Sunflower
Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] 9A1qiH6
Invitado
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos Temas

STAFF
Web Master
KANON
MP | Perfil
Administradores
Akali
MP | Perfil
Inari
MP | Perfil
Moderadores
Baltazar
MP | Perfil
Náyare
MP | Perfil
Moderadores CB & Discord
Ieilael
MP | Perfil
Cotta
MP | Perfil
AFILIADOS

Hermanos
Crear foro
boton 150x60
Élite
counting ★ stars
Loving Pets
Crear foro
Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Image
bton 40x40
FINAL FANTASY: Zero
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento, a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.



Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Empty Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Mensaje por Sheron el Jue Abr 16, 2020 7:35 am

Desde su llegada a la isla no había pisado otro lugar que no fuera aquel cuestionable e ilícito negocio. Había permanecido encerrado como una buena "pet" pues eso era ahora, tranquilo, sorprendentemente tranquilo y sumiso. No era para menos, no es necesario explicar que para que semejante esperpento fuera capturado hizo falta algo más que una mente brillante, un cazador que superaba con creces el ingenio y la fuerza de la quimera. La persona que había conseguido llevarlo hasta allí contó con algo más que la habilidad necesaria, también tuvo a su disposición lo más valioso, la información.

Esta misma "falta de información" es lo que mantenía a la quimera paciente, cada suave olor, cada deliciosa victima en potencia parecía volverlo loco de la que tenía constancia parecían a punto de hacerlo enloquecer, pero no era el momento, su momento llegaría. Con la próxima luna llena las heridas que podía padecer se esfumaron, y con estas también lo aprendido, muy escasos eran los recuerdos que pudieron resistirse a ser suprimidos, y entre estos no estaba la información de donde estaba, de como había llegado hasta ahí ni de su plan de esperar paciente hasta tener información del lugar en el que se encontraba. Y este desconocimiento sobre lo que más le convenía en ese momento lo llevaron a cometer un gran error, escaparse de Zomalpets.

Durante la noche era especialmente fácil moverse entre las sombras y sin nada que se lo impidiese al haberse sanado por completo, anulando con esto el efecto de cualquier posible estupefaciente que hubieran usado para mantener ese molesto  poder que ayudaba a la quimera a desenvolverse entre las sombras como si fuera perteneciente a esta misma raza. En el momento en el que no solo olvidó todo lo ocurrido durante las ultimas semanas sus ojos parecían haberse iluminado, como su aquel sutil brillo rojo se hiciera vigente ante los nuevos pensamientos que ahora enturbiaban su juicio.

¿Su primera victima? Lo primero que se cruzó en su camino, puede que fuera otra pet, puede que fuera alguno de los trabajadores de aquel lugar llamado Zomalpets, solo quedó algo irreconocible tras su paso. Y para aquel ingenuo que pensara que podía al menos determinar la edad, el genero o al menos la raza del cadáver o de lo que quedaba de él parecería un loco irrespetuoso que bromea con la muerte, pues solo dejó tras de si unos despojos irreconocibles.

Por huellas arañazos de sus garras en algunas paredes a su paso, por olor la sangre, por rastro un par más de victimas a su paso, crímenes de los que como solía ser habitual parecía seguro de quedas impune, al menos en su propia cabecita ni si quier aparecía haber lugar para algo de conciencia.
Apenas un par de horas tras pasar la medianoche ya había recorrido gran parte de la isla, terminando de alguna manera, en la playa, frente al mar, cubierto de tanta sangre que nadie pensaría que el rojo de su cabello era su verdadero color. De nuevo, volvía a recordar parte de esos recuerdos que se habían disipado dejando huecos en su memoria, estaba en una isla, un dato bastante importante si pretendía escapar, ahora el dato que le faltaba para retomar plena conciencia sobre su situación era entender que no había sido cazado y vendido a cualquier negocio de compra y venta de mascotas exóticas, ahora era posesión de dos entes infernales ante las que su monstruosa naturaleza no era más que un cachorrito comparado con un enorme león.
Sheron
Sheron
Antro


Mensajes : 14

Quimera Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/t2091-it-takes-a-monster-to-gut-one-sheron-id

Volver arriba Ir abajo

Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Empty Re: Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Mensaje por Apofis Misr el Vie Abr 17, 2020 2:21 pm

A veces, pasaban cosas verdaderamente horribles, repudiables, que le hacían hasta cerrar los ojos apenado. Cosas que no querría para nadie, no… En especial para quien las producía, porque el castigo que conllevaban era bárbaro e indeseable. ¿Y de qué delito hablamos? ¿Qué delito podía despertar la ira y la lástima de Apofis de formas iguales? Muy sencillo. El de escapar de su jurisdicción. ¿Quién podía querer tentar de tal forma a la suerte? ¿Quién, en su sano juicio, intentaría por muy desesperado que estuviera, escapar del mercado estando Apofis encargándose de mantener el orden ahí dentro?

Y más importante, ¿quién estaba tan cegado para pensar que no le iban a ver? Da igual tu forma, da igual tu raza, da igual todo. Si entras en el mercado, ya no sales, y si lo haces, es con una correa al cuello. Esa era su ley, esa era la única certeza que podían tener todos cuantos acababan bajo su jurisdicción. ¿Y matar a otros que también lo estaban? Eso solo le hacía apretar los puños ligeramente y morderse el labio inferior, en un gesto de emoción que nunca, nunca, jamás, tenía que ser invocado en él. La ira, la ira más pura. Si esa palabra podía describirse con una imagen, podría ser la del rostro de Apofis.

Ya se había despertado a la serpiente. Aquella noche, el “cazador” iba a encontrarse al precursor de toda caza, al padre de la Masacre. Sabía quién había sido, y podía oler el rastro, el rastro de toda aquella sangre perdida que había dejado ir cayendo poco a poco. Fundido entre las sombras, él se movía poco a poco, y lo hizo tan pronto como le llegó la noticia, en forma de una llamada de un aterrado trabajador que tenía el turno nocturno (aunque por suerte, Apofis no dormía jamás, así que no lo interrumpió haciendo nada). Si alguien quería empezar la escabechina, sería él quien la hiciera terminar con lo único que detenía a la sangre: más sangre.

Y para cuando se materializó, lo hizo en la playa, donde parecía que el otro había detenido su caza. Vestido con una sotana completamente negra, su cuerpo se materializó poco a poco, como si estuviera siendo tejido, justo frente a aquella infame criatura. Estaban en la playa, uno de los lugares en los que su límite se encontraba más cerca, ¿pero qué importaba aquello? No iba a haber perdón para nadie. Solo el castigo, el castigo que se podría alegorizar con la afiladísima khopesh que descansaba a un lado de su cintura, negra como el mismo vacío con el que había sido creada: oscuridad, oscuridad pura.

-En nuestro mercado… La muerte de un compañero… Se paga con firmeza, Sheron, número de placa 82.
-fue su presentación, una vez hizo firme su presencia, desenvainando la khopesh y haciendo que comenzara a brotar de sus manos una sustancia que primero nacía pegajosa, para luego fundirse y expandirse como lo haría un gas en el ambiente, tan negra como todo lo que él había traído- Has despertado a una bestia. ¿Por qué no te podías quedar quieto? Con lo… Atractivo que eres, podrías haber acabado con un buen amo. Lo lamento. Ríndete o me tendré que poner serio.
Apofis Misr
Apofis Misr
Demi


Mensajes : 79

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Empty Re: Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Mensaje por Sheron el Vie Abr 17, 2020 5:58 pm

Solo un necio intentaría salir de aquella cuatro paredes que conformaban su “habitación” un completo descerebrado o como era este caso, ignorante. Desconocedor de la situación en la que se encontraba, pues como era habitual cada ciclo lunar había perdido gran parte de su memoría. No era imposible que con el paso de los días recordara algunos detalles, sin embargo, los importantes, el lugar donde se encontraba y los motivos por los que había terminado en la isla, en Zomalpets, no los recordaba, ni tan si quiera lo había imaginado. Y no sería ninguna locura llegar a la conclusión de que había sido recluido en aquel lugar por algún motivo de peso. Podría decir que no había pensado en esa posibilidad, o que malinterpreto la situación pensando pensando que aun tenía algún derecho o alguna libertad. (Eso siendo benevolentes claro, pues desde que perdió su humanidad no es alguien que mereciese tan si quiera considerarse poseedor de un alma racional, al menos en la mayoría de casos).

Por primera vez en toda la noche su cerebro parecía haber notado un olor nuevo, digamos por ejemplo que el de la sal del mar, y digamos también que fue necesario estar frente al mar. Solo frente a algo tan grande, ese algo que escapaba al sentido de la vista perdiéndose en el horizonte, solo ante algo tan grande pensó en algo diferente, ese olor. El olor salado que parecía haber conseguido lo que tres victima horrorizadas y desfiguradas por su falta de control, su propia hambre infinita habían terminado sus días entre las garras y los colmillos de lo que puedo afirmar sin temor a equivocarme una de las más ruines e indignas de las bestias.

El fuerte olor salado del agua marina no fue no único que parecía ocupar algún tipo de lugar en lo que era una mente limitada por el embriagador olor de la sangre. Aun ante algo que lo superaba, no llegaba a ver más que lo que quería ver, en aquella figura que tomaba desde las sombras no veía más que vulgar a insaciable deseo de “comida”.Y como tantas otras veces su gula ilimitada no sería otra cosa más que su perdición, claro que, en este caso, estaba perdido desde el mismo momento en el que escapó de su cautiverio.

Sus ojos permanecieron fijos en aquella figura que ahora se encontraba frente a él, claro que sin comprender, ni quién era ni porqué le había seguido hasta allí. Incluso antes de escuchar sus palabras ya había comenzado a pensar en algo más que en comer y en sencillamente ser el esclavo de sus propios deseos que había sido siempre, lo que parecía un milagro, eso no quita claro, que lo primero en lo que pensará al verlo es en...si, exacto, más comida. Después de pensar en eso, en lo que no es ninguna novedad tratándose de la quimera, descendió sus ojos fijándose en aquel arma, como cualquier animal conocedor de lo que es para hacer daño, lo que es en una amenaza sus ojos se mantuvieron fijos en aquella hoja un par de segundos, normalmente con un rápido vistazo habría sido suficiente, pero aun en la oscuridad de la noche, incluso siendo alguien con ideas limitadas se podía intuir que ese color, ese oscuro color que parecía negarse a reflejar la luz de la luna o de las estrellas advertía sobre la particularidad de su cazador, noto el mundo es portador de un arma capaz de engullir la luz que recibe como si se tratara del novedoso “vantablack” que hace crearon hace unos años los mismos humanos.

Si ya había tenido detalles suficientes para estar alerta, para considerar más opciones a parte de la descabellada idea de tomar a quien se había mostrado frente a él como comida, con las palabras con las que acompañaría al sonido de las ola podría llegar a alguna que otra conclusión. Digamos por ejemplo que podía saber que si sabía su nombre podría ser por ejemplo porqué le conocía. ¿Se sorprendió? Lo más mínimo, digamos que para una criatura acostumbrada a olvidarse de casi todo y de casi todos, cruzarse con alguien a quien no recordaba era mucho más habitual de lo que cualquiera podría imaginarse, y aunque a quien tenía delante era alguien ante incluso una bestia infame como era el mismo debía temblar, su propio desconocimiento le hacía mantenerse tranquilo, llegando a tal grado de estupidez como para esbozar una amplia sonrisa, dejando ver aquellos dientes que junto a sus propias garras eran el propia arma homicida que se habían llevado por delante numerosas vidas, siempre claro, de quienes eran más débiles que él mismo, pues, hasta el animal más estúpido puede entender que el más grande se come al más pequeño y aunque aun no lo supiera, comparado con Apofis no era más que un diminuto e insignificante gusano de la harina.

¿Compañero?-preguntó fingiendo tristeza preocupación sin hacer esfuerzo en que sonara minimamente convincente, aun cegado por su ignorancia no se molestó en mostrar el más mínimo de respeto en sus palabras ni en sus formas.-Joder ¿En serio? ¿Se puede saber que te importa que me coma la comida? ¿Es mi culpa a caso? No, claro que no, solo estaba ahí y yo me lo comí. Dejarlo vivo para que se haga viejo y su carne esta dura es una estupidez-Explico incluso con una despreocupación insultante, actitud que incluso Sheron,  dentro de su ignorancia y su estupidez empezó a replantearse, dejando que lo que quedara en el de sentido común o instinto de supervivencia empezara a advertirle de inminente peligro, de un momento a otro incluso la brisa nocturna que le había estado acompañando toda la noche comenzaba a parecerle la caricia más helada, pero no era la brisa quien había cambiado, era el mismo, el que parecía comenzar a sentir algo que le habría venido mejor antes de poner una pata fuera de Zomapets, miedo.

Aun capaz de mantener un tono de voz fluido y  hasta con un ápice de seguridad, si es que le quedaba alguna, añadió unas palabras más en busca de algún tipo de redención o incluso de compasión de quien comenzaba a ver como el verdugo que seria para él.-No, no hace falta despertar nada. Esto...se habla y se arregla, siento haberme comido a tu...¿Amigo? ¿Novio? Lo que fuera.-aclaró su garganta confundiendo la falta de aire con la necesidad de hacer aquella corrección en su garganta.-Bueno yo...es muy tarde tengo que. Ya sabes hacer eso, ha sido un placer y...-balbuceo mientras su mirada parecía buscar la forma en la que escapar, como si buscase el hueco o la más mínima oportunidad para echar a correr.
Sheron
Sheron
Antro


Mensajes : 14

Quimera Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/t2091-it-takes-a-monster-to-gut-one-sheron-id

Volver arriba Ir abajo

Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Empty Re: Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Mensaje por Apofis Misr el Dom Abr 19, 2020 1:54 pm

Lo notaba. Su mera presencia empezaba a derrumbar al contrario tan rápidamente como un castillo de naipes ante su exhalar, pero siendo su aliento esta vez toda su presencia y aquella mirada penetrante que dedicaba al contrario, como si quisiera atravesarle, desnudar toda aquella carcasa para encontrarse exclusivamente con la débil alma que descansaba en el interior del prófugo para atacarla directamente. El cuerpo se podía regenerar, hasta las más graves cicatrices sanaban. Pero el alma no. Y eso lo sabía. Nada menor se merecía quien escapaba de su pequeño infierno, en el que todas las mascotas debían permanecer hasta que se las compraba. Y sabía perfectamente que ese no era el caso, pero ya no importaba, porque su ira había sido traída al mundo, y solo la satisfacción de saber que había impuesto el más cruento posible de los castigos en aquel hombre enterraría aquella emoción en su interior de nuevo.

No iba a permitir fugas. No iba a permitir ni un solo movimiento que le permitiera al otro ganar ningún centímetro de cuartelillo. Aquella neblina oscura comenzó a caer poco a poco hacia el suelo, haciendo que la arena de la playa acabara oculta bajo ella, arropada en su magia y dándole así total potestad en todo lo que les rodeaba. Todo movimiento, fuera cual fuera, lo iba a poder detener, y no sería un proceso agradable para quien lo sufriera. Sheron podría notar que en sus pies, algo se removía, una caricia similar a una mano fría acariciarlo, o dos, o muchas. Pero si luego se agachara e intentara mirar qué lo está haciendo, no notaría nada. Era parte del poder de Apofis. Podía crear cosas con la oscuridad que pocos podían imaginar tan siquiera. Formas de dañar tan increíbles que pocos creerían que son capaces de existir.

Comienza poco a poco a acortar la distancia, a acercarse a él, y detenerle sería similar a intentar parar un tren en marcha. Su intención no era otra que empujarlo con el pecho hasta tirarlo al suelo, para hacerle ver así que el que tenía la ventaja física era él. Nunca, nadie, en milenios, le habían superado en esa parte del cuerpo a cuerpo. Solo cierto padre demonio que no estaba en escena y dudaba que apareciera. Era un movimiento violento, cínico, que demostraría la poca elegancia que podía tener Apofis cuando la víctima no le interesaba. Aunque, en cierta parte, ahora que lo miraba… El criminal que tenía delante era joven, y bien formado, como a él le gustaban los hombres, y como habitualmente le llegaban a su templo, dispuestos a ser tomado por el dios que él había actuado ser a cambio de protección para sus familias.

-No vas a irte. No te muevas. -dio un fuerte corte con la khopesh al aire, que generó todavía más de aquella neblina, que ahora se dirigiría hacia los brazos de Sheron, comenzando a rodearlos y repentinamente, generando alrededor de las muñecas del contrario dos pesadas cadenas que se mantenían rígidas, sostenidas por la misma niebla, que parecía ser el suelo que ahora le ataba. El otro podría intentar fundirse en las sombras, pero sin embargo, no serviría de nada contra un precursor de la magia negra. Podría atraer toda la oscuridad en la que se ocultara de nuevo a él. Y si no quedaba claro su inmenso poder, quizá aquella aura que le acompañaba le ayudaría a captar que no había escapatoria posible- El castigo es la muerte. Pero veo que perdería una cantidad de dinero importante si lo hago… Así pues… -intenta dirigir su mano libre hacia el cuello del contrario, con tal de oprimirlo con fuerza y privarle de oxígeno mientras se planteaba qué hacer con él- ¿Tienes algún cuarto de confinamiento que prefieras más que otro? ¿Prefieres hacer trabajos por la comunidad como cocinero, lavando la ropa de los otros pets o prostituto para destensar el pantalón a mis hombres? Creo que no comprendes la gravedad de tu crimen, chaval. Has hecho perder a Akali y a mí un importante dinero. Y ahora vas a tener que compensar la pérdida.
Apofis Misr
Apofis Misr
Demi


Mensajes : 79

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Empty Re: Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Mensaje por Sheron el Dom Abr 19, 2020 5:40 pm

La quimera no era alguien con una especial fortaleza, puede que muchos años atrás, cuando era un mortal, una persona con algo de humanidad tuviera algún tipo de fortaleza, puede que valor, quizá o retorcido código de honor o algo similar. Lo importante es que ahora no tenía ninguna de ella, no era más que un engendro lleno de egoísmo incapaz de pensar en si mismo, e incapaz también de enfrentarse o contener ciertos sentimientos, entre los que se incluía el miedo. Y era por esto que no solo se había dejado invadir con rapidez por esta emoción, además, ni de había planteado por un solo segundo armarse de valor, enfrentarse, plantar cara al miedo. Esto ultimo es algo que ni se le pasaría por la cabeza hacer, y como muestra de ello, lo único en lo que pensó al intuir que aquello que le había perseguido, fuera lo que fuese, fuese quien fuera no era alguien a quien pudiera incluir en su menú nocturno.

Consciente y  más que consciente de que enfrentarse de alguna manera al demonio del que había sido la presa solo pensó en...Bueno en lo primero que piensa alguien que es perseguido, huir. ¿Acaso había escapatoria? Claro que la había, era muy fácil, tan fácil que nadie la tomaría como una opción, si enfrente tenía al demonio justo detrás tenía el inmenso océano, probablemente uno de los pocos lugares donde se podía estar a salvo de la ira de Apofis, claro que, la quimera no tenía la menor idea de ello, la única manera en la que podría haber terminado escapando hacia el propio mar hubiera sido de conocer lo que no podía conocer o quizá si el mismo tuviera alguna hibridación con alguna criatura marina que le hubiera hecho pensar que tenía algún tipo de ventaja. En conclusión, su única opción para escapar del terror que le acechaba era no hacer nada.

Nada, esa había sido su opción, cayendo sobre la arena como si de una liviana pluma se tratara mantuvo sus temerosos ojos en él. Incapaz de dejar de mirarle pero al mismo tiempo no tenía otro deseo que cerrar los ojos o dejar de ver a quien como si de un enorme gato jugando con el ratón que se comería por aburrimiento lo había acorralado de tal manera que ni llego a plantearse que usando aquel poder que lo volvía escurridizo le llevaría a algo que no fuera cabrearlo más, si es que eso era posible. Y no solo lo temía a él mismo, si la quimera tenía algunos recuerdos no eran más que algunas ideas sueltas, puede que algún nombre incompleto y recuerdos enturbiados por el paso de las lunas, y entre estos recuerdos, los que habían quedado como marcados habían sido los de la vez que paso una sensación de miedo a la altura de la que tenía que enfrentar ahora...y eso, no ayudaba a que pensará con un mínimo de claridad.

Al escuchar de nuevo la voz del demonio al instante se mantuvo inmóvil, incluso respirando tan despacio que parecía que había dejado de hacerlo, como si la propia respiración pudiera contar como “moverse”, había obedecido con tanta velocidad que incluso parecía como si estuviera preparado esperando esa orden para ni pestañear.
Y si había algo que le recordaba lo único que realmente era capaz de mantener en sus escasos recuerdos.(Y no precisamente por no querer olvidarse de toda aquella tortura) Eran las cadenas, el estar atado era de las sensaciones que lo llevaban años atrás al mismo día en el que comenzaron a deshumanizarlo y  convertirlo en el monstruo casi incontrolable en el que se había convertido.

La muerte...¿Eso sería un castigo?-se atrevió a musitar, incapaz de asimilar el miedo hasta parecía esbozar una sonrisa forzada fruto de su propio terror, como si el mismo intentara fingir que su corazón no latía como el de un ratoncillo atemorizado. Y no es que deseara que lo mataran, o al menos en ese momento solo pensaba en salir corriendo, pero no habían sido menos de diez veces las que la quimera debería de haber muerto, y lo había conseguido, pero solo durante unos días antes de que la luz de la Luna lo hubiera regresado a la vida. Lo que le aterraba no era morir, era la tortura previa antes de pasarse unas cuantas semanas “dormido”, tortura que había comenzado con aquella presión sobre su propia garganta. Como cualquiera en esa situación intento levantar sus brazos para hacer un intento inútil por aliviar la fuerza que ejercía sobre su cuello, pero las propias cadenas que habían limitado su movilidad anteriormente le impedían una acción tan instintiva.

El terror podría confundir, en su caso no era por el miedo, simplemente no recordaba nada, ni haber sido cazado ni...Quizá era el momento en el que con las escasas palabras que había podido escuchar de su tétrico cazador debería empezar a juntar las piezas en su pequeñita cabecita. Castigos, dinero, cuarto, diferentes opciones de trabajo cada una más aburrida o denigrante que la anterior...Vamos Sheron, no es tan complicado. Pero no estaba “pensando” ni tratando de unir ninguna pieza, solo pensaba en si existía alguna posibilidad de evitar las consecuencia de lo que para el solo había sido un pequeño paseo nocturno más, casi como su propia rutina.

Cuando el aire empezaba a faltarle, y ya que ni podía intentar apartar las manos contrarias su cuerpo se estremeció sobre la arena emitiendo con aquel movimiento un gruñido sin apenas fuerza, lamentable y casi como el gruñido que haría un pequeño cachorro de labrador con un par de semanas de vida. Y no solo por el ya tan nombrado miedo que Apofis había provocado en él, también la propia falta de aire impedía que el propio gruñido fuera al menos un poco digno. Intentó añadir alguna palabra más, pedir perdón, quizá, confirmas que haría lo que le pidiese o puede que solo soltar algún chascarrillo digno de una persona (O lo que sea que sea Sheron) incapaz de pensar con un mínimo de claridad, pero aunque sus labios parecían hacer une pequeña apertura, de ellos no terminó por salir ninguna palabra.
Sheron
Sheron
Antro


Mensajes : 14

Quimera Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/t2091-it-takes-a-monster-to-gut-one-sheron-id

Volver arriba Ir abajo

Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Empty Re: Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Mensaje por Apofis Misr el Jue Abr 23, 2020 2:57 pm

Escuchaba el suave sonido de las olas que morían contra la orilla como melodía, acompañándole a él y a su magia y haciendo así de alegoría de todo cuanto se le acercaba. Al igual que una ola, al igual que una marea, por muy fuerte que esta sea, siempre tendrá su punto final, el lugar donde tendrá que caer y desvanecerse en el flujo del tiempo. Y él era la orilla a la que toda vida llegaría en algún punto si no tenía suerte, la fría y huesuda mano derecha que sostenía la guadaña de Dios, con la que el trigo, una vez ya maduro, tenía que ser cortado y procesado, pues para ello había sido conreado. Sheron, en cambio, había recibido un especial cuidado por parte de los suyos para luego ser vendido, y sin embargo, parecía haber preferido la fuga y la precoz libertad antes que obedecer y ser paciente. Y por eso mismo, no iba a contenerse con él. La ola había llegado a su destino, la recta había encontrado su límite, lo que le haría cesar en su intento de seguir más allá. Ese algo era él.


Y ahora, con el otro tumbado en el suelo y atado, se sentó sobre la boca del estómago del otro, facilitando así más todavía asfixiarlo, aunque esa no fuera su intención tanto como limitarle el aire que llegaba a los pulmones, cesando su fuerza cada cierto tiempo para darle la necesidad de aspirar y alargar así su sufrimiento. Inclemente, su ofidio ser solo seguía sus propios instintos, dejándose llevar por los placeres de la caza mientras que su racional y frío cerebro tendía las riendas del carromato a su candente y lujurioso corazón, reflexionando ahora sobre cómo podría aprovecharse de la situación de tan desgraciado hombre, cuya hombría u honor, por cierto, iban a quedar, eso sí que sí, relegados a los anales de los más insignificantes relatos casi tabernarios que circulaban en forma de leyenda urbana en el mercado negro.

Ya lo podía imaginar. En el comedor común, mientras toda la mercancía comía, en forma de susurros, cómo los más veteranos narraban sobre aquel día que uno de ellos escapó, matando a un guardia y a uno de los suyos en el camino… Y luego fue atrapado por aquel hombre alto que posiblemente, en aquel momento, les miraría desde una ventana que muy alevosamente hay en su despacho y que le permite tener vistas del lugar común en el que sus pequeños se alimentaban. Luego, los inocentes y sugestionables oyentes alzarían la cabeza y se lo cruzarían, para estremecerse y volver al plato como si nada. Posiblemente, más de uno sería un novato al que tal historia le resultaría un factor a tener en cuenta y una muy importante demora a cualquier plan de escape que pudiera estar planeando de buenas a primeras.

Pero podía darle todavía más drama a aquella historia y que fuera él mismo quien la contara, si lo mantenía vivo. Aunque… Quería dejar alguna marca que dejara claro que él, cual bárbara carga de caballería, había pasado por encima de ese cuerpo y alterado para toda la eternidad. Oh. Ya sabía cómo lo haría, por supuesto. Tenía una mano libre, y el otro una muy molesta… Cola que no era muy de su gusto. En realidad, todo estaba bien colocado en escena para no necesitar más que un poco de sugestión para que el otro volviera con él, pero podía hacerlo mejor todavía. Podía dañarle a tal punto, que jamás quisiera escapar de nuevo.

-No voy a matarte. -dijo, al fin destensando un poco más la mano para dejarle ahora plena respiración, sin embargo, el otro seguía atado, y por supuesto, él estaba sentado encima, con su considerable peso bien colocado para dificultar la movilidad de torso hacia abajo- Pero… Si quieres salir vivo… Y con tu panzita llena de algo que no sea mi esperma… Vas a hacer lo que yo te ordene, pequeño. ¿Te parece justo, o prefieres que siga privándote de oxígeno hasta que Dios se compadezca de ti y te arrebate de este plano? Solo quiero… Que me des un regalito, una cosita a cambio de dejarte volver a tu casa sin hacerte más daño…
Apofis Misr
Apofis Misr
Demi


Mensajes : 79

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Empty Re: Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Mensaje por Sheron el Dom Abr 26, 2020 1:15 am

Shapes Between ShadowsPrivado

El mar, las olas, el agua, y ruido de la marea. Un tema tan recurrente y fácil de usar al que podemos referirnos para casi explicar o hacer entender las situaciones o los sentimientos de ambos.(Sentimientos o los mundanos deseos para los que, al menos la quimera vivía). El mismo mar, inmenso a infinito como para Sheron podía parecer el mundo. Las olas sus intentos irrisorios de sobrepasar a quien tenía delante, al igual que las olas chocan con las rocas de un acantilado o avanzan hasta perder la fuerza sobre la arena. ¿Alguna más? Infinitas, pero una especialmente, el deseo del demonio por dejar marcas en su presa, por mucho que mutilara su cuerpo y despedazara su alma...en una semanas, en la siguiente luna, sin importar la cantidad de heridas ni la gravedad de las mismas, sin importar lo dañado que pudiera terminar, sanaría. Algo que se volvería exactamente tan reiterativo como sus ociosos intentos de fuga.

La quimera tenía el mal habito involuntario de olvidar todo. Y no hablamos de olvidar la fecha de cumpleaños de alguien, ni si quiera de olvidarse de lo que tenía que hacer, hablamos de olvidar TODO. Ni si quiera se había molestado en esa repetitiva perdida de recuerdos involuntaria en recordar su verdadero nombre, y no es solo algo tan esencial como el nombre que le dieron al nacer o su propio apellido lo que había perdido, tan si quiera recordaba el lugar donde había pasado su infancia ¿Su nacionalidad? Ni si quiera se cuestionó alguna vez si la tenía simplemente vivió con esa extraña perdida de recuerdo. Pero si que recordaba cosas, y vaya si las recordaba, una en concreto, aquellos días llenos de sufrimiento y agonía que lo convirtieron realmente en lo que era, puede que desde el inicio hubiera estado corrompido y consumido por dentro, pero digamos que este punto en el que estaba, cuando su cuerpo parecía un reflejo de esa misma podredumbre era algo ocurrido tan solo a mitad de su vida.

Solo ese recuerdo y sus propios instintos y deseos egoistas le llevaban a saber quien era.(O al menos quien debía ser). Pero esta vez este recuerdo parecía que competiría con otro, puede que el dolor no estuviera a la altura por el momento, pero el miedo...esa era otra historia, la propia quimera estaba temiendo, aterrado, lo que era desmesuradamente paradójico. Temía por algo que ni si quiera podía perder. No podía perder la vida, la libertad puede que no le preocupara, o que no fuese la primera vez que la perdía. Lo que si le estaba arrebatando el demonio y si le provocaba angustia, aquel juego de asfixia no tardaría por hacerle perder la cabeza. Le arañaría, le mordería, incluso gritaría de tener alguna forma de hacer alguna de estas acciones, la cruda realidad era que sus movimientos y su propio recursos estaban muy limitados como par a tan si quiera hacer algún intento de fuerza por liberarse. Su cabecita tampoco le daba mejores ideas, incluso de poder hacerlo le hubiera resultado mucho más conveniente perder el conocimiento, claro que cualquier cuerpo al borde de la asfixia hace cualquier intento por tomar aire, sin ser la excepción, cada vez que le permitía tomar alguna cantidad de aire que llevarse a los pulmones lo hacía, entrando de lleno en aquella macabra tortura.

Podría decirse que aquella afirmación no era más que una sentencia, matarlo solo lo habrían llevado a unas semanas de “muerte” sin embargo, vivir para ser objeto de los caprichos y deseos de Apofis sonaba como algo que nadie desearía ni a su peor enemigo. Al pelirrojo ni si quiera parecia importar, su mirada no era más que la de un vulgar animal apaleado resignado a su propio sufrimiento incapaz de oponer alguna resistencia a nada, nada nuevo cuando no era el que cazaba. Aun cuando por fin pudo respirar tomando una primera gran bocanada seguida una respiración agitada, casi jadeante hasta recuperar el aliento. Su mirada era la misma.


Esta es mi parte favorita...-musitó como si realmente tuviera algún tipo de instinto de supervivencia, y se podría decir que lo tenía, bueno, más o menos.Si solo quieres un regalito no tenías más que pedirlo, pues...-añadió con un tono amable, exageradamente dulce, una que hasta parecía dar a entender una sumisión absoluta.No, no me da la gana. Si quieres algo, tendrás que tomarlo por la fuerza.-...
Madrugada Playa Privado Apofis Misr
Emme's Codes
Sheron
Sheron
Antro


Mensajes : 14

Quimera Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/t2091-it-takes-a-monster-to-gut-one-sheron-id

Volver arriba Ir abajo

Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Empty Re: Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Mensaje por Apofis Misr el Lun Abr 27, 2020 1:28 pm

¿No? ¿Tendría que arrancarlo con sus propias manos? ¿Él? ¿Apofis Misr, arrebatando algo que deseaba mediante su propia fuerza? Era un experto en que además fuera lo más doloroso posible para quien sufría la pérdida, más cuando se trataba de algo físico y no material, como era el caso de a lo que se refería, porque por mucho que le desagradara la personalidad del mequetrefe, vamos a ser sinceros, ¿es alguien aquí consciente de lo que se puede hacer con una cola de ese tamaño en lo que a esoterismo se respecta? Podría ganar un par de miles que gastar en ropa para sus dos recién adquiridos pequeños, y alimentarlos, y esas vulgares necesidades que podían tener los mortales. ¿No daba aquel discurso una moralidad a sus actos mayor? Podía fingir hacerlo como el padre que tiene bocas que alimentar, no como el psicópata al que le ponían nervioso las colas porque cubrían su parte favorita del cuerpo, tanto femenino como masculino.

Tomaría la serpiente, así pues, las palabras de aquel muchacho, de aquel horrendo amalgama de criaturas que sin embargo parecía estar implorando por su humillación en vez de suplicar por la vida o simplemente mantenerse en silencio como cualquier otro hombre con algo de valor pero decencia haría, como una invitación para proceder como deseara, para poder allanar toda intimidad o decencia que pudiera mantener aquel hombre.

Pero primero, tenía que esperar al momento adecuado. Primero, tenía que levantarse poco a poco, dejando eso sí, su pie bien clavado en el estómago del varón para que tampoco pudiera disponer de mucha movilidad de pecho hacia abajo. Cualquier resistencia acabaría con el estómago y el esternón de Sheron reventando por los aires, por supuesto. ¿Acaso se creía alguien que un cuerpo tan débil aguantaría la desproporcionada, cuando no macabra fuerza de una serpiente de toneladas y toneladas de peso, cuyo cuerpo humano es una mera forma de ocultarse? Lo iba a masacrar si intentaba lo más mínimo.

De todas formas, eso no importaba. Lo que importaba es que ahora, sonriente, había agarrado la cola con sus dos manos. El tacto escamoso que esta tenía le hacía estremecerse ligeramente, pues si bien estaba acostumbrado, nunca le había agradado en demasía. Es por ello que prefería los cuerpos completamente humanos. Y es por ello que para él, cualquier muestra de feralidad, cualquier signo que denostara sangre animal en las venas, debía ser, por el bien de la criatura que lo tuviera, y del beneficio de su negocio conjunto con Akali (que la muy vaga, a todo esto, podría dedicarle más tiempo a su mercancía, que luego él tenía que ejercer de poli malo dentro de los polis malos y era de todo menos agradable. Este comentario lo deja el narrador de parte del propio Apofis, por si cierta mujer le escucha), amputado.

-Uno. -comienza a ejercer presión, la mínima para notar algo comenzar a crujir de una forma obviamente desagradable, como si algo se estuviera rompiendo. No sin antes, como buen monstruo que era, cortarse con su propia uña la piel del dedo índice, dejando así una gota caer sobre el cuerpo ajeno y sujetándolo a sus maldiciones- Dos. -el sonido se intensificó más. El autor puede referirse a lo que pasaba como algo similar a estar partiendo en dos un dulce paulatinamente. Puedes notar cómo el viscoso tejido se va desprendiendo poco a poco, como si fueran hilos que van cortándose- ¿Querías fuerza? T-r-e-s -deletreó, mientras la arrancaba, para inmediatamente después, hacer regenerar la herida antes de que más que unas pocas gotas de sangre salieran (no porque fuera conocedor de las propiedades de la sangre ajena tanto como que no quería desangrarlo, solo producirle dolor), para luego hacer desaparecer las cadenas, sin retirar el pie. Un poco más de libertad… Pero todavía atado a él. Qué hermosa alegoría podía tener lugar solo con usar su propio cuerpo para ello- Oh, sorpresa. La perra se quedó sin cola. Ahora…

Arrojó el arrebatado fragmento de cuerpo contra la masa de oscuridad, que se encargaría de rodearla y tras unos segundos, hacerla desvanecerse y fundirse con ella. Ya la recogería cuando se llevara a aquel niñato a la celda que le correspondía, de donde nunca tendría que haber salido.

Los cachorros no se rebelan. Los cachorros de Apofis debían ser perfectos. Toda su mercancía tenía que seguir un estricto protocolo de calidad en la que la obediencia era una parte crucial, o de lo contrario, eran… Eliminados.

Y si el otro seguía con ese humor absurdo, haría algo peor que hacerle desvanecerse del plano de los que todavía respiran, todavía peor que enviarle al más bajo nivel de la Duat.

-¿Vas a seguir retorciéndote en el suelo como un gusano, o vas a volver a tu hogar y trabajar por reparar el daño que has causado, pequeño? Puedes elegir. Vida… O humillación.
Apofis Misr
Apofis Misr
Demi


Mensajes : 79

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Empty Re: Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Mensaje por Sheron el Jue Abr 30, 2020 7:16 am

Shapes Between ShadowsPrivado

Me veo en la obligación de admitir que tras las ultimas palabras escupidas por la boca del pelirrojo lo daba por muerto. Después de esa muestra de soberana estupidez reniego de cualquier tipo de responsabilidad ante los actos de Sheron, al que de poder decirle unas palabras le habría aconsejado asentir, ladrar y mover la cola como un cachorro obediente mientras pudiera, especialmente eso ultimo, su querida extremidad escamosa no le duraría demasiado.

Tampoco es que esta fuera la primera vez que el engendro terminaba mutilado, y probablemente no fuera la ultima, claro que como con casi cualquier cosa que pudiera haberle ocurrido a lo largo de sus años de vida, no lo recordaba ni tampoco recordaría lo que estaría por vivir. Incluso podría decirse el propio terror que había sentido con la entrada en escena del demonio le había marcado más que la tortura física que estaba por sentir, puede que con la suma de ambas más las futuras ideas de Apofis llegase a calar lo suficiente hondo en su propio subconsciente como para recordar algo el próximo mes. Lo que estaba claro que no recordaría por muchas veces que se lo repitieran y por muchas cadenas que usaran es que era mercancia de ese negocio que llevaba con esa mujer. (La que pese a parecer una vaga, no era más que una propia esclava de sus deseos y caprichos. Caprichos como pasar tiempo con su nuevo y hermoso juguete o como mantener otro trabajo, un segundo trabajo que alimentaba el pozo sin fondo que tenía por ego.).

La idea de tirar de su cola hasta arrancarla comenzó con el efecto esperado, el primer tirón de la misma arrancó un desgarrador grito de la garganta de la quimera, una reacción propia ante semejante acto, claro que también dejaba claro que no era la persona o cosa con la mayor fuerza de voluntad, otros en su lugar habrían apretados los dientes o puede que haber hecho esfuerzos por soportar el dolor en el más absoluto silencio que su cuerpo les permitiese. Sheron simplemente grito sin el más mínimo reparo en interrumpir la melodía del mar o sintiendo algún tipo de pesar o humillación por expresar el dolor tan abiertamente, para este tipo de cosas era simple, si duele grita.
Solo uno, solo fue necesario un grito, pues cuando el segundo tirón empezará a hacer ceder su carne comenzando con el propio desgarre de la base de su cola había algo que evitó su sufrimiento, la propia sangre del contrario, tan solo el olor de aquella simple gota lo hacia resistente, y no físicamente su cola se desprendió según lo esperado, su cuerpo era el mismo, pero respecto a su poca tolerancia al dolor...ahí si había una diferencia, sufrió el dolor, de eso nada le libraría, pero lo aguantó sin necesidad de gritar o de retorcerse más.

Lo normal hubiera sido mínimo mostrar algún tipo de dificultad al respirar tras haber padecido un dolor de semejante envergadura, sin embargo, estaba sorprendentemente tranquilo teniendo en cuenta lo que acababa de soportar. Solo un grito en lugar de tres, apenas resistencia cuando debería haberse revuelto como un animal al borde de la asfixia y ninguna palabra de súplica o clemencia.

De nuevo me hubiera gustado recomendarle volver a intentar con unas disculpas o mejor, asentir a todas las demandas sin dar más problemas, sin embargo Sheron no era alguien especialmente respetuoso, ni tan si quiera respetuoso con la vida, esto incluía la suya propia. No, no siempre era un inconsciente o un suicida, era más bien estupidez, la que solo podría ser compensada por el instinto de supervivencia que demostraba cuando sentía la muerte cerca, y no es que morir le preocupará sabía que volvería a la vida con algo de tiempo, aun así morir no era precisamente un agradable pasatiempo.

Cuando fue consciente de que podía mover sus manos, casi de inmediato hizo un intento por apartar  lo que aun le retenía, la presión del pie contrario sobre si mismo, consciente de no tener fuerza para quitarlo era una reacción que parecía casi no controlar, esa necesidad por liberarse. Claro que llegados a este punto todos estaremos seguros de que ahora si actuó con cabeza y respeto, o eso podría considerarse su penoso intento por aguantarse la risa. Bien avanzamos, intento aguantar la risa. ¿Pero porqué se reia? No se reia del contrario o de que tuviera un retorcido gusto por el dolor, su risa no era más que la única salida que su propia mente aterrada encontró a la abrumadora presencia que lo retenia.-Vale...quieres que...trabaje...claro. ¿Qué quieres que haga?-hizo una pequeña pausa solo para hacer otro intento por librarse de tan incomoda posición.-¿Quieres que te de la mano? ¿Qué traiga el frisbee? ¿O solo vas a pedirme que de vueltas?- No seguía sin ser el más listo, claro que tampoco eran preguntas muy desencaminadas, la mayoría de conocimientos de los que podía hacer uso la quimera habían desaparecido con el paso de los años, y de tener realmente algo en su cabecita útil no era algo que demostraría o usaría para nada más que para cazar, así que podríamos resumir en que sus cuestiones que seguían el juego del contrario con compararlo con un perro como una forma de decir que era extremadamente inútil en cualquier tipo de “trabajo”.
Madrugada Playa Privado Apofis Misr
Emme's Codes
Sheron
Sheron
Antro


Mensajes : 14

Quimera Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/t2091-it-takes-a-monster-to-gut-one-sheron-id

Volver arriba Ir abajo

Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Empty Re: Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Mensaje por Apofis Misr el Lun Mayo 04, 2020 6:52 am

Lo único que de verdad no se esperaba era que aquel insecto siguiera con su comportamiento altanero aun cuando acababa de ser mutilado de una forma tan lenta y dolorosa. ¿Qué problema tenía aquel niñato? Era incapaz de saber ni cómo creía que algún día podría venderle sin que volviera a los dos días por haber matado a su comprador por puro aburrimiento. Sheron era a su parecer el claro ejemplo de algo que estaba en el catálogo exclusivamente para provocarle su ira y furia más primitiva. Ahora que tenía en “sus manos” (si entendemos como manos aquellas largas extensiones de oscuridad que para él no eran más que eso, una extensión de su cuerpo y ser) aquella cola, parecía producirle mucha más ira el hecho de que no fuera suficiente aquel castigo físico como para someter a la criatura que sin embargo yacía a su pie, totalmente expuesta a la crueldad que quisiera arrojar contra su cuerpo.

Pero esas insoportables palabras seguían saliendo constantemente de aquella garganta. Aquella garganta que para aquel entonces, había decidido que nadie poseería. Nadie merecía tener un dolor de cabeza en su hogar, nadie merecía tal esclavo… Pero a él le encantaba adiestrar a cachorros como ese. Porque eran los que mejor se comportaban una vez terminabas con ellos, más sumisos y fieles, como si fueran perros… ¡Perra, sí! Ese sería su apodo, y él se lo había impuesto con aquellos comentarios tan relacionados a tenerlo como una mascota, aun cuando parecía obvio que lo que quería Apofis con él era otro asunto más relacionado a un pecado primigenio llamado lujuria. Además, era una perra extremadamente bella, si se le permitía decirlo. Una bonita joya que tenía que pulir muchísimo para poder ser venida y disfrutada como se merecía. Lo único que tenía claro es que más que la cola, tendría que haberle arrebatado aquella molesta lengua.

Sería más práctico así, incapaz de seguir soltando veneno por la lengua, pero quizá aquello era excederse incluso para él, que era quizá uno de ellos más pérfidos y crueles demonios de la isla, al que hasta los brujos rechazaban pactar un contrato con él por puro miedo. Y cómo no sentir miedo ante él. Cómo podía sentirse todavía capaz de seguir con aquellos malditos chascarrilos incluso cuando podría haber muerto.

Pensó la serpiente que daba igual todo aquello, que podría hacerle arrepentirse con suficiente tiempo. Tras un rato pensativo, le agarró por el tobillo, arrastrándolo mientras comenzaba a caminar en dirección hacia un lugar un poco más lejano de la orilla. Con la otra mano, tomó el móvil, enviando un mensaje a cierto contacto que trabajaba por las cercanías y al que ya se le había avisado que estuviera preparado para ir a recogerle. Una furgoneta negra llegaría en menos de diez minutos para recogerles, con un chófer y nada más (porque vamos a ser sinceros, Apofis sustituía perfectamente a una división entera de infantería sin mucho esfuerzo) que simple y llanamente puntualidad, que era lo único que necesitarían para llevarse a aquella pieza rebelde de nuevo a su hogar.

-Tu trabajo, te repito, va a estar más relacionado a relajar la tensión que llevan mis hombres constantemente en la bragueta que en nada de eso que acabas de decir. Pero podrías ser también mi perro particular, claro. No lo había pensado así. ¿Sabes buscar huesos y esas cosas de perros? A ver, malinterpreta lo que he dicho, por supuesto. Los perritos me gustan bien adiestrados. -y sí, por supuesto, estaba jugando con el sentido subliminal que quería añadir a las palabras, repletas de esa lascivia tan curiosa que le precedía, que más se debía a lo tentador que le resultaba poder controlar la vida de sus subalternos y criaturas inferiores que lujuria en sí- No te va a gustar cómo domestico yo a los perros rebeldes. Digamos que en ese sentido me parezco mucho al Dios católico. Lo de la terapia de estímulo positivo me parece una mariconada, con perdón. -suspiró, mientras que soltaba una especie de seseo, alguna palabra en su idioma natal que hizo que toda la oscuridad que había dispersado sobre el suelo comenzara a arremolinarse alrededor de ambos, para luego comenzar a desvanecerse al entrar en contacto con la piel de Apofis. Solo unos pequeños hilos quedaron como remanente, que eran los que sujetaban como si de una procesión se tratase la cola amputada de lo que fuera el bichejo que tenía arrastrando- Pórtate bien y me plantearé si devolverte la cola… Si es que eso se puede.
Apofis Misr
Apofis Misr
Demi


Mensajes : 79

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Empty Re: Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Mensaje por Sheron el Vie Mayo 15, 2020 5:18 am

Shapes Between ShadowsPrivado


Lo normal sería que era una especia de suicida. ¿Era necesario buscar cabrear tanto al mismísimo Apofis una y otra vez? Casi parecía que realmente buscará que lo matase. (Eso claro si contamos como matar destrozarlo y dejar su cuerpo sin vida hasta la próxima luna llena). Por mucho miedo que le infundiera y pese al castigo con el que le arrebato su escamosa extremidad no parecía ser suficiente para cerrarle la boca, o al menos para cambiar sus palabras carentes de sentido común por algo más acorde, unas disculpas, un poco de suplicas, algo a lo que los oídos del demonio estuviera algo más habituados.

No era el primero para el que la quimera era un dolor de cabeza, podía ser amable y hasta “simpático” si la situación lo requería o tan solo si el capricho por conseguir algo lo demandaba. No, no lo he escrito mal, dije que Sheron podía hasta ser amable, os sorprendería, era capaz de comportarse de una manera totalmente civilizada, claro que, dado que el mismo que ahora lo tomaba como suyo no había demostrado eso de lo que el mismo también carecía, para que molestarse en aparentarlo si simplemente podía seguir escupiendo palabras a la espera de aburrirlo o terminar por conseguir que lo mate. Claro que esto ultimo sería una solución temporal, creo que podríamos decir que casi parecía intentar recuperar esa libertad que tan poco le importaba mediante ser insoportable, algo por lo que no recomendaría a nadie apostar.

Ni aun aterrado de miedo demostraba ese temor que cualquier ser vivo debería demostrar, tenía miedo, si claro que lo tenía, sin embargo llegaba a pensar que incluso ser asesinado sería lo menos desagradable de lo que le pudiera pasar con semejante compañía. Por otro lado no sabía nada de Apofis, solo lo que podía suponer o intuir tras ese pequeño encuentro en la playa, no era mucha información, pero la suficiente como para no resistirse en absoluto a ser arrastrado, aun cuando a sus ojos solo había cometido un par de asesinatos casi rutinarios para saciar el agujero negro que tenía por apetito le había dejado sin cola y asfixiado durante tiempo suficiente para al menos no oponerse a sus acciones, o al menos a algo como esa cómica situación que terminaba con la quimera dejándose arrastrar por su captor.

Y explotó, no no exploto en llanto, en una estúpida carcajada, otro símbolo del poco amor propio que se tenía, o como lo veía de su perspectiva lo cómico del “trabajo” al que pretendía degradarlo, y no es que tuviera especial recelo a ser objeto de desahogo para otros, fuera para algo como lo que Apofis comentaba o para otro tipo de desahogo Sheron tenía su manera de defenderse, y a diferencia del perro que parecía ser hacía algo más que morder. Claro que lo de callarse como una perra la información que no necesitara rebelar si que lo hacia, nadie tenía que saber que si intentaban hacer de el un desahogo sin su consentimiento o su retorcido capricho de serlo podía herirse dejando brotar aquel fluido que corría por sus venas que se se supone que es “sangre” eso como recurso si no era capaz a la fuerza de cometer uno de sus tantos asesinatos.

Otra cosa que parecía no importarle era su cola, admitamoslo, aunque fuera por pocos segundos el dolor de perderla fue casi insoportable, pero no por ello la iba a echar de menos, en unas semanas volvería. (Información que por su puesto se guardaría para si mismo para evitarse más mutilaciones sin preocupación por quedarse sin juguete.).-No te veo muy convencido. ¿Entonces soy tu perra o la de tu hombres estresados? Nada que urja que decidas, solo para tener claro eso que quieres que haga y no voy ha hacer.-Ojalá no hubiera dicho eso pero si lo dijo y no porque quisiera provocar más al demonio, simplemente por pensarlo y considerar que no había motivo para no decirlo.(No preguntéis como llego a esa conclusión).

¿Devolvérmela? No es que la necesite, pero un perro sin cola pierde mucho encanto- añadió como si buscara darle alguna utilidad para Apofis a esa extremidad, que para que mentir el mismo la iba a echar de menos en más de una ocasión, incluso con ella delante sentía como el “fantasma” de la misma, perder algo como una horripilante cola escamosa no es algo a lo que alguien se pueda acostumbrar en unos minutos.
Madrugada Playa Privado Apofis Misr
Emme's Codes
Sheron
Sheron
Antro


Mensajes : 14

Quimera Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/t2091-it-takes-a-monster-to-gut-one-sheron-id

Volver arriba Ir abajo

Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Empty Re: Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Mensaje por Apofis Misr el Lun Mayo 18, 2020 2:45 pm

Definitivamente, el poco aprecio que procesaba el contrario hacia su propia persona era sencillamente exasperante. No podía comprender siquiera cómo no era capaz de callarse, dejar de reír o bromear, y asumir que ahora le tocaba callar y aceptar las consecuencias de sus actos, actos que habían llevado a innecesarias muertes de su mercancía y que tendría que pagar, por supuesto, en forma de una condición todavía más degradante para él y más divertida para el resto. Iba a destruirlo, sin duda, y ya que seguía arrastrándolo y que obviamente estaba entre sus posibilidades hacerlo, alzó la mano que agarraba a Sheron rápidamente, para luego dejarla caer de la misma forma, igual de raudo, para hacerle chocarse contra la arena de la playa. No sería doloroso en exceso, pero sí que le llenaría toda la ropa de arena, y quizá hasta se le colaba en lugares incómodos. Solo era un aviso. A la próxima, lo haría contra el pavimento, y posiblemente de la fuerza que usara también se destruirían las baldosas del asfaltado suelo al que se dirigían.

Pero lo que le impacientaron fueron las palabras respecto a las decisiones que estaba tomando, tan burlescas y usando sus palabras de tal forma que simplemente, invocaban su furia más clara. No respondió a nada de lo que dijo el otro, todavía. Necesitaría un suelo duro, como el de la furgoneta al que se dirigían, en el que poder presionar con calma.

Y al fin, tras unos totalmente silenciosos momentos, pudo abrir la puerta trasera del vehículo, agarrándolo de la otra pierna para meterlo dentro y cerrar tras de sí, mientras las manos de oscuridad que había invocado desaparecieron, dejando la cola a un lado. Estaba totalmente a oscuras, pero él, que se guiaba también por el olfato, no necesitaba mucho más. Primero, aprovechando que lo tenía en el suelo boca arriba, lo abrió de ambas piernas, levantándole ligeramente de cadera para que su entrepierna quedara todavía más descubierta. Y tras unos segundos, con su fuerte pie, asestó ahí una fuerte patada, como si quisiera aplastarlo, pero todavía agarrándolo para mantenerle las piernas en alto, de tal forma que el otro podría sentir algo que como mínimo, sería incómodo, similar a estar siendo partido en dos, en especial sus piernas y… Bueno, partes viriles a las que por supuesto, Apofis no pensaba respetar de alguna forma. No las iba a necesitar de mucho, y si seguía Sheron por ese camino, quizá hasta acababa en un ataque de rabia por esos arrogantes y totalmente imprevisibles comentarios.

-Vamos por partes, dijo Jack el Destripador -si él podía hacer el tonto, Apofis tenía a su parecer el mismo derecho a ello, e iba a explotarlo con un exceso de chascarrillos y humor amarillo y negro que no sería ni normal a medida que avanzara la conversación- Tú podrías haber sido de todos, pero ahora vas a ser mi juguete personal. Vas a limpiar los baños por dos meses como pago por la gente a la que has matado, ¿entendido? Y luego, cuando termines, te bañas, te haces una lavativa y vendrás a mi cuarto para que pueda destrozarte en paz. Cada día, cada puñetero día, por dos meses, vas a realizar las actividades más hediondas -siguió apretando, ahora intensificando todavía más su fuerza. Podría usar magia para hacerlo todavía más doloroso, o mejor… Para hacer que esa cosa que estaba siendo aplastada se alegrara ligeramente, para volverlo todavía más incómodo. Y eso hizo, pues el otro llevaba un rato bajo el influjo de su magia, y podía utilizarla- Un perro sin cola pierde mucho, no te lo niego, a no ser que sea un dobberman. ¿Pero sabes lo que sí que pierde en exceso? Un hombre sin sus partes inferiores. Y si tú quieres seguir siendo un hombre, más te vale disculparte por tu puñetera arrogancia, ¿entendido? Dilo. -la furia con la que se dirigía era clara, mucho más cuando su acento árabe enfatizaba tanto las palabras de esa forma tan seseante y extremadamente fuerte- Discúlpate con tu nuevo papi. Venga, llámame así. Di que soy tu papi y a lo mejor no te convierto en un eunuco. Aunque dudo que sepas lo que es uno. ¿Sabes lo que es un eunuco, a todo esto? Seguro que te parece algo extremadamente jocoso.
Apofis Misr
Apofis Misr
Demi


Mensajes : 79

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Empty Re: Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Mensaje por Sheron el Mar Mayo 26, 2020 3:34 pm

Shapes Between ShadowsPrivado


¿Cuan inconsciente y  “borrica” podría ser la quimera? Muchisimo, probablementa tanto como considere necesario y probablemente más, poco amor por su vida, algo que consideraba que no podía perder claro, pero no solo esa falta de amor propio, era más bien por su orden de prioridades y para Sheron obvio, la comida antes que su propia vida, esa sensación de insatisfacción constante, un sentimiento que solo aliviaba zampando lo que pillaba, aunque bueno para que engañarse era algo que hacía más por placer y capricho que por necesidad.

Como podía y siendo algo similar a lo que haría un perro se sacudió caer contra la arena incluso parecería que su sacudida solo empeoró la situación aun así no era como si tuviera realmente alguna forma de librarse del agarre de Apofis, simplemente no tenía la fuerza para ello y de hacerlo solo conseguir cabrearlo u poquito más y que perder su cola y lo que le esperaba no fuera lo peor a lo que aspirara de aquel encuentro.

Hasta cierto momento ni si quiera se esforzó mucho en defenderse, ya había comprobado que no podía ganar en un pulso de fuerza, por otro lado y como era de esperar, una vez dentro del vehículo tras lo que vino otra pequeña muestra de lo que Apofis podía hacer sin inmutarse por ello, claro que esta vez a diferencia de aquella desgarradora mutilación que pudo soportar gracias al olor de la sangre  ajena esta vez no parecía tan indiferente a la tortura. Primero lo que haría cualquiera, intentar soltarse, algo que claramente no podía, segundo gritas, no mucho ni poco, casí parecía que los decibelios de aquel sonido desgarrador eran los perfectos para no sonar a poca cosa ni como un sonido extremadamente molesto. Mira otra cosa no pero parece que gritar hasta se le daba bien, claro que en ningún momento penso en la forma en la que grito, digamos que el dolor más el miedo que se supone que debería sentir hacian que el grito fuera perfecto.

Quizá ahora no tenía tantas ganas de soltar sus chistesitos cutres, estaba más ocupado por no lloriquear por el dolor ni desesperarse en soltarse del agarre del demonio. Parecia que hasta le escuchaba o al menos intento hacer como que escuchaba algo, claro que cuando el dolor se hizo aun más fuerte por la gracieta de aplicar más fuerza y aumentar su tortura digamos que era muy eficaz como tortura pero no como metodo para que prestará atención, por lo que parecia y lo que yo puedo saber no escucho casi nada del resto de sus palabras, no por no querer precisamente, simplemente sin aquella resistencia extra no tenía un especial aguante al dolor, no sería más que el de un humano promedio que no ha sufrido demasiado en su vida. Intento responder con palabras si, sus labios parecían articular dos palabras, dos palabras que eran dificiles de entender y me voy a tomar el lujo por no decir que era lo que parecería que dijo si hubiera intentado leer sus labios pues ninguna de esas palabras eran “papi” aunque quizá una mente optimista pudiera pensar eso con tal de satisfacer sus caprichosos deseos.
Eso no fue todo, aunque se aguantaba las lagrimas, bueno puede que entre el dolor, la impotencia y las amenazas hicieran que sus ojos llenos de frustración, uno de los dos tuviera una pequeña lagrimilla, y no por la amenaza en si, que tampoco ayudaba, en su caso más por lo doloroso que por lo degradante que podría ser, que en su caso...no, no creo que esto segundo le importara tanto como lo primero.



Madrugada Playa Privado Apofis Misr
Emme's Codes
Sheron
Sheron
Antro


Mensajes : 14

Quimera Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/t2091-it-takes-a-monster-to-gut-one-sheron-id

Volver arriba Ir abajo

Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Empty Re: Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Mensaje por Apofis Misr el Jue Mayo 28, 2020 1:34 pm

Podía notar cómo algo crujía ahí abajo, cómo sin no usar nada más que su pierna y el bello efecto de la gravedad hacían las suyas para acabar por oprimir por completo las partes nobles de Sheron, haciéndole así emitir desgarradores gritos que claramente mostraban el dolor que esto le producía. Por mucho que ya veía venir que no se iba a arrepentir ni iba a obedecerle, por lo que intentaba emitir de su garganta. Ese mensaje, mensaje que vamos a dejar a imaginación del lector, no era lo que él deseaba escuchar ni de lejos. ¿Por qué le costaba tanto obedecer siendo en apariencia más débil que un humano en más de un sentido? Había podido desgarrarlo sin esfuerzo alguno, había destruido toda oposición con su mera presencia, pero aquel niño se negaba a ceder. Se negaba a simplemente respetarse a sí mismo lo suficiente como para salir de ahí en una pieza (bueno, dos, porque estaba claro que una amputación ya había sufrido y que no había sido necesariamente agradable). Quizá, suplicando lo suficiente, apelando con máxima vehemencia a su alma, podría haber acabado por ganar cierta clemencia, por tener al menos un castigo más leve que el que le esperaba.

Pero ahora… Digamos que se quedaría como una soprano durante un par de horas como mínimo, porque primero, la serpiente controlaba la sangre ajena desde hacía un rato al haberlo poder impregnado con su magia. Y lo que iba a hacer… Era apartar su pie poco a poco, pero la sangre de Sheron se mantendría en el mismo sitio, con la misma presión, así que lo que él notaría es que el golpe seguía siendo efectuado, quizá un poco más tenue, lo suficiente para que pudiera hablar de una forma aguda y chillona, como cualquiera al que su nobleza estaban pisoteando haría. Lo quería, de momento, también consciente, y tenía que racionar el dolor de forma muy quirúrgica si deseaba verlo con suficiente fuerza para ello.

Poco a poco, acabó por desprenderse del agarre de una de las piernas, todavía agarrándolo por otro de sus tobillos para mantenerlo de momento un poco pegado a él, lo suficiente para propinarle otra patada en caso de que lo viera necesario. Le agradaba aquel pequeño “cachorro”, cómo intentaba resistirse y oponerse a su futuro adiestramiento. Pero por desgracia para él, no había escapatoria. Al final, acabó por decidirse por lo más racional que podía hacer para dejarlo claro, y era soltarlo para atraparlo por las axilas y arrastrarlo poco a poco hacia un rincón, sentándose en el suelo para luego colocarlo sobre él y atraparlo, rodeándolo con sus brazos a la altura del pecho para mantenerlo tanto inmovilizado como pegado a él, en un gesto que a algunos les podría asemejar a un abrazo. Un abrazo que por cierto bien se había asegurado él que acabara con él colocado de tal forma que su entrepierna chocara contra la cadera ajena para dejarle claro que a pesar de lo incómodo y violento de la situación, él estaba de muy buen humor, de una forma un poco curiosa con la que entender el “buen humor”.

-A partir de ahora, soy tu papi, pequeño pelirrojo. Papá Apofis va a cuidarte muy bien, ¿entendido?
-comentó, en una mezcla de sarcasmo y el placer que le producía tratarse a sí mismo de esa forma mientras lamía con suavidad la mejilla ajena, con tal de ir catando el sabor del que iba a disfrutar día tras otro- Vas a ser un niño muy feliz en tu nuevo hogar, junto a tus hermanitos y haciendo feliz al resto de personas para compensar todo el daño que has hecho. Ese será tu castigo. Harás sonreír a todos mis pequeños, Sheron.
Apofis Misr
Apofis Misr
Demi


Mensajes : 79

Demonio Amos
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Empty Re: Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Mensaje por Sheron el Vie Mayo 29, 2020 2:39 am

Shapes Between ShadowsPrivado


¿Eso debería ser suficiente no? No claro que no tras los gritos intentar soltarse y no se capaz de decir lo que le había pedido (con no ser capaz ni fue capaz de hablar ni tan si quiera la cabecita le dio para intentar decir lo que le había pedido, por si alguien dudaba de ello). Lo mencionado y como la impotencia sumada al dolor le arrancaba una lagrimilla no fueron todo, apretando los dientes como pudo otro sonidos además de los gritos escapo de su garganta, y es que con la cantidad de mezcla que llevaba en la sangre no debería de sorprender que se escuchara también algo similar a un gruñido, si un gruñido, pero no algo como un gruñido amenazante o que intimidara, más bien era un gruñido similar al de un perro apaleado.

Pues bien este perro apaleado hasta creyó que había conseguido algo cuando se libero de una de sus piernas, claro que teniendo en cuenta lo que se venía después...igual pensar que no la soltó a propósito era más que optimista. ¿Y al resto? Si bueno oponía algo de resistencia, algo que no era ni una caricia comparada con la fuerza del contrario así que se podría decir que casi esta de más mencionar que Apofis hizo lo que le vino en gana arrastrandolo a donde quería y como quería. Posición en la que pudo confirmas que aquellas amenazas no eran solo eso amenazas, no es que tomará al contrario por un mentiroso pero hay muchas cosas que uno suele decir por decir y confirmado, la "alegría" del demonio era una buena confirmación de intenciones.

¿Y ahora que haría? Bueno espero que no sorprenda decir que ni iba a decirle "papi" ni iba a aceptar ninguno de los castigos que se le pasaran por la mente a Apofis, nada personal en contra suya claro, no había forma de que comprendiera que lo que había hecho estaba mal, al igual que una araña atrapa a una mariposa y al igual que una serpiente estrangula a su comida lentamente el solo había hecho lo que su abominable naturaleza le pedía, no iba a disculparse por ello, o al menos no fácilmente. Y quien piense que no lo haría por orgullo mal, muy mal, no lo has entendido, no hay nada de orgullo ni honor en la quimera, solo simpleza y carencia de amor propio.

No tenía ganas de hablar, bueno si si que tenía muchas cosas que todos preferimos que NO diga, por suerte Apofis le había sabido quitar las ganas de hablar y no precisamente por la idea de que hiciera con su lengua lo mismo que con su cola. Bien dejando a un lado las palabras ¿Cómo pensaba ser irritante esta vez? Uy...hay muchas maneras para empezar dejar a un lado toda la rabia y la posible ira, mostrando ante las palabras contrarias una sonrisa inecesariamente cínica, segundo o...y eso si que iba a ser peor...había dicho pequeños. ¿Qué pensó? Claramente lo primero que pensó al escuchar "pequeños" se relamió y puede que casi se le escapara una babilla, exactamente, estaba pensando en zamparse literalmente a los pequeños de Apofis. No, no lo dijo, pero quizá no era imposible imaginar lo que podría estar pensando, escuchar aquello parecía hasta haberle alegrado, de tener cola hasta la habría movido de la alegría. Y en ese punto hasta dejó de hacer fuerza para intentar soltarse, como si todo aquello fuera el camino necesario a pasar para llegar a su siguiente bocado.


Madrugada Playa Privado Apofis Misr
Emme's Codes
Sheron
Sheron
Antro


Mensajes : 14

Quimera Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/t2091-it-takes-a-monster-to-gut-one-sheron-id

Volver arriba Ir abajo

Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr] Empty Re: Shapes between shadows [Priv. Apofis Misr]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.