Sunflower
LINKS RÁPIDOS
GUÍA DE INICIOHISTORIA DE SUNFLOWERREGLAMENTOA CERCA DEL KOSEIGRUPO DE FACEBOOK¿BUSCAS AFILIARTE?

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ÚLTIMOS TEMAS

STAFF
KANON INOUE
MP | Perfil
Katsuki Bakugō
MP | Perfil
Deku Midoriya
MP | Perfil
Shōto Todoroki
MP | Perfil
- En hiatus -
AFILIADOS

Hermanos
Crear foro
Élite
Crear foro
Crear foro
counting ★ stars
Loving Pets
Lacim Tenebris
Boku no Hero ROL
Crear foro
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento. Un agradecimiento especial a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.

Ésta ambientación está basada en el anime/manga de "Boku No Hero Academia" más se recalca la palabra "Basada" ya que nos reservamos el derecho a considerar qué cosas tomar del mismo como parte de nuestra ambientación, en pos del bienestar del balance del mundo, siempre para conservar un rol tranquilo y disfrutable sin injusticias innecesarias.


[AU] La cueva de las emociones [Privado || Omegaverse] +R18

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[AU] La cueva de las emociones [Privado || Omegaverse] +R18

Mensaje por Deku Midoriya el Mar Oct 24, 2017 4:46 pm


La cueva de las emociones
Katsuki Bakugo || AU ||



Lo cierto es que la vida daba demasiadas vueltas, y no es que Deku fuese alguien especialmente viejo o mucho menos sabio; tan sólo había pasado lo suficiente en su corta vida como para comprender que nada era estático en el mundo en el que vivían. Sí, un sitio donde los monstruos, la magia y la medicina natural hacían dudar hasta al ser más seguro que pisaba la tierra, donde cada brisa, sonrisa e inclusive donde el cantar de los pájaros hacía surgir una y mil preguntas que podrían no tener respuesta.

Como sea, su pequeño viaje alrededor de los pueblos vecinos por fin había concluido, su investigación comenzaba a tomar forma y los lazos que había formado junto a quienes compartían su pasión, sólo lo alentaban a tomar un pequeño descanso. ¿Había algo de malo en regresar al sitio que lo vio crecer? Las tierras en las que derramó cientos de lágrimas en su tremolada infancia, aquella donde los recuerdos tenían agridulce sabor, donde su corazón no parecía querer detenerse.

Sus inconfundibles zapatos rojizos caminaban por un sendero difícil de reconocer, uno que le dibujaba una inocua sonrisa y teñía sus mejillas a medida que se adentraba en aquel bosque. Las piedras repletas de musgo comenzaban a serle familiares, las cortezas de los árboles marcadas con débiles rasguños. -- Que nostálgico. -- Se dijo al sentir la fresca brisa alborotando un poco más sus verdosos cabellos. Sí, porque cada detalle de ese sitio estaba marcado en su memoria; como una imagen exacta, un cuadro inconfundible que aceleraba su ritmo cardiaco, ¿no estaba comportándose como un niño? Podía ser.

Aun con los níveos guantes en sus manos, golpeó sus mejillas un par de veces para dejar de fantasear con el pasado, no podía vivir de aquellas remotas alusiones. Su sonrisa se desvanecía lentamente.

El crujido de un par de ramas lo hizo volver en sí, tenía que estar atento, más aún al reconocer los viejos sauces que indicaban que ya estaba cerca. Un par de metros más. -- Sigues aquí. -- Su energía se renovaba y el rostro del pecoso se iluminó al denotar la cueva de piedra gastada en la que solía jugar, su refugio del mundo que tanto le aterraba, el lugar que había sido testigo de tantas cosas que el Midoriya se moriría de vergüenza si alguien lo escuchase.

Se acercó lo que hizo falta y extendió su diestra hacia el pequeño cartel de madera tallada que él mismo había hecho. -- Guarida secreta. -- Lo leyó en voz baja para reprimir una corta risilla, el artículo estaba un poco gastado y con bastante musgo producto del paso del tiempo, empero seguía allí y eso era lo que le importaba. Inhalando con profundidad sonrió, volteándose para disponerse a entrar. Una mirada al pasado no cambiaría nada, ¿verdad? No existía nada ni nadie que volviese a sacudir su corazón, ¿o sí?







Volver arriba Ir abajo

Re: [AU] La cueva de las emociones [Privado || Omegaverse] +R18

Mensaje por Katsuki Bakugō el Mar Oct 24, 2017 9:03 pm


La cueva de las emociones
Deku Midoriya  || AU ||



Soledad.

La vida del rey de las bestias se basaba en ésa insignificante palabra; sí, tenía una tribu a la cual liderear y ver por ellos, más no era algo que en el fondo deseara hacer por el resto de sus días.

-¿Bakugo-sama, a dónde se dirige? Había inquirido Mina, una de las guerreras -y a veces guardaespaldas- del alfa, el mismísimo Bakugo. -Los preparativos para la celebración serán muy pronto. pero el poderoso alfa sólo chasqueó los dientes y se alejó ignorando por completo a la mujer dejándola con las palabras en la boca.
-¡Odio que Bakugo-sama haga éso conmigo! -Ya, ya. Sabes que él ha sido así desde siempre... ¿O sólo desde hace unos años? Mencionó Eijiro, el pelirrojo servil del alfa.

No prestó atención, para él ése día no significaba nada en especial. Su cumpleaños número dieciocho era hoy y la tribu había decidido consagrar una celebración por el "ascenso" de su líder - Como dictaba la tradición, la edad de la madurez le permitía al alfa elegir a una doncella, la más hermosa de su tribu (o las tribus aledañas) para casarse y procear una nueva vida, un nuevo linaje.
Pensarlo le llenó la cabeza de malos sentimientos, de ira y molestia, ¿Porqué debería hacer éso si no estaba interesado en procear más vida? No estaba interesado.

Había pensado desaparecer ése día, esconderse en lo más recóndito del bosque donde sólo pocos idiotas aventureros fueran a explorar, donde recordaba estaría un preciado lugar, doloroso como hermoso al mismo tiempo. Su guarida secreta.

Más las circunstancias de la vida o quizás fuera el destino le pusieron una nueva travesía en su camino. El alfa se regodeaba de orgullo al saberse tener un olfato envidiable como el de una bestia y ésta vez éste no le falló al detectar un aroma poco conocido por no decir que inusual. Pronto se puso en guardia, sacando una pequeña navaja algo rudimentaria tallada en piedra pero no por menos letal y la sostuvo con el filo hacia a fuera por si la situación ameritaba usarlo. Se acercó a pasos lentos descubriendo que aquel aroma venía de su guarida y en ése momento sus nervios se crisparon hasta hacerlo enrrabietar. ¿Cómo alguien osaba en acceder a ése inmaculado santuario suyo? No se hizo esperar y de un salto sorprendió al intruso al cual hizo flaquear por el peso que había empleado para caer más el curioso destino volvía a jugarle una mala treta pues aquel supuesto intruso era bien reconocido por el alfa.

-¡¿DEKU?!

Casi como un torpe soltó el artefacto de sus manos y trató de no lastimarle más al caer, pero el impulso de su salto había sido demasiado para ése punto.



Don't fuck with me,
faggot!:
KIRISHIMA, YOU STUPID BRO!:

Volver arriba Ir abajo

Re: [AU] La cueva de las emociones [Privado || Omegaverse] +R18

Mensaje por Deku Midoriya el Mar Oct 24, 2017 9:35 pm


La cueva de las emociones
Katsuki Bakugo || AU ||



Nada había cambiado, para bien o para mal, el peso de su corazón sentía un profundo alivio de que todo estuviese en el mismo lugar en el que lo recordaba. Aquello le daba la ilusoria idea de que su travesía había sido un acto fugaz, como si hubiese ido a buscar agua al riachuelo, como si se hubiese escapado de su morada para ver las luciérnagas junto a… -- Kacchan…-- No pudo evitar susurrar aquel nombre, sintiendo como sus mejillas se acaloraban, ¿acaso él lo había olvidado? Es decir, prácticamente habían estado toda una vida juntos, pero, todo puede cambiar, ¿no?

¿Qué pasaba si Kacchan ya estuviese comprometido? ¿Habría encontrado una jefa alfa también? Auch. Su pecho se oprimió y Deku sólo pudo fruncir sus labios, esa sarta de pensamientos cruzó su mente y quebró su alma, y es que bien sabía que todo eso era posible, quebrando en definitiva su corazón y estrujando sus sentimientos. Claro, no había secreto en que él poseía un amor no correspondido, pero era inevitable, eran tan diferentes; que era imposible no cegarse ante el resplandor del rubio.

Un suspiro pesado se coló por sus labios y nuevamente se recriminó a sí mismo, pues si en lugar de ser un omega, hubiese nacido como un beta todo sería más fácil, ¿no? No podía cambiar lo que era.

El sonido de las hojas moviéndose le indicaban que alguien se acercaba, ¿cómo era posible? ¡¿En verdad alguien más conocía ese escondite?! El pecoso se preparaba para lo peor, volteó frunciendo un poco el ceño y dejando sus manos empuñadas frente a sí. “¡¿Por qué no traje la espada que me regaló Iida-kun?!” Ya no había momento para lamentarse, sólo debía dar lo mejor de sí y esperar a que nada grave ocurriese, sin embargo, una figura conocida se pintó frente a sus ojos. -- ¡¿Kacchan?! -- Tenía que ser una broma.

Sus esmeraldas se abrieron de par en par, completamente incrédulo sin poder reaccionar más que para dar un par de pasos hacia atrás. No esperaba encontrarlo en ese sitio, no, no debía… pronto sería su cumpleaños. -- ¡Aaagh! -- La caída era inminente y fue cuestión de segundos para que su espalda diese contra la húmeda tierra y una que otra roca. -- A-Auch…-- Trató de elevar un poco su postura, mas el peso extra sobre su delicado cuerpo sólo dejó que pudiese levantar un poco su rostro para ver al rubio. ¿¡En qué situación se encontraban!? Su rostro se pintó de un fuerte carmesí y de inmediato sintió como sus infantiles inseguridades lo cubrían, acompañando la arritmia de su pecho. -- ¡¿E-Estás bien, Kacchan?! -- En cuanto pudo, tomó asiento en el suelo, sin quitar su mirada del chico, extendiéndole su zurda hacia la mejilla contraria de éste para poder examinarlo, no se trataba de ningún truco de magia, era él. Ah, el paso de los años se notaba, su figura masculina estaba mucho más desarrollada de lo que recordaba. Oh, no, su corazón daba otro vuelco, era como enamorarse por segunda vez, un fruto prohibido que no debía tocar.








Volver arriba Ir abajo

Re: [AU] La cueva de las emociones [Privado || Omegaverse] +R18

Mensaje por Katsuki Bakugō el Miér Oct 25, 2017 6:44 pm


La cueva de las emociones
Deku Midoriya  || AU ||



Un suave tacto sobre su piel y el rubio sintió cómo cada fibra de su piel se erizaba. De haber sido cualquier otra persona habría apartado la mano bruscamente de su cercanía, cualquier menos el peliverde que se encontraba frente a él.
Casi como un poseso recogió la daga y la escondió ayudándose de su larga capa roja que guindaba de sus hombros y la guardó en un estuche que tenía amarrado a la cadera. -Tú... Fue lo único que pudo pronunciar con un dejo de calma, luego de éso su arisca actitud afloró como la hierba en primavera.

-¡¿Maldito nerd, te desapareces y lo único que puedes decir es que si estoy bien?! Sin esperarse demasiado se puso de pie. -¿Eres idiota o qué? El jefe alfa no se daba cuenta de que estaba poniéndose la soga al cuello con tal pregunta ya que lo que Midoriya había dicho era lo más normal que haría cualquier persona al ver a alguien caer de ésa manera y casi lastimarse; sin embargo, la mente de Katsuki no relacionaba las cosasa de la misma manera que cualquier persona, para él sólo existía algo primordial: él mismo.

Ahora que lo observaba con ésa vista por debajo de su pecho notaba cómo ésos cuatro años exactamente (porque el hombre llevaba la cuenta, oh sí.) habían hecho de las suyas en las facciones del pecoso; ciertamente aún se veía como una cría desprotegida pero lo largo de sus piernas y brazos denotaban que ya no era un puberto más. Él en su físico sí había notado los cambios, el engroso de su voz inclusive pero no le había tomado importancia porque era algo que no le interesaba, empero ahora que miraba el tiempo reflejado en el peliverde le empezó a dar una importancia y significado a ésos años de separación.

Separación.

Su pecho se oprimió lo suficiente para hacer una mueca y fruncir los labios, el rey de las bestias era alguien rencoroso y vengativo ciertamente pero sólo con quien debía hacerlo, un alfa justo aunque explosivo y para lo que estaba sintiendo ahora mismo tenía un dejo de rencor por saberse abandonado con la partida de Midoriya.

Primer Flashback

-Me pregunto si Deku hoy vendrá a jugar a la guarida secreta... Un Katsuki de 10 años aún inocente del gran peso que sería depositado en sus hombros años adelante se encontraba balanceando los pies a la orilla de una cascada. Miraba la zona rural donde había escuchado vivían más personas como él y su tribu más le habían prohibido estrictamente acercarse a ése lugar. -Sería genial si Deku no viviera en ése pueblo... La amistad prohibida que mantenía con aquel chico lo había obligado a tener que verse a escondidas.

Segundo Flashback

-¡Deku, adivina qué me han dicho! Dicen que provengo de un padre alfa, ¿puedes creerlo? Katsuki que ahora contaba con doce años estaba emocionado contándole las historias que había escuchado de la anciana de la tribu a su amigo mientras preparaban una fogata dentro de la cueva para mantenerse calientes en ése invierno. -¿Crees que yo me vuelva un alfa algún día? Ojalá sea así, porque podría  convertirme en jefe de la tribu y elegir con quien casarme. "Podría hacer a Deku mi esposa" - pensaba más aún no se armaba de valor para decírselo.

Fin Flashback


El rostro del rey de las bestias permaneció consternado al mirarlo por tanto tiempo, escuchaba que el pecoso pronuniaba algunas palabras pero su mente se había ido  tales recuerdos hasta que un parpadeo lo regresó a la realidad. -... Sus labios despegaron el sello pero no pudo pronunciar palabra alguna, tenía tantas preguntas y no sabía por dónde comenzar.



Don't fuck with me,
faggot!:
KIRISHIMA, YOU STUPID BRO!:

Volver arriba Ir abajo

Re: [AU] La cueva de las emociones [Privado || Omegaverse] +R18

Mensaje por Deku Midoriya el Miér Oct 25, 2017 7:43 pm


La cueva de las emociones
Katsuki Bakugo || AU ||



¿Esperar un comportamiento amable? Sí claro, el de cabellos alborotados conocía demasiado bien a Bakugo como para engañarse a sí mismo con aquella idea, y es que la explosividad ajena era parte de su esencia, sin embargo, eso no significaba que Deku no reaccionara ante los gritos ajenos. Encogiéndose de hombros, sobresaltó con ligereza mientras sus mejillas luchaban por volver a su pálido color, se sentía tan culpable en ese momento. -- Y-Yo… -- Fue incapaz de pronunciar algo más. Sí que era un idiota, no podía negarlo, así como tampoco negaría la enorme felicidad que lo embriagaba; casi podía ilusionarse con la idea de que ambos pensaran lo mismo al encontrarse allí. Su estupidez era más grande de la que pensaba.

Midoriya juntó sus labios en una línea, bajando sus esmeraldas hacia el suelo para contemplar una fila de hormigas un poco más lejos de donde él se encontraba. Lentamente se sentó en el suelo para ponerse de pie, sintiendo como un amargo sabor recorría su garganta al instante en que sacudía sus pantalones quitándose el exceso de tierra.

El ambiente entre ellos era tan filoso como la espada del más brillante caballero. Los animales en la lejanía hacían resonar sus voces acompañando la melodía que provocaba las ramas meciéndose con el viento. -- -- Tenía que decir algo ya. -- A-Ah…-- Separó sus labios armándose de todo el valor que había logrado juntar a lo largo de esos cuatro años que se encontró alejado de la persona más importante que tenía. -- No pensé que te encontraría aquí. -- Soltó algo obvio, reprimiendo una corta risilla, aquella pura mueca que le mostraba al rubio desde su época de infante.

La incomodidad se desvanecía lentamente. El de cabellos verdosos se quitó los guantes para dejarlos al interior de un pequeño bolso de cuero que llevaba cruzando su hombro izquierdo, buscando las mejores palabras para continuar con ese inesperado reencuentro.

*Flashback*


Invierno. Una sorpresiva tormenta los pillaba desprevenidos, sin embargo, su leal guarida los refugiaba de todo mal. -- ¡Kacchan eres el mejor, sabes hacer fogatas! -- Las palabras de admiración del pecoso de diez años eran acompañadas por el destello en sus ojos al contemplar a su amigo, él era perfecto en todo, no había nada que no pudiese hacer, realmente era afortunado de estar a su lado.

El fuerte sonido de un trueno sacudió el bosque, erizando la piel de Deku a quien pronto se le humedecieron los ojos. -- ¡Kacchan! -- Gritó para acercarse al de ojos rubí, abrazándolo con fuerza para ocultar su húmedo rostro en el pecho ajeno, su cuerpo tembloroso solo podía apegarse a la figura contraria. -- Kacchan… no te vayas. -- No quería dejarlo, no, los brazos ajenos eran lo único capaz de calmar su ansiedad y acelerar su corazón, vaya dilema.

*Fin del Flashback*

Aquella imagen había venido a su mente sin previo aviso, ya no era un niño, a pesar de que podía pecar de llorón un poco más de lo que le gustaba admitir. -- Me alegra mucho verte, Kacchan. -- Sinceró por fin. -- Te ves realmente bien… -- Su halago era diferente, el tono de su voz era tremuloso, titubeante, pues no pudo concluir lo que su cerebro quería comunicar.

Caminando un par de pasos, rodeó al chico para encontrarse frente al letrero una vez más, pasando las yemas de sus dedos por la fría madera, recorriendo la irregular escritura. -- ¡Cierto! -- Su torpeza le había hecho olvidar un enorme gran detalle. -- Feliz cumpleaños, Kacchan. -- Volteando, curvó sus labios en una delicada sonrisa, algo nostálgica. -- Supongo que pronto deberás ir a tu ceremonia… y ya sabes. --

Su pecho ardía y su cuerpo, ¿también? Pasó saliva restándole importancia a eso. Rompía su propio corazón en aquel significativo día, su mejor amigo se convertía en hombre, empero eso no era lo único que cambiaría. Pobre e inocente omega, pobre y estúpido Deku.







Volver arriba Ir abajo

Re: [AU] La cueva de las emociones [Privado || Omegaverse] +R18

Mensaje por Katsuki Bakugō el Jue Oct 26, 2017 6:45 pm


La cueva de las emociones
Deku Midoriya  || AU ||



Sí, Katsuki era por mucho un hombre gruñón, alguien a quien costaría tener la guardia baja y agarrarlo desprevenido más no significaba que inclusive él sintiera nervios, vergüenza o temor. Los tres años que tuvo que soportar con el peso de volverse alfa cuando cumplió quince años lo habían vuelto un hombre calculador y reprimido en sentimientos; "no puedes volverte jefe de la tribu si eres débil" había escuchado varias veces a su sinodal decirle mientras le enseñaban a usar una daga de madera.
Aún así, una parte suya se sentía feliz por reencontrarse con el pecoso peliverde, la forma en que éste guardaba sus guantes y acallaba su 'dolor' cuando Katsuki le hablaba con rudeza eran algo que, de alguna manera, agradeció aún conservara, porque a Katsuki le gustaba ver a ése delicado Deku.

-Tsk. Chasqueó la lengua cruzándose al fin de braqzos dejando que el chico de ciudad se desplazara a sus anchas caminando de aquí a allá, tocando texturas troncosas y retirando las hojas secas que aún pendían de aquel letrero: [b]Guarida secreta[/i]. Un lugar especial donde Katsuki y Deku solían verse cuando eran apenas niños, se había convertido en su santuario, un sitio donde nadie ni nada les haría daño o intentaría separarlo.

*Flashback*

-¡Alto ahí intruso! Katsuki que tenía apenas siete años se había alejado demasiado del grupo de recolección. Había estado sollozando cuando unos temerosos pasos se acercaron hasta donde se encontraba. -¡N,no te acerques! Le habían dicho desde que tenía uso de razón que los hombres del pueblo -los civilizados- y los hombres de la tribu -los salvajes-, no podían convivir juntos. Los civilizados habían invadido el bosque para robare los recursos de la tierra y los salvajes habían atacado en respuesta... Tras muchos años de guerra y discrepancias se habían marcado líneas territoriales donde ninguno podía pasar el sector del otro. -Tus ropas... ¡Tú no eres de aquí! ¿Qué hace un civilizado aquí?

*Fin Flashback*


Su corazón se aceleró, ¿cómo es que ése sujeto con sólo unas palabras -y después de tantos años sin verse- lograba sacarle el rubor a sus mejillas y acelerarle los latidos?
Hizo un mohín con la boca, no admitiría que se había sentido muy feliz. -Harán una celebración. Dijo sin expresar ningún sobresalto o emoción, tan sólo se abrió paso muy cerca de Deku e ingresó a la cueva como si nada hubiése pasado.
Dentro de ésta no se veía tan descuidada y abandonada como por fuera pues Katsuki solía ir muy seguido ahí; era prácticamente su segundo hogar: Tenía una especie de "colchón" (o así recordaba se le decía según los civilizados) relleno de hojas y forrado de pieles varias, una mesilla de madera rudimentaria y varios artilugios apilados que el rubio le daba usos varios.

Sin deberla ni temerla se desplomó en aquella cama suya cerrando los ojos y soltando un largo suspiro.

-Deku. Lo llamo, sabía que estaba cerca, lo podía sentir. -Hoy cumplo la mayoría de edad. Me he ganado el título de jefe alfa también. Un dulzor permaneció en sus labios, había deseado por tantos años poder haberle dicho ésas palabras más la distancia e incertidumbre se lo habían negado. Ahora, sin si quiera suavizar su tacto hizo una pregunta que acabaría con tal incertidumbre. -¿Porqué te fuiste sin avisarme?



Don't fuck with me,
faggot!:
KIRISHIMA, YOU STUPID BRO!:

Volver arriba Ir abajo

Re: [AU] La cueva de las emociones [Privado || Omegaverse] +R18

Mensaje por Deku Midoriya el Jue Oct 26, 2017 8:58 pm


La cueva de las emociones
Katsuki Bakugo || AU ||



¿Acaso Deku era una especie de masoquista? Era la explicación que más se adaptaba a la situación, después de todo, no tenía otros motivos para decir cosas que lo destrozaran por dentro, claro que sentía culpa por haberse alejado por tanto tiempo del rubio, sin embargo, aquello no era una razón tan fuerte como para matar cada una de sus ilusiones por voluntad propia, ¿o sí? Debía dejar de darle tantas vueltas al asunto y concentrarse en el instante en que estaban, ¿verdad?
Sus labios se curvaron con ligereza al denotar que a pesar de que sus complexiones se habían desarrollado un poco, en el fondo, Katsuki seguía siendo el mismo que había conocido y amado desde hace ya tanto tiempo.

*Flashback*

Un niño como él debía obedecer, podía leer, investigar e inclusive examinar toda la vida a su alrededor, mas nunca, nunca, debía apartarse de los lugares designados por los mayores, eso estaba prohibido. -- Oka-san… -- Su voz quebradiza resonaba en medio de la soledad. Su inocencia y aquellos innatos deseos de descubrimiento lo habían llevado a perseguir una especie de mariposa que no conocía, quedando en medio del espeso bosque sin siquiera darse cuenta. -- Oka-saan… -- Volvía a llamarla, mientras sus verdosos orbes se humedecían, tenía tanto miedo que apenas podía soportarlo.

El sonido de las ramas crujiendo bajo sus pies lo hacían sobresaltar y abrazar las cortezas de los árboles cada vez que podía. -- ¡¿A-Ah?! La voz de un ente extraño lo obligó a encogerse de hombros y ocultarse bajo el sauce más cercano. -- ¡N-No….no haré nada! -- Se apresuró a decir mientras sus pecosas mejillas se humedecían con las lágrimas que fue incapaz de contener. -- N-No… -- Lentamente asomó su cabeza para ver al dueño de esa voz, un niño como él. -- No me harás…n-nada, ¿verdad? -- Cuestionó secándose los ojos con los antebrazos, buscando controlar su errática respiración y el continuo temblor de su cuerpo. -- E-Estoy…¿en la tierra de las bestias? -- No entendía nada. -- N-No sé cómo volver…--

*Fin del Flashback*

Si en su época de infante no entendía nada, podía aseverar que, en su proximidad a la adultez, entendía todavía menos de la vida.

Inhalando con profundidad, se adentró en el refugio contemplando cada una de las novedades, sintiendo como la calidez lo envolvía y su rostro se iluminaba con una creciente sonrisa, Bakugou no lo había olvidado. -- Kacchan… -- Algo incrédulo, lo miró de reojo con un ingrávido rubor sobre las mejillas, quería agradecerle, no obstante, no se atrevió a interrumpirlo. -- Mh. --Un delicado sonido se coló por sus labios antes de que los juntase en una línea, ahí estaba, la noticia que no tardó en erizarle los vellos de la nuca. -- Felicitaciones, Kacchan… -- Por mucho que lo hubiese practicado, le hubiese sido imposible decirlo sin aquel amargo sabor de boca, bien sabía que era lo que el alfa quería desde que eran pequeños, empero el Midoriya no lograba alegrarse desde el fondo de sí.

Su pecho se comprimía y sus rodillas tiritaron por unos instantes, las sensaciones que lo envolvían eran mucho peores de las que se podía haber imaginado de su viaje de retorno, ¿por qué su cuerpo aún le ardía? -- Yo… -- Pasó saliva buscando las palabras adecuadas. -- Si no lo hacía de esa forma… nunca hubiese juntado el valor para dejar el pueblo. -- Entrelazó sus manos, para mover sus dedos de manera inquieta, ¿cómo confesar que la cercanía sólo acrecentaba su amor de una manera poco correcta? -- Kacchan… -- Sus piernas con suerte soportaban el peso de su cuerpo, flaqueando con disimulo, la sensación abrasadora se extendía por cada una de sus células. ¿Qué estaba pasando? Sin saberlo, las feromonas comenzaban a despertar y a mezclarse con la humedad del aire, en un dulce aroma similar a las flores de primavera, a la miel retirada de los panales. -- Perdóname por no habértelo dicho. --

Las gemas esmeraldas del chico contemplaban la figura de su mejor amigo, buscando consuelo de sus propios y egoístas actos. -- Sé que estás enojado… ¡pero yo nunca te traicioné! -- Tenía que aclararlo. Oh, no, comenzaba a acelerarse, ¿o sólo era idea suya? -- Tampoco quería abandonarte… c-cada día que pasaba, realmente pensaba en volver para verte, aunque los de tu tribu acabaran conmigo. --







Volver arriba Ir abajo

Re: [AU] La cueva de las emociones [Privado || Omegaverse] +R18

Mensaje por Katsuki Bakugō el Lun Nov 13, 2017 9:35 pm


La cueva de las emociones
Deku Midoriya  || AU ||



 Permaneció recostado todo el rato que Deku reunía el valor para poder decirle lo que él ya esperaba escuchar; no podía culparlo aunque en verdad quisiera hacerlo, la verdad es que una parte de sí sabía bien porqué razón el peliverde se había alejado de su vera por tantos años. En verdad lo sabía pero siempre se había hecho de oídos sordos y ojos ciegos ya que no quería aceptar que "los civilizados" y "los salvajes" no podían convivir juntos. ¡Maldecía ésa estúpida regla impuesta por sus antepasados!

Todo había comenzado hace más de cincuenta años, el bosque era un lugar pacífico y respetuoso entre todos los que lo habitaban, nadie se aprovechaba ya que se vivía para seguir: Vive y deja vivir, era el lema que se podía escuchar dentro de éste enigmático lugar... Hasta que los civilizados llegaron. Hombres codiciosos que buscaban aprovecharse de los recursos del bosque y divertirse con crueldades como la caza por diversión. La guerra se desató y tras muchos años de confrontación y muchas pérdidas por ambos bandos se decidió realizar una tregua donde cada quien respetaría el territorio del contrario.
Katsuki jamás imaginó que llegaría el día en que odiaría tanto ésa estúpida tregua por un amor prohibido.

Cuando Deku terminó de hacer su enorme letanía de lloriqueos y disculpas se incorporó de su cama para quedar sentado con las piernas cruzadas y mirarlo con una expresión claramente desaprobatoria; la verdad es que comprendía a la perfección lo que Deku intentaba decir más su estúpido orgullo no lo dejaba dejar las cosas por la paz. -No me jodas. Bramó con clara molestia. -¿Traicionarme? Apretó las manos en puños, estaba empezando a molestarse. -¿Cómo no iba a sentirme traicionado si de pronto mi mejor amigo me abandona de ésa manera para no voler en no sé cuantos años, eh? Deja de bromear... Quería hacer una rabieta de paso, pero era como si el aire estuviera endulzado, le negaba ésa necedad de enojarse al cien por ciento.

-Intenté odiarte, olvidarme de tí... Pero por más que intentaba, sabía que éso era imposible, había algo que siempre le recordaba a ése tonto nerd pecoso y volvía a ése camino sin salida. Se puso de pie y casi invasivo se aproximó en dirección del peliverde para acorrarlarlo contra la pared, tenía tanto que decir y a la vez no quería decir nada que le confundía demasiado. -Lo peor de todo es que no puedo odiarte ni tampoco olvidarte, maldito nerd.



Don't fuck with me,
faggot!:
KIRISHIMA, YOU STUPID BRO!:

Volver arriba Ir abajo

Re: [AU] La cueva de las emociones [Privado || Omegaverse] +R18

Mensaje por Deku Midoriya el Dom Nov 26, 2017 7:35 am


La cueva de las emociones
Katsuki Bakugo || AU ||



Desde que conocía a Katsuki podía asegurar que, aunque fuese un poco explosivo, no podía sentir miedo ni nada parecido, todo lo que habían compartido era suficiente para creer que el rubio jamás le haría daño, e inclusive, si lo hiciese, no sería capaz de culparlo. Confiaba en Bakugo plenamente. Claro, era su mejor amigo, no había razones para desconfiar, sin embargo, al sentirse como una presa no pudo evitar retroceder lentamente hasta que su espalda dio con la húmeda y rocosa pared, sus piernas continuaban temblando cual rama sacudida en otoño. -- K-Kacchan… -- Susurró apenas, contemplando los rojizos orbes contrarios, mirando su reflejo. -- Yo…nunca intenté olvidarte. --

El amor que había cultivado secretamente, aunque prohibido, lo hacía realmente feliz, cada paso que daba, cada nuevo libro que leía, cada persona que conocía, nada de ello se comparaba al simple hecho de recordar la sonrisa de su amigo de la infancia, no importaba qué tan buena fuese la investigación que realizase en medio de su viaje, lo único que le producía ansiedad era el pensar en volver a encontrarse con aquellas gemas carmesíes que contemplaba en ese instante.
La saliva pasó sonoramente por la garganta de Deku, su corazón se aceleraba y su respiración se tornaba ligeramente errática, sus sentidos comenzaban a agudizarse. Sus feromonas acrecentaban, hacía calor. -- Kacchan…-- Ya no podía soportarlo. -- Por favor no trates de olvidarme, Kacchan. -- Porque, aunque sabía que había cometido un error monumental, no podía vivir pensando en que la bestia ya no quisiese saber de él nunca más. Prefería morir. Quizás cavaría su propia tumba con lo que haría, empero suponía que no podía continuar arruinándolo todavía más.

Sus pulmones se llenaron de aire y presionó sus labios en una línea, dándose todo el valor que había logrado juntar a lo largo de sus años separados, para dar un paso hacia el rubio acortando toda la distancia al momento en que extendía sus brazos y lo rodeaba con ellos, el abrazo que tanto esperaba. Su corazón estaba tan exaltado que podía aseverar a que su amigo podía sentir en su pecho el revote de los latidos provenientes de su interior. -- Kacchan…--Susurró, ocultando su rostro en el cuello ajeno, inundándose con el aroma que éste emitía; momento en que sus mejillas se teñían de rojo, presionando sus falanges contra la ancha espalda ajena. Sus temperaturas se mezclaban y eso sólo hacía que un extraño cosquilleo se albergase en su vientre.

¿Qué significaba ser un omega? ¿Cuándo podría dejar de serlo? Toda la investigación de esos años no había servido en lo más mínimo para averiguarlo.

-- Kacchan. -- Lo llamó estrechando más el brazo, esperando que no lo apartase aún, en cambio, acercando sus labios al oído del mayor. -- Créeme… yo pensé en ti todos los días. -- Habló pausadamente, intentando controlar su extraña y agitada respiración, ¿por qué se sentía tan mareado? ¿Por qué no podía soltar a Katsuki? -- N-No…no te traicioné. -- Sus verdosos ojos desaparecieron tras sus párpados al sentir que comenzaban a humedecerse con peligrosidad, ya no era un llorón, entonces, ¿qué le estaba pasando? Creía ser lo suficientemente fuerte.

Sus manos resbalaron por los músculos contrarios para apartarse lenta y tortuosamente, quería, necesitaba continuar con aquel contacto, pero tampoco deseaba estropear algo más. Sus ojos no se abrieron y bajó la cabeza al sentir que el calor permanecía en sus mejillas, sus labios tiritaban, no sabía qué decir.-- Kacchan… golpéame si…si eso hará que me perdones.--




Última edición por Deku Midoriya el Miér Ene 03, 2018 4:15 pm, editado 1 vez





Volver arriba Ir abajo

Re: [AU] La cueva de las emociones [Privado || Omegaverse] +R18

Mensaje por Katsuki Bakugō el Miér Dic 13, 2017 11:39 pm


La cueva de las emociones
Deku Midoriya  || AU ||



 Oh no, la cercanía que comenzaba a tener Deku con el rey de las bestias no era nada bueno; tampoco la forma en que se estaba sintiendo con aquel dulzor en el ambiente. Él había sido el que se había acercado para acorralarlo pero con aquel movimiento del pecoso se sintió acorralado ante su apretón. -S, sueltame tonto nerd. Musitó en un tono bajo pero en ningún momento amagó el quitarse de ahí o apartarse de su muestra de afecto.

Ah, ése aroma tan extraño estaba de nuevo ahí, ya lo había percibido con anterioridad pero jamás se había percatado tanto como lo hacía ahora; recordaba una época en la que Deku y él se veían prácticamente a diario y casi a todas horas, cuando eel rubio comenzaba a mostrar signos de adolescencia, no es que ahora fuera un hombre mayor pero ya estaba bien entrado en la edad madura de su vida y quizás era por eso que ahora lo podía percibir de una manera distinta.

Los segundos transcurrieron como horas en ése pequeño lapso de tiempo y Katsuki no quería que éso terminara, no aún. Y cuando Deku resbaló sus manos por sus muslos sintió un estremecimiento que le marcó una pauta para no retroceder. Estaban ahí, nadie más conocía de aquella guarida secreta y nadie los buscaría por un largo rato o eso esperaba. Pero Katsuki sintió que de un momento a otro su malestar desaparecía, ahora sólo se sentía nostálgico. -No voy a golpearte, idiota. ¿Qué caso tiene? En cambio y contra todo pronóstico agachó su cabeza sólo para tocar con el mentón la coronilla verdosa de aquel llorón. -¿Sabes qué es lo que más me ha molestado de todos éstos años? Que tu aroma sigue revoloteando por éstas paredes y no me deja en paz... Invasivo y estoico, prácticamente lo llevó contra la pared sin despegarse demasiado de él. Sus manos se apoyaron sobre lo rocoso para impedirle el paso por si quisiera huir pues ahora aquel aroma que tanto decía le molestaba le inundaba la nariz. Aspiró con fuerza una, dos, tres veces y conforme lo hacía su rostro le recorría la cabeza, la frente y las mejillas; de pronto se detuvo y sonrió ladino.

-Ése mismo aroma que desprendes cuando estás nervioso, Deku. ¿Qué pasa? ¿El gato te comió la lengua? ¿Te molesta que haga ésto? Y sin esperarse, hundió su rostro en el cuello ajeno volviendo a aspirar con fuerza.



Don't fuck with me,
faggot!:
KIRISHIMA, YOU STUPID BRO!:

Volver arriba Ir abajo

Re: [AU] La cueva de las emociones [Privado || Omegaverse] +R18

Mensaje por Deku Midoriya el Miér Ene 03, 2018 4:33 pm


La cueva de las emociones
Katsuki Bakugo || AU ||




Deku se había ido para volverse fuerte. Necesitaba dejar de ser el llorón de seis años, aquel que sólo se asombraba con la genialidad de rubio escondiéndose tras él, si quería conservar sus sentimientos entonces tenía que crecer y poder ser capaz de caminar a su lado, no era nada idílico, simplemente anhelaba darse a sí mismo razones para no dejar su amor infantil. Era feliz amando a Katsuki aun cuando sabía que nunca sería correspondido, esa era la verdad.

Una corriente eléctrica lo invadió al no sentir más que una ligera presión sobre su cabeza, ¿realmente no lo iba a golpear a pesar de todo lo que había hecho? Su corazón daba un nuevo vuelco. Si pensaba que no podía enamorarse más, se equivocaba. Sus labios temblaban y su garganta se secó incapaz de articular una mísera palabra, definitivamente no merecía ese tipo de alegría, no era digno de compasión.  -- Kacchan… -- Susurró de manera casi inaudible, elevando la miranda para encontrarse con aquel varonil rostro que sólo acrecentó la temperatura de su cuerpo.  -- N-No digas esas cosas, Kacchan.-- Articular aquella oración fue realmente más difícil de lo que el peliverde pudo llegar a pensar, y es que el inesperado reencuentro lo tenía completamente mareado. ¿En verdad se trataba de eso? Pasó saliva con disimulo para morder su labio inferior y que sus esmeraldas se fijasen en el suelo rocoso, tratando de controlar su nerviosismo.

El cuerpo no obedece a la razón, así como tampoco al corazón. Sus feromonas acrecentaban, inundando por completo la cueva, bañando sus fosas nasales y seguramente las contrarias. Hacía calor, demasiado.  -- K-Kacchan… e-estás… muy cerca. -- Aun cuando era incapaz de disfrazar el dulzor de su omega interior, Midoriya podía distinguir a la perfección la esencia del alfa, aquel aroma varonil, maduro, embriagante que sólo hacía que sus rodillas temblaran, haciendo lo imposible para no caer a sus pies.  -- Ka-Kacchan… -- Lo nombró una vez más, ladeando su rostro, al momento en que cerraba sus ojos sólo para proporcionarle mayor espacio al rubio.

Calor, mucho calor. Cada célula de su cuerpo quemaba con intensidad, su respiración comenzó a entrecortarse, ya no podía ocultar sus deseos.  -- A-Ah…-- Un pesado suspiro se coló desde sus labios para que buscara acortar la distancia con el mayor, ¿estaría bien hacerlo? Ya no había marcha atrás, sus manos se movieron inquietas hacia los brazos ajenos, subiendo por su musculatura hasta rodearle el cuello.  -- N-No…no te vayas. -- Su atrevimiento era sorprendente, es decir, lo último que poseía era el derecho de pedir algo como eso. El celo era más peligroso de lo que jamás imaginó.

Su vientre se sentía extraño, el pecho le dolía y el ritmo cardíaco estaba a niveles inimaginables, el cuerpo le ardía y no podía controlarlo, parecía que lo único capaz de apagar aquella viva llama era su amigo de la infancia. -- Kacchan…hace calor… -- Sus verdosos orbes estaban cristalizados, sus mejillas ruborizadas y sus labios húmedos, ¿no estaba evidenciando su debilidad? Por completo.  -- Kacchan… -- Ocultó su expresión de necesidad en el cuello contrario, para que su tremulosa respiración chocara en la piel del rey de las bestias, mientras procuraba apegar su zona baja hacia la contraria.  -- F-Feliz… feliz cumpleaños… -- ¿Por qué escogía precisamente ese momento para decir algo así? Estaba fuera de razonamiento. Deku había perdido toda pizca de juicio, dejándose llevar por sus instintos. ¿No era un civilizado? Eso se suponía, pero no era como la mayoría de ellos, no era un beta, era un simple omega.







Volver arriba Ir abajo

Re: [AU] La cueva de las emociones [Privado || Omegaverse] +R18

Mensaje por Katsuki Bakugō el Jue Ene 25, 2018 11:31 pm


La cueva de las emociones
Deku Midoriya  || AU ||



 Ah, el dulce aroma que desprendía aquel peliverde lo tenía completamente atontado, embelesado y elevando el apetito de su interior, uno que no se compararía jamás como algo normal. Ésta era puramente carnal, la había sentido en algunas ocasiones cuando se encontraba cerca de los omegas de la tribu pero siempre había podido negarse a éstos; sabía bien que ser un alfa podía llegar a ser peligroso para sus compañeros pues si no lograba tener suficiente autocontrol terminaría por aprovecharse de ellos, por suerte jamás había sucedido porque Katsuki prefería escabullirse a las profundidades del bosque cuando se corría el rumor de que algún omega estuviera en celo. Pero ahora el panorama era muy diferente y no podía apartarse aunque quisiera, llevaba ya varios segundos pegado al cuello ajeno, olfateando con fuerza y sí, con algo de desesperación.

Amaba escuchar su nombre salido de esos dulces labios. No, más bien amaba la forma tan cariñosa con la que Deku lo llamaba, nadie más lo hacía, nadie más se atrevía a decirle de ésa manera porque por natura que en varias ocasiones había dejado muy en claro a punta de ataques que nadie podía llamarlo de ésa manera. Sólo Deku podía, su Deku. -Repite mi nombre, maldita sea. No pudo evitarlo, abrir la boca y aspirar el aroma le dejó un dulzor en la lengua, necesitaba más... Su lengua buscó con desesperación el cuello ajeno y lamió la yúgula del peliverde, ya estaba perdiendo su autocontrol. -Maldita sea, Deku. Pensaba que aún tenía algún resquicio de control pero apenas sentir la forma en que el peliverde comenzaba a apegarse, fue el detonante para darle paso a sus impulsos más básicos.

Sonrió ladino, ¿era en serio? ¿Decir cosas como "feliz cumpleaños" eran válidas en éste momento? El maldito nerd no había cambiado en absoluto, pero le seguiría la corriente así que se separó de su cuello donde había estado lamiendo con tanta behemencia y lo miró fijamente a los ojos. Su diestra sujetó el rostro del chico un tanto brusco desde el mentón para elevarle a la altura del suyo. -Quiero mi regalo, nerd. Y lo besó.
Aquello no fue para nada un beso romántico, Katsuki estaba lejos de demostrar una parte bohemia; en vez de éso fue estoico, agresivo e invasivo. Su siniestra ya hacía de las suyas también pues sin respeto alguno rompió la camisa de Deku de un tirón y representando su "salvajía" le arrancó la prenda a como pudo. Su vientre tampoco se estaba quedando quieto pues de vez en vez movía la cadera para frotárse contra Deku.



Don't fuck with me,
faggot!:
KIRISHIMA, YOU STUPID BRO!:

Volver arriba Ir abajo

Re: [AU] La cueva de las emociones [Privado || Omegaverse] +R18

Mensaje por Deku Midoriya el Mar Mar 06, 2018 10:30 pm


La cueva de las emociones
Katsuki Bakugo || AU ||




La búsqueda constante de conocimiento era parte de sí, después de todo, el viaje que había emprendido -entre muchas cosas- esperaba dar como resultado diversas maneras de frenar el celo y en un escenario más idílico suprimir las feromonas de los omega para evitar todo tipo de situaciones comprometedoras. Claro, los resultados no habían sido especialmente positivos, y aunque habían logrado encontrar unas raíces que, al mezclarlas con algunas hierbas medicinales, daban como resultado; supresores para las épocas de celo, no eran iguales para todos los de su especie. ¿Por qué la naturaleza actuaba de esa manera tan egoísta? Ya no cabía razonamiento en su ser como para darle vueltas al asunto.

La agitación era más que notable, los suaves gemidos del peliverde comenzaban a resonar entre las rocosas paredes mientras sus manos subían hacia los dorados cabellos de su amigo de la infancia, sólo para revolverlos con desesperación. -- Kacchan... -- Lo nombró una vez más en cuanto la distancia se hizo presente, mirándolo directamente a los ojos, reflejando el deseo que lo envolvía, expresando su entrega hacia el rey de las bestias, él sería su regalo. -- ¡Mhg….! -- Reprimiendo un fuerte gemido, correspondió el beso tratando de seguir aquel salvaje ritmo, abriendo su boca para que el contrario la recorra sin inconvenientes, deleitándose con el dulce gusto de la cavidad ajena, que sólo hacía que la temperatura de su cuerpo ascienda.

-- Ngh…K-Ka…Kacchan… -- Con dificultad pronunció aquello en medio del beso, contemplándolo de reojo al momento en que bajaba sus brazos para retirarse lo que quedaba de sus prendas superiores, descubriendo su blanquecino e inmaculado torso, el cual no tardó en apegar al ajeno. -- M-Más…-- Exhalando con profundidad sobre los labios de Katsuki, volvió a llevar sus manos a la ancha espalda del mayor para recorrerla con impaciencia, separando sus piernas de manera inconsciente para que éste se ubique de mejor manera entre ellas y la fricción sea mayor.

Una corriente eléctrica, sus aromas mezclados, Deku parecía desfallecer en una ola de placer que acrecentaba con el pasar de los segundos. ¿Estaba bien hacer aquello con su mejor amigo? Su mente estaba repleta de Katsuki, lo deseaba, necesitaba cada parte de él, sus emociones se mezclaban con sus instintos, correcto o incorrecto, no había tiempo para pensar en aquello.

Clavando sus uñas en los omóplatos del rubio, movió sus caderas descaradamente contra las ajenas en un vaivén adictivo, sintiendo como su cuerpo se preparaba naturalmente para el mayor. La excitación era inminente, sus prendas comenzaban a molestarle. -- A-Ah... Nhg…-- Mordió su propio labio inferior reprimiendo los agudos gemidos que buscaban escaparse desde su garganta. -- Hace calor… -- Midoriya sonaba suplicante, no sabía cómo apagar el fuego que lo consumía internamente. -- Kacchan… -- Labios húmedos, mejillas sonrojadas y una errática respiración, el omega había caído por completo en el celo. -- Kacchan… hace calor… ayúdame, Kacchan. -- Las manos del chico viajaron hacia el abdomen trabajado del alfa, perdiéndose entre la musculatura de éste, solo para abrir su boca dejando salir los suspiros con la mirada clavada en aquellos rubíes. -- Kacchan. -- Alargando un poco las vocales del nombre ajeno, sentía como todo su cuerpo temblaba y como el sudor lo empapaba con lentitud, como su parte baja se humedecía sólo por sentir el aroma de su alfa.

¿Su alfa? No, no le pertenecía, por mucho que lo deseara, sabía perfectamente, que aun cuando entregara su cuerpo, Katsuki no lo marcaría, su cuello permanecería intacto, pero no importaba, no en ese momento. Entregarse por completo en esa oportunidad era suficiente para Deku, su cuerpo expresaría lo que albergaba su corazón. El celo no era tan malo, o eso creía.







Volver arriba Ir abajo

Re: [AU] La cueva de las emociones [Privado || Omegaverse] +R18

Mensaje por Katsuki Bakugō el Lun Mar 26, 2018 12:02 am


La cueva de las emociones
Deku Midoriya || AU ||



Los contoneos del peliverde no ayudaban para nada a calmar a su bestia interna y sinceramente tampoco es que quisiera que se calmara. Su propio cuerpo parecía reaccionar diferente a lo habitual, estaba más ansioso, más desesperado por conseguir lo prohibido, cosa que muy a sus adentros le hizo recordar muchas cosas: Su toma de poder ante el trono, volverse el cazador número uno de la tribu, vencer al anterior alfa en un duelo "casi" a muerte... Siempre se había sentido así de ansioso cuando se trataba de conseguir el reconocimiento de los demás por ser el número uno en todo... Y ahora no sería la excepción, le demostraría a Deku que sólamente él era merecedor del cariño del peliverde.

Flashback
-Ey, Bakugō ¿Puedo preguntarte algo? Katsuki había estado sumergido en sus pensamientos mirando al cielo estrellado, se le había olvidado que Eijiro, su amigo y consejero estaba a su lado avivando el fuego de la fogata; no respondió pero el pelirrojo le conocía tan bien para poder saber que podía proseguir con su pregunta. -Ése aldeano que vimos el otro día, ya sabes el de pelo verde... Y sin esperarse, el rey de las bestias se reclinó hacia enfrente con la mirada más mordaz y afilada directo hacia al hombre, si era necesario acabaría con él sin dudarlo. -No te preocupes, tu secreto está a salvo. Sólo quería saber si estaban relacionados, ahora por tu mirada veo que sí. Katsuki, que era de exageradas pocas palabras sólo asintió con la cabeza, su mirada se centró en las llamas danzarinas. -Sé que existe ésa regla entre los salvajes y los civilizados, pero no puedo evitar sentir una atracción por él. -Oh, ¿será porque tu éres un alfa y él posiblemente sea un omega? Piénsalo, tiene la pinta de uno.

Fin Flashback


¿Porqué había recordado ésa parte de su vida justo en ése momento? No le veía sentido, mucho menos cuando se encontraba tan desesperado por arrancarle los vestigios de ropa que aún colgaban por sus brazos. Su boca continuaba moviéndose vertiginosamente sin parar y tuvo que despegarse casi abruptamente porque le faltaba el aire y no sólo a él, Deku parecía más agitado de lo que se encontraba Katsuki. Ah, el placer de mirarlo tan desesperado por sus labios era suyo en ése momento; Katsuki se relamió los suyos con lujuria, quería más, mucho más. Volvió a la faena, aprovechándose de la separación de piernas del peliverde se apegó al cuerpo ajeno para frotarse contra él, empezaba a sentir un placer en hacerlo así que no podía parar y no iba a hacerlo de todos modos.

Casi como un íncubo, pasó la lengua superficialmente por los labios ajenos y terminó apretando los dientes con fuerza en cuanto sintió una punzada en la espalda; sólo éso lo regresó por un momento a la realidad, ésa donde por fín comprendía porqué razón había recordado tal plática con eijirio y porqué al oler a Deku había caído en el embrujo del hedonismo: El celo. Tal como lo dedujo el servil pelirrojo, resultaba que Deku era no más ni menos que -Eres un omega... Susurró con un dejo de preocupación, quizá en ése momento su conciencia habría despertado pero sólo bastó ver el rostro suplicante de su presa, oler su aroma de nuevo y perderse en el placer que le nublaba la cordura. -Deku. Por primera vez en el día, el tono que usó al pronunciar el nombre del peliverde fue pasivo, seguía un poco consciente de la situación pero por más que lo intentara no iba a detenerse ya; controlarse tal vez, pero no aseguraba nada.

Aprovechóse de su fuerza, tomó a Deku de las caderas y lo levantó para así cargarlo; hizo que las piernas del menor le rodearan la cadera y se apoyó en poner las manos en su trasero para que éste se sujetara. Tenía que llegar a la cama improvisada de ramas y hojas lo más pronto posible. -Estúpido nerd, tuviste que haberme dicho... Mierda... Pronunciar una oración completa le costaba más de lo que creía y desprenderse de su gran capa de piel le fue más que un reto sin dejar de cargar al chico pero al final pudo amañar todo, hasta el hecho de recostar a Deku.

Quería morderlo.

Quería, pero espabiló la cabeza para mejor centrarse en otra zona: el pecho, así, su rostro descendió hacia la clavícula y desde ahí hacer un camino con su lengua hasta llegar a uno de sus pezones.




Don't fuck with me,
faggot!:
KIRISHIMA, YOU STUPID BRO!:

Volver arriba Ir abajo

Re: [AU] La cueva de las emociones [Privado || Omegaverse] +R18

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.