Sunflower
LINKS RÁPIDOS
GUÍA DE INICIOHISTORIA DE SUNFLOWERREGLAMENTOA CERCA DEL KOSEIGRUPO DE FACEBOOK¿BUSCAS AFILIARTE?

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ÚLTIMOS TEMAS

Últimos temas
» ¡Recicla y adopta un tema! [Revivir temas parados o abandonados]
por Kuroki Vie Oct 12, 2018 11:26 pm

» Shingeki no Kyojin RolePlay /Afiliación Élite
por Kanon Vie Oct 12, 2018 11:15 pm

» La locura... es una pasión que solo los locos conocen [priv.Hayley Queen(+18)]
por Joker Freakman Mar Oct 09, 2018 6:35 am

» ♣Paseo en familia♣ (Privado Anielka)
por Anielka Ivanovic Miér Oct 03, 2018 10:57 pm

» S.O.S - Descontrol en el parque de diversiones [Hayley]
por Hayley Queen Lun Oct 01, 2018 11:15 am

» Galletas gratis :D
por Lilith Joestar Dom Sep 30, 2018 8:14 am

» Explorando las isla, cementerio [Priv. Lezard]
por Lilith Joestar Dom Sep 30, 2018 7:53 am

» Crazy Date[Priv. Ibuki]
por ADD Dom Sep 30, 2018 12:03 am

» ¡Reto del ramen picante! [Priv. Add]
por ADD Sáb Sep 29, 2018 11:01 pm

» Poison and Metal[Priv. Naya]
por lezard Sáb Sep 29, 2018 9:40 pm

STAFF
KANON INOUE
MP | Perfil
KANON INOUE
MP | Perfil
AFILIADOS

Hermanos
Élite
Crear foro
Crear foro
counting ★ stars
Loving Pets
Lacim Tenebris
Boku no Hero ROL
Crear foro
bton 40x40
FINAL FANTASY: Zero
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento. Un agradecimiento especial a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.

Ésta ambientación está basada en el anime/manga de "Boku No Hero Academia" más se recalca la palabra "Basada" ya que nos reservamos el derecho a considerar qué cosas tomar del mismo como parte de nuestra ambientación, en pos del bienestar del balance del mundo, siempre para conservar un rol tranquilo y disfrutable sin injusticias innecesarias.


[Ficha] Aletheia Windeatt (¡FINALIZADA!)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Ficha] Aletheia Windeatt (¡FINALIZADA!)

Mensaje por Aletheia Windeatt el Mar Mar 14, 2017 7:44 am

♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞
BISEXUAL
TACHI
ZAIPHON: 1
INGLESA
19
MODISTA
UNVERSIDAD
PARAKISS
IA
VOCALOID
Aletheia Windeatt
♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞
Personalidad y carácter


Quizás el adjetivo que mejor podría definir a Leta es "extraña". A pesar de que todo aquél que la ha conocido poco coincidiría en decir que es una chica risueña, amable y increíblemente educada, como se esperaría de una señorita inglesa como ella, pero eso no es más que la actuación que pone en práctica para poder dejar ir un suave "Si me disculpáis, tengo un asunto que debo atender..." y así escabullirse de cualquier situación social. La verdad es que ella es en realidad extremamente introvertida (no tímida, para nada, de hecho es completamente lo opuesto a tímida, pero simplemente no disfruta demasiado de la compañía de otros). Disfruta de su tiempo en soledad y le encanta soñar despierta, no es difícil pillarla en algún momento en el que ha dejado volar su ente y se ha perdido en su mundo interior sin importarle lo que esté pasando cerca suyo: se podría decir que ella misma es su mejor amiga y compañía.

Eso sí, cuando, raramente, encuentra una persona con la que se sienta cómoda, no le importa echar con ella todas las horas que sean necesarias. Tiene cierto gusto por el humor sarcástico y por la provocación, pero lo que más disfruta es poder pasar tiempo en silencio con una persona, sin necesidad de tener que forzar una conversación, simplemente disfrutando de la compañía del otro. Cuando se siente cómoda si que es capaz de reír sinceramente como finge hacerlo con quien no lo está.

♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞
Gustos
Estar sola · El viento fuerte · El sonido de las máquinas de coser · Leer · El café y el te · Los duces · Coser · La gente tranquila · Pasear mientras escucha música · El invierno · Los gatos · Coser · El maquillaje, aunque casi nunca lo usa · Las cosas monas · La ropa extraña
Disgustos
Los lugares con mucha gente · El alcohol y el tabaco · Las personas dominantes y/o pretenciosas · El small talk · Estar sentada mucho rato · Los chicles de sandía · Tener que dar explicaciones · Hablar sobre su pasado · El calor extremo
♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞
Descripción física

Aletheia es una chica algo más alta que la media, pero no lo suficiente como para destacar por este detalle. Hace años solía tener un cuerpo musculado, pero con los años y la imposibilidad de practicar deporte ha acabado siendo simplemente una chica delgada con las curvas justas. Su pelo es de un color rubio cenizo e increíblemente largo después de haberlo dejado crecer durante años. Sus ojos son azules y su piel es fina y pálida, sin una sola peca en un lugar visible. Tiene un único tatuaje en la muñeca izquierda, τέχνη escrito en una fina caligrafía, pero que suele cubrir con su reloj o algunas pulseras. Le gusta llevar ropa algo extraña y cuando se maquilla (cosa que no hace en su día a día, sólo cuando sale o en ocasiones especiales), suele hacerlo también con colores poco comunes.
Imágenes:




♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞
Historia


¿Quién lo iba a imaginar, que aquellos gemelos elegirían justo esa fría noche de invierno para nacer? Nadie los esperaba, y quizá fue precisamente por eso que ocurrió esa triste desgracia. La pobre señora Windeatt, ya débil de salud desde hacía años, no fue capaz de superar el difícil parto y murió aquella misma noche. Su marido, el pobre, casi no tuvo tiempo de llorar su muerte, pues al mismo tiempo que ella se iba llegaban a su vida dos pequeños ángeles a los que debería cuidar y proteger desde ese mismo instante. Ella, la niña, a la que le dio el nombre de la personificación de la verdad en la mitología griega, creció fuerte y se convirtió en la viva imagen de su difunta madre, con la única diferencia de tener la suerte de heredar la salud de hierro de la que gozaba su padre. Pronto demostró su gran talento para la danza y su familia, que veía en ella un gran futuro, no dudó en darle la mejor de las educaciones para que pudiera dedicarse a ello algún día. Su hermano, por otro lado, heredó la condición débil de su madre. Sus frágiles pulmones no le permitían seguir el ritmo a su gemela, que parecía más llena de vida a cada día que pasaba. Pero eso jamás echó para atrás a la pequeña Leta, que parecía dispuesta a dar lo que fuera para proteger a su hermano. Los gemelos estaban tan unidos... Cualquiera que lo viera desde fuera no lograba jamás entenderlo. ¿Cómo podía ser que dos humanos tan diferentes se entendieran tan bien, casi como si compartieran una misma alma? El lao invisible que les unía iba más allá del entendimiento...

Los años pasaron, y mientras Aletheia había crecido convirtiéndose en un muchacha hermosísima, bondadosa y con un futuro brillante. Sus profesores de baile veían en ella un futuro prodigio, nadie dudaba de que muy pronto la danza dejaría de ser sólo su pasión para pasar a ser también su modo de vida. Su hermano adoraba verla bailar, no perdía oportunidad para escabullirse de sus aburridos exámenes médicos e infiltrarse a escondidas en la academia donde entrenaba su hermana, espiando por la puerta entreabierta, pues sabía que no se le tenía permitido estar allí, como ese ángel sin alas se deslizaba suavemente al ritmo de la música, casi como si fuera una sola con ella. Sentía que estaban tan unidas casi como ellos mismos.

Él, sin embargo, no tuvo la misma suerte. Así como la salud de la niña parecía mejorar con cada día que pasaba, la de él no dejaba de empeorar con el tiempo, casi como si ella le estuviera absorbiendo la poca energía que aún le quedaba. Con el paso del tiempo, llegó el momento en el que él prácticamente ya no tenía fuerzas ni para salir de casa. Pero ni siquiera eso consiguió que Leta se alejara de su hermano. Si él no podía salir fuera, entonces ella se quedaría dentro. A disgusto de su familia, Aletheia redujo sus horas de entrenamiento para pasar más tiempo a su lado, y cada vez era más el tiempo que ambos pasaban en la habitación de él, hablando o simplemente haciéndose compañía en silencio hasta que el sueño y la debilidad conseguían vencerlo. Ella no tardó en aficionarse a usar la vieja máquina de coser que habían instalado en el escritorio de su hermano por falta de espacio. A él no parecía importarle, incluso llegó a decir que el sonido de aquella máquina le relajaba. Pronto, cuando él empezó a perder el habla por la dificultad de respirar, aquél sonido se convirtió en la principal interacción entre los dos. Leta pasaba largas horas cosiendo todo tipo de prendas en la habitación de su hermano, mientras él, que no tenía forma de decirle cuánto agradecía su compañía, sólo podía toser dolorosamente y mirarla con ojos cada día más apagados. Jamás lo ingresaron en el hospital, él nunca quiso. Murió dos días antes de su décimo quinto cumpleaños.

La muerte de su hermano no fue ninguna sorpresa: era un hecho que había heredado la misma enfermedad que su difunta madre, incluso alguna rama peor de la misma, pero eso no cambiaba que la noticia le partió el corazón de tal manera que casi pudo sentir como si le arrancaran una parte de su alma, y quizá así fuera. Leta se prometió a si misma que no iba a desfallecer, que no iba a dejarse derrotar por la pérdida de su hermano. Si él había podido ser tan fuerte a pesar de saber que la vida se le estaba escapando de las manos, ella no podía ser menos. Con ese pensamiento en mente, construyó la fachada con la que se mostró ante todo el mundo. Leta decidió centrarse en su baile. Volvió a prolongar los entrenamientos. Cada vez pasaba más y más horas en la academia: cuando bailaba no pensaba, y eso era lo que más necesitaba en ese momento. Ella misma lo sabía, que se estaba sobreexigiendo, que debía parar o su cuerpo no aguantaría mucho tiempo más, pero aún así no se detuvo. No tardó mucho en ocurrir la tragedia.

Fue apenas un par de meses después de la muerte de su hermano, durante una de las cada vez más largas sesiones de entrenamiento. Un salto mal ejecutado llevó a un aterrizaje forzoso que torció el pie de Aletheia de una de las maneras más dolorosas posibles. La lesión era más grave de lo que pudo parecer a primera vista, Leta casi ni escuchó al médico cuando este le dijo que probablemente jamás podría volver a bailar.

¿Era eso el fin? En apenas tres meses había perdido su hermano y su futuro. Su alma estaba tan hecha pedazos que parecía que nada que hiciera podría repararlo. A sus quince años, la joven entró en un espiral de desesperación que sólo parecía ir a peor. Descuidó sus estudios, se juntó con malas compañías, se dio a la bebida y al tabaco a pesar de odiar su sabor y se entregó a cualquier hombre o mujer que quisiera tomarla en busca de algo de cariño. Nada de lo que le decía su familia parecía tener efecto alguno en ella: ellos no entendían, se repetía, ellos no lo habían perdido todo...

Unos largos dos años se alargó esta situación, hasta que un día un golpe fortuito, quizá incluso una ayuda venida del más allá, consiguió dar un vuelco a la situación. Otoño del año que Aletheia cumplía 17 años. Un fuerte viento soplaba, tanto que se recomendaba no salir de casa por peligro a salir herido por los árboles caídos y los objetos arrastrados calle abajo. En esa situación, encerrada en su hogar sin poder salir, Leta miraba la televisión en el salón de su casa. Habiendo acabado el aburrido programa que ni siquiera sabía porque seguía mirando, la chica apagó el aparato y volvió escaleras arriba, dirección a su habitación, dispuesta a echarse una siesta o lo que se le ocurriera sobre la marcha. De repende, pam, un golpe seco. El viento que entraba por la ventana abierta había cerrado la puerta de la habitación de su hermano. Se paró frente a ella unos instantes, antes de decidirse a entrar. Cuando su hermano aún vivía solía pasar largas horas en ese cuarto, y ahora ¿cuánto hacía que no entraba? Dudó. Sólo un vistazo, sólo un vistazo para cerrar la ventana abierta y recordar aquellos viejos tiempos. Ese poquito no le haría daño, ¿verdad?

Entró en la habitación con las piernas casi temblando. Todo seguía exactamente igual a como lo recordaba, ni siquiera el polvo se había acumulado en ese lugar. No, seguro que lo había hecho, pero su padre debía haberse ocupado de quitarlo. El tiempo parecía no haber pasado en la habitación: las sabanas azules, las estanterías llenas de libros extraños cuyo encanto ella jamás legó a comprender, el cuadro al óleo de una pradera que no habían visitado nunca... Y la vieja máquina de coser que ya nadie utilizaba. Casi lo hizo por inercia, el ir a sentarse delante de ella. ¿Seguiría funcionando? Rápidamente comprobó que sí, que aún podía utilizarse, y también que aquél sonido nostálgico la tranquilizaba más de lo que habría podido imaginar. Ah, que agradable. El traqueteo ruidoso de la máquina, el tacto de la tela escurriéndose entre sus dedos a medida que avanzaba, el movimiento hipnótico de la aguja que subía y bajaba... ¿En qué momento había dejado de apreciar todos estos detalles? En aquél momento, en aquella habitación, se sintió tan relajada como no lo había logrado estar desde hacía años, desde antes de aquél incidente que le torció la vida entera... Cuando quiso darse cuenta, la serenidad había vuelto a su vida a través de aquel viejo trasto de coser.

Su padre, maravillado por el cambio que el aparato había conseguido y por el hecho de que hubiera conseguido devolverle a su niña, la que ya creía que el destino le había arrebatado y no lograría recuperar, decidió hacerle a su hija el que creyó el más grande de los regalos, a fin de darle el empujón definitivo para su completa recuperación: una plaza en el prestigioso colegio ParaKiss, para que pudiera perseguir este nuevo sueño que ahora le devolvía la vida. Aletheia, al enterarse, se le dividió el corazón: por un lado anhelaba seguir adelante con esta propuesta, pero por otro lado eso significaría mudarse a Sunflower y abandonar aquél lugar que tanto le unía a su hermano. Después de mucho dudar, decidió aceptar el ofrecimiento de su padre, por él, por ella misma, y por el hermano por el que un día empezó a coser y ahora le ofrecía un nuevo futuro al que dirigirse.

Y así fue como Aletheia hizo sus maletas y comenzó su nueva vida en Sunflower, no sin antes hacerse un único tatuaje en su muñeca izquierda: τέχνη, el nombre del trozo de alma que perdió hacía años ya y que ahora volvía a sentir más cerca que nunca...


♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞
Extras

—Su nombre hace referencia a la personificación de la verdad en la mitología griega, y normalmente lo acortan como Leta. A su hermano gemelo le llamaron Techne (τέχνη en griego).
—Ella misma diseña y cose su ropa desde un par de años atrás. Hace poco abrió un pequeño negocio independiente y ahora de vez en cuando cose y vende prendas a medida a otras personas.
—Desde que tuvo el accidente no ha vuelto a intentar bailar ni una sola vez, pues tiene pánico a intentarlo y volver a hacerse daño.
—Para dejar de fumar, sustituyó el tabaco por hojas de menta secas y trituradas, y a día de hoy hacerlo se ha convertido en uno de sus pequeños placeres.
—Cuando se siente agobiada, sale a dar largos paseos sola para despejar su mente.
—Quizá por influencia de su hermano con el que pasaba tanto tiempo, se siente muy a gusto con la gente de apariencia débil, a las que siente que debe proteger.
—Le encantaría tener pecas en la cara...
♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞ ♜ ♟ ♛ ♚ ♝ ♞


Volver arriba Ir abajo

Re: [Ficha] Aletheia Windeatt (¡FINALIZADA!)

Mensaje por Aylen Dweist el Mar Mar 14, 2017 3:41 pm

Ficha aceptada.


  • No olvides pasar por los registros.
  • ¡Diviértete y disfruta tu estadía en SUNFLOWER.

avatar
Colegio Arte
Universidad


Pan


Edad : 25


http://sunflower.foroactivo.mx/t435-ficha-aylen-dweist-id#1933
http://sunflower.foroactivo.mx/t600-relaciones-actual-vida-islena-de-aylen-dweist
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.