Sunflower
LINKS RÁPIDOS
GUÍA DE INICIOHISTORIA DE SUNFLOWERREGLAMENTOA CERCA DEL KOSEIGRUPO DE FACEBOOK¿BUSCAS AFILIARTE?

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ÚLTIMOS TEMAS

STAFF
KANON INOUE
MP | Perfil
KANON INOUE
MP | Perfil
AFILIADOS

Hermanos
Élite
Crear foro
Crear foro
counting ★ stars
Loving Pets
Lacim Tenebris
Boku no Hero ROL
Crear foro
bton 40x40
FINAL FANTASY: Zero
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento. Un agradecimiento especial a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.

Ésta ambientación está basada en el anime/manga de "Boku No Hero Academia" más se recalca la palabra "Basada" ya que nos reservamos el derecho a considerar qué cosas tomar del mismo como parte de nuestra ambientación, en pos del bienestar del balance del mundo, siempre para conservar un rol tranquilo y disfrutable sin injusticias innecesarias.


S.O.S. Help message [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

S.O.S. Help message [Libre]

Mensaje por Kuroki el Mar Sep 04, 2018 6:17 pm

Hoy no tenía mucho que hacer en el templo y no es que quisiera quedarse encerrada todo el día en el lugar. Sí, amaba el templo, podía pasarse las horas atendiendo el lugar… Si hubiera más gente que fuera ahí; pero para una sociedad moderna, las personas han dejado de creer en el misticismo. Y los ancianos que aún veneran el lugar ya no tienen la misma jovialidad para subir los escalones y mandar una oración al Dios de Sunflower.

Era por esa razón que había decidido salir del lugar, esperaba que nada malo sucediese. Y como era ya de esperarse, apenas la gente en las calles la veían caminar se abría paso ante ella. Pero no confundamos, Kuroki no es famosa o al menos no por algo que ella haya hecho. Simplemente es reconocida por ser la última sacerdotisa de Sunflower, eso y que era prácticamente como el cometa Halley; “la veías una vez cada cien años” decían algunos ya que la pequeña no acostumbraba mucho andar vagando de un lado a otro pese a que sólo era una isla. Además no era de las que iban a centros comerciales a ver ropa y eso, era demasiado tímida como para entrar a un lugar y ver ropa provocativa. Tampoco era una mustia pero simplemente le daba pena.

Decidió introducirse al mercado de pulgas el cual conocía más que bien ya que muchas de las cosas que poseía provenían de ahí; desde las ornamentas del templo y para sus bellos kimonos hasta la ropa que compraba de segunda mano; y no es que Kuroki fuera pobre, de hecho era autosustentable ya que la herencia del templo daba frutos para sí sola. Dueña de un templo y cultivaba sus propios alimentos, ¿qué más puedes pedir?, pero le gustaba poder contribuir a la economía sunfloweriana comprando a los mismos residentes y artesanos del lugar. sinceramente, ir a una plaza comercial donde todo estaba ultra industrializado no le parecía algo muy agradable que digamos. Se detuvo un momento, pese a tener la mayoría de edad (la cual no aparentaba en lo absoluto) seguía teniendo una fascinación por los peluches y los juguetes. Tanto así que cuando vio un local no se lo pensó dos veces y accedió a éste; se la pasó largo rato mirando los peluches pero en especial uno en forma de oso color verde; ya lo había visto anteriormente pero no había podido darse el gusto de comprárselo. Y de nuevo se negó a darse el gusto de tenerlo, en cambio decidió salir y continuar caminando mientras miraba las reliquias y aparatejos que se cruzaban por su caminar.

Avanzó a pasos parsimoniosos casi como si intentara no tocar a nadie, no quería incomodar a las personas de ahí pero con tanto bullicio era muy difícil avanzar sin por lo menos tocarle el hombro a alguien para pedir el paso.

-¡Hey, hermana espérame, no te vayas sin mí! Un abrazo bastante agresivo le tomó por sorpresa sobre sus hombros y ella, automáticamente se petrificó del terror. -Sigue caminando y no hagas nada estúpido, ¿me oíste? Le susurraron al oído a la par que la empujaban contra su voluntad a caminar en dirección a un callejón más apartado del bullicio de la gente. Kuroki jamás había sido víctima de un asalto y por ende no sabía cómo reaccionar ante la situación. Sí, pudo haber utilizado su kosei para librarse pero podría lastimar a otros sin querer así que usarlo no era algo que pudiera considerar. Estaba aterrada, se le notaba hasta en el modo de caminar y el rostro consternado buscando compasión por alguien que voltease a verla.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.