Sunflower
LINKS RÁPIDOS
GUÍA DE INICIOHISTORIA DE SUNFLOWERREGLAMENTOGRUPO DE FACEBOOK¿BUSCAS AFILIARTE?

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ÚLTIMOS TEMAS

STAFF
KANON INOUE
MP | Perfil
Katsuki Bakugō
MP | Perfil
Deku Midoriya
MP | Perfil
Shōto Todoroki
MP | Perfil
AYLEN DWEIST
MP | Perfil
- En hiatus -

AFILIADOS

Hermanos
Élite
Bad Apple! Codes
Crear foro
Crear foro
Project Fear.less
Loving Pets
Devil Within +18
Lacim Tenebris
Boku no Hero ROL
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento. Un agradecimiento especial a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.

Ésta ambientación está basada en el anime/manga de "Boku No Hero Academia" más se recalca la palabra "Basada" ya que nos reservamos el derecho a considerar qué cosas tomar del mismo como parte de nuestra ambientación, en pos del bienestar del balance del mundo, siempre para conservar un rol tranquilo y disfrutable sin injusticias innecesarias.


¡Te reto! {Priv. Kuroki}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Te reto! {Priv. Kuroki}

Mensaje por Invitado el Lun Abr 13, 2015 5:38 pm

Qué tonta había sido. Erika se levantó temprano esa mañana atormentada ante la idea de pensar que llegaría tarde al trabajo, se dio una ducha rápida y corrió lo más rápido que pudo para alcanzar a llegar a tiempo al instituto, sin embargo, todo había sido en vano: Aquel día no tenía que impartir clases a ningún curso según su horario, así que al final había gastado energías por nada. Tomó desayuno en una de esas cafeterías cualquiera para luego volver a su departamento a hacer nada otra vez… Qué aburrida estaba. Mientras caminaba con una cara para nada amigable, alzó la vista a un costado donde sus ojos se toparon con un cartel luminoso y llamativo que le hizo brillar la mirada y sonreír de forma gatuna.

—¡Perfecto!— Exclamó alzando los brazos sin ningún interés en que la gente que pasaba por allí la estuviese mirando. Entró dando pequeños saltitos y miró dentro del local un bello paraíso de máquinas arcade que la llamaban a gritos para que las utilizara como hacía tiempo no hacía. Se acercó al mesón para intercambiar fichas y luego caminó hasta una máquina que presentaba imágenes de un juego estilo "Street Fighters", sonrió e hizo crujir sus dedos a lo que se estiraba, con su zurda tomó su hombro derecho y el brazo lo hizo girar como si estuviese calentando. —Ahora mis preciosuras, tendrán que disculparme, pero mamá Erika se oxidó un poco después de tanto tiempo… pero no se preocupen, ya agarrará la técnica de nuevo.— Habló sola imaginando que el objeto inerte la estaría escuchando tontamente. Cuando iba a colocar la ficha en la abertura de la máquina, algo -o más bien alguien- llamó la atención de sus castaños ojos: Una chica que seguramente debería encontrarse en el instituto, se saltaba las clases en un lugar como ese y ella como profesora no lo permitiría. Guardó la ficha en el bolsillo de su vestido y se acercó tratando de parecer severa.

—Oye, chica.—Llamó la atención de la joven.— ¿Qué haces aquí capeando clases? ¿No deberías estar en el instituto a esta hora?— Cuestionó cruzándose de brazos.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Te reto! {Priv. Kuroki}

Mensaje por Kuroki el Mar Abr 21, 2015 3:51 pm

Hoy no tenía mucho que hacer en el templo y no es que quisiera quedarse encerrada todo el día en el lugar. Sí, amaba el templo, podía pasarse las horas atendiendo el lugar… Si hubiera más gente que fuera ahí; pero para una sociedad moderna, las personas han dejado de creer en el misticismo. Y los ancianos que aún veneran el lugar ya no tienen la misma jovialidad para subir los escalones y mandar una oración al Dios de Sunflower.

Era por esa razón que había decidido salir del lugar, esperaba que nada malo sucediese. Y como era ya de esperarse, apenas la gente en las calles la veían caminar se abría paso ante ella. Pero no confundamos, Kuroki no es famosa, o al menos no por algo que ella haya hecho. Simplemente es reconocida por ser la última sacerdotisa de Sunflower, eso y que era prácticamente como el cometa Halley; “la veías una vez cada cien años” decían algunos ya que la pequeña no acostumbraba mucho andar vagando de un lado a otro pese a que sólo era una pequeña isla. Además no era de las que iban a centros comerciales a ver ropa y eso, era demasiado tímida como para entrar a un lugar y ver ropa provocativa. Tampoco era una mustia pero simplemente le daba pena.

Se detuvo un momento, pese a tener la mayoría de edad (la cual no aparentaba en lo absoluto) seguía teniendo una fascinación por los peluches y los juguetes. Tanto así que cuando vio la juguetería no se lo pensó dos veces y accedió a ésta; se la pasó largo rato mirando los peluches pero en especial uno en forma de oso color verde; ya lo había visto anteriormente pero no había podido darse el gusto de comprárselo. Y de nuevo se negó a darse el gusto de tenerlo, en cambio decidió salir y entrar a la dulcería que compartía sitio con el arcade. El cambio de la tranquilidad de la juguetería con todo el ruido y luces del arcade era sorprendente.

Avanzó a pasos parsimoniosos casi como si intentara no tocar a nadie, no quería incomodar a las personas de ahí. Se acercó a la barra y apenas con una tintineante y baja voz pidió una barra de chocolate, pagó y con timidez se dio la vuelta para salir del lugar. Pero cuando iba a hacerlo alguien se interpuso en su camino. Al principio dio un respingo dando un pequeño salto hacia atrás. Miró a quien le hacía las interrogativas y tan sólo se encogió de hombros. –Ah… Este… Ladeó el rostro ¿Había escuchado bien? ¿Qué se estaba saltando las clases? La estaba confundiendo con un alumno seguramente. –L-lo siento pero y-yo… Se quedó a media palabra; había demasiado ruido y no logró articular con fuerza su respuesta.



Léeme :'D:
Adfvefcdsxcsdd morí con lo de mamá Erika xD
Lamento la tardanza, no volverá a pasar D':

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Te reto! {Priv. Kuroki}

Mensaje por Invitado el Jue Abr 30, 2015 5:43 pm

Alzó una ceja tratando de entender lo que la débil voz de la pequeña pelirroja trataba de transmitirle, pero el bullicio del lugar y las máquinas de arcade se lo impedían aunque acercara su oreja al rostro ajeno. Erika suspiró y se llevó las manos a la cintura, escaneó a la menor con la mirada y trató de recordar si alguna vez la había visto en Miyabigaoka, pero por más que se fundiera las neuronas no podía recordarlo. Finalmente se rindió y se llevó una mano hacia su nuca tratando de consolar su cerebro que por poco no se había derretido, miró hacia un pasillo más apartado, donde seguramente el sonido penetrante de las máquinas no llegarían tan fuerte y alzó la voz señalando el lugar, mientras que con la otra mano sujetaba suavemente el antebrazo de la chica para encaminarla.

—Por acá podremos hablar mejor.—alzó su voz para que se sobrepusiera al entorno, una vez se apartaron, se fijó que la chica pelirroja aparte de poseer una cabellera larga y rojiza, también tenía una dulce mirada que encendía el lado maternal de Erika. Incluso más maternal del que tenía con las máquinas. Se enterneció a las punto que tuvo que tocar su entrecejo para mantener esa mirada severa que había aprendido para atormentar a sus alumnos. Una vez se hubo despejado, volvió a hablar.—Muy bien, señorita. ¿Qué haces aquí cuando deberías estar en la escuela?—Volvió a inquirir la chica tratando de esconder su entusiasmo por meter sus manos en las máquinas y patearle el trasero a todos con su amada Kitana de "Mortal Kombat".

Cuando observó su reloj ya debían estar a mitad de horario escolar, no había caso en volver… ni siquiera para una alumna. Miró de reojo las máquinas y con tono infantil musitó
—¿Juegas?—Sonrió extensamente, si la chica no sabía. Entonces Erika le enseñaría con todo el aprecio del mundo, siempre era bueno sumar a alguien más al mundo 2D.

Acá~:
Dfgh No te preocupes, perdóname a mí por haber tardado tanto... porque yo sí que tardé.
Y aparte de tardarme, respondí algo tan corto y penoso): Te prometo que no volverá a pasar y te daré buen rol, tenme paciencia(??)
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Te reto! {Priv. Kuroki}

Mensaje por Kuroki el Dom Jun 07, 2015 2:32 pm

Era cierto que no podía escucharse ni a sí misma en aquel lugar, y quizás si era lo mejor que ambas se movieran a un lugar un poco menos bullicioso. Cerca de la entrada por ejemplo, y cuando ambas estuvieron ahí,Kuroki no podía dejar de tartamudear cuando vio la feroz e intimidante mirada de la mujer. Apenas volvió a hablar ella dio un respingo en su lugar y se colocó ambas manos sobre el pecho.

-Ah, Es que.. B-bueno yo... N-no soy alumna de las escuelas.

Calló un momento mientras un pequeño tic nervioso aparecía en su persona, su usual manía de agarrarse un mechón de cabello y acariciarlo como si lo estuviese peinando. Además ella había caído ahí por accidente, no es como si ella quisiera jugar videojuegos, de hecho era la primera vez que veía uno en persona porque siempre estaba en el templo y su vida se limitaba a la de una niña de biblioteca, casi como si no existiera. Ella vivía para y por el templo. Además casi no salía de aquel lugar.

Su barra de chocolate que aún sostenía en su mano izquierda también estaba sufriendo los estragos de su nerviosismo ya que sin querer lo apachuró tan fuerte que éste se dobló. De nueva cuenta bajó la mirada, era demasiado penosa como para mantenerle una vista fija a las personas y sabía que estaba mal, demasiado mal. Ella por ser la ultima en su descendencia debía de ser fuerte y firme o eso creía. Pensaba hablar nuevamente pero volvió a dar un respingo cuando escuchó la voz de la mujer volver a hablar.

Se quedó pasmada, casi como si no entendiera de lo que estaba hablando y tan sólo negó tímidamente con la cabeza. -N-no.. De hecho es la primera vez que veo un arcade. Siseó apenas la mirada hacia uno, los veía tan ruidosos pero que la gente se divertía con ellos. Y fue en ése momento cuando una chispa de luz se encendió en la pequeña pelirroja. -¡Ah! Pero seguro usted es muy buena en ellos. No ha parado de mirar los juegos, y se le nota una emoción incontenible. ¿Podría verla jugar?

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Te reto! {Priv. Kuroki}

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 27, 2015 1:11 pm

Cuando notó que la chica daba un saltito en su lagar y contestaba con total timidez a su pregunta, Erika no pudo evitar suavizar su mirada. ]¡Era tan tierna! Pero no, tendría que calmar sus impulsos de otaku adora-cosas-lindas y mantenerse al margen o lo más seguro era que terminaría por asustar a la pequeña pelirroja.

—¿No lo eres?—Ladeó la cabeza ligeramente ante la respuesta de la chica, ciertamente estaba desconcertada.—Pero luces como una estudiante.—insistió con extrema curiosidad para luego hacer un ademán restándole importancia, alzó los hombros y sonrió extensamente.—Bueno, mientras no me mientas todo bien— entonces le palmeó la cabeza con suavidad. Observó cómo el chocolate de la chica se doblaba y soltó una risilla.
—Pareces tener bastante fuerza...—le señaló el alimento.—fue mi culpa, lo siento. Puedo comprarte otro si quieres.—Afirmó con amabilidad.

Miró los juegos y la dulce voz de la contraria le despertó. Era una lástima que la chica no tuviese la experiencia con sus amados arcades con anterioridad, pero luego la miró con total emoción y sonrió infantilmente. Empuñó una de sus manos y se tocó el músculo del brazo como si se regodiara en fuerza.—¡Claro! Tengo la experiencia necesaria como para patearle el trasero a todos mis amigos. A decir verdad, no hay ninguno de ellos que me pueda ganar.— Fanfarroneó y luego se agachó para quedar frente a la chica e hizo un mohín.—Mirar es aburrido, te enseñaré como ganarle a cualquiera ¿si?— luego recordó y estiró su mano frente a la pequeña.—¡Ah, cierto! Soy Erika, Erika Karisawa. Un gusto.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Te reto! {Priv. Kuroki}

Mensaje por Kuroki el Miér Jul 08, 2015 11:52 pm

La pequeña todavía seguía conmocionada pero volvió a negar con respecto a parecer estudiante, era normal; la pequeña por su complexión física muchas veces la confundían con alguien más joven. –P-pero no lo soy, en serio. Volvió a musitar mientras seguía jugando con un mechón de cabello, aquello era como un tic nervioso que le calmaba con su nerviosismo y su timidez.

Cerró los ojos cuando sintió el peso de la palma sobre su cabeza, aunque no era nada malo ella se encogió de hombros y esperó a que la persona mayor frente a ella, miró el chocolate y en automático su rostro enrojeció y se exaltó un poco con nerviosismo. -¡Ah, eh..! Negó con la cabeza y bajó la mirada. -¡No es necesario! Mencionó con timidez, aunque el chocolate estaba doblado aún era comestible, no es como que se hubiese caído al suelo o en algún contenido que le impidiera ser comido, sólo estaba doblado.

Le causó gracia la expresión que adaptó aquella señorita, inclusive sonrió y se cubrió los labios con las palmas, como si fuera algo curioso. Claro que le pareció extraño que dijera eso de “patearle el trasero” a sus amigos, pero suponía lo decía de forma figurativa. La pequeña pelirroja se quedó perpleja y asintió con efusividad. -¡Eeeh! ¡Eso me gustaría! Sobre todo porque la pequeña Kuroki siempre trataba de ser fuerte por su condición “especial” referente a la isla. La pequeña sonrió e hizo una reverencia. –Yo soy Kuroki. Un placer.

El único detalle sería entenderse ya cuando estuvieran rodeadas de tanto ruido, pero haría el esfuerzo por hacerse escuchar. Además, la señorita Erika le parecía una persona muy buena.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Te reto! {Priv. Kuroki}

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 18, 2015 6:55 pm

Los ojos de la castaña brillaron de emoción, la reacción de la pequeña al palmearle la cabeza le había dado un leve retorcijón en el vientre. Era como una figurita coleccionable, una muy costosa que sólo se debe apreciar con la mirada y no con el tacto. La manera en cómo jugaba con su cabello le hacía demostrar su timidez de forma tierna y adorable; Erika quería presumirla con sus amigos por haber conocido a alguien tan mona.

Volvió a soltar un bufido con simpatía por la chica.—Está bien, está bien. —Se rindió ante el enrojecimiento de la chica que claramente denotaba vergüenza, quizás más tarde intentaría comprarle algo de todas formas; Aunque no lo admitiera, Erika sentía un poco de culpa por haber intimidado a la chica pelirroja con esa terrible primera impresión.
Miró de reojo la expresión de la pelirroja y sonrió con confianza.—Hasta que sonríes— Dijo apoyándose en una de sus caderas— No tienes que estar nerviosa, incluso, está bien si me tratas de Tú a TúLe guiñó un ojo intentando darle la confianza necesaria.—Después de todo no eres estudiante, ¿cierto?—Se argumentó pues se le hacía raro tener una conversación y tratarse formal con los demás, aunque fuese la primera vez que los conociese.
Al ver la emoción de la chica ante su ofrecimiento, estiró los brazos hacia el cielo con extrema felicidad sin poder evitar exclamar —¡Sí!—Bajó los brazos con la misma rapidez que utilizó para elevarlos y habló animadamente como si de una pequeña niña se tratara—Entonces, vamos a ello.
—Lindo nombre, creo que lo he escuchado en alguna parte...—Recordó apenas, pues Erika nunca fue buena memorizando nombres. Lo más seguro es que haya escuchado algún nombre parecido por ahí y se estuviese confundiendo como varias veces le había pasado con anterioridad. Alzó los hombros restándole importancia—No logro recordar donde, pero no importa. El placer es todo mío, Kuroki-chan.—Dijo tomando quizá más confianza de la óptima.

Tomó a la pequeña del antebrazo y se dispuso a caminar lento para no parecer que la arrastraba entre la gente, y consideró importante también llevarla así para no perderla de vista. No quería ser descortés, pero Kuroki era bajita y si se le perdía, entonces le costaría mucho volverla a encontrar.
Erika iba a señalar una máquina cuando un grupo de jóvenes le tapó el paso intentando entablar una conversación "agradable" con ellas, pero la castaña no quería que esos chicos molestasen a la pequeña pelirroja con sus presencias abominables y toscas, si querían ligar, que fuera con alguien más y en otro lugar.—Los arcades son para jugar, no para intentar conseguir chicas. Bobos. Váyanse por donde vinieron—Dijo con una sonrisa totalmente falsa y reanudando el paso, pasando de ellos sin siquiera mirarles o poner atención a lo que respondían. —Regla número uno, Kuroki-chan. No le hagas caso a tontos como ellos, se aprovechan cuando encuentran chicas lindas como tú.—Advirtió.

Cuando tuvo a la vista la máquina de juegos de carrera que estaba buscando, la señaló—¡Esa es!—Exclamó para hacerse escuchar entre el sonido que rebotaba por todo el lugar—¡Debemos empezar por lo más fácil, ¿no?!
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Te reto! {Priv. Kuroki}

Mensaje por Kuroki el Miér Ago 05, 2015 1:38 pm

El que sonriera muy poco no quería decir que fuese una persona incapaz de sonreir. Es sólo que era algo tímida y por eso no demostraba que ella era lo que comúnmente mencionarían como “un pan de Dios”. –Ah… Esto… Se quedó callada ante tal expresión sobre su sonrisa, tanto que su rostro enrojeció notoriamente, Apenas asintió con la cabeza, volvió a mostrar tan tierna sonrisa. –Ah, sí. Tiene toda la razón. Es decir, tienes toda la razón. Y al hablarle de tú a tú con tanta familiaridad se puso tan nerviosa que podría parecer que en poco tiempo saldría humo de la cabeza de la pequeña Kuroki.

Jamás había estado en el arcade, de hecho era la primera vez que veía tan singulares juegos mecánicos y el ver a alguien tan “experimentado” en el rango le parecía muy interesante y, bueno quién sabe, quizás y lograra tenerle interés a los mismos. De momento el estar ahí ya era algo muy emocionante. –Ah, bueno sí. Mencionó acerca de su nombre, claro que no era su fuerte el andar diciendo a media isla que ella era la sacerdotisa de Sunflower pero a veces se le escapaban algunos detalles. –Es el nombre que tiene la sacerdotisa de Sunflower. Dijo de lo más natrual del mundo. Había veces en que se había topado con personas que creían que la sacerdotisa ya era alguien mayor; una mujer anciana y que por eso no se veía tan comúnmente en la s calles, también en alguna ocasión le habían dicho que sus padres habían sido muy lindos en ponerle el mismo nombre. Pero como fuera, eran cosas lindas que decían a cerca de su nombre.

Y por ir pensando en aquello, no se fijó de los dos tipos que se detuvieron justo enfrente de ella, eran grandes, un poco toscos y con miradas intimidantes; tanto que la pequeña dio un respingo y casi estuvo a punto de salir huyendo de ahí si no fuera porque la amable señorita Erika le protegió con su seguridad. Ojalá algún día ella pueda ser así. Reanudó su paso y escuchó con atención las palabras de la mayor; una buena lección de vida. –Oh, está bien. No dejaré que nadie se aproveche de mí. Exclamó con una enorme vocación de protección en su mirada, inclusive había inflado un momento las mejillas.

Avanzó hacia la máquina, era parecida a un asiento de auto porque hasta tenía la palanca de velocidades y un volante. –Eh… ¿Es como manejar un auto? Preguntó con cierta inquietud, jamás había tocado uno siquiera. –N-no soy muy buena conduciendo pero daré lo mejor.

Primero observó la máquina, estaba decorada de una forma muy bonita, incluso tenía pintadas algunas llamas como si diera alusión a la velocidad, luego se acercó al tablero y miró todos aquellos botones. -¿Erika-san, cómo se juega? ¿Podrías mostrarme primero?

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Te reto! {Priv. Kuroki}

Mensaje por Invitado el Dom Sep 06, 2015 11:27 am

Y como era de esperarse, aunque le diera la confianza de tratarse informalmente, la pequeña pelirroja seguía actuando con nerviosismo, cosa que le encantó aún más a Erika. Podría decirse que era malo para su corazón tanta ternura en un pequeño frasquito, además, el hecho que la chica fuese también tan amable y buena le daba el sentimiento de querer protegerla contra viento y marea; bueno, ese era el lado maternal de la joven profesora. Sonrió extensamente intentando calmar una risa de autosuficiencia, alzó ambos hombros y asintió repetidas veces.

—Sí, sí. Mucho mejor, sería raro tanta formalidad dentro de un arcade.— Alzó una ceja ante el comentario de la pequeña con curiosidad, es decir, siempre supo que había una sacerdotisa pero ¿por qué nunca podía memorizarse siquiera los nombres importantes de la isla? —¿Es que soy idiota?— se preguntó en un murmullo. De repente se detuvo en seco, miró a la pequeña y se emocionó, el solo imaginar que frente a sí yacía una persona tan pura como la sacerdotisa le emocionaba de gran manera. Estaba estúpidamente cegada ante la idea de hacerse cercana a ella y ser algo así como su "guardián" mientras la pelirroja estuviese fuera del templo. En todo caso, Erika de por sí se emocionaba hasta con lo más mínimo. —Entonces… Kuroki.chan ¿eres la sacerdotisa?— Preguntó con tono bajo, como queriendo proteger una confidencia que, consideraba, no decirle a nadie más. Todo dependía ahora de las palabras de la más baja, para emocionar de gran manera a la profesora.

Volvió a asentir ante las palabras de la chica , porque era común en tipos como ellos aprovecharse de  las damas cuando éstas estaban en "su territorio", sonaba ridículo pero desde que ella estaba en la escuela era así; y si no hubiese sido porque siempre estaba acompañada de uno que otro amigo y, además, era una bruta sin remedio ya más de una vez se habría metido en un aprieto. No todas las personas malas aparecían en la noche, y eso era lo más peligroso.
Una vez estuvieron plantadas al lado de la máquina comenzó a estirar sus brazos como una cábala que se había auto-implantado hacía años. —Bueno, yo diría que es un poquito más fácil que conducir de verdad, pero sí… es bastante parecido.— Palmeó la cabeza rojiza de la chica y rió. —Creo que aprenderás rápido, además, quién sabe y mejores tu conducción— hizo un juego de cejas, movió sus hombros en círculos pequeños como calentamiento y alzó el pulgar.
—Déjamelo a mí,— Tomó asiento y comenzó a seleccionar el modo de juego. —Kuroki-chan, lo principal acá es no soltar nunca el acelerador… que es este— señaló con su pie una pequeña palanca.—Evitar chocar con los demás autos, porque te pueden retrasar y evadir la policía— Luego señaló una palanca que simulaba bastante bien una palanca de cambios. —Esta sirve para cambiar las velocidades, hará que vayas más rápido o que tengas mejor control sobre el auto. Además, la idea es llegar primera que todos y marcar nuevos récords.— Sonrió con dulzura y luego dio inicio al juego, en la pantalla apareció un semáforo que simulaba cuándo empezar la carrera y justo antes de que ésta diera inicio habló nuevamente —Es bastante fácil una vez le pillas el truco…
La carrera inició, Erika ya sabía algunos atajos en la pista que le facilitaron bastante el tener que adelantar a sus contrincantes, pero eso no quitó que chocara con basureros, postes de luz y rasmillara el auto  con las paredes de las casas. Por que sí, era una simulación de carrera clandestina. Afortunadamente llegó primera, pero el vehículo que había escogido estaba irreconocible al final. Erika soltó una risilla —¡Gané!— Exclamó con felicidad, luego miró el vehículo y rascó su mejilla. —Aunque igual le perdí el truco, dejé el auto como chatarra ¿no?— A continuación observó a la pequeña y señaló la pantalla del juego —Kuroki-chan ¿quieres intentarlo ahora?

Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Te reto! {Priv. Kuroki}

Mensaje por Kuroki el Sáb Sep 12, 2015 1:27 pm

No había caído en cuenta de que había hablado sin pensar y ahora estaba ahí en un arcade diciendo cosas como “soy la sacerdotisa”; no es que fuese algo malo pero ella no acostumbraba vanagloriarse por el título que había recibido, de no ser por eso sería una simple niña sin gracia. Su rostro enrojeció a más no poder y casi como un impulso colocó ambas manos con los puños ligeramente cerrados sobre su pecho. –Ah, este… Tragó un poco de saliva. –Sí. Lo soy. Dijo al fin resignándose, no tenía caso ocultarlo siendo que al menos, Érika había hablado en voz baja como para no llamar la atención.

Se encogió de hombros cuando su cabeza fue palmeada; al parecer era una costumbre que le hicieran eso por su apariencia tan chiquita y delicada cual muñeca de porcelana. –Eso espero. ¿No hay muertes reales si atropello a alguien? Y aunque la pregunta no estaba del todo bien formulada esperaba que en verdad no hubieras atropellados o accidentes en dado caso de que ella fuese una pésima conductora de un auto ficticio de carreras. A veces la mente de la pequeña volaba cual papalote al aire y se imaginaba tantas situaciones que, se dudaba que fuesen a suceder. –Oh, está bien. Yo te veo primero. Sonrió y se hizo un paso hacia atrás para dejarle paso a que se sentara, estaba emocionada; por no decir que su corazón estaba por explotar de adrenalina porque era su primera vez dentro de un arcade y porque había hecho una amistad (por no decir que la única en su vida) en la misma. ¡Era muy feliz!

Ahora toda su atención se prestaba en escuchar cada palabra y ver cada movimientos que hacía Érika al decirle la funcionalidad y modo de juego del aparato simulador. -¿Eh? ¿Evitar a la policía? Se sorprendió de eso y puso una cara de indignación casi como si inflara los molletes y frunciera el ceño. -¡Pero eso no está bien! Dijo un poco preocupada ¿Y si ése juego fomentaba a la violencia y destrucción por evitar a la policía? Bueno, no es que fuera así sino estaría prohibido el uso público, pero a Kuroki no le quedaba del todo claro. Suspiró, no tenía caso que se enojara por eso, además era un simple juego. –Bueno, quiero verte jugar, Érika. Sonrió finalmente y se puso detrás del asiento para observarla mejor.

Al principio todo iba bien, la pista de carreras aguardaba una lista de autos que se disputaban por el primer lugar, pero cuando Érika comenzó a tirar botes de basura, postes de luz y a chocar con las paredes de las casas era como si la tímida Kuroki se hubiera escondido y saliera una chica escandalosa y preocupona. -¡Cuidado! Señalaba los botes que ya estaban siendo despedazados. -¡Los postes, los postes. Dejarás sin luz a la ciudad! Se cubría los ojos cuando chocaba con las paredes. -¡AHHHH!

Demasiada emoción y eso que no era ella quien estaba jugando.

Cuando Érika terminó y se volteó a verla; estaba con los ojos muy abiertos y los hombros tensos. La buena noticia es que como había dicho su amiga, había llegado en primer lugar. Algunas personas habían soltado algunas risillas cuando la vieron tan preocupada y tan tensa, algunos murmuros como “Seguro es su primera vez” y “qué adorable”. Apenas sintió con la cabeza mirando a la mayor y sus hombros poco a poco dejaron de tensarse. –P-Podría intentar, pero no quiero tirar nada. Dijo ahora con un ligero nerviosismo, si ella iba con cuidado seguro todo estaría bien. Tomó asiento y con ambas manos sujetó el volante. –Creo que estoy lista…

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Te reto! {Priv. Kuroki}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.