Sunflower
LINKS RÁPIDOS
GUÍA DE INICIOHISTORIA DE SUNFLOWERREGLAMENTOGRUPO DE FACEBOOK¿BUSCAS AFILIARTE?

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ÚLTIMOS TEMAS

STAFF
KANON INOUE
MP | Perfil
Katsuki Bakugō
MP | Perfil
Deku Midoriya
MP | Perfil
Shōto Todoroki
MP | Perfil
AYLEN DWEIST
MP | Perfil
- En hiatus -

AFILIADOS

Hermanos
Élite
Bad Apple! Codes
Crear foro
Crear foro
Project Fear.less
Loving Pets
Devil Within +18
Lacim Tenebris
Boku no Hero ROL
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento. Un agradecimiento especial a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.

Ésta ambientación está basada en el anime/manga de "Boku No Hero Academia" más se recalca la palabra "Basada" ya que nos reservamos el derecho a considerar qué cosas tomar del mismo como parte de nuestra ambientación, en pos del bienestar del balance del mundo, siempre para conservar un rol tranquilo y disfrutable sin injusticias innecesarias.


[Libre] Una tarde por el parque, y para el frió un buen chocolate ♥ Libre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Libre] Una tarde por el parque, y para el frió un buen chocolate ♥ Libre

Mensaje por Invitado el Miér Ene 18, 2017 9:21 pm

Desde pequeña siempre había admirado la delicadeza de la nieve al caer, aunque el invierno no fuera precisamente su estación favorita de todas, ya que no era muy allegada a esa sensación al tener frió, no es que lo odiara pero era mas de preferir los lugares cálidos, como aquellos que pasaba en su casa con una buena taza de chocolate humeante, con su gorro de lana y sus calcetines hasta las rodillas, acomodada de frente a la ventana viendo caer aquellas impolutas bolas blancas y cubrir todo el lugar que se mantuviera estático por mas de un minuto, le gustaba y podía durar un largo tiempo en el mismo lugar observando como caían, mientras que su mano elaboraban diversos diseños que podía usarse en esa estación.  

¡Ese si que era un buen momento!

Mas no el que estaba pasando en ese preciso momento, en donde estaba comenzando a odiar con todo su ser a toda aquellas pequeñas bolitas que se empeñaban en caer sobre su cuerpo mojando aquella área donde reposaban, provocando a su pequeño y menudo cuerpo un frío incontrolable, mas aquellas que decidían caer y posarse en el suelo donde transitaba, haciendo de su caminar un tanto torpe y lento con tal de no caerse. Resoplo en un gruñido odiando el momento que decidió ignorar al noticiero de esa mañana, que indicaba nieve para esa tarde, y poniéndose un simple abrigo, bufanda y gorro de lana que cubría todo su rosado cabello a excepción de sus flequillos que caía en su frente, alegó que solo iba a comprar la tela que necesitaba para un nuevo proyecto del cual estaba trabajando y que ya estaría refugiada en su casa cuando esta cayera.

Pero claro esta, no termino comprando solo esa tela, y para ella los segundos fueron minutos y los minutos fueron horas y toda la ciudad estaba repleta de nieve y ella atrapada entre la misma. Sin contar de que ahora se sentía perdida, ya había caminado bastante y aun no llegaba a su casa y estaba segura que la salida al centro no había sido tan larga y que en ningún momento había pasado por un parque, que era justo donde ella se encontraba y ni idea de como había llegado,  pero como estaba cansada y con la manos entumecidas por el frío mas la bolsas que le hacían peso en sus manos, no dudo en apartar la nieve de una de las bancas del lugar - ¡Aaah! - exclamo al sentir el frió del hierro en  su cuerpo, pero igual se quedo en el mismo lugar - Joder, como me gustaría tanto una buena taza de chocolate caliente - expreso dando calor a sus manos con su propio aliento y mirando a su alrededor un gran parque de blanco impoluto, donde al parecer era a única del lugar.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: [Libre] Una tarde por el parque, y para el frió un buen chocolate ♥ Libre

Mensaje por Invitado el Jue Feb 09, 2017 9:49 am

"¿Frío? ¡No me impediría ir hoy a nadar, en absoluto!"
Cuando me levanté de la cama y miré por la ventana posicionando mis manos en la cristalera, abrí la boca entusiasmado, pues el contemplar tanto blanco se me hacía raro, pero no quitaba que fuese precioso. Me separé en aquel momento y, cruzándome de brazos, sonreí de medio lado. "Hoy cubrirán la zona de la piscina y habrán puesto la calefacción..." me dije, y tan feliz estaba que apreté los puños y los alcé hasta la altura de mi pecho. "¡Qué ganas de bañarme, qué ganas, qué ganas!"

Mi madre, que pasaba por la puerta y me vió de reojo, siguió su camino soltando: "Hoy estará cerrado, Kaname. No te hagas falsas ilusiones, cariño.". Mi rostro cambió a uno un tanto asqueado, pero señalando el lugar de donde provino su voz, exclamé decidido: "Eso piensas, mamá, ¡pero no quitará que vaya a comprobarlo en persona!"
De una manera animada, preparé la mochila con todos los objetos que solía llevar al centro de natación de mi antigua ciudad y, una vez listos, me vestí apropiadamente para salir. Colgando una única correa del macuto en el hombro derecho, salí de mi habitación con una tremenda calor y me dispuse a bajar para coger cualquier cosa y comerla por el camino.

"¿Ya te vas? ¡Pero quédate a desayunar, hombre!" decía mi madre mientras posicionaba su tostada en la mesa a punto de sentarse y comérsela. Yo ya andaba buscando algo en la nevera y la alacena. "Me hace ilusión ir hoy, mamá, no quiero llegar tarde y... ¡ah, esto! " comenté tranquilo agarrando una manzana y lanzándola al aire para volverla a coger al vuelo. "Ya te digo que es una pérdida de tiempo, Kaname. Está cerr-"
Antes de que pudiese decir más, mordiendo un par de galletas y, completamente mullido por el abrigo, gorro, bufanda y guantes, me despedí con un dificultoso "¡Adiós!", evitando en cualquier momento tirar lo que ya estaba empezando a masticar.
Salí a toda prisa sin intentar caerme al dar mis primeros pasos en la hundida capa blanca que cubría el asfalto. Hoy iba a ser un buen día, probaría la calefacción de la piscina, por lo que nadaría desde un principio sin pasar frío, ni siquiera salir, ¡sería genial!

"Está cerrado.". Mis ojos se abrieron como platos cuando el conserje me dijo aquello. "Cerrado... Espera, ¿eso significa que está cerrado? ¿No podré...?" le dije confundido como un tontaina despistado.
"¿Hacer deporte? No muchacho, hasta esta tarde no podrás." comentaba el señor mayor entre risas, consiguiendo que me marchara tras despedirme con una gran desilusión, tenía tantas ganas que...
Al parecer, la nevada de anoche no era realmente esperada, y el frío de los copos se apoderó del agua y los calentadores de afuera, por lo que hasta que no terminaran de "descongelar" todo aquello, me vería obligado a esperar. ¡Qué chasco!

Metí la mano izquierda por el hueco de la correa sobrante y empecé a llevarla correctamente. ¿Qué haría? No me apetecía mucho volver a mi casa ahora para tragarme mi poco orgullo ante mi madre y decirle que tenía razón, aunque fuese verdad. No, quería compensar la tontería que hice con algo, ¿que podría distraer al pequeño Kaname? Estaban las tiendas, el perderme entre la gente, el parque y... ¡el parque! Quería ir a ver como se encontraba el lugar y pasar de tener una imagen verdosa de todo el a una impresión blancuzca de árboles, césped y matorrales.
Cuando atravesé un poco más el barrio, crucé una tienda que podía vender algo caliente y, tras regresar unos pasos atrás, entré y compré un vaso de chocolate caliente, ¡olía tan bien! Venía tapado con una tapa blanca y un pequeño hueco por el que beber. Además de ello, para sujetarlo y no quemarme tenía una especie de recubrimiento de cartón, aunque los guantes que llevaba ya me protegían de por sí, pero me parecía bastante agradable el gesto. Salí después de haber pagado y, cruzando una calle, llegué a mi destino.

Tal y como supuse, todo era bastante bonito. Andaba mirando distraído a muchos lados dando mis primeros sorbos a aquel vaso, y para cuando quise darme cuenta ya me había salido del camino. No me importó mucho caminar por el césped a pesar de que anduviese un tanto mojado por la nieve depositada en el mismo, además, me estaba acercando a un banco y, de la misma manera, una temblorosa también.
Parecía que no se había coscado de mi presencia, y por curioso que pareciese, no había nadie más a mi alrededor, por lo que con más razón tendría que haberme visto. Se sentó en el lugar después de apartar la nieve del mismo y, al sentarse, exclamó, posiblemente por el frío que daba el asiento. Boté hacia atrás y con razón, no me esperaba que soltará aquel pequeño grito y me asusté un poco. Me quedé mirándola con interés por detrás, ¿por qué hacía aquello? Cualquiera diría que era una especie de acosador o algo por el estilo, pero tan solo me llamó la atención aquella muchacha, por el mero hecho de cruzar este inhabitado lugar, al igual que yo.

Cuando escuché su reclamo, me acordé de lo que estaba sujetando en mis manos. No era precisamente una taza, pero dejando de lado el recipiente, sí que tenía el contenido que ella pedía. Le volví a observar de reojo, de nuevo, con aquella mirada curiosa separando los labios levemente. Suspiré hacia mis adentros y sonreí como siempre solía hacer. Pasé por el lado del banco para estar, con suerte, en el campo de visión de la chica. Una vez me mirase a los ojos, sin saber muy bien cómo reaccionar, miré primero al banco y luego de nuevo, a ella. "¡H-Hola!" le dije levantando la mano con timidez, "No pude evitar escucharte y, ¡mira!". Le mostré lo que sujetaba con ambas manos, avanzando un poco más éstas. "Es chocolate caliente. No en una taza, porque no sería muy normal traer una taza al parque pero..." terminé riendo por la tontería que dije, "... es chocolate al fin y al cabo. No quisiera que te quedaras helada aquí, así que... ¿gustarías de compartirla conmigo?" terminé preguntando, ladeando la cabeza.

Antes de que me dijera nada, me dio por sentarme al lado suya, no muy pegado a su vera para evitar incomodarla. "¡Ah...!" exclamé de manera ahogada, "Sí que está... frío." dije refiriéndome al banco. Volví mi mirada a la chica de nuevo y le volví a sonreír cálidamente. Mis ojos brillaron por un instante, era una desconocida, sí, pero siendo como soy, al escucharle pedir algo que tuviese yo, no me iría sin antes compartirlo con ella.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.