Sunflower
LINKS RÁPIDOS
GUÍA DE INICIOHISTORIA DE SUNFLOWERREGLAMENTOGRUPO DE FACEBOOK¿BUSCAS AFILIARTE?

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ÚLTIMOS TEMAS

STAFF
KANON INOUE
MP | Perfil
Katsuki Bakugō
MP | Perfil
Deku Midoriya
MP | Perfil
Shōto Todoroki
MP | Perfil
AYLEN DWEIST
MP | Perfil
- En hiatus -

AFILIADOS

Hermanos
Élite
Bad Apple! Codes
Crear foro
Crear foro
counting ★ stars
Project Fear.less
Loving Pets
Devil Within +18
Lacim Tenebris
Boku no Hero ROL
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento. Un agradecimiento especial a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.

Ésta ambientación está basada en el anime/manga de "Boku No Hero Academia" más se recalca la palabra "Basada" ya que nos reservamos el derecho a considerar qué cosas tomar del mismo como parte de nuestra ambientación, en pos del bienestar del balance del mundo, siempre para conservar un rol tranquilo y disfrutable sin injusticias innecesarias.


[Privado] Probando límites [Donovan]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Privado] Probando límites [Donovan]

Mensaje por Crissalia Grissel el Miér Dic 21, 2016 11:43 pm

Definitivamente hoy era el día más agotador de mi vida y la razón es que ahora me pasé de la raya. Había empezado como un día normal, algo nublado pero nada fuera de lo ordinario. Decidí salir a ejercitar un rato, porque llevaba tiempo sin entrenar y mis habilidades estaban reduciéndose, ya no era tan veloz o ágil como antes, y toda esta falta de entrenamiento fue porque estuve muy ocupada, entre trabajo y escuela no podía salir a ejercitar como de costumbre, así que hoy era el día perfecto para agotarme hasta no poder mover ni un dedo. Suelo ser muy extrema cuando entreno, pues sigo haciéndolo hasta casi desfallecer, y esta era una de las razones por las que no muchos se atrevían a entrenar conmigo, a excepción de senpai, pero no lo he visto en un tiempo, por lo que ahora me encontraba descansando en un techo de una fábrica abandonada. El porque de mi presencia en este lugar es algo que, de cierta forma, me lo busqué. Digamos que mientras entrenaba vi a un grupo de hombres molestar a unas chicas y, como gata traviesa que soy, comencé a tirarles cosas y gritarles cosas en un lenguaje muy "floreado", cosas que no debería decir una dama. Y bueno, como era de esperarse...me persiguieron, así que había estado huyendo de ellos casi todo el día. 

Ahhhh, juraría que puedo escucharlos...esperen, los estoy escuchando de verdad. Me giré sobre mi espalda para poder acercarme al borde y poder observar mejor a mis perseguidores- ¿Dónde se metió esa mocosa? -decía uno que podría tener cerca de la edad de mi padre- Cuando te encontremos, vamos a divertirnos contigo -gritó un gordo horrible. Estaba tan cansada que ni siquiera pensé en controlarme y, ante esta provocación, hice lo que no haría si estuviera cuerda- Ni un cadáver putrefacto urgido de sexo querría "divertirse" con ustedes -grité desde mi posición, provocando que me observaran y comenzara nuevamente la persecución. Maldigo mi bocota y mi temperamento, pero por Zeus, no iba a dejarlo así como así. Luego de algunos minutos, el grupo se dio por vencido y se largaron de allí, dejándome saltando y festejando en un techo al que había subido gracias a mis habilidades casi felinas. Les seré honesta, no fue tan fácil como cuando estaba en forma, pero aún así logré hacerlo más fácil que ellos. Luego de esto seguí entrenando un poco más hasta volver a mi antigua condición, no estaba tan mal, sólo era cuestión de un día. Para cuando di finalizada mi sesión de entrenamiento, me dispuse a volver a casa y fui bajando del techo con grandes saltos, gracias parkour. Cuando estaba a un salto de llegar al suelo, vi un hombre en el punto donde aterrizaría, de modo que tuve que girarme un poco para no lastimarlo y caí a un lado, pero el aterrizaje no fue tan bueno y rodé un poco para quedar tirada boca arriba mientras me recuperaba de la caída-
 Deberías de tener cuidado -dije algo cansada y con un brazo cubriendo mi rostro en lo que intentaba reponerme-
avatar
Namimori
Instituto


Hetero


Femenino
Edad : 19

Localización : Donde sea, soy un gato libre


http://sunflower.foroactivo.mx/t36-siente-la-felicidad-de-ser-libre-a-tu-manera-id-crissi
https://www.facebook.com/monica.kiukiu
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] Probando límites [Donovan]

Mensaje por Donovan Craig el Dom Dic 25, 2016 3:53 pm

No sabía dónde se encontraba. Nunca había estado en esa área de la ciudad en la que ahora se encontraba deambulando cual gato callejero. Su costumbre de darse una vuelta en busca de silencio lo habían traído a lo que parecía una zona industrial un poco dejada, pero eso al peliverde parecía agradarle pues no pareció encontrarse a casi nadie y había conocido algo más de la isla que antes ni sabía. Quizás. Estaba claro que le gustaba mucho más el templo o el bosque dónde podía cazar pajarillos que acaban en su sartén u horno, mas este lugar tampoco estaba tan mal, si había polígonos podía comprar al por mayor y por lo tanto, más barato y más cantidad.

Con la mirada clavada en la nada y sus pies marcando el rumbo, escuchó a lo lejos unas voces varoniles que parecían maldecir o insultar, no prestaba mucha atención a las palabras en sí, lo que le hacía opinar aquello era el tono de voz molesto y cabreado que tenían, pues por lo que oía eran más de uno.

Si Donovan fuese consciente de sus propios actos y su ser, no estaría caminando a la dirección de los hombres, pues lo más probable es que acabara enzarzado en una violenta pelea o, lo peor que podía ocurrir, su amante despertara de su aletargado sueño en el que sumía dejando al joven unos segundos de tranquilidad y serenidad que sólo se veía irrumpida por ciertos momentos espontáneos, situaciones que el azar deseaba que cerrase sus puños para golpear algo o a alguien.

Al poco se encontró con el grupo de hombres cabreados que escuchó ir hacia su dirección. No tardarían mucho en estar uno frente a otros, y podían pasar tres cosas: o al irlandés se le caía otro tornillo y les aporreaba, o pasaba de largo o… Ella despertaba y arañaba hambrienta de sangre todo lo que pusiera, ya se tratase de los contrarios o de Donovan, su locura no hacia distinción de ningún tipo cuando despertaba, lo único que le preocupaba era destrozar, matar. Una sensación que llenaba el vacío interior del demente, un sentimiento que le calentaba su helado corazón de piedra.

Mejor no buscar lógica al porqué el militar golpeó sin previo aviso al primero que se cruzó con él. La lógica estaba fuera de juego, era inexistente si querías tratar con Donovan o intentar saber que pasaba en su cabeza, algo casi imposible pues se podía asegurar que ni el mismo chico lo sabía ni le prestaba importancia. A lo único que se podía estar seguro, es que se divertía cuando lastimaba a otros o tenía una buena pelea. Podía verse en la siniestra risa que ahora dibujaban sus labios mientras se peleaba con ese grupo de hombres. Pelea que no le fue difícil ganar debido a su entrenamiento militar, pelea que le dejó más de una magulladura y dolor en los músculos de los golpes recibidos; al fin y al cabo, le superaban en número, pero no en destreza y fuerza… o locura. En algún momento si había que mencionar que consiguieron cogerlo dos por los brazos mientras otro le asestaba varios puñetazos en el estómago; pero la victoria les duro más bien poco, pues el militar acabo deshaciéndose de quienes le retenían y pegar un buen cabezazo al que tenía delante.

Cuando finalizó la pelea en la que se había metido, continúo caminando sin rumbo dolorido pero sin quejarse lo más mínimo, sintiendo en especial el estómago arder de aquel momento en que lo cogieron. Tras un rato de caminata y mientras se limpiaba un poco de sangre que tenía en el labio, vio de reojo un cuerpo que cayó muy cerca suya hasta acabar en el suelo. Sin saber de dónde salió aquella pequeña chica, la miró con su inexpresivo rostro ahora manchado un poco de sangre por el labio y enseñando un moratón que empezaba a coger forma en una mejilla. – ¿Qué tenga cuidado? – Dijo sereno, tan sereno que no parecía ni siquiera la ironía que se podría interpretar en una situación así, pero no la había. – Eres tú la que ha salido de la nada desde arriba, en vez de aconsejar mierda a otros aplícatela primero a ti. – Continúo diciendo con aquella serenidad y sin reflejar absolutamente nada en su expresión, hasta su mirada era un abismo vacío a pesar del dorado color de sus orbes. – Estúpida mocosa… – Masculló para sí sin cambiar la expresión o tono.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.