Sunflower
LINKS RÁPIDOS
GUÍA DE INICIOHISTORIA DE SUNFLOWERREGLAMENTOA CERCA DEL KOSEIGRUPO DE FACEBOOK¿BUSCAS AFILIARTE?

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ÚLTIMOS TEMAS

STAFF
KANON INOUE
MP | Perfil
KANON INOUE
MP | Perfil
AFILIADOS

Hermanos
Crear foro
Élite
Crear foro
Crear foro
counting ★ stars
Loving Pets
Lacim Tenebris
Boku no Hero ROL
Crear foro
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento. Un agradecimiento especial a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.

Ésta ambientación está basada en el anime/manga de "Boku No Hero Academia" más se recalca la palabra "Basada" ya que nos reservamos el derecho a considerar qué cosas tomar del mismo como parte de nuestra ambientación, en pos del bienestar del balance del mundo, siempre para conservar un rol tranquilo y disfrutable sin injusticias innecesarias.

RESUMEN

Sunflower, ciudad estudiantil situada sobre tierra magica en donde su principal atractivo es el zaiphon, poder que puede llegar a convertirse en la mejor arma dentro de este lugar. Invocaciones, ataques de fuerza, dominio de elementos y mas se puede encontrar dentro del repertorio de cada uno de los habitantes de esta calida isla. Dividida en dos grandes academias; Namimori, orgullo de los habitantes por su increible nivel academico en donde para pertenecer a ella tienes que tener un gran sentido justicia y pertenencia pero sobre todo valorar el esfuerzo de estar en una academia como esta por meritos propios. Y Miyabigaoka, con su magestuosa infraestructura en donde para poder ingresar solo se necesitan mas de seis ceros en la chequera o bien un cerebro bastante prodigioso, ambas escuelas con su respectivo consejo estudiantil y su poderoso club de zaiphon encargados de salvaguardar los intereses de cada una y cuidar el tesoro mas preciado de la isla, las gemas que dan el poder a Sunflower, los "Ojos de Mihkail y Raphael" cada uno resguardada por una institucion, pero no se confundan no todo es como se pinta en ambas escuelas... Así mismo como toda ciudad no solo se conforma de centros educativos de alto nivel, igual se puede encontrar toda una ciudad con pintorescos lugares en los cuales propios y extraños se pueden recrear de una y mil maneras diferentes. Elegir una academia es elegir un bando, y por tanto defenderlo y estar orgulloso de ello, solo queda preguntar a cual pertecenes tu.


Día de compras [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Día de compras [Libre]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 29, 2015 7:55 pm

El día de hoy era para ir de compras, o eso le dijo su madre antes de salir de su mansión. Armada con una tarjeta de crédito en su bolso de tela beige, vestida con ropas sencillas (una falda simple café que llega a sus rodillas, sus típicas medias altas negras y botas también marrones, ademas de un abrigo blanco, que había elegido cuidadosamente y decidido era el mas simple también) y algo de efectivo, caminaba por las calles de la Cuadra Pear en camino  hacia el centro comercial en la Cuadra Apricot. Como siempre, le daba nervios el acercarse a esta zona por el simple pensamiento de que un error, o que descubrieran que era de Miyabigaoka iniciara una discusión verbal, o peor, física. Pero era otra oportunidad para tratar de encontrar a su perdida amiga Lily ademas de que le agradaba la gran variedad de artículos en el lugar ''Aunque sean un tanto baratos''. Paso al lado de la tienda en que sus padres pensaban iría la joven dama, Parakiss para ser exactos, continuando hacia su destino. No le agradaba el mentir, pero decirle a sus padres que iría a donde dominaban los Namimori no seria buena idea tampoco.

Luego de el aproximado de unos treinta minutos caminando, llego al fin ante el instituto rival, observándolo de lejos, curiosa de como seria las instalaciones adentro, las aulas, los profesores... todos decían que seguramente las paredes estaban podridas, o que había ladrones entre sus estudiantes, pensamientos que la gente de clase social alta usualmente tenia de los demás bajo ellos. Suspiro, ''Pero lo veo como cualquier otro... al menos de lejos'' y levanto la mirada, ya estaba cerca de su destino. Ingreso al centro comercial, sus ojos paseándose entre las tiendas mientras una pequeña sonrisa se formaba en sus labios, empezando a caminar, aun sus ojos fijados en las tiendas ''¿A donde ir primero? Seria buena idea comprar una nueva serie de Anime... o un libro para las clases de italiano'' pero se detuvo momentáneamente recordando que la tienda pequeña de libros se encontraba detrás suyo, volteandose dirigiéndose hacia el lugar, de repente sintiendo algunas miradas sobre ella ''No debo delatarme... a mantener la calma'' pensó mientras entraba algo nerviosa, al establecimiento.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Día de compras [Libre]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 02, 2015 12:29 pm

Finalmente había llegado su tan esperado sábado. No porque hubiera ausencia de clases o deberes, no; la razón era mucho más banal. Era su semana de pago por los servicios que prestaba en el cine. Quería darse un capricho, un pequeño obsequio por sus esfuerzos en aguantar clientes indecisos y cantidades industriales de caramelo por todo su uniforme. Era cierto que no le gustaba tratar con el público, sin embargo, las ventajas que a la larga le ofrecía su empleo hacía que valiera la pena resignarse. Cada mes, apartaba un poco de sus honorarios para gastarlo en sus propios intereses, el resto lo ahorraba, no sabía muy bien para qué. Tampoco se trataba de una persona muy derrochadora. Sin embargo, aquella mañana era diferente, pues habían salido nuevos mangas en el género de terror y como buen aficionado, les echaría un ojo y quizá, se llevara más de un ejemplar. Como siempre, llevaba un conjunto de sudadera y pantalón negros, al igual que muchas otras prendas en su armario; junto con su inseparable compañera. Una enorme y gruesa bufanda a rayas blancas y oscuras, tanto como una noche sin luna. Lo cierto es que la temperatura otoñal no era muy tan exagerada como para abrigarse tanto, pero Hiroki tenía frío, siempre tenía frío y por tanto, necesitaba guardar el calor tanto como podía. Sujeta solamente a su hombro derecho, una mochila azulada, sencilla y adornada con un par de pines. Él era un chico de gustos simples y no necesitaba muchos accesorios para darle a algo su pequeño toque personal. Ocultaba parte de su rostro tras la lana, escrutando a cada una de las personas que paseaban ajetreadas por el centro comercial, mientras él se quedaba clavado cual estaca en mitad de todo. Odiaba con toda su alma las multitudes. Ocasionaban que toda la paz que normalmente acompañaba su ser, se esfumara como el vaho de su aliento al suspirar. Era lo malo del fin de semana, todos los lugares a los que le gustaba acudir, estaban a rebosar de gente. Suspiró, encogiéndose de hombros y arrastró los pies a su destino, sin dejar de mirar ni por un momento sus desgastadas deportivas blancas. Tampoco le gustaba el contacto visual y cuanto antes volviera a casa, antes podría relajarse. Sabía su destino, únicamente tenía que imaginar una línea roja en el suelo que lo llevara hasta él. Al menos así conseguía relajarse un poco más. Las voces se volvían una mera redundancia de sonidos a medida que dejaba de prestarles atención, volviéndose un eco lejano cuando alcanzó su librería de confianza. Y con ella, una acogedora sensación de tranquilidad.

El local era modesto, quizá con una estructura un poco vieja, pero con género lo suficientemente variado como para haber aguantado activo todos esos años por los que el dueño se enorgullecía. Junto a la entrada, una pequeña placa que decía: "¡Ofreciendo los mejores libros desde hace quince años!". Cosa que a él, le pareció admirable. Con paso lento se adentró en el establecimiento, saludando al dependiente con un movimiento de cabeza, al cual, éste le correspondió con una sonrisa. No había escogido aquel lugar por su popularidad ni mucho menos, si no por el trato que se le tenía a los clientes. A Hiroki le ponía nervioso que los encargados le persiguieran por la tienda, insistiendo en preguntarle qué era lo que quería, le incomodaban y por ello, al final desistía en comprar nada. Pero aquel local era diferente, el dependiente le invitaba a entrar sin dificultad, dejaba que se tomara su tiempo en escoger e incluso habían tenido alguna que otra conversación. Se le hacía agradable un trato así; por ello siempre había vuelto. "Llegas justo a tiempo Hiro-Kun. Te he guardado algunos ejemplares en los estantes de arriba. La escalera está junto a la sección infantil.". Dijo el hombre con calma y amabilidad, a lo que el joven asintió. - Muchas gracias, Yamatani-San. - Le respondió con su habitual tono bajo, casi en un susurro; pues él no era alguien que alzara la voz sin un buen motivo. Las pisadas del muchacho apenas conseguía oírse sobre el suelo de baldosas, dirigiéndose directamente hacia su destino. La sección de niños. Con estanterías bajas y repletas de adornos infantiles, lo normal para que los más pequeños se interesaran por la lectura. Sacó las manos del bolsillo de su sudadera y tomó la pequeña escalera, la cual, se asemejaba más a un taburete con escalones. Sin embargo, antes de llevárselo, observó uno de los cuentos que le llamó la atención. Su portada tenía el dibujo de un niño en un melocotón gigante y su título no podía ser otro que el de "Momotaro".Quizá debiera comprarle algo a su hermano, hacía mucho que no le regalaba nada. Tomó el libro bajo uno de sus brazos y se dirigió a la sección de mangas, tratando de no dar a nadie con la escalerilla. Shoujo, Shounen, Sheinen... No debía andar demasiado lejos. ¡Al fin! La sección de horror. Dejó lo que sostenía justo bajo una sección de volúmenes que parecían apartados y subió los pequeños escalones, tratando de alcanzarlo. Sin embargo, su poca estatura de nuevo jugó en su contra, evitando que consiguiera adueñarse de su preciado tomo. Se colocó el cuento entre las piernas, poniéndose de puntillas y estirando uno de sus brazos tanto como pudo. Un poco más, tan sólo un poco más... Podía sentir las páginas bajo la yema de su dedo, cuando estaba a punto de conseguirlo, su inestable postura hizo que perdiera el equilibrio. - ¡Ah! - Gritó, siendo arrastrado hacia atrás por el peso de su mochila. Intentó agarrarse al estante, sin embargo, únicamente consiguió que se le cayeran varios libros encima, tanto a él, como a varias de las personas que se encontraban a su alrededor. Los tomos terminaron de empujarle y en un segundo, ya se encontraba en el suelo. Junto a su caída, se escuchó un golpe seco, habiéndose golpeado con la madera de unos de los aparadores. - Agh... - Se llevó la mano a la coronilla, frotándosela dolorido. Maldita sea, tenía que ocurrirle algo así precisamente a él. Podía sentir todas las miradas clavarse en su persona, los cuchicheos de fondo, completamente incómodo. Ojalá los libros lo hubieran sepultado del todo.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Día de compras [Libre]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 02, 2015 4:29 pm

Se sintió extrañada al no escuchar mas el bullicio de la multitud, pero al mismo tiempo se relajo, era mucho mas tranquilo acá. Saludo amablemente al señor que atendía la entrada, y se dirigió, un tanto perdida entre los libreros, buscando con su mirada la categoría de idiomas, o de algún año colegial. Había bastante variedad ciertamente de categorías y una pequeña una sonrisa se mostró en su rostro al hallar la categoría que tanto buscaba. ''Te encontré'' tomo el libro en sus manos, y noto a un muchacho entrando a el local, observándolo curiosa pero rápidamente buscando ahora algún libro de cocina. Cocinar definitivamente no era lo suyo, pero tal vez con un poco de practica, lo lograría. Esa era su idea. Se dirigió, de nuevo buscando con la mirada hasta que encontró el lugar cerca de lo que supuso, era la zona de niños por las alegres decoraciones, al lado de la categoría de manga ''También podría llevarme uno a casa'' observo curiosa de reojo los tomos que había, pero recordó su objetivo. El primer libro que encontró era de comida Japonesa, como suponía ya que despues de todo, era el lugar en donde estaban ubicados. Pero un libro de postres fue lo que pico su curiosidad, y luego de darle un vistazo rápido, decidió que se lo llevaría, su portada era de un rosa pálido y unos cupcakes como ilustración.

Sin embargo, cuando se iba a dirigir hacia el cajero, escucho un grito, que llamo su atención y observo una pila de libros cayendo golpeando por cosa del destino, su frente uno de los tomos- Auch... -Se toco la frente con sus dedos y noto al chico en el suelo, preocupándose como siempre, por el bienestar de la persona aunque no la conociese- ¿Te encuentras bien?... -Su voz delato su actual estado y se puso de cuclillas. ''¿Se enojara si lo examino?'' tampoco era que Roxy supiera sobre como atender a un herido, pero iba a confiar en la lógica. Trato de observar si sangraba en alguna zona- ¿Te encuentras mareado? -Se acerco tomando el brazo del joven, rodeándolo por su cuello y levantándose, sujetándolo de un lado para ayudarlo a ponerse de pie. Miro el lugar en donde había estado colocada la escalera, preguntándose el por que se había caído de allí aparentemente.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Día de compras [Libre]

Mensaje por Invitado el Lun Oct 05, 2015 12:59 pm

La cabeza le dolía mínimamente, la cual había agachado parcialmente para así tapar su rostro con sus despeinados mechones negros. Realmente, el golpe era lo que menos le importaba. Las manos del chico dieron un pequeño espasmo, sintiendo como comenzaba a sentirse inquieto por las insistentes miradas del resto de clientes. Quería esconderse, hacerse un ovillo en el suelo e ignorarlos a todos por completo. Escapar de la atención, pues él prefería ser una sombra en mitad de la oscuridad y seguir con su nimia existencia. Deseaba esfumarse como el humo de una fogata al apagarse, separándose poco a poco en el firmamento hasta quedar en la nada. Con parsimonia, apartó los tomos que sepultaban sus piernas, dejándolos a un lado con una lentitud casi desesperante, como si fuesen una pieza delicada y frágil a punto de romperse; y respiró hondo. Ya estaba, había pasado y no tenía remedio. Era cuestión de tiempo que volviera a pasar desapercibido. Fue entonces cuando observó de reojo a una chica, la cual, se encontraba demasiado cerca de su espacio para su gusto. Abrió la boca para responder, pero no fue hasta segundos después que un sonido vibró en su garganta. - Ah... Sí, estoy bien. No te preocupes. - Respondió casi en un susurro, arrastrándose sutilmente en dirección contraria a ella. "¡¿Estás bien, Hiro-Kun?!". Preguntó el dependiente, corriendo en su dirección. "Quizá no debería habértelos puesto tan alto...". El hombre que quedó mirando el desastre que había provocado y comenzó a recoger los tomos con tranquilidad. Se sentía tan estúpido y culpable, que ojalá pudiera retroceder en el tiempo y pedir ayuda. A pesar de que tampoco era su estilo. Intentó levantarse, ayudándose del aparador; pero antes de que pudiera apoyar su peso en él, ya se encontraba sujeto por la fémina. ¿Qué? La mente de Hiroki se congeló, tensó todo el cuerpo y se quedó clavado en el suelo durante unos segundos. El dependiente rió. "Vaya, parece que estás muy bien atendido.". El chico únicamente agachó la cabeza con vergüenza. Tampoco le gustaba el contacto físico con quienes no conocía.

- Te vuelvo a repetir que estoy bien, no hace falta que te tomes tantas molestias. - Quizá resultó un poco arisco, más cuando la empujó levemente para librarse de su agarre y sostener su peso en el aparador. Pero todo se estaba volviendo demasiado incómodo para alguien como él. Se sujetó con ambas manos en el mueble que tenía detrás, sacudiendo la cabeza para hacer que el ligero mareo se desvaneciera y suspiró con pesadez. - Perdona... - Le dedicó una fugaz mirada a la chica, apartando los ojos con rapidez, ocultándolos tras su flequillo. A continuación, se agachó, ayudando al dependiente a recoger el desastre que había provocado. - Lo siento mucho, Yamatani-San, yo me encargaré de recogerlo. - Fue apilando mangas en uno de sus brazos mientras con el otro los recogía. El dependiente negó con la cabeza, sonriente. "No te molestes. En parte, la culpa es mía por creer que eras más alto de lo que recordaba.". El hombre, después dirigió su atención a la chica mientras Hiroki se encogía de hombros en silencio y continuaba recogiendo. "¿Y tú? ¿Te has hecho daño? Casi te caen todos esos libros a ti también.". El encargado rió afable, todo lo contrario a nuestro joven estudiante. Frunció los labios con cierta inquietud, ocultando la cara todo cuanto podía en su bufanda, hasta levantarse y darle casi todos los tomos al mayor. - Ya está y de verdad, lo siento mucho. - Se agachó a tomar el libro de cuentos y clavó sus ojos negros como el mismo abismo en la muchacha frente a él, desviándolos hacia sus botas. - Perdona... a ti también. No era mi intención golpearte. - Le dedicó una sutil reverencia y esquivo, se dirigió al mostrador con intención de marcharse de allí lo antes posible. Necesitaba un poco de tranquilidad.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Día de compras [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.