misma mañana. "Guía" porque decir niñero sería un termino muy cruel para el pobre ángel, cuya experiencia con personas con el carácter y la actitud de la felina era totalmente nula.
Cuando llegó no tardó en recibir el mandato, con la información necesaria de la pet a la que debería de mostrar la tienda resolviendo todas las dudas que esta pudiera tener. ¿Qué podía saber Elias sobre la gata? Lo justo, cierto que la ficha que había recibido podría tener algunos detalles, detalles que la propia progenitora de dicha pet hubiera dado como información antes de llevarla a aquella tienda donde tendría la oportunidad de buscar un amo apropiado. Elias no leyó nada, no le sobraba tiempo, se podría decir que iba tarde, no por su culpa precisamente, pero tarde al fin y al cabo. Y si algo recordaba el ángel sobre el el código de conducta entre las personas civilizadas, es que la  impuntualidad no era plato de buen gusto para nadie.

Como acostumbraba en su propia vestimenta predominaba el color blanco, solo había tres colores en él que no eran de ese tono, su piel, una chaqueta oscura que parecía dar un tono diferente al conjunto y el propio color dorado de sus propios ojos. Una vez frente a la felina no se detuvo en exceso a contemplarla, a pesar de la evidente belleza de la misma, no la miro con unos ojos diferentes a la que miraría a cualquier pet, e incluso a cualquier persona.
Aclaró su garganta antes de tomar la palabra, como si por ello buscase llamar ligeramente la atención de la joven, evitando que pudiera pensar que hablaba con otra persona.-Buenos días señorita-Rompió el silencio con aquellas palabras que pese a expresar con un tono suave y amable sonaban como lo que eran, una presentación que el albino había memorizado para saludar a casi cualquier mujer.

Solo a continuación llevo gracilmente su diestra a su propio pecho antes de hacer una sutil inclinación.- Elias, Elias Ulver. Si lo desea, use solo mi nombre-Se presento con un tono calmado tras lo que finalizó la pequeña reverencia volviendo a erguir su espalda.-Me han encargado mostrarle las instalaciones. Guiarla y responder a cualquier duda, si es que la tiene, claro esta.- Y con estas palabras se atrevió a tenderle la mano.

Pobre inocente e ingenuo Elias que tan si quiera se imaginaba que la chica que tenía delante ni tan si quiera estaba al tanto de que hacia exactamente en ese lugar, y que probablemente ni llegará a comprender que el ángel no era más que un trabajador novato. Puede que fuera amable, puede que hubiera aprendido a comportarse de manera que casi no parecía el animal salvaje que una vez fue. Pero no era más que eso, un pobre lobo perdido forzado a vivir entre humanos siendo una criatura celestial.


Recepción — Tienda de Mascotas — Mañana

Elias Ulver
Elias Ulver
Bi


Masculino
Mensajes : 55

Empleo /Ocio : Guardaespaldas

Angel Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1303-elias-ulver-id#7383

Volver arriba Ir abajo

[Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver Empty Re: [Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver

Mensaje por Invitado el Lun Abr 20, 2020 6:00 pm

Primer Día En El Prestigioso Programa De Matchmaking
Veronicat & Elias Ulver

El joven se presentó como Elias Ulver. Lo escuché sin apartar la vista de la revista hasta que lo percibí erguirse. Entonces, pase de página dejando atrás la fotografía de aquel hombre al que la entrevistadora cariñosamente apodaba ”Tony”, y continúe aparentando estar enfocada en mi lectura.

En realidad, esperaba una disculpa por parte de Elias Ulver por su clara impuntualidad.

Pero cuando pasaron tres minutos y fue claro que Elias Ulver había dado por concluida su introducción -justificación no incluida- no tuve más remedio sino la de reconocer su existencia… por muy irritante que esta fuera.

Así pues, haciendo uso de todo lo aprendido en mis visitas a la ópera y el teatro, casualmente guie mi vista hacia Elias Ulver fingiendo recién percatarme de su presencia. Para darle autenticidad, acompañe mi reacción con una mano cuidadosamente cubriendo parte de mis labios, en un gesto de clara sorpresa; y un sonrojo voluntario, clásico de alguien apenado.

- ¡Ah! Una disculpa, estaba tan distraída leyendo sobre -regresé mi mirada a la revista buscando el nombre del sujeto- ¡Anthony E. Stark -vale la pena ir sentando un precedente del tipo de hombres que estoy interesada en conocer- ¡que olvidé contestar.

Y luego, para que no quede duda sobre mi inocencia, un sutil coqueteo mientras tomo su mano y me incorporo: una tímida sonrisa ladeando la cabeza y un ligero jugueteo con un mechón mi cabello entre mis dedos.

- ¡Realmente lo siento, nyaa~

Si, lo sé, parece humillante, Elias Ulver es solo alguien del servicio. Muy por debajo de la gente con quienes suelo codearme. Pero si los dramas televisivos me habían enseñado algo, es que muchas veces el triunfo de la misión romántica de la protagonista -o sea, yo- depende de la ayuda que recibe por sus servidoes.

Nada más pensar en Cenicienta como ejemplo, ¿Qué hubiera sido de ella sin la ayuda de aquella anciana con poderes? ¿Cómo habría terminado con la limpieza de la casa sin esas pestes ayudándole? Y, ni pensar en cómo hubiera convencido al príncipe de su buena virtud de no haber sido por las reacciones positivas que tuvo su servidumbre al verlos bailar juntos.

Así como ella, también yo ocupo ir creando una reputación atractiva para mis inferiores. Además, si el personal de este Instituto de Matchmaking influye de alguna manera en la forma en que los candidatos son sorteados, debo también procurar tener la mejor ventaja. De manera que, no me queda más sino tratar a éste tal Elias Ulver con la mejor de mis actitudes -al menos hasta asegurar amo marido.

- ¡Muchas gracias por acceder a guiarme. ¡Me encantaría conocer mi habitación! Realmente estoy muy nerviosa por todo este proceso -debo aparentar cierta inocencia; tomar inspiración de Cenicienta - ¡Es… mi primera vez, ¿sabes?

Soltando su mano, ya de pie, avanzo un poco hacia el interior de la recepción fingiendo admirar la decepcionante decoración de aquel salón. En realidad no hay mucho que ver, pero requiero una táctica sutil para dejar mis pesadas maletas detrás en clara indicación de que espero que Elias Ulver se encargue de ellas y no me vaya a aplicar la del taxista.

Pero me come la emoción. La fotografía de aquel tal ”Tony” traduciéndose a números en mi cabeza: ¿Cuántos otros hombres ricos habrá en esta isla? Ocupo estar lista para conocerlos. ¿Habré traído suficientes vestidos? Tal vez debería conseguirme unos cuantos extras por si acaso me invitan a una fiesta. Y es indispensable que encuentre un excelente salón de belleza profesional a la brevedad -el aire reciclado del avión no puede ser bueno para mi cabellera.

Unos pasos delante de Elias Ulver me detengo, y volteando a verlo con una sonrisa cándida, pregunto lo que lleva matándome desde que cruce las puertas de la Tienda.

-¡Entonces, ¿cuándo comienza la selección? No quisiera que me tomara por sorpresa… -



Recepción — Tienda de Mascotas — Mañana

Invitado
Anonymous

Volver arriba Ir abajo

[Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver Empty Re: [Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver

Mensaje por Elias Ulver el Mar Abr 21, 2020 10:11 am

Primer Día En El Prestigioso Programa De Matchmaking
Veronicat & Elias Ulver

Dos, tres...puede que cuatro fueron las veces que durante aquellos minutos Elias se planteo hacer algún gesto para llamar la atención de la gata. Hasta pensó en usar alguno de esos sonidos que había visto a usar a los humanos, un “misi-misi” o aquel sonido extraño similar a un seseseo que otros usaban para llamar a sus gatos. Y suerte que no llego a recurrir a ninguno de ellos y espero paciente a que aquello solo se debiera a una especie de despiste o que la joven solo esperaba a terminar de leer aquello tan interesante que leía sobre...algo que Elias no leería a no ser de tener una especie de maestro que le insistiera en ellos, algo que de momento, no tenía.

Tras tres incómodos y extraños tres minutos el ángel hasta se mostró sorprendido al recibir algo de atención, solo con aquellas primeras palabras comprendió que aquella pet, no se parecía lo más mínimo a otras con las que había tratado anteriormente, si la encantadora Roze era el Sol aquella gata era la Luna. Una comparación aun más contradictoria si se tenía en cuenta que en su torpeza estaba comparando el comportamiento de una husky con el de una gata.

Probablemente otra persona menos paciente habría llegado a fruncir el ceño, o al menos, arrugaría la nariz ante la extraña actitud de la chica. Elias simplemente mantuvo su sonrisa sin cuestionar que aquel “despiste” se tratara de algún tipo de acto a propósito. Claro que tampoco conocía más a aquel celebre Anthony más que lo que podría saber cualquiera, que era uno de los hombres más adinerados de la isla, claro que el o dudo en comentar la figura famosa a la que el tuviese algún tipo de admiración. (Dentro claro, de su total inocencia sobre los evidentes intereses de la albina).-Anthony...Algo escuche sobre él, pero si quiere conocer a verdaderos héroes de la isla. No hay ninguno como Baltazar Farnese-comentó conteniéndose en dar más detalles sobre ese hombre, no por no querer hacerlo, ganas no le faltaban, simplemente no quería sonar como un extraño fanático, ni aburrirla.

Tranquila, no pasa nada-respondió sin olvidar su sonrisa calmada, comiéndose en gran parte su teatrillo, tanto por ser algo ingenuo como por ni si quiera cuestionarselo, como si a sus ojos una pet fuera tan inocente y pura como un niño pequeño.
Algo que también se cuestionó fue si debía llevar o no las maletas, pues la mayoría de pets que llegaban...no solo llevaban un equipaje discreto si no que además lo llevaban ellas mismas, encogiéndose de hombros y sin hacer un especial esfuerzo tomo las maletas de la chica.-Segunda planta, pasillo derecho, la habitación número veintiuno-

Podría haber sido todo fácil y metódico como de costumbre, pero antes de comenzar el camino a la habitación se encontró con una pregunta, una pregunta que parecía hasta importante para ella. Elias parpadeo algo confuso sin comprender exactamente de que hablaba, claro. ¿Cómo iba a saber sobre las ideas que tenía la gata sobre la tienda de animales? Dentro de su desconocimiento respondió haciendo la interpretación más lógica a su pregunta.-Verá...no funciona como una selección...es más como un hos...-aclaró su garganta interrumpiendo aquella palabra para usar una que resultará más agradable, aunque al fin de cuentas significaba lo mismo-Como un hotel los posibles pretendientes a compañero vienen voluntariamente cuando buscan a alguien-Una respuesta demasiado tierna hasta para él, pero era así como lo veía, sin embargo su inocencia no fue suficiente para no ser el culpable de darle un pequeño golpe de realidad añadiendo algo más.-No es muy diferente a una tienda de mascotas normal. Cuando alguien busca una pet viene aquí


Recepción — Tienda de Mascotas — Mañana


Elias Ulver
Elias Ulver
Bi


Masculino
Mensajes : 55

Empleo /Ocio : Guardaespaldas

Angel Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1303-elias-ulver-id#7383

Volver arriba Ir abajo

[Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver Empty Re: [Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver

Mensaje por Invitado el Miér Abr 22, 2020 1:53 am

Primer Día En El Prestigioso Programa De Matchmaking
Veronicat & Elias Ulver

Baltazar Farnese. Repetí el nombre tres veces para asegurarme de haberlo memorizado. Me servirá cuando llegue el momento de enviar invitaciones de cortejo, o para identificar al susodicho cuando me lleguen las solicitudes de cortejo. Aunque primero debo añadir a que se refería Elias Ulver al llamarlo un “héroe”. Palabras así suelen tener significados inesperados. ¿Y si Baltazar Farnese no era más que un hombre pobre pero de buena reputación? ¿O un bombero, pobretón pero querido por su comunidad igual? Ugh. Esa no es mi clase de héroe.

Elias Ulver siguió hablando pero, siendo sincera, su familiaridad no deja de desconcertarme y he optado por mejor ignorarlo que arriesgar dejar notar mi irritación. Me pareció escuchar un número -tal vez de mi habitación- pero no preste atención, igual era su trabajo guiarme ¿no? Y llevar esas maletas, ¿qué no pensaba cargarlas? Como respondiendo a mis pensamientos, Elias Ulver las tomó con inusual facilidad… Más vale que tuviera cuidado con ellas.

Valen más que lo que ganarías en un año quise decirle pero me contuve. En cambio pregunté lo que llevaba queriendo saber desde que madre me mando a esta pequeñísima isla.

Pero la respuesta no era… la que… Esperen… ¿qué?

Como un eco, las palabras resonaban en mis orejas una y otra vez:

voluntariamente

voluntariamente

voluntariamente

No comprendía. ¿Por qué tenía que esperar a que él (mi susodicho) viniera voluntariamente? ¿Qué no se supone que ellos (el peli-blanco frente a mí y el resto del staff) programaban las citas? ¡No vine a pasar el rato esperando! Vine a encontrar marido asap.

Detuve en seco a Elias Ulver antes de que pudiera continuar su camino, bloqueándole el paso con rostro serio y mis manos a la cintura. Siempre busca imponer a tu enemigo, era lo que decía mi padre, y era justo lo que estaba haciendo. No importaba si el joven era más alto que yo.

- Eso -comencé usando el mismo tono con el que madre regañaba a las sirvientas cuando cometían un error al servir la cena- no es aceptable. Simplemente, no es aceptable, ¿captas? -me quede callada un minuto para que asegurarme de que las palabras quedaran marcadas en su mente, y luego volví a hablar interrumpiendo sus pensamientos- Yo -enfatice mi palabra colocando mi mano izquierda sobre mi pecho- no voy a quedarme esperando a que alguien voluntariamente venga a pretenderme. Quizá eso sea algo que a otras -gatas corrientes- se les acomode, pero no a mí. -con mi mano, aparte un mechón de cabello que caía desacomodado sobre mi rostro para después cruzarme de brazos- Me rehúso a esperar. Si mi plan hubiera sido esperar no habría venido desde Londres a este desgastada Institución. Si mi plan hubiera sido esperar, no sería quedándome en una diminuta habitación, ni mucho menos sacrificando mi propio confort. Si mi plan hubiera sido esperar a que alguien “voluntariamente” apareciera buscándome, me hubiera quedado en casa no aquí ¿Okay? -

Tomé aire y lo deje escapar despacio para calmarme. Cuando me sentí más tranquila regresé mi mirada a Elias Ulver y sonreí amablemente.

- Así que no. Me rehúso a esperar. Mañana mismo quiero conocer a alguien. Si es necesario estoy dispuesta a pagar extra.-saqué un billete de mi bolsillo, solo para que supiera hablaba en serio, y tras mostraselo al joven lo coloque en el bolsillo de su chaqueta - Ahora sí, ¿dónde quedaba mi habitación?



Recepción — Tienda de Mascotas — Mañana

[/i]


Última edición por Veronicat el Jue Abr 23, 2020 2:09 pm, editado 1 vez
Invitado
Anonymous

Volver arriba Ir abajo

[Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver Empty Re: [Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver

Mensaje por Elias Ulver el Jue Abr 23, 2020 2:42 am

Primer Día En El Prestigioso Programa De Matchmaking
Veronicat & Elias Ulver


Sin saberlo Elias podía estar más que agradecido, de decir lo que realmente pensó la gata al escuchar el nombre de del ex-almirante que ahora era jefe de policía. ¿Acaso el ángel sabía exactamente que significaba eso? No, por supuesto que no, sabía la definición de esas palabras, podía saber lo que era un “almirante” pero aun habiendose dejado guiar por la curiosidad sobre aquel hombre con el que ahora se suponía que compartía raza, apenas podía verlo como biografias o textos quisieran darlo a conocer. No lo conocía.

Aquel distanciamiento que lo separaban, a “famoso” y a “admirador” no impedían que Elias supiera que no se trataba de ningún pobretón y que el nombre de Baltazar Farnesio de Borbón-Parma y Hasburgo-Dos Sicilias-Hohenzollern  debía de ser algo que en aquel mundo civilizado uno debía conocer.

Incapaz de ver más allá de la inocencia con la que parecía ver a todas las pets llevo las maletas manteniendo cierta distancia con la felina, no por algún tipo de miedo o pudor, simplemente por respeto, no un respeto especial, era lo que hacia con cualquiera que no le diera motivos para dejar de tenerlo.
Se mantuvo inexpresivo mientras escuchaba las palabras de Veronicat,  podría hasta parecer que no le importaban sus palabras, la escuchaba, pero como la veía, como le habían dicho que son las pets, como infantes. Pero no respondió nada, solo se limito a esbozar una sutil sonrisa amable si es que le dirigía la mirada en algún momento. Nadie podría creer que hacia menos de un año Elias era un lobo salvaje que ni sabía la diferencia entre un tenedor y un peine de concha.

Solo reacciono a la pregunta, y no porque no quisiera responder, al final en su interior era lo que había sido casi toda la vida un lobo, no era alguien muy hablador. Con la pregunta final a todo aquel discurso lleno de lo que parecía cierta frustración adelanto a la albina, aun sin dignarse a responderle con palabras, (Y no por falta de educación, todo lo contrario, sin embargo, no sería una locura malinterpretar su silencio) se adelantó para guiarla a la habitación que había nombrado dejando las maletas,  a un lado de la puerta.

-Señorita-suspiro sin demasiado animo al respecto con su mente invadida pro aquel extraño discurso que había tenido que escuchar de camino a la habitación.-No sé como sería su hogar, pero en este lugar no hay diferencias por...¿Clase?
-respondió cuestionandose que esa diferencia que hacía entre ella y  otras se debía a una especia de “ego” nobiliario.-Aquí todas las pets son tratadas igual
-Lo dijo, al final dijo la palabra “pets”, la ignorancia del pobre y el no saber leer entre lineas a veces iba más allá de lo que cualquiera, incluida la narradora querría.-
Entiendo su entusiasmo, pero si quiere encontrar a alguien lo mejor que puede hacer es esperar y cuando se presenta la ocasión de interactuar con algún visitante ser amable. Así es como yo mismo elegí a la más dulce y hermosa criatura que he visto jamás.
- Y finalmente habló de Roze, claro que hablaría de ella, su tesoro, su princesa, por y quien para la que ganaba dinero, no sería el más rico, en absoluto, pero si ganaba para algo más que el alquiler y subsistir era para colmar de caprichos a la husky, claro que...la pelirosa que ahora era su pet no era la más caprichosa.

-Si no quieres esperar en tu habitación, hay un jardín o...puedo acompañarse a dar un paseo por la ciudad, pero no tienes más remedio que esperar. La demanda de pets no es tan alta como para que se pelearan por...bueno una gata.-Si lo volvió a decir, dijo de nuevo la palabra “pet” dando por hecho que la contraría entendía y asumía su papel como una, claro que se podría decir que lo hacía pero...a su manera de hacerlo.-Pero no desesperes pequeña, seguro que alguna persona se fija en ti-sonrió amablemente de nuevo y le dio unas suaves palmaditas en la cabeza mientras le devolvía aquel billete. Pobre ignorante totalmente inconsciente de que lo que acababa de hacer, lejos de ser un acto amable y comprensivo podía ser como un clavo ardiente en el orgullo de la contraría.-
No tienes que pagarme, tranquila, guardate eso para ti misma
-Conocía la palabra “soborno” pero la falta de costumbre de recibir alguno lo hizo totalmente ignorante respecto a las intenciones de aquel gesto ¿Eso la enfadaría más? Pues que si, o que entendiera que aunque no fuera un idiota, aquel albino amable no era alguien que hubiera nacido en aquella sociedad humanizada.





Recepción — Tienda de Mascotas — Mañana

Elias Ulver
Elias Ulver
Bi


Masculino
Mensajes : 55

Empleo /Ocio : Guardaespaldas

Angel Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1303-elias-ulver-id#7383

Volver arriba Ir abajo

[Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver Empty Re: [Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver

Mensaje por Invitado el Jue Abr 23, 2020 2:44 pm

Primer Día En El Prestigioso Programa De Matchmaking
Veronicat & Elias Ulver

¡El nervio! Sentí las mejillas enrojecer del enojo y la humillación. ¿Cómo se atrevía a dirigirse de esa manera a mí, un cliente? Y no cualquier cliente, por seguro el cliente de mayor categoría en este lugar. ¡Insolente! Me cruce de brazos alzando el rostro indignada por el mal trato. Si Elias Ulver pensaba que iba a dejar pasar esto estaba muy equivocado; tan pronto terminara de instalarme tendría un larga charla con su supervisor.

Y cómo usaba la palabra pet. Hasta parecía una muletilla. Supongo que no era de tanto sorprenderse considerando madre había dicho era el apodo cariñoso que se le daba a la mujer durante el matchmaking -los hombres también tenían uno, amo, supuestamente era para aumentar su ego o algo así.

Lo escuché en silencio hasta detenida junto a la puerta de la habitación. No comprendía porque sus palabras me habían afectado tanto, porque les daba tanta importancia. ¡Elias Ulver era un sirviente por todos los cielos! Pero quizá he ahí el problema, nunca nadie me había tratado de esa manera. Ni padre, ni madre, ni mucho menos alguien por debajo de mí.

Hasta ese día todos me había tratado con respeto… o temor.

Con una mano sobre mi pecho y otra al costado mire hacia un costado negándome a mirarlo. ¿Por qué se humedecían mis ojos? Mordí mi labio inferior para contener las lágrimas. Acostumbrada a ser yo quien las invocara, me desconcertaba que estas amenazaran con escapar por cuenta propia. Sujeté el borde de mi vestido con fuerza no queriendo quebrarme en frente de Elias Ulver, no entendiendo porque aquel tono había provocado esa reacción en mí. Creía reconocerlo de las películas, ¿era eso lo que llamaban un reproche? En mi vida jamás me habían regañado, ni siquiera cuando intencionalmente cometía una travesura…

Padre y madre siempre habían sido tan bondadosos conmigo. Comencé a sentir el peso de su ausencia y mordí mi labio con más fuerza.

La forma en que me llamaba gata, como si fuera tan corriente como cualquier otra… Tsk!

Lo que terminó por romperme fue el escuchar la lástima en su última expresión. Aquel alguna persona se fije en ti que desato algún recuerdo escondido en mi memoria -aunque no lograba enfocarlo. Las lágrimas comenzaron a correr por mis mejillas sin que pudiera hacer nada para detenerlas y comencé a temblar pero no tenía frio.

El resto de las palabras de Elias Ulver regresaron, esta vez bajo una luz diferente. ¿Y si pets no era realmente solo un apodo? Alguna vez recordaba haber escuchado esa palabra siendo usada de forma despectiva; alguna vez había alguien mencionado, durante una cena en casa, de un lugar donde aquellos como yo (mitad humanos, mitad animales) íbamos a parar cuando dejábamos de tener un uso. Pero me negaba a cuestionar lo que madre había dicho. Madre jamás… jamás me hubiera mandado a un lugar como éste a menos de que fuera para mi propio beneficio… ¿verdad?

- E-eso es todo… -apenas alcancé a decir con una voz débil que no reconocí como propia, bajando el rostro aún más queriendo ocultarme de la vista ajena.

Giré dándole la espalda a Elias Ulver y pose mi mano sobre la perilla pero no alcancé a girarla. Sucumbiendo finalmente a mis emociones comencé a sollozar. ¡No! No quería que me vieran así. Me apresuré a intentar limpiar las lágrimas de mis mejillas pero era en vano.

- P-puedes irte… -Volví a insistir y luego por debajo- madre… madre jamás… Tsk!-

Pegue la frente contra la puerta y cerré los ojos. Diecinueve años gatunos de compostura, y heme aquí llorando como una chiquilla.


Recepción — Tienda de Mascotas — Mañana

Invitado
Anonymous

Volver arriba Ir abajo

[Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver Empty Re: [Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver

Mensaje por Elias Ulver el Vie Abr 24, 2020 6:56 am

Primer Día En El Prestigioso Programa De Matchmaking
Veronicat & Elias Ulver


Podría ser la primera vez que Elias recordaba hacer llorar a alguien, o al menos que él mismo tuviera conocimiento de ello. Puede que no fuese ningún santo, incluso alguien bondadoso, tranquilo y amable como él tenía sus momentos, momentos en los que su pelaje blanco podía terminar manchado de sangre. A pesar de ello se había convertido en una joven e inexperta criatura celestial, cuando siendo sinceros sobre el tema, su destino no parecía ser muy diferente al de muchos de sus familiares, la muerte.

Una tras otra aquellas palabras fueron saliendo de sus labios, lo que para Elias no eran más que unas palabras amables y sinceras, incluso extremadamente suavizadas parecían ser un bombardeo para el ego de la felina. Tan inocente e incapaz aun de comprender la verdadera naturaleza de la joven, actuó con total naturalidad, algo que incluso podría señalarse como una tremenda crueldad y falta de empatía. ¿Lo era? Por supuesto que no, simplemente tardo en darse cuenta,, primero pensó que estaba contenta, luego nerviosa y finalmente, al escuchar el tono de voz de Verocat, comprendió que no se traban de ninguno de eso sentimientos, a sus ojos aquello era una especie de tristeza cuyo origen desconocía.
Ante aquella confusa situación lo primero que pensó es que la felina añorará su hogar, o que se trataba de una tremenda decepción al parecer que quería tener amo ya, como si ella pensará que nada más llegar sería vendida. Que siendo sinceros, no parecía que fuera a estar mucho tiempo sin amo, sin embargo en la mayoría de los casos las pets tardaban al menos un par de días en ser vendida.

El que hace años fue un lobo se había criado con muchos hermanos, más pequeños y mayores que él. Claro que consolar a un cachorro de lobo no era algo que se pudiera comparar con consolar a una ata como era ella, entre lobos un gruñido gracioso, unos saltos, una invitación al juego podría ser suficiente para al menos levantar algo el animo a un hermano, en el caso de ella, parpadeó algo sosprendido por el rápido cambio de actitud de la contraria, de un momento a otro, la que parecía la más orgullosa de las hembras de su especia se había desmoronado como un castillo de naipes con una suave brisa.

¿Abrazarla? No, demasiado cercano para que se atreviera a invadir el espacio personal ajeno de una manera tan agresiva. ¿Unas palmaditas en la cabeza? No, eso era parte de lo que parecía haber provocado aquella situación. Para que mentirnos, Elias pese a su esfuerzo por ser educado y respetuoso no tenía la menos idea de como tratar a “princesitas”.-Claro que puedo irme. Aun así ¿Desea que me vaya?-cuestionó con un tono tan sutil que costaba definirlo como palabras normales o un suave susurro.

Se atrevió a recortar un poco la distancia, acercando su dedo indice a la oreja contraría deslizando con sumo cuidado la yema de su dedo sobre la delicada oreja, buscando con aquello hacer algo de contacto y claramente llamar la atención de la joven.-Señorita. Estoy aquí para algo más que cargar las maletas-Añadió haciendo una pequeña pausa, si claro, ayudarla, asesorarla, acompañarla si era necesario al exterior, todo claro, porque tendría un bonito cheque a final de mes en función a las horas de trabajo, con algún extra si las pets hablaban muy bien de él. Cierto, pero no era le motivo por el que el ángel se tomaba más molestias de las que debía, de las que tenía por obligación, de ser otro trabajador de la tienda habría dejado las maletas sin más y habría dejado a la chica peleando con sus propio drama.-¿Quiere un compañero? ¿Marcharse de aquí cuanto antes? Puedo ayudarla y  aconsejarle, pero para eso tiene pedirlo- Y con ello se referia a...si pedirlo, sin billetes de por medio que confundieran la mente del (A veces cortito) ángel.

¿Necesita un hombro donde llorar? Tengo dos, llore lo que necesite para que cuando salga ahí fuera cualquier posible pretendiente quede cautivado por su sonrisa-Añadió omitiendo las palabras “pet” y “amo”, y no de manera intencionada, el mismo lo había dicho con total naturalidad como la verdad que era, pero quizá para consolar, recordar la condición a la que las pets estaban “condenadas” de no desear ese tipo de vida no era lo más agradable de escuchar cuando a uno le tiembla el corazón.




Recepción — Tienda de Mascotas — Mañana

Elias Ulver
Elias Ulver
Bi


Masculino
Mensajes : 55

Empleo /Ocio : Guardaespaldas

Angel Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1303-elias-ulver-id#7383

Volver arriba Ir abajo

[Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver Empty Re: [Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver

Mensaje por Invitado el Vie Abr 24, 2020 12:27 pm

Primer Día En El Prestigioso Programa De Matchmaking
Veronicat & Elias Ulver

Asentí ante su pregunta… o cuando menos eso pretendí hacer. Es posible que solo lo haya pensado.

Mis orejas se levantaron al instante sintiendo el tacto de Elias Ulver sobre ellas. Era la primera vez que alguien ajeno a padre y madre las tocaba, y para mi sorpresa… no me parecía desagradar. Eso es… No me desagradaba mucho.
Gire mi rostro un poco de manera que pudiera escucharlo mejor, pero aún sin permitirle ver mi rostro. ¿De qué hablaba Elias Ulver? Por supuesto que estaba para más que solo las maletas… ¿O acaso esperaban que yo hiciera todo por mí misma? Debía ser su responsabilidad -sino directa, cuando menos coordinando- alimentarme, preparar mi baño, planchar mis vestidos, entre otras actividad. Incluyendo ayudarme a buscar…

Moví mi cola agitada para distraerme. No quería regresar a esos oscuros pensamientos; mis sollozos apenas empezaban a disiparse.

¿Por qué era tan… amable conmigo? ¿Quizá temía que tomara represalias en contra suya? Me desconcertaba, ¡me irritaba! Me hacía sentir como la vulnerable protagonista de uno de esos dramas de baja producción que pasaban por la televisión. Tsk! Yo no era una Magdalena, criada de la casa; era una Teresa, la dueña de ésta. Al menos… al menos eso quería ser.

Pero para ello… Ugh… es probable si ocupara su consejo y ayuda. Especialmente si no quedaba otra opción que esperar. Lo que si no me hacían falta sus hombros, pues no pensaba volver a llorar delante de él, cuando menos no como lo había hecho. ¿Iría esto al expediente? Esperaba que no…

Me limpie las lágrimas usando las mangas de mi chaqueta. No era lo más apropiado -o predilecto- pero ofrecía una mejor alternativa a andar por la vida con el rímel derramado y la nariz acongojada. Una vez me sentí más presentable -no saque el espejo por temor a ver el deplorable estado en que me encontraba- tomé profundas bocanadas de aire para terminar por tranquilizarme hasta sentir un mayor control sobre mi misma.

- Estoy… mejor -Di media vuelta para quedar de frente a Elias Ulver, una sonrisa en mi rostro buscaba asegurar mis palabras. Si tan solo pudiera eliminar el rubor de mis mejillas seguro mi actuación sería 100% convincente. Tome aire, no quería continuar con la voz quebrada- Y obvio quedaran cautivados y no solo con mi sonrisa -no quería seguir mostrando debilidad, yo no era así, no delante de otros.
Alce el pecho recuperando poco a poco mi orgullo.

- Tengo mucho que ofrecer. No soy solo una… -debía decirlo, quitarle (¿quitarme?) la impresión de que sus palabras me habían herido. Mi orgullo era lo único que me quedaba… - …una simple gata. Soy Veronicat. -dije cómo si con ello se explicara todo- Pero… -aquí venía la parte difícil. Lucia tan fácil en las novelas. Miré hacia mi costado. Era más fácil decirlo si no lo veía de frente- A-agradecería su ayuda… Incluso las princesas más hermosas tienen a un confidente, n-no es nada especial, los reyes también… consejeros, ¿sabes? Así les llaman… Y alguien alguna vez dijo algo sobre pararse en hombros de gigante o algo así. -justifiqué porque no quería que Elias Ulver pensara que lo necesitaba… tanto.

- Así que… confió en que harás un buen trabajo ayudándome a conseguir un… -¿amo?- compañero… por el momento, puedes retirarte -dije despidiéndolo con un movimiento de mi mano a la par que abría la puerta a mi habitación.

Tomando mis maletas entré y cerré tras de mí, abriendo nuevamente instantes después.

- G-gracias por traer mis maletas. Ahora sí, goodbye! -dije rápidamente. Dudaba Elias Ulver supiera lo inusual que me resultaba agradecer así, de corazón, y no estaba segura de que quisiera que lo supiera. Cerré nuevamente sin esperar su respuesta, aunque me quedé un par de momentos junto a puerta con las orejas atentas a su reacción.


Recepción — Tienda de Mascotas — Mañana

Invitado
Anonymous

Volver arriba Ir abajo

[Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver Empty Re: [Privado] Primer día en el prestigioso programa de matchmaking | Priv. Elias Ulver

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.