Sunflower
What to do? —Priv. 9A1qiH6
LINKS RÁPIDOS
GRUPO DE DISCORDRECICLAJE DE TEMAS LIBRES Y ABANDONADOSDebilidades/Habilidades/Poderes y sus Limites.CIERRE DE TEMASPETICIÓN DE HOGARESREGISTRO DE GIFS PERSONALIZADOS

Servidor de Discord
Invitado
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 16 usuarios en línea: 6 Registrados, 0 Ocultos y 10 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Alik Xаос, Dominik Kage, Guthrie, Ianira Belrose, Ieilael, Masayuki

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 80 durante el Vie Sep 25, 2020 10:57 am
Últimos Temas

Últimos temas
» Please don’t bite [Priv. Jun'ichi Hōjō] [+18]
por Ieilael Hoy a las 5:34 am

» [Juego]La voz de tu personaje
por Aeolian Ayer a las 10:21 pm

» ¿Cual es mi destino? (LIBRE)
por Aeolian Ayer a las 10:09 pm

» [Privado] Dia de "Chopping" [Saanvi]
por Bushido Horuhe Ayer a las 9:08 pm

» Solo es cuestion de trabajo (Logan)
por Logan Smith Ayer a las 5:28 pm

» ¿Jugando a las escondidas? |Libre|
por Dominik Kage Ayer a las 5:24 pm

» Pure chance [ Priv Maximus ]
por Yerik A.L. Ayer a las 5:00 pm

» Do I know you? [Priv. Yerik]
por Yerik A.L. Ayer a las 3:51 pm

» I don't wanna hurt you [Priv Zachary]
por Derek Ayer a las 2:21 pm

» Ianira Belrose[ID][Terminada]
por Nanashi Ayer a las 2:04 pm

STAFF
Web Master
KANON
MP | Perfil
Administradores
Akali
MP | Perfil
Nanashi
MP | Perfil
Baltazar
MP | Perfil
Moderadores
Náyare
MP | Perfil
Cotta
MP | Perfil
Moderadores CB & Discord
Jun'Ichi
MP | Perfil
Ieilael
MP | Perfil
AFILIADOS

Hermanos
Crear foro
boton 150x60
Élite
counting ★ stars
Loving Pets
What to do? —Priv. VsVsPET
What to do? —Priv. OOFAPg8
NEON PARADISE
Sunflower
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento, a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.



What to do? —Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

What to do? —Priv. Empty What to do? —Priv.

Mensaje por Gin el Dom Feb 24, 2019 7:22 pm

Y no olvides llamar si algo ocurre… —le había dicho un superior antes de cruzar la puerta.

Gin soltó un sonoro suspiro hacia el techo ¿Por qué le dejaban a cargo a él? Le tenían demasiada confianza, ni él se daría una responsabilidad a sí mismo. Era obvio que con todas las cosas que pasaban dentro del Mercado él fuera el único trabajador allí adentro, pero sí que le habían encargado el lugar por 10 sólidos minutos. En diez minutos podían pasar muchas cosas y, en caso de cualquier emergencia, posiblemente no sabría cómo ayudar a otros a solucionarlo.
Pero bueno. El trabajo había que hacerlo, así que Gin se levantó para iniciar con los encargos que le habían dejado por mientras. Ordenó unos cuantos papeles, separándolos para que luego fueran revisados; revisó algunas cuentas, actualizó el catálogo de ventas y, finalmente, se armó de ganas (y valor) para su última tarea: Limpieza en la Zona de Castigo.

Regularmente aquella no sería una tarea asignada para su persona, pero dada la obviedad del caso, tuvo que hacerlo sí o sí. Se levantó, tomó un balde con agua, algo de jabón líquido, una escobilla y las llaves para abrir las rejas de seguridad. A Gin le gustaba limpiar, pero sólo había una cosa que le empujaba a no querer ir allá: No iba a estar solo.
Gin, con su boca tan pura y tan santa, comenzó a maldecir por lo bajo en todo el tiempo que le llevó llegar hasta allá. Abrió la reja, tomó una gran bocanada de aire, y entró.
Sí. Ahí estaba la mascota que, le habían dicho, era cosa seria. Era la primera vez que Gin interactuaba directamente con una mascota de Zomalpets, así que no sabía si ellas le odiarían, le querrían o les sería indiferente. Pero la advertencia del comportamiento de la mascota e, incluso, la falta de detalles de por qué había sangre en aquel lugar, le quitaban un poco la tranquilidad.

—Buenas tardes, limpieza —alargó el saludo como si fuera la mucama de un hotel. No iba a mentir, estaba tenso y nervioso, pero de alguna forma tenía que mostrarse que mandaba. Porque mandaba, ¿no?
Al fijarse, un gigantesco charco de sangre adornaba el piso y Gin tragó duro. Hacía años que no veía tanta sangre acumulada en un solo lugar—. Creo que el balde es la mierda más inútil que he traído —no se cortó a la hora de volver a maldecir—. Necesito una manguera.
Entonces fue de nuevo hacia la reja, buscó las llaves en su bolsillo y las introdujo en la cerradura… pero ¿Por qué era tan difícil girarla? Quizás necesitaba un poco de fuerza…

Un sonido metálico le alertó, se repitió a sí mismo que sólo estaba alucinando. Bajó la mirada, su mano ya temblaba mientras sacaba la llave partida a la mitad. La mitad que le faltaba, estaba hermosamente atascada en la cerradura.
¿Qué podía pasar en diez minutos? Normalmente nada. Con la pésima suerte de Gin: todo.

Se volteó lentamente, por fin fijando su mirada en el chico que lo acompañaba y, ahora, estaba encerrado con él en ese lugar sin saberlo. Desde ya se sentía estúpido por lo que iba a decir, pero no perdía nada con intentarlo ¿verdad?

—Demos el caso hipotético de que quieres huir de un lugar donde estés encerrado —está bien, eso sonaba malditamente irónico—. ¿Sabrías escapar de algún lugar con muchas rejas y sin llaves? —Juraba y re juraba que no intentaba de sonar sarcástico ¡Pero es que esa situación no le ayudaba a ser más audaz!

Gin
Gin
Demi


Mensajes : 25

Empleo /Ocio : Vendedor Mercado.

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1363-gin-s-id#7689

Volver arriba Ir abajo

What to do? —Priv. Empty Re: What to do? —Priv.

Mensaje por Etzatlan el Lun Feb 25, 2019 7:28 pm

Y aquí estamos. De nuevo en esta hermosa habitación de tortura. ¿Cuántas veces ya lo trajeron aquí? ¿Cinco o seis? Seguramente siete contando esta. ¿Pero alguien puede realmente culparlo? Por supuesto que no. No fue su culpa, al menos no esta vez, fue culpa de los idiotas que contratan a las personas encargadas de alimentarlos, porque no los alimentan correctamente. ¿No entienden que a él le gusta la carne cruda y en especial la humana? ¿Tanto cuesta darle un par de ojos de vez en cuando? Al parecer hay escases o algo así. Ya había pasado mucho tiempo sin comer correctamente y es obvio que no podría aguantar la tentación de arrancarle la mano a la persona que le entregó la comida ese día. Una pérdida de tiempo, su sabor era horrible.

Un tirón a su cadena lo trae a la realidad. Gruñe con molestia viendo a su castigador. Le ata de las esposas en su muñeca a una pared, definitivamente es nuevo en aquel lugar y no lo conoce porque no se preocupó en asegurarle también su cola que en esos momentos parecía de un lobo… eso o se creía tan superior que pensó que no necesitaría más precauciones que esa… y entonces siente el primer golpe. Aquello lo tomó desprevenido y fija su vista en aquel ser, por primera vez desde que lo sacaron de su celda respira profundo y su ojo se abre en sorpresa. Aquel olor… un humano. Sí. No podía equivocarse. Cierra el ojo ante el siguiente golpe. Un humano, definitivamente no uno normal, ningún humano normal podía tener esa fuerza, pero eso no importaba.

Nueve golpes. Llega el décimo y el joven Ahuizolt deja caer su cuerpo golpeado al suelo de espaldas a su agresor.
–No aguantó nada… ¡Ey! ¡No es divertido si no estás despierto! –El hombre se acerca y le patea la espalda dos veces. Intenta patearlo de nuevo pega un grito de dolor cuando la sangre empieza a brotar de su estómago, debido a una profunda herida que lo recorre de lado a lado, provocada por una larga cola terminada en una garra, misma que lo agarra del cuello y lo tira al suelo. Etzatlan se acerca a él con la calma y entre los gritos de dolor, terror y agonía de aquel extraño, el Ahuizotl le arranca los ojos y la lengua provocando que su presa se ahogue con su propia sangre. Guarda aquellos trofeos junto a la pared detrás de él y se gira para abrir en dos a su presa pese a sus esposas y empezar a comer lo más rápido posible. No tarda mucho en llegar un guardia. Lo último que recuerda es un gran dolor y caer inconsciente.

Al despertar sigue en el mismo lugar donde calló, la única diferencia es que ahora su cola también está encadenada a la pared, la regresa a una cola de lobo pero eso no sirve para aflojar aquellas cadenas que la mantienen sujeta, pero al menos no se dieron cuenta de sus trofeos bajo su cuerpo. Toma la lengua y la come cuando la puerta se abre nuevamente. Observa de reojo al recién llegado mientras mastica, lo movimientos y su voz le hacen saber que por el momento no está ahí para golpearlo. No entiende sus palabras, por lo que continúa masticando mirando a aquel sujeto con curiosidad.

Inclina su cabeza a un lado tratando de entender, pero solo entiende un par de palabras.
–Huir…. Ahí…. Metal abre.–Su voz suena joven y rasposa como si nunca la usara. Señala con uno de sus dedos ensangrentados al igual que toda su ropa y cara, la única salida de aquel lugar, la puerta que el joven extraño intentaba abrir y aquel pedazo de metal que sirve para abrir puertas sin darse cuenta que la llave está rota. Con calma ahora toma una esfera blanca y la mete en su boca, al hacerlo se puede ver el iris de color verde y la pupila. Lo muerde y saborea el sabor. Por alguna razón se sentía tranquilo. Tal vez porque en él el dicho:  “Estómago lleno Ahuizotl contento” funcionaba.
Etzatlan
Etzatlan
Demi


Mensajes : 19

Demonio Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/t1242-etzatlan-el-ahuizotl

Volver arriba Ir abajo

What to do? —Priv. Empty Re: What to do? —Priv.

Mensaje por Gin el Miér Feb 27, 2019 3:28 pm

Gin pensó que, al ser la zona de castigo, debería encontrarse con una criatura brutal, llena de odio, sed de venganza y con la que no se podía conversar. Pero, al menos por el momento, no era nada así. Hasta algo de ternura pudo darle cuando lo vio inclinar la cabeza antes de contestarle y, mientras oía las breves palabras del contrario, pudo fijarse mejor en las cadenas que le apresaban… ¿Era necesaria la cola también?
Alzó una ceja y miró la puerta que el muchacho le señalaba, entonces se limitó a sonreír levemente— Bueno, normalmente sí… pero supongamos que esta puerta no puede abrirse —se acerca un par de pasos intentando explicar el desastre que había causado con calma, por alguna razón ya no tenía miedo, pero tampoco iba a decir que estar encerrado allí no le resultaba estresante.

Se puso de cuclillas frente a él y entonces lo vio claramente, por fin pudo saber qué era eso blanco que el otro se llevaba a la boca. Un ojo. De repente, recordó los detalles que sus superiores le habían contado sobre cierta mascota, detalles que él apenas recordaba porque apenas se había dado el esfuerzo de prestar atención. Ahora el charco de sangre le hacía sentido, ahora muchas cosas le hacían sentido.
—Provecho —le dio un par de palmaditas en la cabeza antes de ponerse de pie con rapidez y caminar (casi correr) hacia la reja, agitándola con fuerza con ambas manos.
¿Cómo podría llamar a sus superiores si su teléfono había quedado fuera?

—¡Hey! ¿Hay alguien allí? ¡Soy Gin, necesito ayuda acá! —No iba a mentir, no le tenía miedo al muchacho en ese momento, pero sí que le preocupaba saber qué pasaría cuando le diera hambre— ¡Oigan, que la cerradura se jodió!
Silencio.
¿Dónde estaba el personal cuando se le pedía? ¿Enserio nadie se asomaba por aquellos lares a menos que fuera necesario? No podía creerlo. De defenderse probablemente podría hacerlo, pero siendo sinceros, quería evitarlo lo más posible. Eso de pelear a muerte, enseñar los dientes e incluso sólo transformarse le parecía un hastío del tamaño de un buque. “Ah, tampoco es que quiera morir”.

Volvió a suspirar, se sentó en el piso y miró desde allí al otro. Su espalda estaba apoyada en las duras rejas—Supongo que pasaremos un rato aquí… si te da hambre, avísame para poder salvar mi trasero a tiempo —aunque suponía que así no funcionaban las cosas. Sí, así de rápido se rendía, lo cual podía clasificarse tanto virtud como defecto, todo dependiendo del ojo del que lo viera…
—Ojo, eso es divertido —murmuró riendo para sí mismo. Miró de nuevo las cadenas del chico, éstas le producían incomodidad, disgusto y hasta algo de culpa— ¿No te duelen? —hizo gestos alrededor de su cuello simulando las argollas de metal.

Seguro dolían, o como mínimo incordiaban. Llevó la mano a su bolsillo, el llavero que traía las llaves de diversas puertas –incluyendo la rota– no tendrían la solución a aquellas basuras metálicas. Si intentaba debilitar el metal con fuego, probablemente lo quemaría con el calor. Entonces se tomó la cabeza con las dos manos, revolviéndose el cabello, y soltó un grito.
—¡¿Por qué estoy pensando en formas de liberarte si puedo morir en el intento?! ¡¿Soy idiota?! ¡¿Masoquista?! No, no,  no, no,  no ¡Seguro comí algo malo en la mañana! —Al final prefirió callarse, seguir gritando no le ayudaría en nada— Soy Gin —se señaló a sí mismo— ¿Tú? —esta vez fue el turno de señalarlo a él.

Gin suponía que, si eran capaces de hacer un “trato justo”, ambos podrían salir de allí pronto, enteros y felices. Sólo tenía que intentar convencerlo por las buenas.


Gin
Gin
Demi


Mensajes : 25

Empleo /Ocio : Vendedor Mercado.

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1363-gin-s-id#7689

Volver arriba Ir abajo

What to do? —Priv. Empty Re: What to do? —Priv.

Mensaje por Etzatlan el Jue Feb 28, 2019 2:17 pm

-No abrir. No salir. No huir.- Explica simplemente, parpadeando con su único ojo y mirando con curiosidad a aquel ser que se acerca hasta estar a pocos centímetros de él y lo observa comer. Aquellas palmadas en la cabeza lo toman por sorpresa, lo cual fue una suerte para el extraño porque pudo evitar que gruñera y tratara de arrancarle la mano de un mordisco.

Observa todo el show dramático de aquel ser, definitivamente se comportaba muy extraño, incluso por momentos le recordaba a los cachorros humanos, pero este no era un cachorro, estaba seguro que era un adulto. Aunque no entendía las palabras que gritaba, podía darse una idea de lo que intentaba hacer.
-Malos no venir… ocupados con muerto…- Explica y muestra su mano ensangrentada intentando hacerse entender del porqué los encargados no estarían cerca por un buen rato, al menos hasta que se encargaran del cadáver. Observa su mano y sin dudarlo empieza a lamerse los dedos tratando de limpiarlos. No se entretiene mucho con eso y observa con su único ojo nuevamente a aquel cachorro adulto.

Aunque no sabía hablar el idioma de los humanos y solo entendía unas pocas palabras, no era idiota. Se da cuenta perfectamente de la situación y empieza a evaluar posibilidades futuras. Por alguna razón la única puerta del lugar no puede abrirse, por lo tanto nadie puede entrar ni puede salir, eso significa que su tortura sufrirá un aplazamiento hasta que la situación se resuelva, lo cual puede llevar unos cuantos minutos una vez que los empleados noten la situación. Y es obvio que este cachorro adulto no quiere pelear en un futuro cercano o lejano, por lo tanto puede relajarse este tiempo, descansar y prepararse mentalmente para cuando arreglen la puerta.

Parpadea saliendo de sus pensamientos al darse cuenta que le está hablando y espera a que termine su extraño drama. Sí, definitivamente es un cachorro grande.

Se mira las cadenas en su muñeca.
-No doler.- Gira su cabeza para poder ver su cola de pelaje oscuro. -Molestar.- Afirma gruñendo levemente cuando al mover su cola no puede hacerlo con comodidad y las cadenas tintinean. Gruñe una vez más y suelta el aire por la nariz en un resoplido.

Gin. Esa es una palabra fácil para decir y recordar. Inclina su cabeza de nuevo hacia un costado.
–Gin.- Repite para después señalarse a sí mismo. -Etzatlan.- Por suerte su nombre es una palabra que puede decir y se le entiende bien. Aparta su mirada para dirigirla al suelo donde todavía le espera un ojo. Lo toma y lo hace girar en su mano, es lo último que tiene. Y probablemente el ultimo ojo que tendrá en mucho tiempo.

Suspira, haciendo notar su tristeza y cansancio por la situación que le toca vivir. Observa nuevamente el ojo y se lo mete en la boca. Lo mastica lentamente, con su ojo cerrado, para disfrutar de su increíble sabor, queriendo no terminar nunca de masticarlo, pero finalmente debe tragarlo. Su lengua pasa por sus labios y se acomoda contra la pared con otro suspiro.
-No haber comida.- Su ojo observa alrededor con aire aburrido.
Etzatlan
Etzatlan
Demi


Mensajes : 19

Demonio Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/t1242-etzatlan-el-ahuizotl

Volver arriba Ir abajo

What to do? —Priv. Empty Re: What to do? —Priv.

Mensaje por Gin el Dom Mar 03, 2019 9:11 pm

—Ah… suponía que sería algo así —se rindió ante la simple explicación rústica del otro. Sí, normalmente no andas rompiendo puertas, rejas ni medidas de seguridad.
Mucho menos si están especialmente equipadas para que seres de variadas razas no puedan escapar. E incluso, en el caso extremo de que pudiera abrir con fuerza bruta la puerta… ¿cuánto le descontarían de su sueldo por el destrozo? Tampoco era tan maldito como para inculpar a ese chico y que lo encerraran allí de nuevo. Porque no iba a mentir, a Gin no le gustaba nada ese lugar y, si estuviera encerrado solo, se habría hecho bolita y puesto a dormir para poder evadir toda la incomodidad que ese lugar le transmitía.

—¿Muer.. to? —repitió con una sonrisa, cuya esquina le temblaba levemente. Claro que había sospechado algún ataque, pero era otra cosa tener una “idea” a un hecho confirmado. Para ser alguien a quien le costaba comunicarse, parecía entender bastante bien lo que ocurría, lo cual facilitaba bastante las cosas. Por primera vez en los minutos que llevaban encerrados, fue capaz de ver las heridas del otro, entonces soltó un bufido— Bueno, supongo que lo merecía.

A Gin no le complacía el morbo, como a algunos de sus colegas sí. Él era vendedor, pero sabía que a algunos de los cuidadores les gustaba tener contacto con las mascotas simplemente para hacerse ver superiores, incluso si intentaban ocultarlo, era algo evidente.
Mira atento las cadenas del chico y alza una ceja ¿De verdad era necesario encadenarle la cola también? Bueno, él también tenía una cola (aunque nadie supiera) y sí que era jodido no poder moverla a gusto, sobretodo cuando te la tiran, pisan, golpean, etc.—Lo siento, no podré liberar tu cola —y no mentía, no tenía las llaves para ello—, pero si no duelen supongo que estarás bien por ahora.

—Etza…¿cómo? —el chico lo había dicho claramente, pero para alguien que en su vida había escuchado un nombre similar, le parecía casi un trabalenguas.—Eso —Alza su mano señalando el ojo— ¿Sólo te gustan de humanos? ¿O también cerdos, vacas y esas cosas?
Le daba curiosidad qué tan difícil podía ser alimentarlo, porque si no era tan difícil entonces ser quejaría de los cuidadores por buscarse ellos mismos sus desgracias. Aunque dudaba que le fueran a hacer caso… ah, comenzaba a aburrirse. ¿Por qué tenía esa manía de aburrirse tan rápido con todo?

—Oye ¿quieres ver algo divertido? —de hecho, ni siquiera estaba seguro de que fuera divertido, pero era mejor que no hacer nada. Gin enciende una llama azul en su diestra, enseñando que puede crear fuego sin mucho esfuerzo. Luego potencia la llama, se coloca de perfil a la vista del otro y finge que se la mete a la boca, apagándola a tiempo para no quemarse…
O eso creía, porque un mechón de su rebelde cabello comienza a soltar un olor sospechoso y Gin tuvo que apurarse a dar golpecitos para apagar la leve llama que pudo haberle dejado calvo de no notarlo. Se enderezó, exponiendo el fallido truco al chico y desprendiendo los pocos cabellos que sí se habían quemado.
—Tadá. —canturreó con total desánimo.— Esta es primera y última vez que hago algo tan estúpido. —Sentencia por milésima vez en su vida sin siquiera saberlo.
Gin
Gin
Demi


Mensajes : 25

Empleo /Ocio : Vendedor Mercado.

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1363-gin-s-id#7689

Volver arriba Ir abajo

What to do? —Priv. Empty Re: What to do? —Priv.

Mensaje por Etzatlan el Jue Mar 14, 2019 3:46 pm

Sonríe casi de una forma siniestra al entender lo que el cachorrón le dice. Definitivamente ese ser se merecía la muerte. Él será todo lo salvaje que sus captores quieran, pero no era un asesino a sangre fría, como todo animal se guía por instintos, en especial el de buscar alimento. Y como todo carnívoro sus presas terminan muertas, pero también tiene un gran instinto de supervivencia que lo llama más a pelear que a huir, por lo tanto, también puede matar si lo provocan demasiado. Y aquel humano se convirtió en contrincante y en presa al mismo tiempo.

-Etzatlan. –Repite para que pueda decirlo correctamente. No entendía por qué a las personas se les dificultaba decir su nombre, pero se había acostumbrado ligeramente. Sin embargo, su interés estaba en el joven frente a él. No lograba entender el porqué querría liberarle la cola. Desde que está en este lugar todos parecen querer su cola amarrada, imposibilitada de cualquier movimiento, y el hecho de que él quisiera ayudarle le resultaba demasiado extraño e… interesante.
Inclina su cabeza una vez más haciendo que sus orejas se muevan levemente dándole un aspecto tierno a pesar de su naturaleza.
–Comer carne… animales ricos… ojos, lengua, muy ricos… Humanos delicias…- Se pasa la lengua por los labios para enfatizar su gran placer por la carne humana. Tiene que pasarse la lengua de nuevo por los labios y tragar la saliva que se le acumula al pensar en el delicioso sabor de sangre y carne humana.

Su cabeza se inclina al otro lado cuando observa lo que el otro hace, sus orejas se ponen rectas y su cuerpo se tensa al observar el fuego, no es algo que en verdad le guste. Parpadea ligeramente sorprendido al ver que se traga el fuego, pero rápidamente la sorpresa es reemplazada por la alerta y preocupación al sentir el olor a cabello quemado. Cuando el otro se voltea y deja a la vista sus mechones chamuscados, la criatura suelta el aire por la nariz, en una mezcla de risa y resignación.


-Fuego peligro...- Chasquea los dedos y una pequeña burbuja de agua cae sobre la cabeza del otro para terminar de eliminar cenizas y posibles chispas que pudieran haber quedado, y al mismo tiempo revelando que puede controlar el elemento contrario. Definitivamente este cachorro puede ser un peligro para sí mismo si no se lo tiene vigilado.

Su ojo vaga por el charco de sangre en el suelo y termina en el balde olvidado del otro. Con un movimiento de su mano, un charco de agua empieza a llevarse la sangre hacia la alcantarilla que está en una esquina, limpiando el lugar.

Una vez limpio el lugar suelta un suspiro de cansancio y se recuesta en el suelo dando un gruñido de frustración. No tiene la misma energía de antes, todo gracias a sus captores, el simple esfuerzo por crear agua le provoca mareos y lo deja jadeante por unos cuantos minutos. Desearía salir de ese lugar, pero en su estado actual no logra encontrar una salida, y cuando los guardias averigüen y arreglen el problema de las rejas, su castigo iniciará y después de él, le será completamente imposible buscar una forma de salir. Su ojo se cierra mientras intenta relajarse para dejar de sentir que las cosas giran a su alrededor.

Etzatlan
Etzatlan
Demi


Mensajes : 19

Demonio Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/t1242-etzatlan-el-ahuizotl

Volver arriba Ir abajo

What to do? —Priv. Empty Re: What to do? —Priv.

Mensaje por Gin el Lun Mar 25, 2019 7:07 pm

Por fin Gin es capaz de ver una expresión en el muchacho que no fuera de seriedad, desconocía si se había acordado de algún chiste o estaban de acuerdo frente a la muerte de ese tipo x. Pero, esta vez, sí prestó el doble de atención cuando vio que el otro iba a pronunciar su nombre de nuevo.
—¿Etzatlan? —repitió en voz baja, dejando entrever con el tono su duda frente a la correcta pronunciación. Sin duda, era el nombre más particular que ha escuchado hasta ahora, y eso era bastante decir considerando que en su vida ha conocido muchas personas de distintos países y culturas. Al parecer, nunca es suficiente.
Gin alzó ambas cejas cuando las orejas de Etzatlan se movieron… era alucinante. Él no podía mover sus orejas, ¿cómo lo hacía ese chico? De cualquier forma, su apariencia se contradecía completamente con las palabras que salían de su boca— Ah, no es difícil alimentarte. No entiendo cuál fue tanto el problema —Para él sería una molestia, pero porque era un vago y no haría el trabajo de otros gratis, pero si su responsabilidad fuese la de alimentar a quienes estaban en venta, por supuesto que lo haría lo mejor posible. No para ser el empleado del mes, sino que para seguir vivo al final del día.— Eso se consigue en una carnicería.
Murmuró con una sonrisa leve. La imagen ensoñada del otro le hace comprender que los humanos son su categoría alimenticia favorita, lástima que no fuera legal. Bueno, aunque también Gin comprendía que los asesinatos se llevarían a cabo, aunque fueran ilegales.


Tras su fallido intento de magia, Gin comprobó una y otra vez que su cabello estuviera apagado definitivamente. Le aterraría tener que quedar calvo por un descuido tan tonto como aquel, y por preocuparse, se perdió un atisbo de risa por parte de Etzatlan. Sólo fue consciente cuando oyó sus palabras. ¿Le tendría miedo al fuego? Bueno, quizás sólo tenía más sentido común que el peliplata… ¡Todos sabían que el fuego era peligroso!
Lo que no se esperaba, era que una masa de agua cayera sobre sí, empapando cada cabello y eliminando de forma inmediata cualquier olor a quemado. Sus cabellos rizados e indomables ahora caían lacios sobre sus ojos, así que Gin se separó el flequillo para posar una mirada cansina al otro.

—Gracias, supongo —canturrea con falsa emoción. Los métodos de Etzatlan eran curiosos, no todos podían manejar el agua a esa distancia…— ¡Oh mierda, ¿manejas el agua?! —se peinó el flequillo hacia atrás, estaba genuinamente interesado en los poderes del otro. Quizás por eso su aversión al fuego… bueno, gracias a eso, Gin ahora no podría usarlo, aunque quisiera. Y ya era bastante raro que a Gin le llamara algo la atención.
Pero antes de que pudiera bombardear a Etzatlan con sus preguntas poco comunes, fue testigo del control que él tenía con su elemento. Dejando limpio en un santiamén lo que se supone que le correspondía a Gin. El peliplata soltó un silbido, dando rápidos aplausos. Pero se detiene cuando ve los resquicios y efectos que el poder causa en el cuerpo ajeno; quizás era normal. Quizás no.

A Gin no le extrañaría que fuera la última opción, después de todo, la alimentación y cuidado de ese lugar apestaba. No iba a hablar por todos, por supuesto, pero aún así existía.
—Hey, Etzatlan —lo llama calmo, sin dejar moverse de su lugar— ¿Quieres salir de acá conmigo? —ofreció.
Lamentablemente, Gin ya pensaba en romper la reja porque estar encerrado le generaba demasiado estrés y, con un poco de esfuerzo, sí podía hacerlo. Lo que siempre lo frenó, con la mano en el corazón, era su pereza y que le costaría al bolsillo. Si Etzatlan aceptaba salir, lo compraría, y eso también sería otro descuento… ¿cuántos dulces menos tendría para ese mes? —Bueno, la siguiente semana me pagan, así que tampoco es que tenga que aguantar tanto. —y era cierto, su vida solitaria y poco lujosa siempre le dejaba una que otra sobra de dinero para el siguiente mes. Con eso podría llevarse a Etzatlan.

—Romperé esto, pero… esto —divagó, enserio le era difícil ser más concreto— Con salir conmigo me refiero a vivir en mi casa, entiendes ¿no? —su voz no denotaba ninguna señal de nerviosismo o vergüenza, sólo hablaba como siempre. Era raro, apenas conocía a Etzatlan y, por lo que veía, era una responsabilidad mucho más grande que cualquier otra mascota, sobretodo para un irresponsable como él. Pero bueno, tampoco es que fueran a morir ¿no?


Gin
Gin
Demi


Mensajes : 25

Empleo /Ocio : Vendedor Mercado.

Hibrido Amo
https://sunflower.foroactivo.mx/t1363-gin-s-id#7689

Volver arriba Ir abajo

What to do? —Priv. Empty Re: What to do? —Priv.

Mensaje por Etzatlan el Vie Jun 21, 2019 7:17 am

-Etzatlan.- Repite moviendo su cabeza afirmativamente haciéndole entender que lo dijo bien.

Tras su demostración de poderes acuáticos siente su cuerpo algo pesado, recostado boca arriba se coloca un brazo sobre sus ojos para tratar de relajarse un poco más e ignora el entusiasmo que puede notar en la voz del peliplata. Sí, cada vez más está seguro que no se trata de un adulto, sino de un cachorro. Más las palabras de ese cachorro logran sacarlo de su estado de sopor. Se quita el brazo y gira su cuerpo de lado para poder mirarlo con ojos llenos de curiosidad, sorpresa y desconfianza. Parpadea. ¿En serio lo va a sacar de ese horrible lugar?... claro que, el vivir con él no es algo que le atraiga, seguir siendo una mascota, pero… estaría libre y nada le impediría una vez afuera matarlo y escapar.

Lo mira fijamente, como evaluándolo. No. No podría matarlo. Él no mata cachorros, es lo único que le es imposible matar. Bebes y niños. Por lo tanto solo huiría, pero eso significaría dejar al cachorro grande solo y en peligro, porque ya le ha demostrado que es un imán para los problemas y un peligro para sí mismo. No puede dejarlo a la deriva.


-Vivir con tu, sí.- Acepta sin dejar de mirarlo.

-¿¡Qué haces todavía aquí?!- Una voz lo saca de sus pensamientos. Del otro lado de la reja un hombre corpulento con un olor a sangre y muerte, los observa. Intenta abrir la puerta y se da cuenta de la cerradura trabada. Con un fuerte golpe, rompe la cerradura y entra para mirar al peligris con seriedad. -¿En serio estuviste todo este tiempo aquí encerrado? Al menos pudiste limpiar.- Dice con incredulidad. –Tienes suerte de que esta bestia no te matara. -

Etzatlan se pone furioso. Será una bestia despiadada pero nunca mataría a un cachorro. Y tampoco dejará que un ser repugnante como él esté gritándole al cachorro que se prometió cuidar. Un fuerte gruñido sale de su garganta mientras se pone de pie pese a las cadenas.

El nuevo castigador pone los ojos en blanco.
–Quédate tranquilo. Primero arreglaremos la cerradura y después te toca el castigo. –Le sonríe de forma maligna antes de volver a mirar a Gin. –Tu vete ya. Avisa que vengan a reparar esta porquería. Es como la quinta vez que se rompe. Hemos perdido a muchos empleados de esta forma. –Ríe entre dientes.

Etzatlan observa de reojo a Gin una última vez asintiendo levemente con la cabeza, tratando de decirle de alguna forma que se vaya, que acepta irse con él y que estaría bien. Tras esto se vuelve a fijar en su nuevo torturador y gruñe bajo. Al menos tiene algo más de tiempo antes de ser castigado de verdad.
Etzatlan
Etzatlan
Demi


Mensajes : 19

Demonio Pet
https://sunflower.foroactivo.mx/t1242-etzatlan-el-ahuizotl

Volver arriba Ir abajo

What to do? —Priv. Empty Re: What to do? —Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.