Sunflower
LINKS RÁPIDOS
GUÍA DE INICIOHISTORIA DE SUNFLOWERREGLAMENTOGRUPO DE FACEBOOK¿BUSCAS AFILIARTE?

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ÚLTIMOS TEMAS

STAFF
KANON INOUE
MP | Perfil
Katsuki Bakugō
MP | Perfil
Deku Midoriya
MP | Perfil
Shōto Todoroki
MP | Perfil
AYLEN DWEIST
MP | Perfil
- En hiatus -

AFILIADOS

Hermanos
Élite
Bad Apple! Codes
Crear foro
Crear foro
counting ★ stars
Project Fear.less
Loving Pets
Devil Within +18
Lacim Tenebris
Boku no Hero ROL
CRÉDITOS
Skin “Shine!” creado por Runa XIII e inspirado en la colección de tablillas de NympheaKeep it simple”. Un agradecimiento especial para Nymphea por su consentimiento. Un agradecimiento especial a la Asistencia de Foroactivo y los tutoriales de Savage Themes y The Captain Knows Best.

Todos los derechos son reservados. Las imágenes y el contenido alojados en este foro pertenecen a: DeviantArt, Zerochan, Pixiv y a Pinterest y se le acredita a sus respectivos autores.

No está permitido el uso de algún contenido propio de este foro sin permiso alguno. Se original, no copies.

Ésta ambientación está basada en el anime/manga de "Boku No Hero Academia" más se recalca la palabra "Basada" ya que nos reservamos el derecho a considerar qué cosas tomar del mismo como parte de nuestra ambientación, en pos del bienestar del balance del mundo, siempre para conservar un rol tranquilo y disfrutable sin injusticias innecesarias.


Underwater friendship~ {Privado Nicco}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Underwater friendship~ {Privado Nicco}

Mensaje por Riki Midoriya el Sáb Sep 16, 2017 4:19 pm


Gozar de un día completamente libre era algo… extraño. Sí, porque desde que había llegado a la isla, para Riki no había existido instancia en que estuviese desocupada; la mudanza, las clases, su trabajo, sus nuevos amigos, la costura, y así la lista de compromisos parecían no terminar, pero vamos, tampoco es como si aquello le molestara, era todo lo contrario. Mantenerse ocupada era lo mejor que podía hacer en ese momento, pues comenzar a pensar en soledad de seguro la arrastraría a aquello que había dejado en el país nipón. – Que te vaya bien, Izuku. – Se despidió de su hermano desde la sala de su departamento antes de suspirar y recostarse en el sofá, ¿y si se sólo tomaba una siesta? Bien podría ser vaga por un día. No. Su interior se lo impedía aunque fuese un sábado a las dos de la tarde.

Dándose ánimos volvió a tomar asiento para sonreír con levedad y optar por ponerse de pie, ¡la respuesta estaba fuera! O eso suponía.

La chica se dio una ducha rápida con tal de sentirse fresca, para así cambiarse a algo más apropiado para salir. Considerando el bello clima, se puso una camiseta blanca junto a short negros y un hoodie en la misma tonalidad con detalles anaranjados, completó su conjunto con calcetas a juego y zapatillas níveas. Arregló sus agujetas tras haber guardado su billetera, llaves y móvil en sus bolsillos. – ¡No vemos Izu…! – Se estaba despidiendo por costumbre, realmente necesitaba un poco de aire fresco. – Ittekimasu. – Susurró antes de cerrar la puerta de su hogar.

La fresca brisa le acarició las mejillas a medida que avanzaba por las calles, contemplando cada una de las tiendas que se le cruzaban, sintiéndose dichosa de sus propias decisiones. Algo ensimismada y con las comisuras alzadas fue dejando la zona Apricot para adentrarse en Kiwi, no es que fuesen sitios desconocidos para ella, para nada, después de todo, la muchacha se había preocupado de familiarizarse con Sunflower lo más pronto posible y la mejor manera de hacer aquello había sido caminar por sus aceras una y otra vez hasta dibujar un mapa mental.

Ah. – Pero no estaba ahí para esclarecer su plano imaginario, no, debía encontrar algo para hacer antes de que acabara por dirigirse al Maid café para ayudar a los que tenían turno en aquel día. Sus labios habían permanecido separados tras suspirar, no es que se rindiese fácilmente pero sí debía aceptar que el cansancio aparecería tarde o temprano, es decir ya llevaba quizás más de una hora dando vueltas. – ¡Oh! – Sus pies se detuvieron. Al parecer el cansancio llegaría después. ¿Cómo no se le había ocurrido? ¡El acuario!

Con las energías renovadas, se apresuró hacia el lugar para comprar su entrada y poder ingresar sin problemas. El aire acondicionado mantenía un ambiente agradable para los varios infantes que peculiarmente visitaban el sitio acompañados de sus padres, porque sí, era un excelente panorama para un fin de semana, si es que no querías rostizarte en la playa. Una sonrisa dulce se dibujó en el rostro de la japonesa a medida fijaba su mirada en la diversidad marina que se ocultaba tras el vidrio. – ¡Mira, mira, Kai! – La alegre voz de un niño rubio de no más de cinco años, sacó a la Midoriya de sus pensamientos. – ¡Hay una bolsa plástica en el agua! – El infante frunció el ceño bastante molesto y su pequeño amigo de rojizos cabellos copió la expresión. – ¡Ese no es lugar para basura! – Vaya inocencia. Una delicada risilla se le escapó aun cuando había intentado reprimirla con el dorso de su zurda. – Eso no es una bolsa. – Dijo agachando un poco su postura para quedar a la altura de lo niños. – Es una medusa luna. – Sus falanges se extendieron con disimulo para señalarla. – Es una de las más comunes que hay en el planeta. – Continuó su explicación para volver a ponerse de pie, pues el par de menores posaron sus manos en el vidrio, asombrados con las maravillas de la naturaleza. – ¡Woooh, eso es genial onee-chan! – A decir verdad, no lo era tanto, por lo que la fémina sólo pudo volver a reír. – Y saben, a pesar de eso, no suelen andar en grandes grupos, son más bien solitarias. – Un dejo de tristeza decoraba sus palabras, mientras los niños sonreían y caminaban de lado siguiendo a un par de medusas, esperando no perderlas de vista. – ¡¿Qué más, qué más, onee-chan?! – La desesperación de los críos los hacía avanzar sin más, obligando a la chica a hacer lo mismo. – Pues son presa de peces muy grandes, llamados peces luna, ¿a que no es muy raro? Uh… ¡Oh! – Estaba tan concentrada en sus explicaciones que no fue capaz de prever el choque de sus “compañeros” con un castaño. – ¡Waah, onii-chan! – Se quejó el pelirrojo sobando su cabeza. – ¡La medusa luna se fue por tu culpa, onii-chan! – La de cabellos verdosos no supo qué hacer, aproximándose a los tres. – A-Ah… ¿están bien?

______________
Atuendo
Medusas

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.