Sunflower
Just exploring [Privado] [+18] 9A1qiH6
Invitado
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos Temas

STAFF
Web Master
KANON
MP | Perfil
Administradores
Akali
MP | Perfil
Inari
MP | Perfil
Moderadores
Baltazar
MP | Perfil
Náyare
MP | Perfil
Moderadores CB & Discord
Ieilael
MP | Perfil
Cotta
MP | Perfil
AFILIADOS

Hermanos
Crear foro
boton 150x60
Élite
counting ★ stars
Loving Pets
Crear foro
Just exploring [Privado] [+18] Image
bton 40x40
FINAL FANTASY: Zero
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento, a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.



Just exploring [Privado] [+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Eileen Lincer el Jue Mar 26, 2020 9:29 am

Apenas llevaba tiempo en la isla, pero por suerte, hoy no tenía absolutamente nada de trabajo y gozaba de la libertad suficiente para investigar un poco aquel lugar al que ahora llamaba nuevo hogar. Su amigo y jefe en la tienda le había mencionado sobre unas ruinas, y como era de esperar, allí se encontraba ella para explorar lo que en algún punto del pasado fue una civilización. Tal vez, con suerte, encontrase algo de lo más interesante.

Con ese pensamiento en mente se pudo en marcha hacia las ruinas de la isla. Vistiendo con topa cómoda, ese día no parecía para nada ser una mujer elegante y de gran porte, más bien todo lo contrario; con unos largos pantalones negros de algodón perfectos para hacer deporte, unas zapatillas deportivas y una holgada sudadera en un tono anaranjado, nadie diría que bajo tanto ropa ocultaba una hermosa figura femenina. Pero nada de eso importaba en realidad, ella solo quería moverse sin problemas por lo que ir hasta ese lugar con su habitual ropa no era una buena opción. Aquel salto entre dos altos pilares delataban parte de su naturaleza. Era ágil, flexible y tenía equilibrio. Desde aquella alta posición, observó el camino de escaleras ascendentes hacia algún punto que no lograba ver entre tanta naturaleza. ¿Qué ocultaría aquella estructura? ¿Un templo? ¿El castillo de un emperador?

Con una curiosidad felina, y dado que ya no había más pilares por los que saltar, bajó hasta las escaleras por las cuales procedió a subir sin prisa alguna. Observaba la naturaleza a su paso, tranquila sin detectar ningún peligro cercano. De manera lejana podía escuchar algunos pajarillos cantar y otros animales que se movían entre la vegetación. Esa zona estaba bastante más llena de vida de lo que hubiese imaginado en un primer momento.


Última edición por Eileen Lincer el Miér Abr 22, 2020 11:15 am, editado 1 vez
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Yûki Fujimoto el Vie Mar 27, 2020 10:23 am

Yûki disfrutaba de poder alejarse un poco de la aglomerada ciudad. Sus simétricos e idénticos edificios, que parecían querer ascender y seguir construyendo con tal de acariciar el mismísimo cielo, prácticamente desafiando a la misma tierra que los había engendrado, se le antojaban inextricables y a su vez, fríos y repletos de una bravuconería contra Gaia que a un hada, por muy joven e inexperta que fuera, le hacía desear volver de vez en cuando al lugar al que pertenecía y que sin embargo escasamente había visitado: el bosque virgen, o al menos, tan virgen como lo podía ser una vez un humano había construido a escasos metros cualquier clase de asentamiento.

Así pues, aprovechando que aquel día no tenía ninguna cita ni excesivo trabajo, y que bien podía utilizar los hilos que le unían a Chrystal con tal de ablandar el corazón de la madamme y que le dejara hacer y deshacer a su gusto, por lo tanto, solo puso ojitos, mostró su parte más inocente… Y ya tenía el día libre. ¿Caprichoso, quizá? Sin duda lo era. Pero es que él nunca había perdido esa parte de su ser, esa parte juguetona que deseaba seguir explorando, y teniendo, literalmente, tanto por descubrir más allá de la gris ciudad, tanta vegetación y tanta belleza todavía no arrancadas por la mano del hombre, era obvio que de vez en cuando quisiera salir y ver qué encontraba.

Vestido con unos pantalones vaqueros con pequeñas roturas en algún que otro puntual sitio (uno a la altura de la rodilla, por ejemplo, otra en el gemelo, etcétera), bastante ajustados, que resaltaban bastante bien su silueta de piernas hacia abajo, y que por eso mismo precisamente le encantaban, con un cinturón negro sujetándolos. Camiseta de manga corta negra, y una chaqueta blanca por encima, con unas bambas bastante desgastadas fruto del uso que les había brindado previamente. Era un conjunto que cualquiera que le conociera le habría visto usar más de una vez, y hasta estaba seguro que lo usaba en su foto de perfil en WhatsApp, pero… Como para no usarlo. Mezclaba jovialidad con sensualidad, y hasta ligera virilidad.

Estuvo paseando por horas, hasta que, de alguna forma u otra, acabó avistando una antigua estructura entre tanto bosque. Un lugar dejado a su propia suerte, ya erosionado por el pasar del tiempo, envuelto en un curioso y tentador halo de misterio. Así pues… Ya que estaba, por qué no explorar un poco más. Con curiosidad, atravesó los matojos que hacían de barrera natural, comenzando a caminar en dirección a la abandonada estructura, con tal de entrar y curiosear en su interior. Pero algo le detuvo por unos segundos. Una silueta femenina que parecía querer hacer lo mismo que él, que no era otra cosa que explorar. Se acercó rápidamente, aprovechando su más que labrada capacidad de hacer ruido alguno. Ahora que se fijaba, quizá por la ropa, parecía la típica mujer promedio, o que al menos, no se aprovechaba lo suficiente. Pero bastante voluptuosa, visto lo visto. Y sí, por supuesto, con diecinueve años, estaba claro que se iba a fijar en esas cosas.

-¡Eh, hola! –dijo como saludo cuando estuvo a unos pocos metros de distancia- ¿Estás explorando tú también? ¿Qué es este lugar?
Yûki Fujimoto
Yûki Fujimoto
Bi


Mensajes : 17

Hada Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Eileen Lincer el Sáb Mar 28, 2020 5:38 am

¿Esperaba encontrar algo interesante? Desde luego. Adoraba adentrarse en ruinas y descubrir restos arqueológicos de civilizaciones antiguas. Tal vez este gusto se debiese a la edad, pero cualquiera que se arriesgase a decir unos años para ella, fallaría por varios cientos y miles incluso. Que sí, que podía verse jovial, pero eso de ser joven quedó bastante atrás. Su mente madura de mujer trabajadora era lo que ahora destacaba en la felina; pero ese día se tomó el lujo de volver en el tiempo y disfrutar como una adolescente. Moverse entre rocas pulidas, ladrillos destruidos y, sobre todo, vegetación, era algo que la hacía sentir viva enérgica de nuevo.

Un sexto felino, el de supervivencia tal vez, la alertó e hizo que sus orejas rotasen en varias direcciones cuando algo pareció irrumpir su calma. No muy lejos de su posición, un muchacho de rasgos bastante hermosos y algo delicados, se apareció con una deslumbrante presencia. Podría ser, eso sí, bastante más extrovertido que ella, algo que dedujo simplemente por el saludo inicial tan efusivo que tuvo. A diferencia de él, la fémina solo sonrió con amabilidad sin llamar tanto la atención. —Hola —dijo manteniendo el semblante. Al escuchar su pregunta desvió un poco la mirada hacia todo lo que la rodeaba antes de centrarse nuevamente en el contrario—. Sí, quería investigar y curiosear —asintió con calma—. No estoy segura de qué responder a eso ya que tampoco lo sé con certeza, pero parecen las ruinas de... ¿Un templo quizás? —preguntó aquello último porque aún no había averiguado nada sobre el lugar—. Me disponía a seguir estas escaleras para ver a dónde me llevaban y con suerte descubrir lo que es todo esto —informó haciendo una pequeña pausa, decidiendo añadir algo—. ¿Quieres acompañarme? —propuso.

Dicho aquello, con bastante emoción en su cuerpo por seguir con la exploración, siguió caminando escaleras arriba -o lo que deducía que era arriba porque no era un terreno muy inclinado de momento-. En algún punto decidió subir las mangas de su sudadera hasta mitad del brazo, por encima de los codos, alzando la vista cuestionándose si hacía calor o era cosa suya. —Por cierto, mi nombre es Eileen —dijo controlando su entusiasmo y sin caminar tan rápido como antes, esperando a que el contrario pudiese seguirla: cuando se emociona, dada su agilidad, no hay quién la siga el paso y menos si el terreno ya de por sí puede ser complejo por los obstáculos naturales—. ¿Cómo te llamas? —cuestionó, ya que no iba a pasarse todo el día llamándole "joven" o similares. Al menos con un nombre podría sentirse más cómoda y cercana a la gente. ¿Y ahora tendría que ofrecer la mano como gesto de saludo o presentación? Bueno, cada persona era un mundo, aún así, extendió la mano en su dirección con una sonrisa felina típica de ella.
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Yûki Fujimoto el Sáb Mar 28, 2020 3:01 pm

Se paró unos segundos a mirarla con mayor detenimiento, dedicándose a, con sumo cuidado, analizarla con tal de ver si se encontraba ante alguna clase de amenaza, o al menos, criatura con la que tuviera que tener cierto cuidado. Había desarrollado tan precavida costumbre desde ciertos encontronazos con ciertas mujeres que más se asemejaban en su proceder con súcubos que humanas y era francamente mucho más preferible ahorrarse en salud y preservar así su integridad física. Tales análisis, por cierto, permitían visualizar detalles en el cuerpo ajeno que en una primera ojeada no podía percibir de la misma forma. Como que su cabeza acababa coronada por curiosos cuernos dorados y brillantes como el mismísimo sol que en aquel momento les envolvía en su fuerte luz, muestra del día todavía joven que estaba a punto de llegar al cénit de su luminosidad.

Aunque por cómo se movía y expresaba la contraria, sabía que podía mantenerse confiado en que no pasara nada. Colocó sus brazos en jarra por unos segundos, sonriéndola con tanta inocencia y jovialidad que cualquiera que le viera podría creer que se encontraba frente a una amiga paseando por una transitada arteria principal de una ciudad. Pero sin embargo, ahí estaban ambos, desconocidos el uno para el otro, en un entorno aislado y totalmente rodeado por la más armónica naturaleza. El factor de misterio de aquella misteriosa estructura se complementaba con el de belleza que la tierra parecía poder regalar a cualquier lugar una vez pasaba el tiempo lo suficiente como para dejarla germinar.

-¿Eso crees? Quizá es una antigua mansión o un caserío medieval, quién sabe. Estamos en Reino Unido, a fin de cuentas, así que es normal que estemos frente a algún tipo de estructura feudal abandonada –comenzó a acercarse a ella, en vista de la gran distancia que les separaba. Yûki, por supuesto, le tenía cierto aprecio a la historia, y algo podía ir deduciendo con lo poco que veía- Pero no tengo ni la más mínima idea. Así pues, ¿quieres que te acompañe? Genial.

Tras un par de zancadas un poco más largas, pudo alcanzar a la contraria, situándose de ese momento para posterior a su misma altura, curioso, con la clara motivación mental de conocer algo más de la que sería su acompañante en aquella pequeña exploración. Al menos, cómo dirigirse a ella, sería algo que apreciaría. Y es que toda la emoción que podía mostrar la contraria por lo que pudieran llegar a hacer estaba claramente también presente en él, en esos ojos jóvenes y repletos de energía, deseosos de escrutar los misterios que hubiera en el interior de aquellas ruinas, acompañado por aquella voluptuosa mujer que, sin duda alguna, además de superarle en edad, no lo hacía en estilo para vestirse. Pero eso era algo que sin duda alguna, ya había decidido que le diría de la forma más sutil que pudiera una vez ganaran suficiente confianza el uno con el otro. Quién sabe, quizá podía convencerla de que se subiera un poco la sudadera y dejara ver lo que tenía ahí detrás. Todo era posible. Y él seguía siendo un adulto joven que a duras penas había salido de las últimas etapas de la adolescencia.

-Me llamo Yûki, Fujimoto Yûki –estrechó la mano de la contraria con la poca firmeza y fuerza que le podía brindar, que no era demasiada, todavía mostrando esa cegadora sonrisa de totalmente deslumbrantes dientes y un optimismo que brillaba por su exceso, guiñándole además con un ojo, ligeramente coqueto, pero más de la forma que tendría un amigo que nada más. Por supuesto, se presentó con la forma japonesa tradicional- ¿Y cómo que has acabado aquí?
Yûki Fujimoto
Yûki Fujimoto
Bi


Mensajes : 17

Hada Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Eileen Lincer el Dom Mar 29, 2020 7:34 am

Demasiado analítico tal vez. Aunque no detectase en un primer momento algún tipo de amenaza en aquel joven, por el modo en el que estaba siendo observada la hacía replantearse hasta qué punto era buena idea relajarse o darle la espalda. Podría ser enemigo en cualquier momento, pero si de algo estaba segura, es de que ni él ni nadie iba a estropearla aquel paseo. Bueno, quizá exageraba, pero en esa isla cualquier cosa era posible. No es como si llevase muchísimo tiempo viviendo en ella, pero ya se había cruzado con todo tipo de criaturas y no todas resultaron ser igual de amables. La precaución y la desconfianza es lo que la mantenía con vida. Claro que, el contrario que pronto se presentó como Yûki, desprendía de todo menos instinto asesino; sin negatividad, agresividad, locura... Solo parecía un adolescente que exploraba.

Depende de la antigüedad que lleguen a alcanzar las ruinas. Si datan de miles de años podría ser algo todavía más curioso que una mansión, ¿no? —preguntó sonriente, dejando de centrarse en él con tanto ímpetu. Obvio que no iba a pasar por alto su presencia, pero eso no significaba que fuese a caminar por esa zona sin investigar. Podía hacer ambas cosas, es más, podía hacer muchas cosas al mismo tiempo y mantener el oído sobre el joven sería una de esas tareas—. Alguien sabe acerca de mis gustos y mencionó que en esta isla hay bastante ruinas —habló con un tono amable y tranquilo pero sin entrar en demasiados detalles—. ¿Que hay de ti? ¿Vas a decir que te has perdido y este encuentro es una loca casualidad del destino —intentó bromear, aunque hacerlo no era lo suyo para ser sinceros. Cualquiera podría malinterpretar aquella frase, aunque ni ella era consciente de cómo podría hacerse. El mundo nunca dejaría de sorprenderla, para bien o para mal.

De a poco las escaleras se fueron haciendo más visibles, con rodas pulidas más grandes, sin tanta vegetación sobre ellas. Entre algunos lejanos árboles le leona pudo alcanzar a divisar una estructura de dudosa procedencia u origen. Con paso enérgico, entusiasta también, aceleró un poco sus pasos sin dificultad alguna. —Oh... —ancló los pies al suelo admirando la belleza que se comenzaba a dejar ver, bastante deteriorada, atacada por grandes cantidades de musgo y demás vegetales de aquella zona. Con total disimulo, tomó una gran bocana de aire ayudándose de su fino olfato por si llegase a descubrir algún aroma curioso: nada, solo naturaleza—. Parece una iglesia —murmuró ladeando un poco la cabeza—. ¿Una catedral? —intentó buscar la palabra más acertada para describir esa alta torre, que si bien derruida por el paso de los años, aún así fácilmente alcanzaba la altura de los árboles más grandes. Intentaba imaginarse el resto de esa estructura—. ¿O una torre de vigilancia? —podía ser mil cosas—. ¿Qué opinas tú? —se fijó más allá de esa supuesta torre, encontrando más restos que convivían en armonía con el bosque. Pronto, todo aquello quedaría opacado por el manto verde, pero hasta que eso pasase, era el momento de disfrutar e investigar.
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Yûki Fujimoto el Lun Mar 30, 2020 4:10 am

¿Tan antiguas podían ser aquellos vestigios de algún edificio que otrora se alzó en ese lugar, aparentemente de gran proporción? No es que él fuera historiador (que ni de lejos lo era), pero sí se había esforzado en conocer todo lo que podía de aquella isla. Así pues, investigar lo poco que fuera… Sería bastante enriquecedor. Quizá, con un poco de suerte, podría conseguir algo que quedarse como recuerdo. En especial le agradaba la idea de hacerlo si además iba acompañado, ya que, a fin de cuentas, no es que él pudiera valerse por sí solo en un entorno demasiado hostil.

-Estaba cansado de mi trabajo y me he tomado el día libre
–respondió a la pregunta de la contraria, intentando mantener el ritmo de paseo mientras seguía analizando con toda curiosidad los detalles del exterior del lugar, de la arquitectura con la que se había conseguido sostener, pasando por el material de la que estaba hecho, a los ornamentos que pudieran mantener incluso con el estado de ruina en el que ya se encontraba- La ciudad a veces… Me abruma. ¿A ti no te gusta salir de vez en cuando de ahí? No es por nada, pero sin duda alguna, los árboles a veces hacen mejor compañía que muchos idiotas. Y sí, en efecto, más o menos, he llegado aquí de casualidad.

Suspiró, mientras comenzaba a aligerar el paso con tal de alcanzarla, en vista de que la contraria a pesar de su aparentemente mayor edad, mantenía un enérgico ritmo que más que poder compararse al suyo, que era brindado más por la juventud y lo favorable de la raza a la velocidad, lo superaba sin demasiado problema en un ritmo más o menos natural. No es que tuviera que correr tampoco para llegar a volver a ponerse a su lado, pero sí moverse con algo más de celeridad. Por supuesto, él seguía mirando el paisaje con un interés y curiosidad tan vivos, tan alegres, que sin duda alguna, reflejaban la emoción de Yûki por explorar, y descubrir, y conocer lo que fuera que les esperase ahí dentro. Él siempre había sido así, risueño y divertido, y tal vez por eso mismo entre lo mucho que leía se encontraban tantos libros de autores como Verne.

Hasta que sus ojos, ligeramente menos entrenados que los que pudiera tener ella, por supuesto, porque la genética le perjudicaba (un hada no iba a tener la misma visión que una raza depredadora, aunque ese dato no es algo que Yûki pudiera saber en primera instancia), vieron lo mismo que ella. Aquel majestuoso edificio, también invadido y colonizado por la misma naturaleza sobre la que tal vez siglos atrás, se había edificado.

-¿No es demasiado grande para ser una torre de vigilancia? –preguntó, fascinado por lo que ahora veía- Más bien se asemeja a la forma de algún tipo de pagoda y todo. Por cómo se distribuyen los edificios, podría haber sido… Un antiguo complejo monástico, ¿no opinas? –siguió caminando, hacia arriba, sin rotar la mirada a otro lugar que no fuera el hermoso paisaje que desde esa altura podía ver. Lo que había dicho, a esas alturas, le parecía la opción más lógica- Pero a saber de qué religión o de qué año. Sigamos explorando, si prefieres. Es todo tan… Bello. –llenó en ese momento por completo sus pulmones de aquel fresco aire, ese aroma a vegetación y frescor- En última instancia siempre puedo ponerme a volar y decirte si hay algo más interesante, por supuesto. –y soltó eso con tanta naturalidad, con tanta calma, que no era ni habitual. Tal vez, porque sabía que en vista de que la otra tenía cuernos, lo suyo no sería ni de lejos algo lo más mínimo terrorífico, ni sorprendente- Pero te dejo elegir. Allá donde quieras, te sigo. Porque como me hagas elegir a mí, acabamos quietos en un mismo sitio porque tardaría años en decidir pordónde moverme.
Yûki Fujimoto
Yûki Fujimoto
Bi


Mensajes : 17

Hada Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Eileen Lincer el Mar Mar 31, 2020 9:10 am

Frente a esa pregunta que salió de entre los labios masculinas ella se quedó por unos instantes en silencio, apoyando su mano en la estructura rocosa con curiosidad pero sin dejar de pensar en la respuesta que daría. Llevaba algún tiempo en la isla, un año posiblemente -un mes más o un mes menos-, sin embargo no era tanto el tiempo que había pasado trabajando. ¿Se sentía cansada en ocasiones? Bueno, como todo el mundo; pero adoraba su trabajo. La gustaba cuidar de otros aunque, una vez entablado algún tipo de lazo afectivo, tuviese que despedirse para entregar a esas pets a quienes serían sus nuevos amos. Sonaba triste en ocasiones, o al menos, así era para ella.

He visto muchas ciudades, y a pesar de eso, creo que nunca me acostumbraré a ellas: a todo el gentío, a los altos edificios, a los ruidos y olores... Es como un gran caos —habló a la par que iba reflexionando sobre sus propias palabras, soltando una sutil risa por ese último comentario—. Intento evitar a esos que llamas idiotas, pero sí, lo entiendo perfectamente —respondió con una felina sonrisa—. Me gusta más estar en lugares como estos.

Curiosa como un cachorro, decidió adentrarse por las estructuras que de a poco se dejaban ver. Se podían diferenciar lo que en alguna vez fueron las paredes de lo que hubiese sido aquello, algunos pilares y arcos de un estilo gótico, quizás. Estaba bastante deteriorado como para ser capaz de decirlo con facilidad, y aunque pudiese intentar imaginar el resto del edificio, seguramente su imaginación quedaría muy alejada de lo que en verdad fue aquello en a saber qué tiempo. —¿Una pagoda? —preguntó girando el cuerpo lo suficiente como para poder mirarle. Sus dorados orbes pronto ascendieron por la roca en un intento de reconstruir aquello. No podría decirlo con exactitud, de hecho, ni segura estaba del estilo artístico que hubo en aquella isla durante los tiempos pasados. No había estudiado el arte en ese sentido; ella lo había visto con sus propios ojos, en su hermosa Grecia, y durante sus viajes hasta llegar a donde hoy en día residía. Incluso su cabeza parecía saturarse de información que no lograba ordenar y los conceptos se entrelazaban de manera confusa.

Sigamos —asintió, apartando la mirada de lo que fuese aquello. Ahora decidió centrarse más en las antiguas paredes. Algunas estaban mejor conservadas que otras, pues si bien en su mayoría apenas medían un metro y servían para delimitar algunas salas, las había más llamativas y que mantenían hasta parte de un techo, con pilares que se alzaban con firmeza y esos parecían no caer a pesar del clima y sus dificultades, ni del paso del tiempo—. Las religiones... —murmuró sin decir nada en realidad, negando con ligereza para sí misma—. ¿Has estudiado historia o algo semejante? Pareces sabido en el tema, aunque te ves bastante joven —añadió a sabiendas de que esas palabras no debía soltarlas tan a la ligera. Sin ir muy lejos, ella podía mostrarse como una mujer adulta que con suerte -o mala suerte- llegaba a los treinta años de edad.

Una de sus cejas se arqueó, su cabeza se ladeó un par de centímetros y sus orejas rotaron en la dirección del contrario. ¿Volar? ¿Qué quería decir con eso exactamente? La resultó, cuanto menos, curioso. Claro que pronto dedujo que no estaba frente a un humano común; ni un felino, eso lo supo desde el primer momento que pudo aspirar su aroma sin descaro, con naturalidad. Mostró una sonrisa de la cual dejó salir una nueva y suave risa, cubriendo su boca con el dorso de la diestra con un lejano ápice de ternura. —¿Eres de los que tarda tanto en elegir? —calmó su risa, que si no era escandalosa o excesiva, tampoco quería resultar ofensiva. Solo le pareció algo tierno, no tenía intención alguna de burlarse del contrario—. Dejaré que mi instinto me guíe, como siempre —y no mintió, pero pronto su semblante cambió a uno más serio. Sus pupilas disminuyeron su tamaño y cada músculo de su cuerpo pareció tensarse—. Algo no está bien... —habló en un bajo tono, como un susurro. Sus sentidos la estaban advirtiendo de algo que aún no comprendía.
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Yûki Fujimoto el Miér Abr 01, 2020 10:43 am

Seguía fascinado por lo que una civilización claramente más cercana a la naturaleza había podido llegar a edificar y sin embargo, armonizados con ella de tal forma que una vez abandonados se habían podido fusionar sin problema, sirviendo ahora de hogar también para incontables cantidades de flora y fauna. Eso último, por supuesto, lo podía saber en parte por su capacidad para entender los sonidos que estos emitían, y obviamente, entendía a la perfección el piar de los pájaros o el prácticamente imperceptible sonido de algunos insectos, y la calma que estos expresaban en comparación al resto de seres que vivían más cerca de las aglomeradas ciudades.

¿Quizá era algún edificio de inspiración oriental? Posiblemente no, pero eso dependería muchísimo de las personas que hubieran habitado Sunflower antes de la posterior colonización británica. Quizá, con un poco de suerte, algún día podría recabar más información sobre el lugar en el que había parado a vivir tras abandonar Holanda.

De todas formas, ahora estaba ahí para explorar. Ya se pondría a lamentarse por su total incapacidad y carencia de recursos suficientes como para ganarse la vida de una forma más honrada, a posterior, tras tener suficientes ahorros como para ello. Lo que tocaba para ese momento no era deprimirse sobre su vida, era más bien seguir admirando aquella antigua edificación y hasta descubrir algún secreto si es que esta lo poseía. Él seguía sonriente, radiante, desprendiendo aquella energía y alegría extremadamente contagiosas.

-¿Ah? No, no he estudiado nada de historia, no de forma oficial, al menos. Solo soy un aficionado –mencionó, refiriéndose por supuesto, a la bárbara cantidad de PDFs que guardaba en su móvil repletos de libros enteros de diversos temas, entre ellos, por supuesto, asuntos relacionados a la historiografía, a la teología, y también con especial cariño había recabado algún que otro libro sobre Sunflower- Pero… Una estructura tan alargada, tan delgada… ¿No te recuerda mucho a ese tipo de formas? Obviamente, podría ser también un campanario, o cualquier otra construcción, como un obelisco, pero… En fin. Tiene puertas, y nunca he visto un obelisco con ello. –ríe ligeramente. ¿Qué? Para él era gracioso, y como chiste no estaba del todo mal, ¿verdad?- Pero, por supuesto, tardo bastante en decidirme. Igual porque veo demasiadas variables a mi alcance… Pero eh, si me invitas a cenar, decidiré más pronto que tarde, de eso puedes estar segura.

Sin embargo, tan pronto como notó a la contraria comenzar a tensarse. Arqueó una ceja, extrañado. Él carecía de sentidos demasiado agudizados, por no decir que, además, era demasiado… Despistado como para percibir nada fuera de lo corriente, y es que más centrado estaba en lo que le rodeaba, en disfrutar del paisaje, que cualquier peligro que pudiera haber. ¿Cómo podría, en realidad, y ahora que lo pensaba, tener algo peligroso aquella isla fuera de la ciudad? Solo sus propios habitantes eran un peligro, estando entre ellos demasiado ocupados poniéndose mutuamente fin a sus vidas como para preocuparse por dañar al medio.

-¿Pero qué dices, Eileen?
–preguntó, curioso, sin terminar de desvanecerse de su rostro aquella sonrisa repleta de energía- Yo no noto nada. ¿Te encuentras bien?
Yûki Fujimoto
Yûki Fujimoto
Bi


Mensajes : 17

Hada Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Eileen Lincer el Dom Abr 05, 2020 6:53 am

Para ser un aficionado parece interesarte bastante el tema. ¿Nunca has pensado en estudiar más a fondo? —preguntó, aún a sabiendas de que se estaba metiendo donde no la incumbía; pero en eso se basaba una conversación para conocer a la otra persona, ¿no? En cuestionar sobre temas triviales como, por ejemplo, los estudios. Ella no era la indicada para hablar de ese ámbito concreto; en su vida había estudiado como hoy en día se entiende esa palabra. Nunca se había sentado a leer un libro para aprender cosa, o al menos no en su pasado. Ahora, con el paso de los años, era algo más curiosa y sí que investigaba entre las hojas y escritos de una biblioteca, o en el mismísimo internet que había de todo. Esas moderneces estaban muy lejos de lo que ella había vivido, pero se adaptó de mejor o peor manera. Eso significaba sobrevivir, adaptarse al cambio. Si no lo hubiese hecho, si siempre se hubiese mantenido fiel a su bosque natal, seguramente no hubiera alcanzado la edad que ahora cargaba a sus espaldas.

¿En esta isla se construyeron pagodas? Me sorprende —dijo sin un ápice de vergüenza por su propia sorpresa—. Quiero decir, la imagen que tengo en mi cabeza de una pagoda me resulta más familiar si esto fuese una isla asiática, pero estamos en Europa —comentó intentando darse a entender su punto de vista. Y no es que en realidad dudase de las palabras masculinas, podía ser perfectamente ese tipo de estructura. De cualquier manera, no lo averiguarían con exactitud por lo poco que quedaba de esa torre. Si al menos se mantuviese un poco más alzada, con algún tipo de decoración que delatase lo que fue antaño... Pero no era el caso.

Ladeó su cabeza con ligereza, moviendo un poco sus orejas en dirección al joven. —¿Si te invito a cenar? —rió con ligereza—. No es lo que pensaba hacer, aún así lo tendré en cuenta; eres joven y atractivo, y pareces tener labia —soltó ni corta ni perezosa, siendo tan sincera como siempre era. Sin embargo decidió dejar las risas y la diversión a un lado, al menos por el momento. Sus sentidos no eran algo a ignorar. Rara vez habían puesto alerta a la leona por una tontería. Allí había algo, lo sabía; lo presentía. Sus pupilas disminuyeron su tamaño cuando vio salir de entre un par de escombros lo que parecía ser un pequeño e indefenso conejo blanco. ¿Aquello era lo que la había alterado? ¿Un simple conejo? No, no podía ser; no podía estar equivocada.

El pequeño animalito de peludo cuerpo níveo parecía olisquear la zona y con ello la hierba, sin haberse fijado en la depredadora que lo estaba observando. No fue al menos hasta que, la de dorada cabellera, emitió un gruñido para espantarlo. Quería averiguar que era lo que tan mala espina le estaba dando, y si  no era el conejo, debía ser otra cosa... ¿O no? El herbívoro alzó la cabeza en dirección a ambos, pero en lugar de huir despavorido como cualquier presa hubiese hecho en su situación, él se mantuvo allí parado. El ceño de la felina se frunció, posicionándose frente al joven de manera un tanto protectora. —Dijiste que podías volar, ¿verdad? —murmuró—. Tal vez sea el momento perfecto para dejar la exploración —tal vez la llamase loca, tal vez él no entendería ni una sola palabra de lo que decía, tal vez él no gozaba de los sentidos agudos que ella tenía... Tal vez no era consciente de que aquello, fuera lo que fuese, no era un simple conejo.

Y el animal reaccionó.

Abrió su pequeña boca rugiendo como el más grande de los dragones. Su cuerpo se retorció un poco en el suelo y de a poco fue mutando hasta convertirse en una criatura completamente diferente. ¿Cuánto podría medir? ¿Tres o cuatro metros con facilidad? La fémina arrugó la nariz soltando un gruñido al ver aquel cambio. —¿Un experimento del mercado negro? —se preguntó como un pensamiento en voz alta. De ser así, no podía quedarse de manos cruzadas. Debía hacer algo. La criatura, enfurecida por algún motivo, no dudó en lanzarse a por ellos y no con intenciones de mantener una charla precisamente.

El conejo que ya no es conejo:
Just exploring [Privado] [+18] Latest?cb=20111004215819
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Yûki Fujimoto el Mar Abr 07, 2020 10:24 am

¿Interesado en el tema? Bueno, sí, por qué negarlo. Se interesaba por prácticamente todo lo que tenía cerca, sin importarle tanto el tema como el hecho de poder investigarlo, o de al menos, poder recabar tanta información estuviera a su alcance, y poder así formularse las más curiosas hipótesis de cualquier asunto. Por ejemplo, lo que dijo a continuación de la frase de Eileen respecto a las pagodas:

-Sí, podría ser que no parezca lógico, pero piénsalo así: el Reino Unido, de 1800 hacia delante, fue una potencia conquistadora. Fácilmente pudo haber sido Sunflower una colonia penal en la que dejaron a personas provenientes de la India, o de China, que se juntaran alrededor de un edificio sagrado construido por ellos mismos. Esto tendría sentido, por supuesto, en caso de que la estructura fuera joven… Pero es lo único que se me ocurre en caso de que verdad eso sea una pagoda y no algún tipo de edificación autóctona. –sonríe. Sí, eso se le acababa de ocurrir tras unos segundos pensando, y no fueron más de los que necesitó para tomar aire antes de soltar tal parrafada- Pero de eso ya te puedo hablar si de verdad me invitas. Que además de joven, sé usar la lengua para más cosa que hablar.

Y, por supuesto, acompañó su comentario con el más que protocolario guiño de ojo e intensificación de su sonrisa con tal de que sus blanquísimos dientes quedaran más al descubierto y “alumbraran” su propia persona un poco más, brindándole un detalle así de una belleza y naturalidad todavía mayores a aquellas de las que normalmente hacía gala, y de la que sinceramente, le hubiera agradado seguir brindando sin preocuparse por nada más. Pero, como era ya característico en su vida, algo tuvo que interrumpirle justo cuando más cómodo se sentía.

Giró la cabeza hacia donde Eileen estaba prestando su atención para ese momento, sonriendo al ver aquel en apariencia inofensivo conejo, y pensando que quizá todo se debía a una confusión… Hasta que intentó hablar con él, abriendo la boca para emitir un casi imperceptible sonido, con el que normalmente podía iniciar una conversación con ese tipo de roedores. Pero no tuvo respuesta. Y eso sí le incomodó, porque nunca, en sus diecinueve años como hada, un animal no había entendido a la primera sus palabras, por ello, en ese momento, supo que algo no marcaba correctamente en el lugar. Hasta se dio a sí mismo el lujo de retroceder unos pasos, por pura precaución, sellando sus labios y hasta ya dejando aparecer poco a poco un pequeño brillo en su espalda, para abrir sus alas en caso de que fuera necesario.

Y lo fue.

-¡Pero qué…! –no le dio tiempo de terminar la frase antes de que aquella criatura mutara en… Lo que fuera aquello. Ser que retaba a la propia genética de una raza normalmente apacible, gigantesco y en apariencia mucho más fuerte que un humano promedio- Esto… -tragó saliva. A pesar de que a primera vista uno podría pensar que el estado físico de Yûki podría estar unido a una fuerza física importante, esta correlación no existía en él, precisamente. Más bien, era tan débil en lo que cuerpo a cuerpo se refería… Que sabía que iba a estar en problemas, aunque tampoco quería escapar y dejarla abandonada, por supuesto- Espero que sepas hacer algo para estos casos, porque yo sinceramente… Voy más que desarmado. Y no es que sepa demasiado de pelear, la verdad.
Yûki Fujimoto
Yûki Fujimoto
Bi


Mensajes : 17

Hada Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Eileen Lincer el Jue Abr 09, 2020 8:37 am

1800... ¿Qué se supone que estaba haciendo ella en esa época? O mejor aún, ¿dónde podría decirse que estaba? Podría ser que solo vagando sin un lugar fijo al que llegar ni en el que descansar, evadiendo guerras y disputas que no iban con ella. —Podría ser, no conozco demasiado del lugar donde resido —dijo refiriéndose a la isla de Sunflower, y es que, se mirase por dónde se mirase, la felina no había investigado demasiado sobre aquella isla. Solo sabía lo justo y necesario para poder vivir en ella, y conocía bastante bien esa diferenciación en base al rango que se te otorgaba. No parecía importarla nada más, y menos de un pasado que ni segura estaba de querer conocer. ¿Cuánto tiempo llevarían existiendo estas pets, por ejemplo? ¿La isla siempre fue un lugar de esclavitud? Había tantas cosas que prefería no saber...

Una leve risa se escapó entre sus labios al escuchar aquel último comentario, pero su atención se centró en el nuevo peligro que los amenazaba. Ya sabía que su instinto no fallaba y que no la había advertido en vano, sin embargo, no esperaba ver a semejante criatura en un lugar que aparentemente era tan tranquilo. ¿Habría huido de algún lugar o de alguien? Lo que tenía claro es que no parecía dispuesto a dialogar, y menos aún cuando se lanzó a por los dos. La felina se preparó para recibir el golpe, protegiendo su pecho y el rostro de manera parcial, eso sí, retrocediendo por la fuerza del impacto un par de metros. —Es fuerte —murmuró—. Si salimos vivos de esta te invito donde quieras ya que pareces muy interesado en ello —dijo antes de mostrar una amplia sonrisa confiada, llena de dientes y dos potentes colmillos que aumentaron con ligereza su tamaño—. Espero que al menos pienses un buen lugar —y dicho aquello, procedió a esquivar el nuevo ataque.

Podría simplemente utilizar su poder y reducirlo a cenizas, eso sería fácil; pero hacer aquello supondría dar inicio a un incendio que no podría detener con la misma facilidad con la que lo comenzó. —No tardaré demasiado —advirtió manteniendo su semblante y alzando el mentón con cierto orgullo. Pero su rostro pronto cambió cuando, a pesar de la distancia que le separaba de su enemigo, este alargó su brazos como si ninguna ley física fuese con él, como si se tratase de una elástica goma. La fémina soltó un gruñido al verse apresada por una de las garras de la criatura, incapaz de moverse y notando como la presión aumentaba con cada segundo. Los labios femeninos se separaron dejando salir el poco aire que quedaba en sus pulmones, y con ello, un hilillo de sangre. No obstante, rodeó su cuerpo con llamas que hicieron a la criatura sorprenderse y soltarla, agitando la mano con aparente dolor. Cuando cayó al suelo, antes de poder recuperar el aliento siquiera, se vio golpeada por la otra extremidad con unas afiladas garras de las que no pudo defenderse.

Por la fuerza terminó chocando contra un árbol el cuál crujió resentido por el impacto, dejando a la fémina tumbada en el suelo boca abajo y con un visible arañazo en el costado. La criatura, creyendo que ya había eliminado a una de las molestias, miró al muchacho que parecía seguir cerca. Rugió con fiereza acercándose a él mutando sus manos para crear lo que parecían ser dos filosas hojas de espadas o algo similar. ¿La felina había muerto? No, nada de eso. Sacudió la cabeza con una mueca, mirando su zona herida y volviendo a observar al enemigo. —No mueras, jovencito —masculló para sí misma incorporándose. Se quitó la sudadera dejándola en el suelo sin darle importancia alguna, bajo la prenda, quedó una simple camiseta de tirantes que no dejaba mucho a la imaginación. Notaba su cuerpo arder por la rabia, y alzando la mirada al cielo, calculó la hora aproximada que debía ser. Un ataque; solo necesitaba eso para acabar con la bestia. ¿O sería capaz de hacerlo Yûki por su cuenta?
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Yûki Fujimoto el Sáb Abr 11, 2020 12:26 pm

¿Cuántas veces había estado Yûki en una situación similar? Jamás. Si bien era un muchacho que se metía en problemas constantemente, ese tipo de problemas solían estar relacionados a otros seres inteligentes, y muy a lo sumo, algún que otro demonio, así que estar frente a una criatura tan irracional a la que sabía que no podría convencer de nada usando la palabra, no solo le suponía un reto… También le aterraba, y si no fuera porque quizá no había terminado de procesarlo todo, estaría temblando por completo. Tragó saliva, mientras seguía retrocediendo de forma casi instintiva.

-Oh, un restaurante…
-se notaba el nerviosismo en su voz, pero era también una forma de mantenerse más o menos estable emocionalmente, hablar siempre le había sido útil para no ceder ante sus emociones- ¡E-está bien!

Y sin más, se apartó, al ver cómo la otra decidía tomar la iniciativa y encararse con la bestia. Aunque más que encarar, parecía ser que aquella bestia la había abrumado por completo en un par de movimientos, en un despliegue de fuerza bruta prácticamente antinatural. Le gustaría poder comunicarse con aquella criatura, pero podía escucharlo en sus gritos, estaba cegado. Intentar dialogar, como había conseguido hacer a veces hasta con los más hambrientos canes, no lo veía factible, mucho menos relajarlo con palabras. Y lo que menos deseaba era parecer un cobarde. Pero era un hada, y vamos a ser sinceros: cualquier combate cuerpo a cuerpo sería un suicidio, al menos si no estaba acompañado.

¡Acompañado!

¡E ahí la clave! Estaban en un templo, y no precisamente católico. Con un poco de suerte, podría estar dedicado a una deidad de forma feral. Comenzó a retroceder más y más, para luego girarse y correr escaleras arriba, hacia el interior del antiguo edificio. Solo esperaba que la otra no se creyera que la estaba abandonando. Pero tenía que tentar a la suerte, intentar ayudar como buenamente pudiera. Tenía que correr, con suerte, nada le detendría de camino, en vista de que Eileen estaba ahora tomando por completo la atención de aquella criatura, para su desgracia.

Y sí, ahí estaba. En el ruinoso interior, presidiendo el centro de la sala, había una estatua más o menos grande, de unos tres metros, a duras penas conservada, pero con una forma que recordaba a la de una especie de oso con los brazos abiertos, esculpida en un material grisáceo, posiblemente, granito sin más. ¡Sí! Cerró el puño, para luego sacudirlo, triunfal, dando un par de rápidos pasos para llegar ahí, lo suficientemente cerca para colocar su mano en el pecho de la estatua.

Cerró los ojos, intentando concentrarse como pudo. Poco a poco, su piel comenzó a brillar en un color amarillento, extremadamente potente y cegador, en pequeños fragmentos, como si se hubiera imbuido en alguna clase de polvo brillante. Y sí, en efecto, era su propia esencia como hada, que ahora comenzaba a invadir toda la talla.

El brillo ahora se presentó en el lugar donde deberían estar los ojos del animal. Y poco a poco, tras unos escasos temblores, toda la piedra pareció agrietares, haciendo que el animal bajara sus brazos… Y le mirara. Era un títere, un títere completamente idéntico a un oso real. Sonrió, apartando su mano, que poco a poco volvía a la normalidad.

No era más que una marioneta, pero podía controlarla, y quizá, con ella, ayudar a Eileen en aquel imprevisto lance. Corre ahora hacia abajo de nuevo, intentando mantener la concentración para que su nuevo “juguete” le siguiera. Como un oso corriente haría, se había puesto a cuatro patas, para emitir una especie de gruñido antes de acompañarle.

-¡Eh, tú… Bicho!
-gritó, cuando terminó de volver al exterior del templo, mientras bajaba las escaleras corriendo y con el animal a su lado, como si de una especie de mascota se tratara (una mascota que por cierto, era curiosamente grande)- ¿¡Por qué no te metes con alguien de tu tamaño!?

Apuntó con la mano hacia él. Ni siquiera se había dado cuenta de cómo se encontraba Eileen, solo le importaba terminar con la bestia. Y nada más apuntar con su dedo índice hacia él, el oso se abalanzó con toda su fuerza, con su gigantesca mandíbula abierta, que rápidamente se unió a la carne del animal. Quizá, en aquella situación, cabe decirse que la ventaja de la resistencia la tenía su propia “creación”.

Y mientras las dos criaturas comenzaban su propio duelo, Yûki aprovechó para desplazarse hacia la malherida Eileen, tendiéndole la mano con toda la firmeza que buenamente podía dar teniendo en cuenta que toda su concentración seguía en mantener al títere en pie.

-¿Te has hecho daño? Podemos aprovechar y escabullirnos… Si nos damos prisa podríamos volver a un lugar seguro sin que pueda seguirnos el rastro.
Yûki Fujimoto
Yûki Fujimoto
Bi


Mensajes : 17

Hada Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Eileen Lincer el Dom Abr 12, 2020 8:44 am

Cualquier podría tacharla de loca o inconsciente, cierto; no todos eran los que evaluaban la fuerza del rival recibiendo un fuerte golpe. Sin embargo, y a pesar de haberse llevado un llamativo zarpazo en el costado, aquello no era nada que la fuese a detener ni mucho menos la haría temblar. ¿Huir? Nunca fue una opción. Su trabajo no era asesinar ni cazar, pero no podía dejar que semejante criatura vagase libremente por la isla. Debía deshacerse de ella sin importar el el precio a pagar. ¿Su vida? Lo dudaba. Se había enfrentado a cosas mucho peores, y si bien es cierto que aquel ataque sorpresa la pilló con la guardia completamente baja, ya había entendido que el cuerpo de esa criatura podía moldearse como una masa cualquiera. Podría ser algún tipo de slime, quizás. Esa raza la conocía, pues curiosamente, se vendían en la tienda a pesar de carecer de un aspecto animal como el resto de pets.

Desde su posición observó cómo el muchacho parecía huir, pintando en sus labios una fina sonrisa por ello. Había elegido la mejor opción. No todos eran capaces de hacer frente a una criatura que se guiaba por instintos o la simple sed de sangre. Pero su sorpresa llegó en el momento que, tras algunos minutos, Yûki volvió a aparecer acompañado por una especie de estatua con forma de oso. Parpadeó un par de veces con confusión, cuestionándose si acaso el golpe la había dejado secuelas. Pero no, allí estaba. El oso no desprendía olor animal, por lo que dedujo que se debía tratar de alguna habilidad del joven para crear golems o algo por el estilo. Ya lo pensaría en otro momento.

¿Daño? —soltó una suave risa antes de negar—. No sé si es algo bueno o malo, pero lamento decir que no soy una princesa en apuros —aceptó su mano para ponerse en pie. Con cierta delicadeza, aprovechando que el experimento, bestia, criatura o lo que fuese eso estaba distraída, subió la camiseta negra para dejar ver su abdomen y, lo más importante, la herida en el costado. La analizó con detenimiento, deslizando el pulgar sobre uno de los cortes y lamiendo el dedo tras ello—. Esto tomará algún tiempo —comentó sin darle mayor importancia, centrándose en el joven—. ¿Por qué no has huido? Era lo más sensato —habló, sintiéndose un poco responsable por el menor—. Ahora no importa... —se relamió los labios con una mirada depredadora que dirigió al conejo—. Gracias por la ayuda, me encargaré de esto.

¿Saldría corriendo? Posiblemente. No todos tenían el placer de ver lo que el contrario iba a presenciar. El cambio de forma de la mujer, que de un momento a otro, se encontraba postrada sobre cuatro grandes patas felinas, un fornido cuerpo de león macho y una imponente cornamenta que no se debía tomar a broma. Sacó sus retráctiles garras para clavarlas al suelo, sintiendo la arena vibrar por la batalla que tenía lugar frente a sus ojos. Ahora, si con dos no era suficiente, tres eran las criaturas de gran tamaño que se enzarzaron en la batalla. Pero ella gozaba de algo que los otros no; raciocinio. El mismo que la guiaría a una victoria sin necesidad de que todo el bosque ardiese.

Aprovechando que el oso de piedra tenía bien sujeta a la bestia, la leona tomó impulsó con sus patas traseras para saltar sobre el blanco cuerpo que antes había pertenecido a un simple conejo. Como pensaba, algo de ADN de slime debía tener. Sus zarpas se resbalaron a causa de un muy sutil líquido que emanaba por el cuerpo del oponente, y aunque perdió el equilibrio por un momento, ayudándose de uno de los brazos del oso se recuperó y hundió las garras en la piel. Abrió sus fauces todo lo que pudo, calculó por unas milésimas de segundo y, notando su garganta arder, mordió la cabeza de la extraña criatura haciéndola arder. Un agudo sonido hizo a la felina gruñir, la queja de su adversario pues el oso también parecía haber atacado en alguna zona sensible del cuerpo.

Soltó su cabeza y retrocedió un par de pasos, viendo el humo saliendo y oliendo el aroma a quemado. La bestia cesó sus movimientos de manera brusca, terminando por caer sin fuerzas sobre la estatua del oso. La felina, sin embargo, se mantuvo alerta sin cambiar de forma. Quería asegurarse de que todo había terminado.
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Yûki Fujimoto el Mar Abr 14, 2020 10:43 am

Nada más podía hacer. Solo ver cómo su propia criatura se enfrentaba a su homóloga salvaje y rezar porque esta saliera victoriosa, pues, de lo contrario, estaría en un problema muy grave, yes que ni energía le quedaría para poder huir demasiado lejos incluso si desplegara sus alas. Aquel tipo de sortilegios… En fin. Digamos que si ella aseguraba no ser una dama en apuros, a él sí que le volvían eso mismo, alguien en apuros. En cuanto la contraria se levantó, se cruzó de brazos, girando la cabeza para dedicar su atención a la pelea que estaba teniendo lugar. Le gustaría bromear, decir algo que levantara el ánimo también, pero le era imposible. Toda su atención mental tenía que estar ahí, en seguir controlando a la criatura.

-Huir no estaría bien -dijo, tan escueto como pudo, apretando el ceño debido a la concentración añadida que eso le requería. No era ningún mago, y su conocimiento sobre lo que podía hacer o no hacer era tan limitado como lo que se veía en ese momento- ...No quería dejarte sola.

Y aunque quizá no lo pareciese, haber conseguido dos oraciones coherentes y conectadas ya era demasiado. A fin de cuentas, los movimientos del oso los estaba decidiendo él personalmente, y no es que supiera demasiado de pelear, ni de nada de eso. Solo sabía que por suerte tenía la ventaja física y que sus golpes estaban resultando ligeramente más efectivos que los del “conejo” contra su creación. Y podía escuchar a Eileen decir, o más bien, hacer algo. Lo cual le recordaba, por cierto, que tendrían que tener una conversación sobre por qué le había ocultado que era un bombón de manual con esa ropa. Y hubiera dicho algo respecto a qué le parecía esa silueta helénica, y lo mucho que le gustaría tener la cabeza en ese mismo instante en un lugar muy concreto, sí, pero no le había dado tiempo a ello.

Pero antes de que pudiera reaccionar, donde antes había estado aquella mujer ahora se hallaba un imponente felino de gran tamaño, tan majestuoso y de una pose tan firme que hasta se impresionó con ello. Alto. ¿Aquello significaba entonces que su “amiga” (vamos a llamarla así por conveniencia del guión) era una de esas “mascotas”, como él? No es que lo viera muy claro, teniendo en cuenta el carácter directo y fuerte con el que se había presentado. Y menos claro lo veía ahora que se arrojaba contra la bestia con tanta valentía. Hasta soltó una especie de sentido de admiración, algo similar a un “guau”.

Y otro ruido similar emitió al ver cómo se aprovechaba de los movimientos de su propia criatura para atacar al maldito conejo que se había encargado de distorsionar por completo el ambiente de ese pacífico lugar, con tal de darle muerte de una forma tan veloz, y a su vez, tan increíblemente inesperada para él, que hasta pestañeó un par de veces para asegurarse que lo que había visto era real. Y también porque las llamas le habían cegado ligeramente, también.

Y en cuanto la criatura terminó de caer sobre su títere, chasqueó los dedos, haciendo que el oso le diera cierto y especialmente fuerte mordisco en el cuello, con tal de partirlo en dos. Era incómodo, sí, pero prefería ahorrarse disgustos. Y en cuanto se aseguró que aquel vital hueso que conectaba el sistema nervioso con el cerebro se desencajó, dejó que el oso se descompusiera poco a poco, cayendo en forma de granito contra el suelo.

-Eh… Eileen -sonrió, acercándose ingenuo hacia ella- ¿No podrías haberme avisado de que puedes… Hacer eso, por ejemplo?
Yûki Fujimoto
Yûki Fujimoto
Bi


Mensajes : 17

Hada Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Eileen Lincer el Jue Abr 16, 2020 8:32 am

No es como si fuese a darle muchísima importancia a lo sucedido con referencia al joven, pero claramente tampoco iba a dejar pasar esa habilidad que había demostrado para dar vida a una simple estatua que estaría perdida por las ruinas. Lo que la llevó a pensar; ¿qué clase de criatura estaba frente a sus ojos? Y de igual modo que se había fijado, también pudo detectar aquel acto de valentía al actuar de manera imprudente solo para ayudarla en lugar de huir. Un inconsciente valeroso que podría haber muerto, pero que no huyese fue algo que la felina no iba a olvidar tan fácilmente y se lo agradecería.

Por suerte el experimento o lo que fuese en realidad, recuperó esa forma original con la que por poco los engaña y a saber qué hubiese sucedido. Podría ser que en lugar de un simple zarpazo en el costado hubiesen muerto de manera trágica y, por qué no decirlo, patética. Tantos años viviendo para morir a manos de una aberración era un chiste de mal gusto. Las orejas de la leona giraron, y de igual modo, su cuerpo lo hizo para encarar al joven. Descendió su hocico para quedar cerca de él porque, si bien no era una monstruosidad de varios pies de altura, los dos metros no se los podía quitar nadie, y eso para un león, era de todo menos normal. Emitió un sonido animal, una mezcla de gruñido y maullido a la par que terminaba por acortar distancias con él para darle un toque en el pecho con la nariz.

Pasó por su lado sin más, recuperando su forma humana y recogiendo del suelo la ahora rota sudadera que examinó con un suspiro. No le dio mayor importancia, lo importante es que estaban vivos y nada grave había pasado. Dejó reposar la prenda sobre su hombro izquierdo volviendo a mirar al joven, caminando en su dirección con una sonrisa felina en el rostro. —¿Y tú no podrías haberme avisado de que un oso de piedra nos ayudaría? —rió no queriendo avivar una llama que, para ella, debía extinguirse y no causar un incendio forestal. Solo había sido un accidente; mala suerte, pero todo había terminado bien—. Por cierto, ¿de dónde has sacado a ese oso? ¿Estaba en las ruinas de verdad? —preguntó más que sorprendida sin perder su espíritu aventurero, sacándolo de nuevo a la luz.

Y a qué te refieres exactamente con “eso”, ¿a la parte en la que me he convertido en un león o al momento en el que he calcinado a ese conejo que nos podría haber matado? —cuestiona con cierta diversión, tomando su mano y señalando las ruinas—. Exploremos más, quién sabe lo que podremos encontrar —dijo retomando un paso alegre sin ser muy consciente de que estaba sosteniendo la extremidad ajena con tanta naturalidad. ¿Sería cosa de sus instintos de protección? A saber, pero lo veía como una opción bastante válida. Simplemente no quería que Yûki se preocupase por ella, porque sí, se había llevado una herida en las costillas -abierta porque no se cura tan rápido-, pero poco tardaría en sanar. Cuando volviese a la ciudad se encargaría de curarla como era debido.
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Yûki Fujimoto el Sáb Abr 18, 2020 6:53 am

Quizá, si no fuera porque estaba acostumbrado a los animales, se hubiera aterrado al verla acercarse, pero hizo todo lo contrario, hasta le acarició la gigantesca cabeza (porque vamos a ser sinceros, dos metros de león daban suficiente como para tener una cabeza más ancha que él cintura). Ahora, podía respirar tranquilo porque al menos, sabía que no había nada ahí que les pudiera dañar como lo había hecho aquel curioso conejo. Porque no podían haber más, ¿verdad? ¿Qué clase de sádico dirigía el mercado negro en caso contrario? Porque un experimento fallido podía ser algo casual, pero si este experimento… Se repetía una vez y otra y los soltabas en el mismo lugar, es que quizá se te podía tratar de escoria.

Y si no fuera por Eileen… Bueno. Quizá no hubiera salido bien de ahí, o no con su ropa. Morir era difícil para alguien con sus poderes, porque si algo había descubierto es que sus heridas se acababan cerrando extremadamente rápido, pero muy malherido sí que hubiera acabado, así que a su parecer, estaba frente a una salvadora, que por cierto, ahora que volvía a su forma real, se daba cuenta que era extremadamente… Hermosa. Segura de sí misma, fuerte, alta y bastante voluptuosa, un prototipo que a él francamente, le maravillaba. ¿Qué? ¿Acaso se creía alguien que en caso contrario se habría dejado someter tanto por Chrystal?

-Sí, el oso... Lo he encontrado por ahí y he pensado que podía ayudarnos. No sé mucho de magia, pero ser un hada tiene sus ventajas-se encogió de hombros, comenzando a caminar para acercarse a ella, obviamente preocupado por aquella herida que presentaba la contraria a un lado de su cuerpo. Se mordió el labio inferior, incapaz de saber cómo podía ayudarla. Tampoco parecía que sangrase demasiado, ni que fuera extremadamente grave, por cómo se mantenía Eileen en pie y firme como si no pasara nada, pero… Algo podría hacer para ayudarla, suponía él- ¿De verdad no te duele nada, Eileen? su desazón sobre aquello era evidente, y hasta dudó si posar una mano en ningún lado de la contraria exclusivamente preocupado por si le hacía daño- Porque podemos quedarnos volver si te apete…

Antes de poder terminar la frase, Eileen se encargó de arrebatar todo ápice de duda en Yûki sobre si la otra se encontraba mal, porque parecía tener más energía que él mismo y para rato. Ladeó la cabeza por unos segundos, extrañado al ver que la contraria le sostenía por la mano mientras se movía, arrastrándole así a él a un curioso ritmo al que no estaba acostumbrado ni de lejos, pero que tampoco iba a intentar igualar de ninguna forma porque si se mantenía ligeramente rezagado podía mantener su mirada posada en aquella obra de arte que tenía la contraria por detrás. Y menuda parte, caramba. Casi le daban ganas de morderlo si pudiera. ¿Cómo podía haberle engañado tanto una sudadera? Ni lo sabía, pero ahora tenía toda su atención posada en ello, como cualquier persona con diecinueve años haría en una situación así (o al menos, a su parecer, cualquier persona con ojos).

-...Y respecto a lo que te había preguntado… Bueno. Más bien ahora me gustaría referirme a cómo demonios has podido ocultarme que tienes ese cuerpazo, cariño
-era sincero, incluso cuando la otra le seguía moviendo cual muñequito (porque si le apetecía, Eileen tenía fuerza de sobra para levantarlo del suelo como quisiera, ya que su escaso peso poco lo evitaría)- ¿Y no te puedo invitar a algo en vez de explorar? Porque ahora “cierta” escultura está ganándose toda mi atención. ¿No puedo tocarlo o algo? Ya sabes, por interés arqueológico.
Yûki Fujimoto
Yûki Fujimoto
Bi


Mensajes : 17

Hada Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Eileen Lincer el Dom Abr 19, 2020 9:28 am

En un primer momento llegó a pensar que el joven se asustaría al ver a semejante mamífero frente a él, por varios motivos; que una mujer cambiase de forma a la de un león macho de llamativa melena dorada y ostentosos cuernos, en segundo lugar que el león tuviese un tamaño mayor al de un caballo y, para finalizar, que fuese capaz de quemar a placer como había sucedido. Sin embargo no huyó y no pareció siquiera temblar un poco. Es más, que tuvo el valor de acariciarla como si fuese un gato casero en lugar de un imponente felino de potente dentadura y desgarradoras zarpas.

¿Hada? —fue lo que más la sorprendió de aquellas palabras. Así que eso es lo que ocultaba su genética. Interesante. Si no había visto ninguna en la isla seguramente fuese porque en la tienda no las vendían... Espera... — ¿Significa eso que eres una de esas mascotas del mercado negro? —preguntó con curiosidad y, por qué no decirlo, un lejano sentimiento de preocupación. Si estaba en lo correcto, ¿qué estaba haciendo en un lugar como aquel? Si se hubiese escapado eso le causaría problemas. Pero, ¿y si tenía un amo? Deslizó sus ojos por el lugar un instante. No, no parecía haber nadie cerca. Sacudió con ligereza la cabeza recuperando la cabeza—. Duele, claro que lo hace —admitió sin rodeos—, pero eso no significa que vaya a quejarme. Esto solo ha sido un rasguño sin importancia.

Sin borrar su sonrisa, mostrando ese lado felino tras el gesto, se aventuró nuevamente entre las ruinas sin soltar al contrario, al menos hasta que se dio cuenta. Fue en ese momento que soltó su mano algo avergonzada, disculpándose por haber mostrado tanta confianza cuando, la verdad, es que apenas se conocían de un par de horas. Fue disminuyendo el ritmo de sus pasos hasta terminar por anclar los pies al suelo, girando la cabeza para ver al joven por encima de su propio hombro. —¿Qué? —parpadeó un par de veces con cierta confusión, preguntándose si había escuchado de manera correcta o se estaba imaginando cosas que no eran—. ¿Cuerpazo? —se miró a sí misma con cierta inocencia quizás, pero sobre todo, incredulidad. Soltó una suave risa por los comentarios ajenos—. Puede que naciese en Grecia, pero no por ello soy una divinidad o una obra de arte —se burló un poco.

¿Qué se supone que debía responder al muchacho? Lo primero de todo, era excesivamente joven en comparación a los años que ella cargaba. Seguido de ello estaba el simple hecho de que, bueno, no sabía si ahora estaba en posición de tan siquiera estar ahí con él. La idea de que alguien viniese a por él estaba ahí, latente. Pero por otro lado... El jovencito era agradable a la vista y de eso no tenía dudas. La felina era consciente de cómo el tiempo pasaba y cómo las cosas cambiaban, y si bien en algún punto de su vida vivió un romance chapado a la antigua donde la trataban como a una reina, también sabía perfectamente que las relaciones carnales ya no eran lo que en el pasado. Momentos de una noche, acostarse con un desconocido y no volver a saber de esa persona. Sí, era conocedora de todo aquello.

¿Por qué tanto interés repentino? Ah... Me ofendes, Yûki —suelta un suspiro de decepción, fingida actuación para ser precisos—. ¿Así que ahora que me he quitado la sudadera muestras más interés? Hasta hace unos minutos ni siquiera me mirabas con esa carita de depredador que, por otra parte, te queda muy grande estando frente a mí —muestra una amplia sonrisa de brillante dentadura y filosos colmillos—. ¿Tienes el valor para tocar a semejante gatita? Todo por tus fines arqueológicos, claro —alzó ambas manos en un gesto de inocencia, dejando reposar estas en la parte posterior de la cabeza, incitándole a que lo hiciese—. Pero ten cuidado si lo haces; puede ser que esta escultura muerda —comentó con cierta diversión. ¿Sería capaz de tocarla?
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Yûki Fujimoto el Lun Abr 20, 2020 2:39 pm

¿Una mascota? ¿Cómo podía responder a eso? ¿Tendría que ofenderle? Quizá sí, pero ya estaba acostumbrado. Y no se consideraba tanto una mascota como un esclavo para su querida pelirrosa, un esclavo que por cierto era utilizado por su cuerpo para lucrarse, por mucho que a él no le desagradara del todo. Así que, por ser un poco simplista, y no dar más detalles, movió la cabeza verticalmente, afirmando así que en efecto, su libertad era tan reducida como obedecer la voluntad de la que “lo adquirió” (aunque más bien fue un secuestro en toda regla). No entendía que la otra pudiera preocuparse por ello, porque primero, su ama era inofensiva, y segundo, creía que aquella jerarquía era tan natural como respirar.

A él le parecía más importante que la otra se pudiera mantener en pie y no acabara desangrándose ni nada así. La herida seguía ahí, y si bien la otra había demostrado una cantidad de poder muy superior a la de muchos de sus conocidos, y por supuesto, si comenzaba a debilitarse, tendría que dejar su ejercicio de coqueteo para otra ocasión, lo cual se negaba porque ya había empezado su propia “caza” personal, aunque la carne que a él le interesaba morder no era la misma que aquel animal que los había intentado devorar a ellos ni lo iba a hacer de la misma forma.

Por cierto, visto lo visto, la había encontrado ligeramente desarmada. ¿No se lo esperaba? La había estado mirando con curiosidad desde el primer momento, pero no imaginaba que el cuerpo de la fémina llegara a tal nivel. Le agradaba, no iba a cansarse de decir que Eileen era un prototipo de mujer que le encantaba. Y además, por si fuera poco, para terminar de encaprichar al pequeño Yûki, era un amor de mujer que había mostrado su bondad a muchos niveles. En fin. Qué le iba a hacer, él había empezado, y la otra parecía haberle declarado la guerra.

-Deberías tener prohibido llevar sudaderas, sí. -dijo, como una no demasiada discreta respuesta hacia su comentario, y posiblemente, todos sus compañeros de trabajo, en caso de que le escucharan, secundarían la moción. Poco a poco, y aprovechando la poca distancia que les separaba, se acercó a ella, comenzando a rozarla desde la espalda, sin hacer nada más. Solo acercar su cabeza al oído de Eileen, con tal de susurrar a su oído. Sabía de sobra que eso funcionaba muy bien, acompañado a su acaramelada voz, tan suave y dulce como viril y hasta un poco firme, perfectamente formada a pesar de su juventud- Pero si te sirve de consuelo, te he mirado con mucho interés desde el primer momento, solo que no de esta forma. -deslizó su mano poco a poco hacia abajo. Empezó por el hombro que la otra tenía libre, para luego ir deslizándola por encima de la camiseta, recorriendo así la espalda de Eileen hasta que se detuvo cuando llegó a la cintura, introduciendo el dedo índice por dentro de la práctica ropa de la leona, tan fácil de quitar- Y tú tienes un culo que parece esculpido, preciosa, así que… No te preocupes. Mi investigación te va a gustar mucho. -y tras decir eso, introdujo toda la mano, dejándola perfectamente ocupada para alcanzar todo lo que pudo de aquella nalga, mientras que con la otra mano, se dirigía al vientre de la contraria, intentando pegarla más a su cuerpo, cosa que por cierto, como la otra intentara resistirse lo más mínimo, sería totalmente infructífera. ¡Pero con un poco de suerte la otra no se resistía y le dejaba fantasear con esa fantasía no resuelta de poder llevar las riendas de vez en cuando! Nunca se sabía. Así pues, él siguió en su intento de hacerla acercarse a él, colocando un poco por delante de la pierna correspondiente a la nalga que estaba acariciando su propia pierna, para luego pegarla y reducir así ligeramente la movilidad de la que pudiera disponer la contraria. De nuevo, cabe destacar que Yûki era inofensivo y que si la otra tenía otra idea podía cambiar de papel en un segundo- Se nota que te cuidas. ¿Nunca te han dicho que triunfarías como sugar baby? Te lo digo por experiencia.
Yûki Fujimoto
Yûki Fujimoto
Bi


Mensajes : 17

Hada Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Eileen Lincer el Miér Abr 22, 2020 10:29 am

No sabía decir con exactitud en qué punto de aquel encuentro la cosa había comenzado a tornarse en una más... ¿Adulta? Bueno, que ambos eran adultos, pero es una manera de hablar. Ella solo había ido a explorar un rato y ahora, resulta que tiene a un joven de hormonas revolucionadas rondando a su alrededor y halagando su cuerpo como si fuese algo fuera de lo común. Que se sentía bien escuchar aquello, tampoco iba a quejarse; pero resultaba extraño después de tanto tiempo viviendo una vida tranquila sin importarse de su físico lo más mínimo.

¿Eso crees? A mí me parecen una prenda muy cómoda —sonrió con picardía y sin un ápice de titubeo, cuestionándose si realmente sería capaz de algo más que solo hablar con confianza. Como un animal que era, sus pupilas pronto reaccionaron al contacto de la mano ajena sobre la piel de su espalda -aún teniendo la camiseta- y se contrajeron, aumentando su tamaño muy poco a poco—. Lamento decepcionarte, pero yo no te estoy mirando del mismo modo que al principio; aunque estoy relajada, puedo cambiar mi mirada a otra si sigues así —hace una clara referencia a que, si bien al principio solo lo veía como un niño curioso que se paseaba por la zona, ahora lo veía con un ligero sentimiento de curiosidad y deseo que pronto podría mutar en la más clara de las lujurias. Pero todavía no había llegado hasta ese extremo.

Como buena minina que sabía comportarse, mantuvo sus manos quietas para no sacar las garras y asustar al inexperto depredador que parecía esforzarse por darla caza. —Cuánta seguridad muestra el corderito —amplía su sonrisa con un toque de malicia en ella—. ¿Y si no me gusta tu investigación qué podremos hacer? ¿Finjo que ha sido maravilloso o me dejarás a mí investigar el cuerpo de un hada? —humedeció su labio inferior viendo todo aquello desde una perspectiva que, desde luego, no hubiese ni imaginado en los primeros minutos del encuentro. Un bajo pero suave gruñido resonó bajo su pecho al sentir la mano agarrando con tanta firmeza una de sus nalgas, sorprendida por aquel atrevido acto. ¿Así que sería capaz después de todo? Le seguiría el juego por un rato en ese caso. Sin hacer fuerza alguna o poner resistencia, se dejó hacer y pegó su cuerpo al masculino rodando sus dorados ojos por un momento, manteniendo ese semblante divertido en el rostro. Su mirada descendió a esa pierna ajena.

Sí, me cuido; de lo contrario no hubiese venido aquí a explorar y ejercitarme —añadió eso último como cierta indirecta. No es como si hubiese ido a hacer abdominales o planchas, pero en esa situación se le ocurría cierto ejercicio que la ayudaría a mantener su figura—. ¿Sugar baby? —alzó una de sus cejas sin saber si había escuchado bien—. ¿No se trata de jóvenes que acompañan a personas adineradas? —preguntó con ciertas dudas—. Creo que eso ya no está a mi alcance, soy demasiado mayor para ello —rió con tranquilidad, girando la cabeza lo suficiente para poder ver al contrario—. ¿Qué experiencia puede tener alguien tan joven? —¿lo decía para molestar y burlarse un poco de su edad? Sí, pero era maldad sana y no buscaba ofenderle realmente. Solo era una broma—. ¿No me quedaría mejor eso de ser la que paga? —siguió, y todo por el tema de los años que cargaba, que si bien el contrario no los averiguaría, solo por su físico no podría catalogarla como una adolescente de dieciséis.

¿Y bien? ¿Cómo va tu investigación? Parece que avanza lenta pero segura. ¿Necesitas ayuda o me estoy portando correctamente? —le dedicó una fugaz sonrisa felina, guiando sus manos a su propio pecho para delinear estos de manera provocadora—. Hay mucho que hacer, ¿no lo crees? La arqueología puede ser muy difícil.
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Yûki Fujimoto el Dom Abr 26, 2020 2:13 pm

¿Qué le había dado ahora por aquella mujer? A saber. No podía controlar correctamente sus impulsos, eso estaba claro, y él mismo era consciente de ello. Un cuerpo bonito no era algo que le desagradara, pues desde mucho más joven se había sentido atraído hacia todo lo relacionado a la carne, por muy hada que fuera o dejara de ser, en ese sentido, parecía mucho más humano y pervertido que lo que se esperaría de estos habitualmente inocentes y casi infantiles seres.

Pero bueno. Que ese infantil ser ahora estaba ocupado dedicando sus cuidadosas atenciones al cuerpo ajeno, que si bien sabían perfectamente dónde tocar, digamos que por su habitual pasividad en lo que a esas relaciones respectaba, todavía tenía que tantear un poco más de terreno para ganar confianza. Pero si algo no le faltaba era experiencia en estar donde ahora mismo se encontraba Eileen, y sabía más o menos lo que podía hacer.

Primero de todo, fingió ignorar los comentarios de la fémina. No le iba a dar cuerda en ninguna más que nada, porque vamos a ser sinceros, él era el primero en querer reírse y seguir con aquel juego. Sí,e n parte era cierto, quizá estaba yendo contra una presa bastante más grande de lo que él podría hacer frente teniendo en cuenta su nula fuerza y un peso que rondaría sobre los cincuenta kilos. Pero intentarlo le parecía lo mejor que podía hacer en vista de que tal y como decía la contraria, ella seguía teniéndole en consideración como si no fuera más que un niño.

Pero ese niño se estaba empezando a cansar de escucharla increparle. Y podía hacerla callar de una forma muy rápida, sin duda. Teniéndola a su total alcance desde esa posición, y ya que su pierna, al estar adelantada, permitía cierta inclinación en su cuerpo que facilitaba lo que pensaba hacer, la atrapó por el mentón con la mano que no estaba apretando aquella más que deseable nalga, cuyo tacto la mano de Yûki parecía estar disfrutando por los movimientos circulares con los que la movía, masajeándolo mientras aprovechaba la ocasión y poder tocar semejante y madura belleza. No esperó a que la otra terminara tan siquiera de hablar para cazar los labios ajenos e invadirlos, fundiéndose así en un pasional beso, materia en la cual Yûki sí que parecía tener más experiencia, como podría notar la contraria por la comodidad que se desenvolvía en ello, buscando invadirla, prolongarlo lo máximo que pudiera. Cuando se separó, se quedó unos segundos mirándola, fascinado por aquellos áureos orbes que poseía la contraria por ojos.

-Qué te parece… Si mejor… Dejamos de hablar poco a poco y te centras en sentir un poco.
-movió la cabeza de la contraria hacia el lado contrario en el que él tenía la cabeza situada, con tal de dejar más cuello expuesto, para luego descender ahí su lengua y dejarle pequeños besos, hasta el hombro, para luego volver a subir poco a poco de nuevo- Que no soy tan inexperto como crees.

Los besos siguieron tras aquellas palabras, junto a pequeñas succiones que tenían la intención de al menos intentar dejar una pequeña marca en aquel femenil y terso cuello. Si bien era cierto que por puro gusto personal una de sus manos seguía masajeando la nalga, la otra la había dirigido ya hacia el vientre ajeno, levantando poco a poco la ajustada camiseta para dejarlo al descubierto y poder acariciarlo también, siempre suave, buscando más bien hacer sentir que imponerse.

-…¿Como clienta? Entonces tengo que presentarte a una amiga
-dijo en referencia a las palabras sobre lo que la otra pensaba ser o dejar de ser. Y sí, esa “amiga” era Chrystal. Seguro que ambas se llevarían bien en caso de conocerse. Pero a él eso ahora no le debía importar. Estaba más ocupado buscando un lugar donde poder seguir avanzando en aquella situación un poco más- ¿Te gusta hacerlo de pie? Es muy cansado, pero… Oye, ahora que lo pienso… -apuntó con la mirada a la gran barandilla de piedra caliza que había en aquella escalera. Debería tener un ancho de casi ochenta centímetros. Y sí, no negaba que lo que estaba tocando era bien grande y proporcionado, pero ahí podrían estar cómodos. Tendría que conseguir moverla poco a poco hacia allá, pero antes, por qué no seguir con sus masajes y caricias un poco más- Espero que no te importe, pero… Quiero explorar un poco más profundo. De esta forma.- Asciende la mano que hasta hacía unos segundos había estado por dentro del pantalón de la contraria, hacia la cintura, y en el otro lado, lleva la otra, para luego pegar su entrepierna al trasero ajeno. No tendría que ser la otra muy observadora para notar la gigantesca tensión que había en este, aguardando poder salir cuando llegara el momento. Pero todavía quedaba. Yûki era ducho en ese tipo de juegos, y si algo sabía era dejar a las personas a punto de caramelo para luego no tener que hacer esfuerzos ni decepcionarles. Solo se tenía que darle… Tiempo. Pero aun así, no se detiene solo con ese movimiento. Mueve su cadera poco a poco, pegándola todo lo que puede y usando sus manos para hacer lo mismo con el cuerpo de ella, para hacer que ambas chocasen, se unieran ligeramente. Aun con su ajustada prenda de ropa y teniendo tantas capas por encima, se lo podía imaginar como si ahí no hubiera nada. Y eso, por cómo su rostro se veía, lujurioso, deseoso por empezar aquella “caza”, como la otra lo había nombrado un par de veces, era de su agrado y excitación propia- ¿Quieres que lo hagamos? Podemos ir a algún lado, y dejarnos llevar. El día todavía tiene horas que aprovechar, ¿no crees?
Yûki Fujimoto
Yûki Fujimoto
Bi


Mensajes : 17

Hada Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Eileen Lincer el Mar Abr 28, 2020 8:07 am

Así que el joven iba totalmente en serio, ¿no? Genial, esto se iba a poner, cuanto menos, divertido. No es como si lo hubiese pensado en primera instancia; Yûki se veía extremadamente joven y ella no era de las que se acostaba con cualquier, pero, ¿y qué importaba en realidad? Tampoco se iba a negar, y para qué negarlo, el hada era atractivo. Por ello fue que se mantuvo tan tranquila, sin poner resistencia alguna aunque sin tocarle a él lo más mínimo, dejándose hacer por el momento. Quería averiguar hasta dónde llegaría, o lo mejor de todo, si acaso era consciente de que estaba jugando con fuego y podría quemarse; no literalmente, que también, pero no era el caso.

Sus dorados orbes rodaron hasta situarse en la posición indicada, pudiendo observarle por el rabillo cuando notó aquella mano en su mentón. ¿Era aquello algún intento de dominación? No lo tenía muy claro, en cierto modo lo dudaba; en cambio su leona interior emitió un bajo y suave gruñido. No, no era una amenaza, todo lo contrario. Había algo en todo aquello que le estaba gustando. Podría ser simplemente la excitación del momento. O sería ver al joven tan seguro de sus acciones. Fuera lo que fuese, su animal sabía que le gustaba y ahora pedía por más. Correspondió su beso, y aunque por un instante pensó en demostrarle que ella también sabía del tema, se ahorró el hacerlo; recuperó la distancia suficiente para recuperar el aire, fijándose en el rostro contrario. Seguía viéndose tan vulnerable que las ganas de saltar sobre él iban en aumento.

Sintiendo aquellos besos por su cuello sus pupilas aumentaron de manera leve y sutil su tamaño, y casi por acto reflejo, deslizó la lengua por su propio labio inferior, mordiéndolo tras ello antes de dejar salir una pequeña risa. —Puedo hacer muchas cosas a la vez, pequeño Yûki —dejó claro, sabiendo que sus comentarios en efecto habían causado el efecto que buscaba; provocarlo y molestarle un poco, al menos, en cierta medida. Tampoco buscaba herirlo, solo... divertirse. Notó un inconsciente aumento en el tamaño de sus colmillos, que si bien no era algo exagerado, la hizo ser más consciente de la situación. Sí, comenzaba a excitarse y nada bueno podría salir de ahí. A ver, que no era una bestia, pero fuerza tenía bastante, y por las caricias ajenas, se cuestionaba si el otro aguantaría un par de arañazos por la piel.

¿De pie? —no supo si reír o llorar frente a eso—. Qué vulgar —soltó, dejando muy en claro que no iba a ser una opción para ella. Miró en su misma dirección hasta divisar lo que intentaba indicarle, alzando una ceja de manera momentánea—. Bueno, supongo que es mejor que nada —murmuró sin demasiado interés, prefiriendo no pensar en un lugar concreto y solo dejando que todo fluyese a su modo. Como si terminaban haciéndolo de pie, es que en esa situación la daba realmente igual. Ahora que el otro la había encendido, ya podía hacerse cargo de apagarla o no se haría responsable de lo que pudiese suceder. Claro que aquello, ese acercamiento, no hizo más que aumentar esa llama en su interior. ¿Qué clase de jovencito tenía semejante hombría? Porque sí, no necesitaba mucho para notarlo con total claridad, y eso que aún había ropa entre ambos.

¿Emocionada? ¿Excitada? ¿Con ganas de darle caza? Era un poco de todo. Todos esos sentimientos se agolpaban en su pecho, y sin embargo, allí seguía igual de quieta sin moverse apenas. Que sí, podría hacerlo en cualquier momento, o podría al menos tocar al contrario como tanto deseaba hacer, ¿pero lo haría? Tiempo al tiempo. Giró sobre su eje, encarándolo con una felina sonrisa en el rostro. Sin mencionar palabra alguna se limitó a tomar las manos masculinas y retroceder con pasos lentos para que le siguiese. —¿Ir a dónde? Las cacerías no funcionan acechando y luego dejando escapar a la presa —habló con toda la calma y amabilidad del mundo, algo actuada para que la simple lujuria no hablase por sí misma. Notó uno de sus talones chocar con aquel pequeño muro, esa barandilla antes mencionada. Sin mucho esfuerzo se sentó sobre ella, guiando las manos ajenas hasta su propia cintura y dejándolas ahí. Pudo rodear su cuello, besarlo, morder su cuello con suavidad... Sin embargo solo mostró una felina sonrisa—. Termina tu caza mientras estoy siendo amable; a menos que quieras ver a una leona acechando y cazando a su presa...
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Yûki Fujimoto el Dom Mayo 10, 2020 4:34 am

Estaba completamente absorto en aquellas prominentes y maduras curvas, restregando su paquete en aquellos glúteos hasta que la contraria se giró, dejándole todavía más expectante. Instintivamente, por unos segundos llevó una mano al bolsillo del pantalón, donde solía llevar siempre por prevención más cosas que el móvil o las llaves. Sí, notó el tacto característico del envoltorio de los condones, así que no tendría que andarse de una forma tan… Cautelosa. Era por gente como Yûki que las farmacéuticas dedicadas a la prevención de ETS se mantenían, porque dudo que haya alguien más que los use en toda Sunflower, por cierto. Oh, ¿este no es lugar para hablar de eso y de recordar al resto de personas la importancia de prevenir? Sigamos entonces. Pero que esto quede constatado. Era además una persona ciertamente entrada en experiencia y que prefería ahorrarse sustos, pues su profesión no le permitía ningún tipo de cuartelillo al respecto.

Aun así, aquello fue una idea en forma de reflejo, porque ahora, lo que le interesaba era seguir los pasos de aquella mujer y dirigirse juntos a la estructura de madera que les serviría de lecho. Un poco duro, pero era mejor aquello que nada. Dejó a la otra hacer, retrocediendo por reflejo ante el mordisco, por mucho que no le hubiera dolido, por pura impresión. Sí, tanta broma sobre ser una felina iba a ir en serio, así que ya podía prepararse para tener la espalda repleta de cicatrices que le recordaran aquella ocasión. Mientras la otra hacía eso, y ya que sus manos habían sido llevadas por la leona ahí, aprovechó para deslizar no muy discretamente su mano hacia el trasero de nuevo, como buenamente podía estando la otra sentada.

Y por supuesto, correspondió a los movimientos ajenos, intentando dar un segundo beso mientras se inclinaba poco a poco hacia ella de nuevo, deseoso de seguir con aquel juego. Lo primero fue desabrocharse el cinturón, antes de seguir con sus caricias en la espalda ajena un rato más, antes de terminar por decidirse y pegarse un poco más a ella mientras seguía con aquel beso un poco más antes de separar sus labios poco a poco. Le gustaba ir lento, mucho, acariciar y hacer que ambos cuerpos se conocieran mucho antes de avanzar. La veía todavía un poco reticente para su gusto, y eso no le agradaba. Quería verla estallar antes de meter un dedo tan siquiera, que lo suplicara. Así que… Tenía que empezar de alguna forma. Primero, se arrodilló ligeramente, con tal de quedar más cerca del vientre ajeno mientras intentaba con toda su mejor intención tumbarla ligeramente, o al menos inclinarla un poco, con tal de poder dejar un pequeño beso en el vientre, por encima de la tela, antes de quitarla y dejar al descubierto así unos atributos que desde hacía un rato parecían haber atraído la total atención de Yûki. Y ahora que los tenía en el descubierto, todavía era mayor la sorpresa que le ofrecieron. Grandes, bien mantenidos y que prácticamente parecían atraer como la gravedad al suelo los ojos del hada hacia ellos. Pero rápidamente se dedicó a lo que le concernía, que era comenzar a dejar pequeños besos por todo el vientre, hasta pequeñas succiones con sus labios de vez en cuando a medida que iba bajando poco a poco, hasta quedar en el momento exacto donde comenzaba la otra prenda que por supuesto, iba a quitar de ahí en un rato, cuando terminara con aquellos pequeños besos, y mientras sus manos ascendían poco a poco por los costados de la fémina, uniéndose por la espalda poco a poco hasta llegar a la altura del sostén y una vez ahí, quitarlo poco a poco.

-Pues sí que son naturales, sí -dijo sonriente antes de volver a las atenciones que dedicaba al vientre ajeno, tanto con lengua y labios como las manos que ahora habían vuelto ahí al poco tiempo, siempre con movimiento suaves y pequeños, fácilmente repetitivos de hacer pero no por ello menos agradables, apretando con ligereza en forma de pequeños círculos- ¿Por qué tanto énfasis en la caza? No te quiero cazar, tampoco, solo darte un poco de diversión añadida en estas ruinas.-sonrió. ¿Quizá debería mencionarle lo de que prefería llevar protección para que luego no se lo tomara como una ofensa?- Creo que me malinterpretas, yo soy un romántico, por si no se nota.
Yûki Fujimoto
Yûki Fujimoto
Bi


Mensajes : 17

Hada Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Eileen Lincer el Mar Mayo 12, 2020 9:28 am

¿Ir debajo para sentirse pequeña, atrapada y cazada? No era algo que solía hacer. Las privilegiadas vistas de situarse arriba era algo que adoraba, claro, que si el contrario sabía moverse y hacerla disfrutar, estaba más que dispuesta a ser la que acabase abajo. La cuestión es... ¿Se mantendría así de tranquila o terminaría siendo ella la que llevase las riendas en aquel encuentro? Pensar en ello la hizo mostrar una felina sonrisa; eso, y que bueno, recibir las atenciones ajenas también ayudaba mucho a mantener ese buen humor del que gozaba en ese momento a pesar de lo sucedido.

Corresponder cada beso que la diese era un gusto para la felina, y sentir aquella mano recorrer su espalda no solo la hizo ampliar su sonrisa, sino que erizó su piel por el roce y de entre sus labios se escapó un suave suspiro de placer. No le gustaba lo violento, aunque podría emocionarse en ocasiones y sacar a la leona -o dragona- que llevaba dentro de manera muy puntual, sin embargo... ¿Cuánto tiempo hacía que no se sentía tan bien con simples caricias, suaves, delicadas y sin garras de por medio? Tanto tiempo que ni lo recordaba, o no con tanta ternura como el joven demostraba.

Una de sus cejas se alzó, cambiando a un semblante ladino y travieso viendo como se arrodillaba frente a ella de ese modo. No impaciente, pero sí expectante, se reclinó con ligereza sobre aquella dura superficie que, si bien no era el lugar más cómo para hacer algo, al menos no era un dolor insoportable. Su expresión, a pesar de aquellas atenciones tan delicadas, cambió por un momento y bajo su pecho se pudo escuchar un bajo gruñido. No, Yûki no había hecho nada que la desagradase ni era una amenaza; bajó un poco la mirada señalando con la misma la camiseta antes de que se la quitase. Ese había sido el problema. El roce de la tela con la herida del costado. Que no tenía súper velocidad para recuperarse, así que el arañazo estaba bastante presente como para quejarse por un roce inesperado.

Lo observó recuperando su felina sonrisa, sin nada de ropa que cubriese la mitad superior de su cuerpo. Recorrió al joven con los dorados ojos que portaba, desde los pies hasta el cabello. —Obvio que lo son, ¿en serio te sorprende tanto? —rió de manera leve, divertida por el comentario y sin ofenderse lo más mínimo por el mismo. Rodeó la cintura ajena con las piernas por si se le ocurría la maravillosa idea de retroceder, claro que sin la necesidad de ejercer una fuerza descomunal; solo un gesto firme que decía “de aquí no te mueves”—. Soy un depredador, me gusta cazar —dijo sin ver el problema. Solo era expresiones al fin y al cabo, porque de querer cazar realmente... Bueno, en primer lugar no sería ella la que estuviese sentada tan tranquila. Nada de eso. Sería ella quien hubiese puesto contra la pared al contrario y, muy posiblemente, se hubiese arrodillado frente a él para saborearlo como ahora tanto deseaba.

¿Un romántico? —ladeó la cabeza un par de centímetros, aunque no por ello indignada frente a aquella revelación—. Y si eres un romántico, ¿no deberías haberme invitado a tomar algo antes de desnudarme? —se burló un poco de él, acercándose a su cuello para deslizar la lengua por el mismo, músculo que por cierto se volvió algo rasposo debido a la genética animal. Ascendió hasta su oreja mordiendo el lóbulo con suavidad—. Hazlo bonito en ese caso —susurró, coqueta, deslizando las manos bajo la ropa masculina para acariciar sus costados con la misma suavidad que había recibido ella; sin uñas, sin presión; solo un roce agradable para cualquiera.


[…]


¿Cuánto tiempo había pasado? ¿Minutos? ¿Horas? Recorrió la sala con la mirada sin obtener una respuesta clara, pero lo importante y lo que más la preocupaba, era que el sol aún seguía reinando los cielos. No quería sufrir un cambio de forma frente a nadie, menos en el primer encuentro y en las circunstancias que se encontraban. Se vistió sin prisa alguna, atando su larga melena en una alta cola de caballo pues, ahora, le resultaba de lo más molesto su pelo. Y no por nada en particular. Pero hacía calor. Calor que en su interior se intensificaba más que en otros individuos por su afinidad con el fuego.

Creo que ya no te veo tan niño después de todo —comentó, y por si las dudas existen, con toda la intención de molestarle un poco. Recuperó la camiseta y se la colocó sin importarle demasiado la herida, es decir; ¿después de todo se iba a preocupar por ella? Tal vez por la excitación ni siquiera sentía dolor en la zona, por el momento, y esperaba que ese alivio se alargase hasta llegar a la ciudad y poder curarla como era debido—. Espero que esa investigación arqueológica de la que hablabas haya sido gratificante —mostró una amplia sonrisa, poniéndose en pie para observarle—. ¿Tienes algo que hacer? Puedo acompañarte a la ciudad.
Eileen Lincer
Eileen Lincer
Pan


Mensajes : 24

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t2028-eileen-lincer-id#12371
https://sunflower.foroactivo.mx/t2161-relaciones-de-eileen-lincer#13358
https://sunflower.foroactivo.mx/t2162-cronologia-de-eileen-lincer#13359

Volver arriba Ir abajo

Just exploring [Privado] [+18] Empty Re: Just exploring [Privado] [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.