Sunflower
LINKS RÁPIDOS
GUÍA DE INICIOHISTORIA DE SUNFLOWERREGLAMENTOA CERCA DEL KOSEIGRUPO DE FACEBOOK¿BUSCAS AFILIARTE?

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ÚLTIMOS TEMAS

STAFF
KANON INOUE
MP | Perfil
Katsuki Bakugō
MP | Perfil
Deku Midoriya
MP | Perfil
Shōto Todoroki
MP | Perfil
- En hiatus -
AFILIADOS

Hermanos
Élite
Bad Apple! Codes
Crear foro
Crear foro
counting ★ stars
Loving Pets
Lacim Tenebris
Boku no Hero ROL
Crear foro
REDEMPTIO●CITY
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento. Un agradecimiento especial a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.

Ésta ambientación está basada en el anime/manga de "Boku No Hero Academia" más se recalca la palabra "Basada" ya que nos reservamos el derecho a considerar qué cosas tomar del mismo como parte de nuestra ambientación, en pos del bienestar del balance del mundo, siempre para conservar un rol tranquilo y disfrutable sin injusticias innecesarias.


[Privado] El arte de meterse en líos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Privado] El arte de meterse en líos

Mensaje por Caesar Zeppeli el Vie Jul 01, 2016 3:28 pm

Lo bueno de ser nuevo en una ciudad es que nadie te molestaba, porque nadie te conocía. Lo malo de ser nuevo en una ciudad es que muchos ignoraban tu reputación y por eso decidían molestarte. Era una de las verdades de la vida, y aunque Caesar la había aceptado con todo su corazón, no dejaba de fastidiarle sobremanera.

El rubio mascullaba mientras cerraba el locker del club deportivo al que se había inscrito: había escuchado a un par de jóvenes hablar de él, dirigiendo sus sonrisas de sorna y desdén hacia él. Al parecer les molestaba que alguien con su aspecto se atreviera a usar los mismos aparatos que ellos; Caesar a duras penas podía creer que su presencia había ofendido a unos pandilleros a duras penas salidos de la adolescencia. Hacía unos años el pensamiento le hubiera dado risa y la emoción de la pelea le hubiera sacudido los huesos, pero ahora solo sentía un fastidio insoportable y unas ganas tremendas de volver a casa y olvidarse de todo.

Sus días de chico malo y de peleador de barriada estaban muy muy lejos, y no le causaba ningún placer recordar esa vez en que un hombre más grande y fuerte casi le arrancó la vida a cuchilladas. Por eso mismo intentaba evitar a los pandilleros mientras salía del lugar y se dirigía a la estación del autobús. Era una lástima que los pandilleros no pensaran lo mismo y hubieran decidido seguirlo entre los callejones detrás del club, gritándole y anunciándole que le iban a dar una paliza.

¿Le iban a dar una paliza por tener cara de modelo? Era el elogio y la amenaza mas ridículas que podrían habérsele ocurrido.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] El arte de meterse en líos

Mensaje por Anielka Ivanovic el Mar Jul 05, 2016 2:02 pm

Vivir en la isla más pacífica que jamás había pensado conocer no le resultaba para nada desagradable; Anielka tiene una buena vida, tiene una familia numerosa y sana, un fil esposo que no lo descuida ni por un segundo y una buena posición rutinaria ya que han sido reconocidos por la ciudad. Ser el "Papá oso" (Como ya le habían apodado algunas personas al verlo siempre con sus pequeños hijos) de la zona resultaba tener beneficios. A parte de verse la mayoría de las veces malencarado y agresivo, para sus vecinos resultaba ser alguien en quien confiar ya que si el ruso estaba cerca no ocurría ni un sólo acto violento. Otra de las ventajas es que sus hijos cada vez que salían al parque cercano o a comprar cosas en las tiendas siempre regresaban con cortesías que los mismos conocidos les daban por ser buenos niños y, claro por tener a Anielka de su lado.

La desventaja de vivir en una isla tan pacífica es que de alguna manera le hacía extrañar los a veces altercados de los bratvas buscándolos. No, Anielka no extraña ser un bratva; no cambiaría a sus hijos por nada del mundo y mucho menos ponerlos en peligro por un capricho como lo es la buena pelea y demostrar quién es el alfa en la zona. Pero lo cierto es que sí extraña ponerse en forma; no se ha descuidado para nada pues Ani y sus dos hijos mayores, Andru y Kayro suelen acompañarlo al bosque y trpar cual simios la mayoría de los árboles. Anielka dedica mucho tiempo al ejercicio y a la vez a pasar tiempo con sus hijos; no por nada es el amo de casa.

Por desgracia, la temporada de lluvia ha azotado fuerte en la isla y aunque para el ruso no resulta una complicación salir al bosque hasta quedar empapado, no le apetece salir mucho tiempo porque sus niños se han enfermado e insisten en querer salir con él al bosque.- Es peligroso. -Le dijo a sus hijos que ya se preparaban con abrigos y cubrebocas.- Además, no iré al bosque; voy a ir a otro lugar. -Se despidió dándoles una palmada en la cabeza y cerró la puerta tras de sí. El día se encontraba nublado y húmedo; señas de posibles lluvias en las próximas horas. La buena noticia es que Anielka ha encontrado un lugar bastante entretenido para alguien como él.

El sport club, un lugar donde tienen instalaciones para actividades extremas como rapel y una serie de juegos de pesas bastante pesadas para los más osados; quería probar qué tan resistentes eran sus instalaciones y si le gustaba tendrían un cliente más para la Sport Club. Llegó por una calle lateral pues en un principio se había perdido un poco pero con pedir indicaciones logró de hacerse la ruta; pensaba entrar hasta que algo llamó su atención y dirigirse a un callejón al lado del edificio.
Un grupo de hombres, cinco a lo mucho perseguían a otro que les ignoraba en toda la extensión de la palabra. Éstos sujetos le gritaban amenazas, no era asunto de Anielka y decidió dejarlo a su suerte hasta que una palabra taladró la mente del agresivo ex-bratva: Mafia
Cualquiera hubiése huido, cualquiera menos él que en menos de darse cuenta ya había estampado a uno de ellos contra la pared sujetándole el cuello; lo miró con su único ojo y su expresión asesina intimidó al mismo tipo que pataleaba tratando de zafarse de su agarre. Los otros se giraron inmediatamente sorprendidos por la agresividad del extraño hombre.- ¿Pero qué cojones? -Profirió uno de ellos sacando una navaja.
avatar
Ciudadano
Residente


Demi


Localización : Cuidando a mis hijos


http://sunflower.foroactivo.mx/t339-ficha-anielka-ivanovic
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] El arte de meterse en líos

Mensaje por Shio Fujiota el Miér Ene 17, 2018 3:12 am

El sol apenas se asomaba, el reloj marcaba pasadas las nueve de la mañana, debería haber amanecido con fuerza, iluminando todo el cuarto pero el cielo estaba cubierto de aquella manta gris, característica de esta época fría del año. Di unas cuantas vueltas en la cama, tres pequeñas bolas peludas se movieron bajo estas, una de ellas maulló buscando lamer mi nariz para despertarme, solicitando el desayuno que estaba retrasado.

Pero no quería levantarme hoy y al parecer los tres gatitos hermanos se habían dado cuenta de que su dueño no tenía intenciones de levantarse por lo que rápidamente comenzaron a caminarme por la cabeza hasta que ganaron la batalla y termine levantándome. Tenía todo el pelo parado, alborotado como mi humor en ese momento, eran unos tramposos, yo no podía gritarles para asustarlos y ahuyentarlos, en cambio ellos si podían maullar con fuerza, mis tres mosqueteros; me quede mirándolos devorar al atún que les había servido en sus platos.

Después del café con tostadas deje el pijama, la cama y a los tres enanos atrás. Ahora estaba camino al Sport Club, no había día que no fuera, pero tampoco había día que no me diera pereza ir, eran dos horas que pasaba allí, no tenía una rutina exigente, pero necesitaba estar en forma si quería usar mi potencial al máximo. Desde que había llegado a la isla me había ido cruzando con personas que lograban enseñarme o hacerme pensar, cambiar algo importante de mí y crear nuevas canciones como nunca antes había hecho.

Una vez que entraba en el lugar y me ponía los auriculares, comenzaba la rutina y todo el mundo desaparecía, si me hablaban no me enteraba, o más bien me hacia el que no escuchaba, más sin embargo siempre estaba observando, el encargado del lugar solía perder su tiempo ligando con algunas de la chicas que venían, pero ellas nunca le devolvían el coqueteo, el chico rellenito que sudaba esperanzado de que en la próxima semana estaría en forma, pero solo venia una vez a la semana, luego estaba ese chico nuevo que hoy parecía haber despertado cierto interés en el grupo que solía molestar a los que creían podían serles una molestia, su falta de neuronas era una molestia, una lástima que no se dieran cuenta.

Y todo marchaba como todos los días, solo que algo cambio, algo hizo que una pelea se iniciara, una nota nueva en la eterna y aburrida canción del gimnasio. No había visto nunca a ese hombre por allí, pero al parecer algo había alterado la monotonía del lugar, no necesitaba quitarme los auriculares, podía leer los labios de las personas tan bien como los movimientos corporales y no me habría metido pero suspire, sin poder evitarlo, deje de hacer abdominales y aprovechando el viento del viejo ventilador mis manos se movieron, mi poder era invisible, sutil y silencioso, como si de un fantasma se tratara.

De un segundo a otro el cuchillo en la mano de aquel tipo se sintió como si pesara más que una de las mancuernas más grandes del gimnasio obligándolo a soltarlo al no poder sostenerlo, naturalmente insulto y miro el cuchillo tan asustado como ahora miraba al tipo del parche, el resto era cosa de él, podía notar que los tenía bajo control, solo me quede mirándolos a la distancia, no necesitaba acercarme mucho para interferir.

Y la verdad es que hace ya varios días ese grupo de tontos venia molestando demasiado, así que si les daban una paliza… quizás se les acomodaban las neuronas, aunque lo dudaba con tipos como ellos. Abrace mis piernas mirando Atento la situación, el chico que antes había sido molestado interferiría para ayudar al tipo del parche? Lo dudaba, quizás solo siguiera ignorando la situación.

Entonces note que el encargado del lugar se percataba de que algo no iba bien, así que tire unas cuantas pesas lejos de allí, llamándole la atención por los gritos del gordito que se había asustado por el lio, su atención se desvió dejando a la pieza principal actuar libremente.


- Hey te parece divertido esto?? – la voz de uno de los compañeros del matón hizo que levantara la mirada, tal vez estaba mirando muy fijamente la situación. Me encogí de hombros, no me intimidaba su manera de encararme, eran predecibles. Pero tenía que admitir que no me había percatado de que uno se me había acercado tanto.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] El arte de meterse en líos

Mensaje por Anielka Ivanovic el Lun Feb 05, 2018 1:50 am

Está descontrolado y no le importa en absoluto el sitio en donde se encuentra, lo único que quiere es golpear y asediar a los sujetos que le parecen una amenaza; ya después se tomará la libertad de calmarse y de verificar si aquello de la mafia es en contra suya o de alguien más. Como sea, aún sujeta a uno de ellos por el cuello mientras el otro sujeto, el que ha perdido la navaja se disputa entra atacarlo a puño limpio o en buscar la susodicha arma punzocortante; como sea, se detiene y tiembla porque no sólo se ha sorprendido por la pesadez del arma sino por la mirada asesina de Anielka quien prácticamente le dice [/i]"eres el próximo, morirás"[/i] con ése ojo afilado.

Quizá fue suerte o quizá no tanta pero ése sujeto opta por huir con el rabo entre las piernas dejando al atrapado por el agarre del ruso, y Anielka aprovecha ésto para asestarle un fuerte golpe en la boca del estómago y dejarlo knock out en dos segundos. Qué importancia tiene si puede dejarlo ahí en el suelo con los ojos en blanco luchando por jalar aire. Demasiadas emocientes conjuntas en un sólo momento y el cuerpo del ruso sigue temblando por la exitación que le ha producido el altercado, pero no es bueno pelear o al menos no en situaciones como ésas donde por fín su lado racional se activa y comienza a pensar que realmente todo pudo haber sido una confusión y que el hombre se ha inmiscuido en una pelea que no era suya. A saber si luego tendría que lidiar con un estúpido grupito de pseudo mafiosos. Pues esperaba a que no sucediera nada, pues no quería arriesgar la integridad de su familia y su nueva vida en Sunflower.

Pensó en retirarse, en regresar a casa y volver a trepar por el bosque donde no tendría que lidiar con ninguna persona indeceada, pero una vista que logró captar con su poco campo de visión le hizo girar el cuerpo y avanzar con imponencia hasta donde un chico pelirrosado parecía ser asediado por el faltante del estúpido grupo de malechores.- ¿Algún problema? -Resonó la voz gruesa del ruso quien acortó la distancia casi pisándole los talones al hombre.- Lárgate. -Poco faltó para que aquel patético ser terminara por orinarse encima, por suerte no pasó y sólo asintió con la cabeza retirándose.

¿Te encuentras bien? Sus manos aún temblaban, apretó los puños esperando relajarse un poco; sin embargo su mirada seguía observando todo a su alrededor, ya había ocasionado algo de distrubio en el lugar y si no quería terminar betado de ahí lo más conveniente es mantener un perfil bajo, pero no distraído. ¿Podrías evitar decirle a alguien lo que sucedió? Esperó por una respuesta, aún con el rostro consternado y la mirada fija en dirección donde habían salido huyendo los sujetos.
avatar
Ciudadano
Residente


Demi


Localización : Cuidando a mis hijos


http://sunflower.foroactivo.mx/t339-ficha-anielka-ivanovic
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] El arte de meterse en líos

Mensaje por Shio Fujiota el Lun Feb 05, 2018 10:09 am

Mi mundo se regía por dos colores cuando tenía que actuar en situaciones de este tipo, o era rojo muy malo o era azul muy indiferente, como si fueran los colores de mis ojos, intentaba siempre controlarme cuando estaba por cruzar al rojo porque por lo general terminaba con alguien muy herido o peor, casi como en este momento, en que enojado, porque me había venido intimidar aquel tipo, había comenzado a mover el aire alrededor de mi con la clara intención de tomar cada una de las pesas que tenía cerca para dispararlas con fuerza contra el hombre.

Pero dejaron de vibrar haciendo un pequeño ruido seco al caer que distrajo al ser molesto, lo que provoco que la voz del tipo enorme lo tomara por sorpresa haciendo que casi saliera corriendo llorando por su vida, sonreí entre agradecido y aliviado porque tal vez unos segundos después habría cometido un gran error. Me puse de pie sacudiendo mi ropa, levantando la mirada hacia el hombre, era más alto de lo que creía. Asentí para dejarlo tranquilo de que me encontraba bien, de reojos mire por el espejo a ver donde estaba el tonto encargado del lugar, pero seguía asistiendo el desastre que había provocado lejos con las pesas.

Tome mi celular y tipie rápido, ya me había acostumbrado a que nadie entendiera las señas al intentar comunicarme – “podría… decir algo pero no quiero terminar como los otros… es broma descuida además yo también tuve algo que ver” – extendí mi mano en dirección a donde minutos antes había asustado al de la navaja, objeto que había olvidado y ahora estaba en mi mano, la gire en entre mis dedos y la cerré guardándomela en el bolsillo, tenia lindo peso, un pequeño recuerdo – “aquí no paso nada” – le mostré de nuevo el celular mientras sonreía.

No era tan tonto como para intentar sacarle algo a aquel hombre que media el triple de lo que media yo, no sabía cuál era su Kosei y no parecía ser muy amigable al principio, tal vez era la persona más linda y cariñosa del mundo, pero hasta que no lo sabía, hasta que no lo analizaba y descubría todo o casi todo de él no me arriesgaba. Mientras tanto actuaba como siempre, dulce y con una sonrisa tierna en mi rostro, no quería problemas o sí?

- “aunque no debiste provocarlos, ni hacer lio… de no ser por el problema que tiene el dueño con las maquinas de allá, habrías estado en problemas”  - le señale con la cabeza al pobre encargado intentando levantar la pesa de una de las maquinas, desesperado por liberar a uno de sus clientes, pobre, ya me había reído bastante de él, además gracias al grandote había tenido la excusa perfecta para molestarlo, me caía mal el profesor de este horario a decir verdad. Pero ya había sido mucho así que libere la pesa y el pobre respiro aliviado ayudando al atrapado.

- “te sientes bien?” – pregunte al ver su rostro consternado aun, miraba hacia donde se habían ido todavía, no sabía si quería ir a buscarlos o temía que regresaran con más y no debí decir eso porque ahora por esa puerta no entraban los tres de antes, ni seis, sino nueve de ellos, los tres anteriores señalando hacia adentro donde estábamos nosotros.

Enserio!?  Cuál era el problema de estos chicos?!  Es que no podían simplemente rendirse y quedarse con esa felices por haber sido humillados y ya? Ahora estaba completamente seguro de que esto se iba a ir de las manos, pero era problema de él o del club deportivo de ultima, el profesor se acercaba para ver qué pasaba al mismo tiempo que escuchaba decirle a uno – es el grande, esta con el otro, creo que es importante con él porque lo protegía – ok no… ni siquiera lo conocía!!! Sabía que tendría que haber ido por un helado en vez de venir a hacer gimnasia!

Suspire mirando al grandote frente a mí y le tome de la muñeca, haciendo que algo de energía recorriera su brazo como cosquillas, llamándole la atención para que me mirara, quería advertirle que no hiciera ningún movimiento, iba a ser error de ellos atravesar esa puerta, y en realidad solo me bastaba con que uno solo me mostrara su Kosei para poder usarlo en su contra sin que se diera cuenta siquiera de lo que estaba pasando. Porque al igual que yo, mi Kosei también era silencioso, era el mismo aire que respiraban lo que usaba y la energía que por este viajaba.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Privado] El arte de meterse en líos

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.