Sunflower
Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] 9A1qiH6
Invitado
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos Temas

STAFF
Web Master
KANON
MP | Perfil
Administradores
Akali
MP | Perfil
Inari
MP | Perfil
Moderadores
Baltazar
MP | Perfil
Náyare
MP | Perfil
Moderadores CB & Discord
Ieilael
MP | Perfil
Cotta
MP | Perfil
AFILIADOS

Hermanos
Crear foro
Élite
counting ★ stars
Loving Pets
Crear foro
Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] A40
bton 40x40
FINAL FANTASY: Zero
Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] 40x40
Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] VsVsPET
Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] OOFAPg8
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento, a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.



Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] Empty Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese]

Mensaje por Coconut el Sáb Ene 18, 2020 1:15 pm

Nuestra dulce gatita jamás había sido un animal problematico. Nunca había ocasionado nada más allá de los problemas que puede ocasionar un gato; alguna vez algo escapo de sus manos causando algún que otro estropicio, es posible que arañara algo con sus garras, puede que tambien llenara de su pelaje gatuno alguna sabana cuando no la cepillaban a diario. Algunos problemas cotidianos a los que uno debe enfrentarse cuando vive con un gato, nada especialmente grave, nada que destacar, una vida de gato idílica donde el mayor de sus problemas era no recibir su comida favorita al regresar al lugar que ahora era su hogar; la tienda de mascotas.
Ahora la gatita vivía en una tienda, la señora que se había encargado durante los dieciocho primeros años de la felina ya no estaba en este mundo para seguir cuidando de ella. Como era esperar Coco había elegido sin tan si quiera tomarse tiempo para pensarlo, hizo lo que cualquier gato casero el camino que cualquier gato eligiría, buscar una nuevo amo, un nuevo hogar. ¿Acaso le esperaba algo malo en aquella tienda?

La vida en la tienda no era tan apacible como la vida a la que Coconut se había acostumbrado, había muchas pets que no eran gatos con las que la joven felina tenía que convivir, a veces hacían que perdiera la paciencia y necesitara un respiro, hoy era uno de esos días en los que salió a las calles de la ciudad en busca de un descanso de aquellas mascotas tan ruidosas.

Cuando Coconut abrió los ojos el sol ya había caído, se había buscado un lugar tranquilo en el parque donde dormir, lo que la felina no se esperaba era perder la noción del tiempo de esa manera. ¿Miedo? No, no lo tenía, ella podía ver perfectamente durante la noche, era rápida, hasta tenía un oído muy fino para anticiparse al peligro o al menos eso pensó mientras caminaba de forma despreocupada de regreso a la tienda de mascotas. Debería haber llegado a la tienda en pocos minutos pero apenas un par de manzanas antes de llegar a su destino la gatita fue asaltada y metida en un vehículo en contra de su voluntad. La gata no se dejo atrapar facilmente, arañó, mordió y gruñó hasta que la hicieron perder el conocimiento con algún fármaco, por desgracia para ella no pudo hacer uso de su mecanismo de defensa más eficaz, su poder de petrificación, un poder que requería contacto visual, algo que no puedo hacer al tener los ojos vendados.

¿Alguien la escucho gruñir? ¿Alguien vio lo que ocurrió? Era algo que la felina no podía saber, cuando despertó estaba atada, aun sin poder ver nada. Debía dejarse guiar por el resto de sus sentidos, era capaz de oler agua salada y escuchar en la lejanía el rumor del mar. Nuestra dulce gatita había sido secuestrada, había muchas motivaciones que podían incentivar a alguien a secuestrar a la felina lo que estaba claro es que ninguno de los planes que tuvieran para la joven terminaría con ella viviendo una vida apacible y feliz.
Coconut
Coconut
Mensajes : 14

Gato Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] Empty Re: Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese]

Mensaje por Baltazar Farnese el Dom Ene 19, 2020 3:37 am


¿Cuál era el lugar que Baltazar más añoraba? El mar. Esa sensación de sentir el mar cerca de él era algo que todavía no había podido olvidar. Tantos años ahí le hacían añorar esa vida, más simple y a la vez tensa. Con más preocupaciones relacionadas sobre por ejemplo, que el barco estaba en pésimas condiciones, y menos del tipo… Pagar impuestos. Una vida de hace siglos, sí, pero una vida que Baltazar se había visto forzado a dejar por su vejez. Esa misma vejez que tal vez, dentro de poco, le haría jubilarse… Pero ya definitivamente. En fin. Tal vez se lo merecía. Pero él no quería. Y tal vez por esa negación le gustaba pasar algún tiempo a solas… En un lugar bastante importante en su antigua vida: el puerto.

Sí, bien es cierto que antes los puertos eran bastante menos comerciales, menos transcurridos por barcos a metal y mucho más de vela. Y… Quienes lo frecuentaban no eran tanto turistas ni policías de gabardina blanca tanto como había bucaneros y filibusteros varios. Señores de varios meses en mar con barbas largas, elegantes contramaestres y demás militares bien arreglados dispuestos a hacer que se respetara la soberanía de sus países en ultramar y… Negocios inmorales diversos. Era normal ver en las tabernas cercanas prostitutas, ladrones y demás. No era un buen lugar… Y no era bueno ver que ese tipo de tradiciones seguían por ahí.

En fin. Una cosa triste, pero no le extrañaba ver a narcotraficantes frecuentando las oscuras callejuelas cercanas a un lugar tan fácil para el contrabando como si nada. Si estuviera en su horario laboral, tendría trabajo para rato. Pero… Eso eran responsabilidades que ahora no le concernían. Y francamente, siempre y cuando se mantuvieran escondidos y no molestaran demasiado… Ni dañaran a nadie… En parte, fuera de servicio, no le importaba verlos. Solo había una cosa que a Baltazar no le gustara, y ese algo era la esclavitud. La droga en cambio, bueno, mientras la consumieran solo adultos y demás… Que se hicieran esclavos de la adicción, que luego el destino les haría recapacitar.

Ataviado como estaba con su gabardina reglamentaria, pero con unos pantalones vaqueros ajustados y una camiseta negra de manga corta y cuello de pico, tampoco estaba para meterse en peleas. Aunque sí, llevaba la placa que le acreditaba como jefe de policía a un lado de su pecho. Por si acaso.

Pero… ¿Qué se había dicho de la esclavitud? Que no le gustaba. Y se puede suponer lo poco gracioso que le parecía… Eso de ver a un furgón abrir una de sus puertas y entrever a una mujer en apariencia inconsciente le traía recuerdos. A un antiguo capitán de navío, eso de pasearse por el puerto con mujeres inconscientes solo significaba una cosa. O secuestro, o caza de esclavos. Así pues… En fin. Su código de honor le precedía. Y eso de ver compraventa de almas vivas en el puerto de la ciudad que le había acogido tras la segunda guerra mundial nunca le había gustado. Lo veía obsoleto. Era una cosa muy antigua, casi de hacia siglos. Y caramba, pensaba que los otomanos habían sido de los últimos en cometer tal barbarie. Verlo de nuevo en una supuestamente civilizada zona de la Gran Bretaña era incómodo, como poco. Y sí, en efecto, tales actos pecaminosos de quienes parecían haber olvidado la senda de quienes de verdad son justos, hacían que el ángel despertara en él sus más iracundos instintos.

Así pues, no dudó nada en acercarse hacia ese furgón, furioso por dentro, mas en total calma por fuera. No llevaba armas. Pero poco a poco, en su mano, había estado empezando a generarse una especie de látigo de doradas fibras. No iba a dudar ni un solo segundo. En cuanto alguien se pusiera por delante… Posiblemente acabaría atravesado por la furia de un ángel muy mayor ya, pero de pulso extremadamente fuerte y militar destreza solo comparable a la que tuvieron los otrora monarcas de Prusia y que llevaba siglos sin achantarse frente a ningún enemigo.

Un paso tranquilo seguido de otro y otro, mientras de sus labios escapaban pequeños balbuceos que formaban un rezo más o menos conocido. El Padre Nuestro. Y parecía que esos mismos rezos hacían que el arma que entre sus manos portaba se fuera materializando más y más. Hasta que estuvo frente a la furgoneta con una pose tan calmada como firme.

-Oigan… Señores… Disculpen. Pero eso de llevar a una mujer atada a un puerto aparentemente en contra de su voluntad… Porque normalmente las mujeres no se dejan atar, precisamente… –se notaba que los había sorprendido. Era algo lógico, a fin de cuentas, se había acercado con todo el sigilo que pudo- No es del todo legal. Así pues… ¿Por qué no la sueltan antes de que me tenga que poner serio?
Baltazar Farnese
Baltazar Farnese
Demi


Mensajes : 129

Edad : 17

Empleo /Ocio : Rey rival de España, Italia, Portugal y Austria. Empero, por encima de todo, jefe de policía de esta ciudad.

Humor : Equilibrado. Meditativo. Presente...

Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] E0hm3n
https://sunflower.foroactivo.mx/t1739-ficha-servicio-lealtad-fe-baltazar-id#10327

Volver arriba Ir abajo

Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] Empty Re: Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese]

Mensaje por Coconut el Lun Ene 20, 2020 9:05 am

Nuestra pequeña gatita había vivido toda su vida en la isla, este no debería de ser un dato especialmente relevante en aquella situación, pero sí, si que lo era. Consciente de su situación, consciente de que de no escapar de las garras de aquellos malhechores le esperaba un futuro desdichado y desabrido no tomo mucho tiempo en sentir como la desesperación y el terror se apoderaban de ella. ¿Solo miedo a lo que le esperaba? No, no solo miedo a todo lo anterior expuesto, también a lo desconocido, la joven felina había vivido sus dieciocho años viviendo con una apacible mujer, ni si quiera había salido de la isla por algún viaje y tampoco se había interesado especialmente en otros países. Desde muy joven había asumido que aquella isla era su hogar, ser obligada a abandonarla para la gata era como ser empujada a una profundo y oscuro vacío del que probablemente no podría escapar.

Coconut tuvo ganas de llorar, cuando comprendió lo que le deparaba se sentía tan sola como desdichada, preguntandose una y otra vez si de tener un cuerpo pequeño y discreto como el de otras gatas la habría salvado de ser secuestrada. De nuevo aquel complejo arraigado en lo más profundo de su ser arrasaba haciendola preguntarse una y otra vez porqué ella no podía ser una pequeña y delicada gata, porqué ella era de esa raza que la hacia más grande y vistosa. Ni en invierno, ni en el helado mes de enero cuando llevaba ropas de abrigo había sido capaz de pasar desapercibida ante aquellos que la veían como una mujer objeto de placer y no como una joven felina. Pensamientos que solo causaban más y más frustración en aquel amargo momento.

No lloró, podría haberlo hecho de pasar tan solo un segundo más sin nada más que aquella desesperación. Coco no derramó ni una lagrima recordando a la persona a la que más había amado en toda su vida, su antigua ama, una mujer mayor que había cuidado de la pequeña desde que era una cría, recordando palabras y consejos de aquella mujer encontró fuerzas para mantenerse firme, sin lloros, sin suplicas, sin dejarse amedrentar. ¿Acaso dejo de tener miedo? En ningún momento fue así, en una situación como en la que se encontraba la joven era imposible no sentir miedo, pero los recuerdos de su ama le habían dado las fuerzas suficientes para no terminar también como presa del terror, siendo paciente y expectante de su propia situación esperando alguna pequeña brecha que le diera la oportunidad de salvarse, de escapar, de defenderse ante aquellos desalmados.

Alguno podrían pensar que su situación en la tienda de mascotas no era muy diferente a la que le darían aquellos secuestradores, la diferencia era inmensa, probablemente abismal. Era un hecho que en la tienda de mascotas no podían adivinar a que tipo de persona estaban vendiendo una mascota, incluso siendo vendida en aquella tienda podría terminar en malas manos, aun así tenía la certeza de que en la misma tienda hasta ser vendida sería tratada con respeto y dignidad, incluso con hasta cariño y afecto por parte de algunos de los cuidadores. Coconut veía de forma muy diferente ser una pet en aquella tienda que ser un esclavo retenido y obligado a realizar tareas que no deseara.

Intentó quitarse las ataduras, intento ver algo. Imposible seguía bien atada e incapaz de ver nada, tan solo podía oler y escuchar, suficiente para comprender el giro de los acontecimientos que estaba por venir. Una voz nueva, alguien a quien jamás había escuchado antes interrumpió a sus secuestradores. No sabía de quien se trataba, pero su tono de voz, sus palabras hicieron a la felina tener esperanza, esperanza en escapar de las garras de aquellas personas que llevadas por la avaricia la habían retenido. Impactada por la aparición de esta nueva voz separó los labios en busca de poder decir alguna palabra pero nada salió de ellos, tan solo puedo articular la palabra que deseaba gritar con todas sus fuerzas: "Ayuda".
Coconut
Coconut
Mensajes : 14

Gato Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] Empty Re: Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese]

Mensaje por Baltazar Farnese el Miér Ene 22, 2020 12:59 pm

En ese momento, le dio por recordar la frase que una vez le dedicó su queridísimo primo, cierto Farnesio que sí que pasó a la historia a pesar de su humanidad: “No puede llenar el cargo de capitán aquel que valerosamente no hubiera practicado primero el noble oficio de armas”. Y… En efecto. Qué podría él comandar a quienes protegían la ciudad si no sabía lo que se sentía en esos momentos. Esa sensación de tensión a sabiendas de que se estaban ahí jugando diversas vidas, no solo la suya, también la de un ser inocente que nada había hecho para estar ahí. Y era su deber proteger a esa criatura de lo que pudiera pasar. Es por eso que no retrocedía. Es por eso que él se había encarado directamente contra el que parecía líder ahí, que por cierto, le sacaba un par de cabezas, tantas que tenía Baltazar que alzar su propio mentón un poco para poder mirarle fijamente a los ojos. Y por cierto… A lo denso, precisamente… También le sacaba bastante cuerpo. Y aun así, la calma de Baltazar, esa sonrisa tan tranquila y sosegada, seguía ahí. Se mantiene furioso en todo momento, sí, pero eso solo por dentro. No quería expresar la más mueca de nada en lo absoluto. Así era mucho mejor… Menos peligroso. El miedo era debilidad. Y la confianza era muerte segura si se atrevía a ser arrogante.

Así pues… Ahí estaba. Un momento francamente incómodo… Que iba a acabar mal para ellos. Porque no se iba a contener. Menos cuando uno de los tres abrió la puerta para dejarle ver a la niña atada y con os ojos vendados. Parecía que se reía mientras lo hacía. Y el otro se le encaraba más y más. Pero Baltazar seguía en completa calma.

-…Veo que en efecto, tenéis a una mujer en contra de su voluntad en un furgón. Y en un puerto. Qué recuerdos. Antes esto se hacía con carros. Sí, carros, ¿sabéis esas cosas que iban tiradas de caballos?
–dijo, con un tono más o menos irónico… Aunque también nostálgico, como si ahí no estuviera pasando nada en lo absoluto- Pues eso. Yo lo recuerdo en especial cuando estuve destinado en la Flota de las Américas, como su almirante. En los puertos había en especial de eso: secuestradores e ingleses. Que para ese momento venían a ser lo mismo, por cierto

Pero parecía que esos… Seres no querían escuchar las anécdotas de un anciano que parecía bastante impertinente y que llevaba en una mano un largo látigo que en apariencia era como mínimo, duro. Y así de claro se lo mostró el hombre con el que había estado encarado hasta ese entonces. Abalanzándose contra él cual depredador sobre su presa, mientras de su bolsillo sacaba un arma en apariencia bastante filosa… Parecía bastante peligroso, ¿cierto? Eso es lo que hubiera dicho cualquiera que hubiera visto la situación. Pero no. Baltazar se las había visto en ocasiones peores. Y sabía qué hacer. Movió sus manos, para desgracia del rival, que, en su brutal e inentendible brutalidad, acabó siendo rápidamente atrapado a la altura del codo por las suaves manos de Baltazar, que había arrojado al suelo el látigo en vista de que no lo iba a usar. Un movimiento en diagonal, mientras usaba la propia fuerza que tan amablemente le estaba cediendo el otro para descenderle el brazo hacia la altura de su propia cadera. Y desde ahí, con un par de movimientos de nuevo en diagonal, de forma tan rápida y a la vez coordinada con la fuerza que le daba el otro, hacerle descender y atraparle el brazo, ahora en el suelo. Baltazar sentado sobre sus rodillas. El rival totalmente tumbado e intentando escapar moviendo su brazo hacia atrás. Lo cual era por cierto, lo que justamente Baltazar quería. Porque en ese momento, con una mano sobre la muñeca del enemigo y la otra sobre su codo, procedió a la inmovilización por sí misma. Quinta inmovilización, Gokyo. Solo para armas. ¿Y qué causa un Gokyo bien ejecutado como el que había tenido lugar ahí? Primero de todo, un intenso dolor en todo el brazo del rival. Segundo, que no se pudiera mover. Tercero, no menos importante, la mano se abría, dejando que el arma que llevara se desprendiera por obvia gravedad. Ah, y que Baltazar a duras penas necesitaba fuerza para ello.

En cuanto terminó con eso, alzó la mano que estaba sobre la muñeca, sustituyéndola por su pie, que no dudó en presionar para que hiciera también daño e incrustara el filo en la mano desnuda del rival, con el correspondiente grito que salió de su garganta.

-…¿Alguno de vosotros dos… Quiere romperse la mano también? –preguntó, amenazante, mientras tomaba el látigo de nuevo del suelo con la mano que le había quedado libre- ¿Supongo que no? Quitadle las vendas a la niña y soltadla inmediatamente. O me cargo al amiguito aquí y ahora.

Lo que ha hecho Balta explicadito para gente que no es una friki de las artes marciales como yo (?
Baltazar Farnese
Baltazar Farnese
Demi


Mensajes : 129

Edad : 17

Empleo /Ocio : Rey rival de España, Italia, Portugal y Austria. Empero, por encima de todo, jefe de policía de esta ciudad.

Humor : Equilibrado. Meditativo. Presente...

Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] E0hm3n
https://sunflower.foroactivo.mx/t1739-ficha-servicio-lealtad-fe-baltazar-id#10327

Volver arriba Ir abajo

Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] Empty Re: Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese]

Mensaje por Coconut el Lun Ene 27, 2020 5:35 am


Nuestra dulce gatita no podía hacer nada más que escuchar aquella conversación, sabía que alguien había irrumpido en su secuestro, sabía que tenía posibilidades de ser rescatada, pero para que engañarse, era consciente de que quizá ese rescate no llegaría, quizá aquello que escuchan sus orejas no era más que una falsa esperanza que no terminaría en nada. Por suerte para ella su rescatador no era cualquiera en un intento desesperado por ser alguien, no se trataba de una persona común en busca de hacerse el héroe y fracasar estrepitosamente. De saber de quien se trataba probablemente Coco habría dejado de sentir miedo.

Aun totalmente desconocedora de la identidad de la persona que había irrumpido para rescatarla, para la gata aquello de lo que hablaba sonaba más como una especie referencia a un mundo ficticio que a un mundo tan real como en el que vivian pero años atrás. Pues exacto, Coco no sabía mucho de historia, ni de arte, tampoco era una especialista en cultura, sabía lo mismo que podía saber una gata que había pasado toda su vida junto a una mujer mayor, había escuchado muchas anécdotas sobre aquellos tiempos en los que todo era “mejor” pero jamás había tenido especial interes en ello, y ahora escuchaba a alguien más hacer referencia de algún tipo de pasado desconocido para ella.

Apenas podía comprender lo que estaba pasando a su alrededor, tan solo sonidos y algún quejido de uno de los secuestradores. Quejidos que sonaron un rato antes de que uno de ello recibiera aquella tentadora propuesta, soltar a la gata o sufrir la misma suerte que el que había sido inmovilizado por el ángel. Nadie parecía estar dispuesto en primera estancia a rendirse pues a sus ojos seguían siendo varios contra tan solo uno, así debió haber sido. El miedo y las dudas de aquel eslabón débil podría haber conseguido lo que el rubio buscaba pero no fue así, este se acerco a Coco usándola ahora como algo más que una mercancía, ahora era su seguro para salir de allí o al menos eso es lo que el mismo esperaba al poner una afilada hoja cerca del cuello de la felina. Su cuerpo se estremeció casi temblando de pavor ante de que su cola se pujase como si fuera una especia de plumero. En ese momento la gata solo deseaba cambiar de forma y salir huyendo...Por desgracia aun si llegase a hacer algo como eso nada aseguraría su escapada, por ello Coco solo se mantuvo quieta a la espera de una resolución donde ella no terminará como animal de contrabando o con una herida mortal en su garganta.


Off-rol: Gracias por el video, jajaja. Aunque con tu explicación pude hacerme bien a la idea.


Coconut
Coconut
Mensajes : 14

Gato Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] Empty Re: Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese]

Mensaje por Baltazar Farnese el Mar Ene 28, 2020 1:28 am

Mas, parecía que los actos que acababan de acontecer no eran del todo suficientes para amedrentar a esa panda de cantamañanas. Muy decepcionante. La muerte por tozudez era algo demasiado común entre los humanos, visto lo visto. Una verdadera desgracia. Porque no le gustaría acabar con la vida de nadie ese día, teniendo en cuenta que había una inocente de por medio que podía salir perjudicada. Y eso era algo que sí que no le agradaría. Ver a civiles damnificados por sus actos era algo que llevaba ochenta años sin pasar… Y no sería ese el primer día. Se había tomado eso como algo muy personal. Extremadamente personal. Le dio verdadera impotencia al ver a ese sucio criminal usarla como un escudo humano. Pero no podía arrojarse ahora con violencia, en vista del arma que estaba usando él. Lo que sí podía hacer era alzar las manos poco a poco, como si hiciera ademán de rendirse. Más quisieran ellos, por cierto.

-Está bien… Dejémonos de tonterías… Y soltadla
–aun con esas, su pie seguía incrustado en la mano del desgraciado que había osado atacarle. Y aun estando con los brazos levantados, parecía que estos seguían completamente relajados, de tal forma, que a la primera de turno, podrían bajar sin más- No lo voy a repetir una tercera vez. Vais a acabar muy mal si no me obedecéis en este mismo instante

Y obviamente, no lo hicieron. Era obvio que eso pasaría. ¿Qué otra cosa podía esperarse? Eran arrogantes. Tener a la víctima tan cerca les daba una supuesta ventaja estratégica que era más valiosa y con diferencia que la que tenía Baltazar de mientras. Una ventaja por parte del ángel que por cierto, a diferencia de la hembra, sí que oponía resistencia. Y mucha. Parecía un pescado revolviéndose sobre sí mismo. Lo cual no dejaba de ser gracioso e incómodo por partes iguales. Pero lo que le interesaba ahora era sacar de ahí a la dama con vida y si podía ser, en perfecto estado físico.

Es por eso que no podía flaquear ni un solo segundo. Y es por eso mismo que, en cuanto uno de esos dos idiotas dio la más mínima seña de relajarse también en vista de la recién adquirida pasividad del ángel, lanzó entre sus labios y una simple oración:

-Queda convocada la Dieta.

¿Qué es una Dieta? Era una reunión sumamente importante de clérigos durante el gobierno del Sacro Imperio en las tierras de lo que hoy sería Alemania y demás países cercanos. Y qué era la dieta a la que Baltazar se refería… Bueno. Imaginemos que unas pocas nubes en el cielo desaparecen, abrumadas por lo que parece ser un potentísimo fogonazo de luz, como un rayo. Salvo que ese rayo a un ritmo impresionante contra el suelo. Y que no es tanto un rayo como un gigantesco torrente de luz pura que con su mera presencia parece ser capaz de disipar toda la oscuridad cercana… Y aplastar a quienes se encuentren en su interior. En este caso, Baltazar y el resto, la niña incluida. ¡Pero oh, resulta que ni a Baltazar ni a nadie que no haya cometido pecados afecta! Es decir, en escasas palabras: los tres idiotas al suelo, totalmente inmovilizados por un torrente de energía que va en dirección al suelo. Y Baltazar pudiendo moverse como quiera dentro del torrente. En concreto, hacia la niña, a la que tomó de la mano con delicadeza, a sabiendas de que tal vez esa potentísima luz podía afectarle a la vista.

-Vámonos. Ahora. No estarán quietos siempre. No te asustes. No te voy a hacer daño. Acércate a mí poco a poco
Baltazar Farnese
Baltazar Farnese
Demi


Mensajes : 129

Edad : 17

Empleo /Ocio : Rey rival de España, Italia, Portugal y Austria. Empero, por encima de todo, jefe de policía de esta ciudad.

Humor : Equilibrado. Meditativo. Presente...

Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] E0hm3n
https://sunflower.foroactivo.mx/t1739-ficha-servicio-lealtad-fe-baltazar-id#10327

Volver arriba Ir abajo

Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] Empty Re: Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese]

Mensaje por Coconut el Sáb Feb 08, 2020 12:11 pm


¿Alguna vez la gana había estado en una situación similar? Jamás, Coconut había tenido una vida muy tranquila, y si por algún casual alguna vez había estado cerca de meterse en algún que otro lio había sido capaz de escaparse sin demasiadas dificultades. La joven felina no sabía pelear, ni si quiera era especialmente hábil en lo que a pelear o a improvisar se refería, sin embargo había nacido con un poder muy inusual, y para que engañarse con potencial para conseguir casi cualquier cosa. Si bien Coco podría haberlo usado de forma abusiva para conseguir lo que quería no era alguien ambiciosa ni avara, puede que a veces fuera egoísta, e incluso que refunfuñase para conseguir algo que quisiera, pero maldad, casí no cabía maldad dentro del corazón de la felina.

Se rindió, al escuchar las palabras del que a sus ciegos ojos vendados era su salvador parecía ceder, cierto, no tenía motivos más motivos que el hecho de que irrumpió entre los secuestradores para confiar en aquel desconocido, pero tampoco tenía ningún motivo para desconfiar, pese a que parecia aceptar parte de sus exigencias el tono de voz que usaba hacía que la felina aun mantuviera un apice de esperanza. Con sus orejitas bajas se mantuvo en silencio a la espera de algo más y eso llego, tras unas palabras cuyo verdadero significado escapaban a su entendimiento cerro los ojos con fuerza pues pese a tener los ojos cubiertos aquella intensa luz atravesó la venda que aun tenía

En el momento en el que escucho la palabra “vamonos” se quito la venda sin dudar ni un momento en tomar su mano para al instante apegarse a el incapaz de aguantar ni un segundo más, en el momento en el que se sintió a salvo, siendo ahora casi más consciente de la realidad que cuando estaba retenida las lagrimas recorrieron sus mejillas en un sollozo desconsolado más propio de una diña que del aspecto de mujer que tenía Coco. Sin mostrar las más mínima intención de separarse bajó sus oreja alzando la mirada en busca de observar con sus ojos llorosos a la persona que le acababa de salvar.-Gra...gracias-alcanzó a responder casi sin aire, apenas expresar su agradecimiento volvió a bajar la mirada llevando sus propias manos a sus ojos en un desesperado intento por limpiarse aquella lagrimas que parecían no parar de brotar una detrás de la otra, como si todo aquel miedo que había sentido hubiera estallado tras sentirse por fin a salvo.

Coconut
Coconut
Mensajes : 14

Gato Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] Empty Re: Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese]

Mensaje por Baltazar Farnese el Miér Feb 12, 2020 8:40 am

El ya tal vez un poco anciano ángel se mantuvo rígido en todo momento. No tenía miedo alguno, y eso lo quería dejar claro. Había estado frente a verdaderos criminales. Tener problemas para secuestrar a una simple mujer era prueba suficiente para él para demostrar que, por fortuna o por desgracia, no estaba precisamente ante nadie verdaderamente intimidante. Se desharía de ellos en ese mismo instante que la tuviera entre sus brazos. Y ese momento había llegado bastante rápido.

La abrazó con virulencia, con tal de sacarla de ahí cuanto más rápido pudiera. No paró de caminar hasta que se aseguró de que se les perdía en la noche a ambos. La furgoneta estaría ya a unos cien metros. En casi completa oscuridad, tendrían problemas si querían encontrarlos o tener represalias. Además, dudaba de que le pudieran memorizar de rostro estando en un ambiente así. No, más bien, dudaba de que le hubieran visto de más. Y eso, francamente, tampoco le importaba. En ese momento, pudo recuperar un ritmo respiratorio más corriente. Y en consecuente… Desprender ese aura calmada y angelical que tanto le caracterizaba. Tan contagiosa como sacra y benevolente. Para la gata sería como… Lo que fuera que sintiera ella como verdaderamente agradable. ¿Tal vez estar dormida dentro de una cajita al lado del radiador mientras su amo la acariciaba? Sí, por ejemplo. Cada persona lo percibía de una forma. Pero sabía que eso podía proteger a la niña, al menos emocionalmente. Darle una seguridad. Todo iba a estar bien.

Baltazar no se alejaría de ella. Pasara lo que pasara. Era su código de honor. Así se lo juró a Dios cuando tomó la vara del almirantazgo y así iba a seguir haciéndolo. Nunca dejaría a merced de la adversa y maquiavélica Diosa Fortuna a un inocente. Menos si ese inocente era una mujer. Y menos si era en un momento tan crítico y delicado. Le recordaba todo demasiado a Lepanto, a las horas posteriores a la batalla teniendo que socorrer a los civiles de las poblaciones aledañas. Mujeres y niños que los otomanos habían usado en un último intento como rehenes para intentar frenar el avance de la Liga. Aunque… En esa ocasión todo era por fortuna mucho más fácil.

-No te disculpes.
–fueron las primeras palabras que le dedicó a ella directamente, mientras que con su mano acariciaba el cabello de la contraria, en movimientos suaves y circulares, manteniendo el ritmo respiratorio más calmado que podía al mismo tiempo. Primero, sincronizándolo con el de ella y luego reduciéndolo poco a poco, intentando así que ella lo imitara- Solo dime tu nombre, ¿sí? Nadie te va a hacer daño. Soy Baltazar, Baltazar Farnese. Jefe de policía. ¿Estás herida? ¿Por qué esos hombres te han intentado hacer…? –tragó saliva, horrorizado ante las ideas que pasaban por su cabeza. Pero no. Era mejor no sacarle el tema a relucir a la niña todavía. De momento, tenía que hacerla ser consciente de que no estaba ante ningún enemigo- No respondas si no quieres. Da igual. ¿Quieres sentarte, ir hacia algún lado? No creo que desees seguir por aquí, precisamente
Baltazar Farnese
Baltazar Farnese
Demi


Mensajes : 129

Edad : 17

Empleo /Ocio : Rey rival de España, Italia, Portugal y Austria. Empero, por encima de todo, jefe de policía de esta ciudad.

Humor : Equilibrado. Meditativo. Presente...

Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] E0hm3n
https://sunflower.foroactivo.mx/t1739-ficha-servicio-lealtad-fe-baltazar-id#10327

Volver arriba Ir abajo

Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese] Empty Re: Sweet Cat has a Hero [Privado Baltazar Farnese]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.